Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» X-Men: Evolución (The RPG)
Miér Jun 17, 2015 12:08 am por Invitado

» X-Men: Evolución (The RPG)
Mar Jun 16, 2015 11:58 pm por Invitado

» Without a Cloak! Elite
Dom Jul 28, 2013 5:23 pm por Invitado

» hola a todos soy SenninIsland
Sáb Jul 06, 2013 5:48 am por senninisland

» [Afiliacion Elite] Sennin Island
Sáb Jul 06, 2013 5:42 am por senninisland

» The Time Turner Rol {Afiliación Élite}
Lun Nov 26, 2012 3:32 pm por Invitado

» ficha júbilo
Dom Nov 11, 2012 10:54 pm por Júbilo

» hogar dulce hogar(2 semanas despues de su llegada)
Sáb Sep 15, 2012 11:26 pm por NadaNadon

» GOTHAM SIN CITY [Afiliación élite]
Vie Jul 20, 2012 2:56 am por Invitado


War zone [Libre]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

War zone [Libre]

Mensaje por Gilbert Beilschmidt el Mar Mayo 24, 2011 6:14 am

“¡Zona de guerra! Así han declarado los oficiales del ejército la zona sur del puerto de Manhattan, desde hace más de 4 horas, cuando un incidente relativamente menor, acabo convirtiendo toda la zona en un escenario de guerra. Según los relatos de testigo, todo comenzó a las 2 pm de este mismo domingo, 23 de abril, cuando un hombre fornido entro al banco internacional en el centro de Manhattan, y arranco de tajo la bóveda con sus propias manos, saliendo del lugar con más de 60 millones de dólares. La presencia de la policía fue inmediata, pero nada pudieron hacer… a los 20 minutos del hecho, el ejército hizo su aparición, y desde entonces se han podido escuchar explosiones a lo largo de toda la ciudad, llegando hasta la zona sur de la isla. Aparentemente nada ni nadie puede detener al ladrón, presumiblemente un mutante desquiciado.”

Informaba John Maxwell, el corresponsal en el aire del canal CNN noticias, mientras las tomas de la cámara enfocaban la destrucción de un largo pasillo que se abría a través de calles y edificios a lo largo de la ciudad; en línea recta desde el banco, hasta el puerto en el sureste de Manhattan. Un rastro de ruina y destrucción, con edificios hechos añicos, amontonando inmensas pilas de ruinas. También se podía apreciar claramente la imagen de carros civiles y patrullas policiacas volteadas e incendiándose por todo recorrido de aquel extraño mutante, y más alarmante aún, la presencia de tanques y acorazados militares hechos pedazos.

Desde el atentado terrorista del autoproclamado “Amo del Magnetismo” la ciudad de Nueva York no había visto otro ataque mutante de tal magnitud e importancia. Los daños materiales eran incuantificables, y según algunas fuentes no oficiales, el número de heridos rebasada los 400, entre hombres, mujeres, niños y obviamente servidores del orden público. Nadie se atrevía a hablar aún del número de muertos, pero ante un paisaje tan terrible de destrucción, nadie podía dudar la existencia de los mismos, sobre todo tras una escena devastadora que revivió la llama del odio anti-mutante en el corazón de todos los ciudadanos norte americanos. Todos los ciudadanos del país, pudieron ver en vivo y en directo, el momento justo que el enfurecido mutante tomo una patrulla abordada por más de 4 policías entre sus manos, y la lanzó varios metros al aire, cual misil contra un edificio, produciéndose una impresionante explosión que cimbro al helicóptero de noticias.

“Lo están viendo en vivo y directo señores en casa. Este es el peligro que corre la gente común a diario. El peligro latente de la existencia mutante… ” Agregó el periodista con un tono xenofóbico, haciendo un llamado al odio general en los hogares de todo el país. Una vez más, EU, el país más poderoso del mundo, se sentía vulnerable, y no era a causa de un país enemigo, o un grupo terrorista del medio oriente, esta vez la amenaza vivía en el mismo corazón de su sociedad, oculta bajo la apariencia de un ciudadano común. Aguardando por estallar.

Pero cuando todo parecía perdido, y hacía suponer que el mutante agresor se saldría con la suya y escaparía hacia el mar, un rugido como de trueno se hizo escuchar con bastante fuerza, seguido de una relampagueante figura que sobrevolaba los aires, rebasando la nave de noticias en tan solo un parpadeo. Tan rápido, que las cámaras no pudieron distinguirle en un principio, solo captaron un rayo plateado que se dirigía raudo a la zona de combate. “¿¡Qué demonios ha sido eso!?” exclamó el reportero, bastante sobresaltado. Finalmente, cuando el mismo “relámpago viviente” bajo la velocidad, se develo ante los lentes que se trataba de una figura humana. Aparentemente un hombre ataviado en una brillante armadura plateada y que desplegaba una extraña radiación del mismo color.

“Damas y caballeros, nos está llegando información de último momento. Según nos informan, el gobierno ha desplegado la operación Mano de Dios, en un intento por detener al extraño mutante. No tenemos información detallada, pero debemos asumir que el hombre que enfocan nuestras cámaras en este mismo momento es un agente del gobierno. Tampoco sabemos si se trata realmente de un hombre o de una maqu… ¡Oh! ¡Se ha desplomado hacia la batalla!” Interrumpió abruptamente el propio corresponsal, totalmente atónito por la acción del hombre volador; que se precipito directamente hacia el desquiciado mutante. Después de eso, la señal satelital se vio afectada por la presencia de inexplicable radiación, afectando la nitidez de las cámaras, que apenas podían captar algunas imágenes de la lucha sobrehumana.

Aún así, el sonido se mantuvo aparentemente normal, permitiendo a todos los televidentes escuchar los estruendosos “golpes” y “rayos” en medio de toda la batalla. Cuando la imagen por fin se volvió a restablecer, las cámaras captaron la imagen del mutante sobre el piso, aparentemente inconsciente. Y a la “heroica” figura, totalmente victorioso, con un pie sobre el pecho del detenido.

“No tengo palabras para describir todo lo que sucedió, simplemente… no las tengo.” Aseveraba el reportero Maxwell, mientras el helicóptero intentaba aterrizar en una zona cercana y ser ellos los primeros en entrevistar al extraño temerario. Pero antes de poder acercarse, desde las nubes, una silueta descomunal eclipso la luz del astro rey, cerniendo su titánica sombra en esa zona de la ciudad. Se trataba de un Helicarrier de SHIELD. “Dios mío… dime que lo estas filmando Jerry” dijo John al camarógrafo, que estaba mucho más exaltado que él y no podía mantener una toma fija sobre la inmensa nave que opacaba al sol.

Helicópteros mucho más pequeños descendieron de la nave nodriza, aterrizando sobre tierra. El despliegue de personal, en tan solo segundos, era impresionante; sacado casi de una película de conspiraciones. Traían con ellos un contenedor de titanium, donde aseguraron al detenido, además de administrarle un poderoso sedante, evidentemente para mantenerlo dormido mientras lo hacían ascender hasta el inmenso Helicarrier, una vez allí, seria sumergido en un contenedor especial, donde lo mantendrían permanentemente dormido; igual que a todas las amenazas “imparables”. -Misión cumplida Priest, puedes retirarte por hoy.- Dijo uno de los altos oficiales de SHIELD, palmeando el recio hombro de aquel extraño caballero en armadura; que hizo lo que un escuadrón entero del ejército no pudo, detener a un mutante demasiado poderoso y enloquecido.

Gilbert Beilschmidt

Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 16/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: War zone [Libre]

Mensaje por .Magneto el Vie Jun 03, 2011 3:12 am

En los ideales del radical insurgente se idealizaba y enaltecía la libertad mutante por encima de la opresión; sin embargo, admirando desde la lujosa pantalla lo ocurrido, replanteaba para consigo mismo los fundamentos que abrigaban sus principios de libertad. Después de todo, en su visión de un mundo liderado por los “homo-superior” aun debería considerar que sucederá con aquellos quienes por encima del interés común de su raza persistieran en las bajas ambiciones que pervierten la integridad de la humanidad; pero su mente erigía monumentos con sus ideales en la fragua de su voluntad inquebrantable, dirigiendo sus pensamientos a considerar las posibles razones que obligaron a aquel mutante a realizar actos criminales como el que estaba atestiguando.

Concentrando su absoluta influencia sobre el campo electromagnético a su alrededor, lograba envolverse de la fuerza superior a la gravedad misma levitando a través de los cielos con premura. Su robusta figura descanso de su viaje descendiendo sobre la terraza del rascacielos próximo a la escena, donde el panorama se presentaba ante el maestro del magnetismo con esclarecedora diligencia.

A lo lejos en las alturas podía percibir la titánica estructura de una imponente aeronave suspendida sobre la ciudad a algunos centenares de metros, un grave error del cual estaba dispuesto a valerse para alcanzar sus objetivos. Con una perspectiva tan amplia, resultaba natural percibir la magnetosfera más allá del propio helicarrier, basto con extender su diestra en dirección del coloso para que sus dones condensaran su fuerza de voluntad en inmensos campos electromagnéticos manifestando su influencia sobre los motores de la aeronave imbuidos por una intensa luminiscencia blanquecina idéntica a aquella que se manifestaba iluminando la mirada desafiante de su invocador; apenas demoró unos segundos en detener por completo las turbinas que sostenían la monumental aeronave obligándola a obedecer las leyes físicas que la precipitaban en dirección de la ciudad aumentando su velocidad inducida por la aceleración constante que adquiría por demanda de la fuerza de gravedad. Deliberadamente había permitido que los sistemas electrónicos del puente en la aeronave no fueran afectados por los campos electromagnéticos de tal modo que no demoraran en reportar su alarmante situación al personal en tierra para lograr de ese modo distraer su atención; no era necesario mantener su influencia sobre la aeronave, había desmantelado la mecánica principal de los motores.

Nuevamente se elevaba a si mismo en dirección del helicóptero que levantaba a su congénere mutante envuelto de una esfera lumínica manifestada por la intensidad del campo electromagnético que le rodeaba, dispuesto de ese modo para detener los bélicos proyectiles que pudieran ser disparado en su contra así como también los rayos de energía de otros tipos de armas a disposición de las fuerzas especiales instruidas para enfrentar a su raza superior. Previendo la reacción instintiva de los humanos ante el temor que infundía su presencia, se entrego a la seducción de imponer su voluntad y someter la arrogancia de las tropas induciendo la impotencia al despojarles de su armamento; basto con generar una cúpula electromagnética desde los suelos hacia su elevada posición con la fuerza y densidad suficiente para arrebatarles sus armas obligándolas a levitar en su dirección mientras estas se desmantelaban totalmente en una sinfonía de orgullo y arrogancia que culminaba reduciéndolas a sus piezas básicas antes de verse aplastadas por fuerzas magnéticas tan poderosas como para destruirles a nivel molecular y reensamblar aquellas partículas metálicas en relucientes esferas levitando a su alrededor.

– Yo tomare custodia de este mutante – decreto soberbio desde las alturas.

Finalmente detuvo dentro de su influencia magnética la pequeña prisión que retenía aquella amenaza mutante, sosteniéndola suspendida en el aire antes de extender en su dirección su brazo izquierdo tal como si este creara un inmenso cañón que realizara un disparo invisible empleando el sello de titanio como una enorme bala “humana” que enviaba al mutante arrestado hasta el horizonte en tan solo unos segundos; más no era una ejecución descontrolada, había enviado conscientemente aquel mutante hasta un paraje distante perfectamente premeditado en el conocimiento del maestro del magnetismo, donde sabía que sus aliados lo recibirían e instruirían sobre su rescate así como también de la instrucción de esperar al regreso de su salvador.

No soportaba la idea de ser vigilado por el helicóptero remanente sobre su posición que ahora había sido desprovisto de su cargamento; por lo que simplemente lo arrastro con su don innato en dirección de la glorieta actualmente despejada por el perímetro que los oficiales habían realizado según su protocolo, su poder superaba con creceres cualquier potencia mecánica o tecnológica.

.Magneto

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 31
Localización : en el foro

Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/erik_lehnsherr_

Volver arriba Ir abajo

Re: War zone [Libre]

Mensaje por Gilbert Beilschmidt el Vie Jun 03, 2011 12:55 pm

Una figura heráldica de rebelión mutante había aparecido, en la escena posterior antecedente de una batalla que muchos aseguraban de proporciones épicas; donde la imagen del “héroe” se había impuesto sobre ya su abatido rival; que pese a su rango de inhumano, sería juzgado como uno y castigado para demostrar que ningún mutante está más allá de la justicia del hombre moral. Un enfrentamiento que ya había ocasionado bastante daño a la isla, dejando un saldo alarmante de heridos y algunos muertos. Una cifra que ahora amenazaba con volverse alarmantemente estrepitosa; con la inevitable caída del coloso de hierro sobre la ciudad, asegurando la muerte de inocentes ciudadanos y todo el equipo dentro de la gigantesca ave de hierro, una suma que muy fácilmente oscilaba por encima de los mil fallecidos.

Mayday, mayday… estamos cayendo, despejen el área.- Resonaba estridentemente la voz del equipo en los controles de mando, informando al personal en tierra sobre la inminente caída del titán de hierro. Un aviso de supervivencia, para que aquellos que sean capaz de hacerlo, se salven de la designada catástrofe. Una suerte, que aunque ínfima, no compartía la gente en la base de operaciones que se precipitaba cada vez más rápido hacia tierra. Todas las naves de evacuación habían sido afectadas por el mismo fenómeno electromagnético que causo la falle de la nave nodriza, obligando a cada alma a bordo a enfrentar una muerte segura.

¡Priest… ya oíste, haz algo! –Gritó desesperado el alto mando del grupo en tierra, segundos antes que el mismo poder mágico despojara a cada uno de ellos de sus armas, las cuales, por obra un hechizo siniestro, se elevaron frente a sus ojos, desarmándose en sus piezas más elementales, hasta finalmente transformarse frente a sus ojos en brillantes esferas. –Demonios… ve ahora Priest.- Mandó, reafirmando la orden anterior, mientras el personal; excento ahora de sus armas, intentaba crear un perímetro de seguridad, alejando a los civiles de la posible zona de impacto; calculada sin más certeza que la propia apreciación del ojo del militar en jefe.

El silenció del paladín era perpetuó, su calma no era símbolo de la flaqueza o la duda, más bien una pequeña valoración, y por supuesto, un acopió de voluntad que se hacía manifiesto en el aura oscilante arropando su cuerpo. – Bríndame la fuerza… - Susurró, dirigiendo sus palabras a una entidad más allá de lo material; al omnipresente y omnipotente padre de toda la creación, fuente de la fortaleza en el guerrero argento; quién se levanto hacia los cielos en un estallido de enceguecedora luz; un vuelo supersónico que desplazó al sonido en su propio velocidad, dejando que el canto del trueno diera una idea de su capacidad al aire.

Pronto se elevó más allá del coloso de hierro; sorteando su titánica silueta con una elegancia de ángel celestial. Poseedor del dominio más elevado del cielo, su mano, vuelta puño, apunto hacia abajo; en dirección a la nave que se desploma. De la joya en su dedo se disparo un intenso flujo refulgente; un rayo de energía que por su velocidad, alcanzo al coloso en fracciones de segundo, creando alrededor del helicarrier una inmensa argolla de luz solidificada.- ¡Detente! – Clamó con preponderante voz, echando el brazo hacia atrás, para detener la nave vinculada a la luz del anilló. El esfuerzo sobrehumano se hizo notar en su rostro y en su vuelo; pues en un principio el coloso de hierro parecía imponerse, arrastrando la figura del blanco paladín, pero al final la voluntad del Clérigo retomo la fuerza y el vigor suficiente para detenerse en el aire, y por supuesto también refrenar la caída de aquella nave. –¡¡Tsk!!- Sin embargo, mantenerse así era una odisea que ni siquiera él podría mantener de forma indefinida, y poco a poco, extendiendo el as lumínico del anillo, bajo suavemente el helicarrier hasta tierra; en medio de la avenida más espaciosa; rosando el costado de la nave nodriza con algunos edificios.

Uhm…- Su respiración agitada evidenciaba la conexión entre su éter, o alma mágica, con el avatar radiante del anillo; recayendo físicamente en él, cada exigencia de las proezas realizadas. Pero con la seguridad física de todos los involucrados asegurada, pudo tomar un respiro, y llevar su mirada a enfrentarse con la imagen del mutante causante de todo ello; aquel terrorista inhumano que se hallaba en el rasca cielo más elevado. A varios metros de él, hacia abajo y a la distancia, pero no los suficientes como para ser imperceptible a la mirada. Ahora quedaba una sola pregunta: ¿Qué pasaría? Dos opciones de vislumbraban en su camino, marchar al rumbo donde fue expulsado el primer mutante agresor, o quedarse ahí y enfrentarse al amo del magnetismo… evidentemente eligió quedarse.

Gilbert Beilschmidt

Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 16/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: War zone [Libre]

Mensaje por .Magneto el Dom Jun 05, 2011 5:18 am

En su semblante severo como el gesto esculpido en frío e inmaculado mármol, se dibujo una sonrisa sutil de suficiencia y satisfacción; había tenido éxito en su sencilla estrategia para saciar su curiosidad respecto a la situación que había generado todo el caos hacía apenas unos minutos. Admirando complacido el despliegue de poder de aquel hombre de relucientes vestimentas y habilidades resplandecientes, aun más impresionantes poderes y dones demostrándose capaces de equiparar los del maestro del magnetismo en potencia. Aun cuando había desmantelado los propulsores de la titánica fortaleza aérea, nunca tuvo intenciones de permitir su colisión contra la ciudad; de haber sido necesario habría empleado todo su poder para dirigir la trayectoria hasta obligarle a un aterrizaje acuático en la costa cercana, pues de ningún modo se hubiera arriesgado a que algún mutante en la zona fuera convertido en una víctima colateral de un capricho.

Dispuesto a continuar con su... “investigación”... su majestuosa figura fue envuelta en un campo electromagnético cuya concentración de fuerza y energía alcanzaron los niveles para provocar una disrrupción lumínica que se manifestaba como una burbuja albina a su alrededor elevando su cuerpo aun cuando cruzara sus brazos frente a su pecho. Descendiendo apacible sobre la estructura del helicarrier, ahora solo un orgullo caído, a tan solo 15 metros del sujeto que encarnaba ahora su inquietud por la semejanza relativa de sus apariencias; aun siendo una figura humana, representaba una visión que aun conservaba la intención de representarse intimidante e imperiosa al ser orbitado por las esferas metálicas e increíblemente resplandecientes cuales espejos

– Saludos... “soldado”... – enuncio con cierto dejo de sarcasmo apelando a su incredulidad – Soy Magneto, Maestro del Magnetismo... como seguramente has de saberlo... Me ha levantado el animo su heroica proeza de hace un momento, fue un honor atestiguar que el poder capaz de derribar a aquel mutante fue el de un ser humano y No el de una maquina. ¿Es usted mutante?

Había declarado cada palabra con tono, volumen y dicción perfectamente premeditados con fraternidad y fácilmente podría haber sido confundido con Respeto; de cierto modo podría reconocer que incluso en el mas ínfimo de los detalles se encontraba inducido por sus objetivos, como lo era en ese momento el proveer de un ambiente adecuado para un debate o intercambio intelectual que le permitiera saciar su curiosidad.

.Magneto

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 31
Localización : en el foro

Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/erik_lehnsherr_

Volver arriba Ir abajo

Re: War zone [Libre]

Mensaje por Gilbert Beilschmidt el Mar Jun 07, 2011 4:27 am

Suspendido en el aire, recordando más a los ángeles que a los humanos, el clérigo argento mantuvo una mirada permanente sobre la figura del heraldo insurrecto; cabecilla de un movimiento de rebelión mutante que ocasionaba alborotos en las mentes más joviales e imprudentes de los bendecidos como inhumanos. Era de esperarse que susodicho caballero de increíbles poderes, hiciera alarde de ellos desmantelando carros, edificios y ese mismo helicarrier ahora en el piso, y transformarlo en aceros homicidas para acribillar las calles con un mar de mártires e inocentes apaleados por el fragor de una guerra. Sin embargo, para sorpresa de la “figura heroica”, el “malhechor” era, aparentemente, una persona analítica y sosegada, invitándole a conversar.

Tal como su enemigo, el paladín descendió lentamente hasta la superficie del helicarrier; una amplia pista de aterrizaje y despegue para las flotas de aviones que transporta seguramente en su interior. Y con un pasó presuntuoso al avanzar, se acerco, con una talante orgullosa que más bien parecía recordar la marcha de un legionario romano. Su figura, envuelta por un aura radiante, brillaba como una estrella plateada que aparece en la noche; dejando a su paso el rastro de una estela resplandeciente. Una demostración física y hasta cierto modo palpable de su poder. Un brillo que se originaba por la fluctuación de moléculas en su cuerpo y el ambiente inmediatamente cercano, una fuerza de radiación cósmica manifestada por la presencia de taquiones; un poder que los hechiceros y filósofos antiguos confundían con el éter (o el aire de los dioses), rompiendo para una entidad terrenal todas las cadenas cuánticas que limitan a la materia común; mejor conocidas como fuerzas de contingencias, gravedad y electromagnetismo, otorgando al hombre la ascensión del alma, o energía de punto cero.

“Soldado” Una palabra mal empleada en su significado. La sonrisa burda en los labios del amo del magnetismo develaba que al usar esa palabra, le comparaba con la imagen de los mismos hombres uniformados que ahora abandonaban el helicarrier. – Prefiero el término de Clérigo o Priest.- Añadió con una voz tranquila, pero imponente, lo suficiente como para alzarse más allá de cualquier presuntuosa burla o sarcasmo en el que tienden a caer los hombres arrogantes entregados a la ciencia. – Se quién eres, y se ha donde va dirigida tu pregunta.- Respondió con un gesto parco, adivinando los hechos que se desatarían cuando revelara su verdadera naturaleza no mutante al maestro del magnetismo; que solo tiene piedad y corazón para los que el mismo llama los “Homo superior”. – Personalmente, no creo en las diferencias significativas entre el hombre común y el mutante, ambos son el fruto del amor de Dios y están en esta tierra por mera voluntad de él. Así como sus indescifrables designios han querido que algunas cuantas ovejas de su rebaño gocen de un mayor ápice de su gracia divina; muchas veces mal empleada para satisfacer caprichos sucios y abusar del débil. Palabras ejemplificadas con el hombre que has ayudado a escapar, y cuyas injusticias ahora quedaran impunes. Lamentablemente, sé que no compartes esa irrelevancia, que para ti la justicia y la paz no están más que de lado de tu causa y el hombre evolucionado debe prevalecer tal como la naturaleza dicta en la ley de supervivencia de los aptos… pues déjame decirte, distinguido caballero, que yo no pertenezco a ese círculo selecto que llamas “Homo-superior”. – Declaró para saciar la curiosidad de su interlocutor, analizando ávidamente su rostro en búsqueda de un rescoldo subjetivo que se anuncie como preámbulo de las agresiones.

Decepcionado supongo…- Dijo, mientras su figura argenta volvía a elevarse poco a poco hacia los cielos; flotando con la ligereza de una hoja atrapada por la brisa del viento. – Sí bien es cierto que no comparto completamente las leyes humanas, son necesarias, sin esas normas de urbanismo la sociedad contemporánea se vuelve un caos, tal como sucedió esta tarde. Ayudas a un asesino, y prófugo de la justicia a salir impune de sus crímenes contra el Estado… no puedo permitirlo. Sí tienes aprecio por el valor de la vida en general, sin distinguir entre hombres o mutantes, permitirás que recupere la custodia del mutante que has liberado; es un peligro latente para aquellos que lo rodean.-

Gilbert Beilschmidt

Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 16/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: War zone [Libre]

Mensaje por .Magneto el Miér Jun 08, 2011 4:26 am

El universo era regido por infinitas leyes para definir fuerzas elementales de infinitas posibilidades, y en aquel momento entraban bajo el omnipresente gobierno de la causa y efecto; cada palabra declarada con tono autoritario por parte del avatar resplandeciente clamaban con implacable persistencia una posición por encima de quien se consideraba a si mismo el mutante mas poderoso de toda su especie, comenzó con devolver aquel semblante severo y ajeno de cualquier indicio de entendimiento. Posteriormente su figura heráldica fue envuelta de matices luminiscentes cuya naturaleza e intensidad alcanzaban a emitir remanentes etéreos de energía electromagnética ionizando el aire a su alrededor, un fenómeno que prosiguió su influencia irradiandose por los suelos metálicos que servían de plataforma para aquel debate. Sus iris cefireos se postraron analíticos sobre aquel quien tenía la osadía de cuestionar los ideales del cabecilla insignia del movimiento mutante a través de una metáfora teológica que aludía la destino y una divinidad omnisciente; la mente del maestro del magnetismo preveía el enfrentamiento de la lógica y la razón de su causa enfrentándose al monumento inamovible de las arcaicas creencias religiosas profesadas durante milenios a lo largo de la historia, aquel debate terminaría conduciéndolos al enfrentamiento ineludible.

- Aquellos concebidos con mejores posibilidades, habilidades o poderes deben volverse responsables de los otros menos afortunados; en tus términos: ese es el destino que Dios predispone para los poderosos que sean dignos de preciarse conscientes o inteligentes. Contrario a lo que la concepción arcaica de la humanidad comprende por Justicia, no es una balanza que se incline a favor de quien tiene mejores argumentos para convencer a un jurado; la justicia ES "PER-SE", donde los "homo-superior" deberían gozar de los mismos derechos que sus predecesores sin poner dicho derecho en duda ante el aletargado aparato burocrático donde únicamente se disputan mas los intereses políticos y personales de sus cabecillas que los del pueblo mismo.

Al escuchar la declaración de la naturaleza humana de aquel individuo, supuso innegable su gesto de decepción ante la perspectiva de encontrarse debatiendo con un "homo-sapiens" quien no solamente se encontraba cegado por sus convicciones conservadoras, sino que también se justificaba detrás de filosofías arcaicas concebidas de las creencias posiblemente infundadas en meras suposiciones de ignorantes que habían presenciado o incluso cabía la posibilidad de que hubieran inventado los hechos que fraguaban las bases de las creencias religiosas. Pero aquel panorama no era el idóneo para permitirse el ocio en un debate sobre los origenes de la filosofía teológica; viéndose decepcionado debía replantear para consigo mismo la situación, si bien aquella figura glorificada se enunciaba humano era evidente que poseía un poder más allá de las facultades naturales de su especie, de algún modo accedía a un poder capaz de compararse con el suyo.

- Precisamente el mutante que he ayudado a escapar podría ser víctima del destino que le ha obligado a cometer tales actos; pero tu como "soldado"... estas limitado por los protocolos que no disciernen de unas circunstancias a otras, no te detienes a averiguar sus razones o sus intenciones, solamente procedes a ejecutar tus ordenes. Ahora bajo mi custodia aquel hombre tendrá una autentica oportunidad de plantear su situación ante sus semejantes que lo escucharemos sin dar lugar a la posibilidad de ser cegados por los cánones racistas, sin ser sugestionados por los movimientos políticos; solo así podría haber una justicia verdadera, de la cual se sabrá si aquel hombre puede vivir en paz entre sus semejantes sin verse obligado a enfrentar la opresión social que mi raza padece bajo la vista ciega de los gobiernos humanos.

El augurio de un enfrentamiento se movería sobre un tablero de proporciones desconocidas contra un adversario plenamente fuera de su conocimiento de habilidades indescriptibles. Se vería obligado a defenderse con todo su poder antes de permitirse subestimar aquel heraldo de la causa humana, pero debía permitir que existiera otra posibilidad antes de desatar una batalla contra lo desconocido por conocer.

- Esta ciudad representa un eficentro de atención para los de mi raza, jamás habría permitido que esta estructura tan grande aplastara indiscriminadamente parte de la población entre los cuales existiera la posibilidad de haber víctimas mutantes colaterales; fue simplemente un instrumento para distraer la atención de las fuerzas militares y para comprobar mis suposiciones sobre el vencedor de aquella batalla. - confeso sin reservas tan solo como apelación al raciocinio de su colocutor - Ahora me iré a donde los mios, antes de provocar otra batalla cuyas posibilidades de daño colateral superarían cualquier expectativa que pudiéramos asumir; detenerme o seguirme, serán actos considerados como acoso y persecución hacia mi persona que no tolerare; del mismo modo que os advierto, no debes volver a someter a ninguno de mi especie o entenderé que no hay cabida al raciocinio contigo y te otorgare el mismo trato que concedes a los mios.

Seguido de su sentencia aquel soberbio monumento de voluntad inquebrantable, imbuyo su poder con la misma fuerza de sus palabras generando una esfera lumínica a su alrededor cual influía poderosamente en las piezas metálicas que se encontraban entre sus simbólicos atavíos induciéndolo a la levitación y anunciando sus intenciones de partida.

.Magneto

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 31
Localización : en el foro

Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/erik_lehnsherr_

Volver arriba Ir abajo

Re: War zone [Libre]

Mensaje por Gilbert Beilschmidt el Vie Jun 24, 2011 4:00 am

El mutante que has liberado no es como tú. Sus acciones, no presumen de buscar un fin superior por el beneficio de los mutantes, es tan solo un vulgar ladrón motivado por la codicia; ese defecto que no hace distinción entre homo-sapienso u homo-superior.- Decretó como una pronta respuesta, ante la segunda parte del discurso del formidable contrincante que se erigía frente a sus ojos. Un hombre valiente, arrojado por una causa que en otras circunstancias, y conducida con otros métodos menos radicales, hubiese sido digna de admiración para el heraldo argento.- Hablas como todos los hombres de ciencia, Magneto; tu arrogancia te ciega tanto como a los humanos que odias, no puede haber conciliación ni verdadero raciocinio. Solo justificas tu odio y tus acciones, alegando que defiendes a los tuyos de la xenofobia humana, pero los incitas a actuar con la misma violencia de la que han sido víctimas, alegando su derecho de libertad. ¿No fue bajo ese mismo derecho de libertad que Hitler comenzó una matanza indiscriminada de Judíos? Considerándolos la raíz del problema social y económico que enfrentaba la Alemania de los años 30 del siglo pasado ¿No fue también bajo su derecho de superior aria que los nazis iban a comenzar una purga de razas sobre Europa y el mundo?.. Recorres una senda peligrosa, amo del Magnetismo, ya otros han caído en la locura buscando un “bien superior” para su pueblo.- Sin saberlo, aquel acto llano de elocuencia había caído en la imprudencia fatal de comparar al caudillo mutante con la figura insignia de un movimiento que el mundo sigue considerando infernal, la lucha nazi y Adolph Hitler, representantes eximios de los proclamados “capítulos más oscuros” de la edad contemporánea, pasajes que sin él saberlo, eran parte de la historia del luchador insurgente.

Imbuido con un poder; que por los destellos albos que emitía en un despliegue muy fino de luz, le recordaba su propia habilidad, observó con imperturbable serenidad la capacidad sobrehumana con que el maestro del magnetismo se adueñaba de los aires, levantándose en cuestión de segundos a la misma altura en la que el cruzado religioso se había posicionado. Frente a frente, los puños del caballero teutónico se cerraron; conformando pletóricos puños llenos de una chisporroteante energía; cuales astros del universo. Sin embargo, aquella violenta demostración de energía refulgente se contrajo con las últimas palabras del adalid inhumano, convirtiéndose en un sosegado crepitar.-¡Tch! – Chasqueo los labios ante la indigna amenaza de un hombre sin escrúpulos; alguien que por alzarse con la victoria no dudaría en arrasar con la vida de los inocentes que se cruzaran accidentalmente por su paso. Instintivamente Gilbert paseo su mirada por todo el paisaje que sus ojos fueran capaces de abrazar; admirando el caos provocado por el revuelto del primer mutante. Hombres, mujeres y niños estaban seguramente atrincherados en los edificios de las cercanías, esperando el momento de volver a salir sin miedo a rehacer sus vidas. Personas, que de efectuarse un combate entre el mutante bermellón y el heraldo argento, podrían verse arrastradas hacia la muerte misma, o un daño irreparable en su integridad.- Por fin percibo tu verdadera forma, por un momento pensé que tus acciones estaban guiadas por ideales equivocadas de un bien superior, pero has amenazado vidas inocentes sin vacilar o reparar en ello. No eres diferente al primer villano egoísta de esta tarde, y no obstante, ninguna entidad del mal merece que por capturarlo se arriesgue la vida de miles.- Su postura inquisidora paladeaba el oprobio. Ofendido, hizo lo único que podía hacer, cruzarse de brazos y dejar que el mutante partiera con tranquilidad.

Gilbert Beilschmidt

Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 16/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: War zone [Libre]

Mensaje por .Magneto el Sáb Jun 25, 2011 4:09 am

El campeón bermellón No había acudido al lugar con intenciones de dialogar o sustentar un debate filosófico, aquellos eran privilegios que reservaba para los de su raza, y era esa la razón por la cual se había predispuesto a partir dando prioridad a alcanzar al mutante que había exiliado fuera del alcance de las autoridades. Se había abstenido de respetar su propia arrogancia e ignorar al homologo por alguna clase de de sensación más allá de su propia comprensión, distante de su conocimiento y posiblemente del de ambos campeones, aquel escenario era una representación solemne y encarnada del encuentro de las fuerzas elementales más poderosas del universo; donde sus manifestaciones resplandecientes parecían danzar en preludio a una batalla de proporciones bíblicas.

– Estamos en derecho de defendernos, no todos los nuestros son criminales por concepción o decisión, también los hubieron jóvenes inocentes que fueron tratados como criminales únicamente por que el mundo no estuvo preparado para orientarlos en el manejo de sus dones...

Su voz desapareció como aquel momento cuando la iluminación abandona por completo el escenario culminando el acto previo. Su antagónico defensor de la humanidad era el extremo opuesto de todo cuanto podría atribuirse al Amo del Magnetismo, desde algo tan conceptual como sus ideologías y el conocimiento que les había permitido a ambos alcanzar la asumida cúspide en el dominio de sus poderes, dado que uno era un consagrado científico metodista y su opuesto se había entregado a la interpretación mística sobre sus poderes, e incluso eran opuestos al nivel mas elemental y tangible como las fuerzas universales que dominaban.

Ahora, el campeón argento había cometido el peor error que podría acometerse en presencia del avatar sobre humano, pues toda su ideología e incluso la convicción que perseveraba en cada uno de sus movimientos tenían su origen elemental en los tormentos del Holocausto, tragedia que había vivido en carne propia y pagado con la invaluable sangre de sus seres queridos, todos sus recuerdos perpetuaban con las manchas de sangre ya oscuras y fétidas. La vida de un “homo-superior” era marcada por el estallido de sus sentimientos mas viscerales, en su gran mayoría despertaban sus poderes cuando eran arrojados al abismo del terror, podría ser tal hecho lo que ligaba tan primordialmente los dones mutantes con las emociones; podría incluso también asumirse las emociones como inducciones bioquímicas y somáticas que alteran el balance de los receptores y emisores que provocan la manifestación de dichos poderes, de tal modo que al experimentar una emoción potencialmente traumática el organismo alcanza un nivel extremo de inducción bioquímica activando la mutación. Sea como fuere, invocar los traumáticos recuerdos de los primeros años de su longeva existencia representaban un desbordamiento de sus emociones mas radicales sepultando su solemne raciocinio y entregando al heraldo de la tormenta magnética a un violento infierno interpersonal cuyas llamas desbordaban fuera de sus propios limites carnales estallando la ignición primordial de su poder; en aquella situación tan extrema, todo su vasto entrenamiento por alcanzar el dominio innato de sus dones se convertía en una desventaja táctica dado que sus emociones disparaban su instinto y este, en consecuencia, su poder.

Su figura se encendió como el advenimiento del nacimiento de una nueva estrella en el universo, su poder emanaba desde cada célula mutante de su cuerpo distorsionando el espectro electromagnético a su alrededor llevando su tormento pasional a un caos en la onda y frecuencia electromagnética, provocando luminiscencias irregulares que podrían interpretarse como relámpagos sobrepasando la capacidad dieléctrica de la atmósfera. Pero aquellos destellos eran únicamente el foco electromagnético, dado que un colosal campo de potencia irregular desgarro las leyes naturales clamando por su ira en un chirrido metálico producido por los blindajes del coloso metálico bajo ambas figuras, pues estaban siendo sometidos a una repulsión de tal proporción que la estructura comenzaba a reventar en fragmentos partiendo de fracturas elementales a partir de las imperfecciones de su composición molecular. La mano destellante del señor mutante del magnetismo se levanto apuntando desafiante al imprudente campeón...

– Jamás... – las pausas entre sus palabras demostraban el excesivo autocontrol que requería para poder expresarse verbalmente – nunca... me compares con esos malditos... El pueblo judío no atento jamás contra la clase aria, jamás se levantaron en armas contra esos malditos opresores... Nosotros no atacamos a una clase indefensa como los Nazis hicieron contra los Judíos, nosotros nos levantamos porque TU raza de malditos no nos dejan vivir en paz... nos atacan como si fuéramos animales, nos persiguen como si fuéramos trofeos, nos apresan como si fuéramos alguna clase de experimento para su ciencia... ¿Acaso el pueblo Judío hizo eso alguna vez contra los Arios? Debimos habernos revelado cuando aun eramos millones... Blasfemo estúpido... –

Todo ser viviente, humano o animal podía percibirlo de algún modo, algunos lo entenderían como un profundo temor provocado por la sobreexposición a un campo electromagnético de intensidad suficiente para inducir la ansiedad e inseguridad que era un fenómeno común en los experimentos paranormales; como también los habría quienes sintieran directamente la necesidad compulsiva de alejarse sin importar que fueran conscientes o no de lo que ocurría, una sensación inducida por el hierro en su flujo sanguíneo siendo repelido por el campo electromagnético. La situación alcanzo rápidamente un punto critico donde el pánico colectivo se dispararía al menor incidente que sobresaliera del curso normal de los acontecimientos en las vidas rutinarias de los habitantes más cercanos.


Última edición por Magneto el Sáb Jun 25, 2011 4:17 am, editado 2 veces (Razón : Modifique el último parrafo)

.Magneto

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 31
Localización : en el foro

Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/erik_lehnsherr_

Volver arriba Ir abajo

Re: War zone [Libre]

Mensaje por Gilbert Beilschmidt el Sáb Jul 02, 2011 8:47 am

Uhm… - “Interesante” fue la palabra que se erigió en su mente. Al parecer el mutante, cacique de los insurgentes, se había ofendido con el rumbo final de la confrontación, donde se le comparo con Hitler; debido a la paradójica semejanza de sus actos. Una furia maquinal que no solo se expresaba con el desgarbo en la voz del campeón bermellón; desprovisto ahora de toda calma, también trascendía hacia el ambiente, desatando con violencia una tormenta electromagnética, con una presencia lo suficientemente significativa como para desmantelar el colosal helicarrier, y convertirlo en laminas frente a sus ojos.- ¡Sosegate! – Su voz se alzó en un estridente bramido. Y con una insolencia que pocas veces se permite, estiro su brazo y señalo con su índice en un ademan inquisidor al mutante. – Jamás podre justificar la masacre contra el pueblo elegido, así como tampoco le permitiré a nadie levantarse de la misma manera contra toda la humanidad. No todos los hombres señalan a los mutantes, no todos los mutantes odian a la humanidad, hay quienes buscan la paz y la igualdad… pero tus acciones fomentan una violencia que derrama la sangre de gente inocente. Tus actos tienen consecuencias sobre mutantes que no siguen tus creencias… En nombre de ellos te digo, ¿Quién te crees que eres para hablar por todos los de tu raza? Arrepiéntete de tus pecados falso mesías…

Cuando el sermón termino, el caballero de plata elevo su diestra mano hacia los cielos; con el puño bien cerrado. – ¡En el día más brillante, en la noche más oscura, mal alguno no escapara de mí vista. Aquellos que adoren el mal escóndanse y teman a mi poder! – El anillo que abraza su dedo medio refulgió como un astro brillante, incluso más intenso que el mismo sol durante algunos cuantos segundos, sesgando un vendaval albugíneo; una cascada de taquiones y piones que se apreciaba desde la lejanía como un gran pilar de luz elevándose hacia un cielo encendido. Una energía sublime sometida al tesón del paladín clérigo. – ¡Conoce la cara de la justicia! –La crispación repentina de la magia del anillo formo rápidamente una figura humanoide; un gigante de energía condensada, capaz de interactuar físicamente con el plano material. La mirada del Clérigo, protegido en las entrañas del coloso traslucido, se clavo con enojo sobre la figura del mutante.-“ Y desde las tinieblas vendrá el ángel exterminador, y pasara por cada puerta de cada casa, castigando a los que no se arrepintieron”-
Spoiler:
La habilidad que acabo de formar seria más o menos lo mismo que la armadura psionica de Susanoo, pero hecho con la radiación solidificada (energía condensada) del anillo. Más o menos como esto:
Pero la imagen de la armadura vendría a ser como esta:

Gilbert Beilschmidt

Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 16/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: War zone [Libre]

Mensaje por .Magneto el Miér Jul 06, 2011 4:06 am

Sus oídos se volvieron sordos a las palabras del clérigo argento, definitivamente resulto evidente que no había escuchado ni una sola de las declaraciones clamadas buscando hacerle entrar en razón; pues en aquel momento, el colérico Amo del Magnetismo había cedido su mente a los inmisericordes recuerdos que le habían forjado y cuales también provocaron la influencia psico-emocional que despertó su inmenso poder. Una fuerza elemental tan poderosa como para avasallar una ciudad entera con un simple pensamiento era desatada en una tempestad de ira y caos, cuyo tétrico origen incluso parecía emerger desde aquellos ojos remarcados por un semblante iracundo, pero resplandecientes como fulgores fatuos bajo sus facciones; resaltando una visión de un ser cegado por la ira.

Sin embargo, más allá de las apariencias, el heraldo del caos perpetuo consciente y decidido mientras su mente trataba de lucidar la naturaleza del advenimiento lumínico que observo materializarse ante sus ojos, aparentemente por obra de su enemigo declarado. Difícil fue discernir a través del propio huracán iracundo en sus pensamientos demandándole venganza y justicia, aun cuando solamente lo fuera por simples palabras, habían sido clamadas con tono recriminante y juicioso sin fundamento alguno; pero concentro su voluntad y consciencia en una esfera alrededor de su eminencia, cual inmediatamente destello revelándose como un foco resplandeciente abrazado por relámpagos electromagnéticos renegando de la resistencia dieléctrica del aire. Su representación encarnaba la incertidumbre sobre su verdadera naturaleza... ¿Ángel o Demonio?... para consigo mismo y los misterios que guardaba para Él, estaba convencido de que sería la viva imagen que hubiera inspirado los mitos griegos sobre su divinidad gobernante Zeus.

Finalmente a sus espaldas fueron iluminadas una docena de gruesos blindajes, aproximadamente media tonelada cada uno, provenientes del fuselaje de la aeronave derribada y torturada hasta la deformación por el Amo del Magnetismo; todas y cada una de estas resplandecían bajo la influencia electromagnética a la que eran sometidas por voluntad y pensamiento de su ahora Amo indiscutible, en solo un parpadeo fueron trituradas hasta ser moldeadas en lanzas de filo casi molecular bajo un chirrido metálico y estridente. El fenómeno de levitación al que fueron inducidas representaba tan solo un preludio intimidante antes de ser aplastados por campos electromagnéticos tan poderosos que podrían rivalizar con las fuerzas de un acelerador de partículas disparandoles a una velocidad que escapaba de la percepción del ojo humano, dirigiéndose hacia el núcleo humano del coloso resplandeciente.

.Magneto

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 31
Localización : en el foro

Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/erik_lehnsherr_

Volver arriba Ir abajo

Re: War zone [Libre]

Mensaje por Gilbert Beilschmidt el Miér Jul 06, 2011 6:06 am

“¿Este tipo realmente es humano?” Con sus ojos; ahora convertidos en fanales brillantes con la intensidad de un cosmos, el luchador presbítero presencio con verdadero espanto, el poder que había sido conferido a su enemigo; reconociendo en el meollo de sus pensamientos, que nunca antes había sido enfrentado a una prueba más grande. Como lanzas divinas caídas del cielo, el acero enemigo se proyecto con furia y velocidad, embistiendo la figura del titán fulgurante de tal manera que cada golpe se convirtió en una percusión estridente. El gigante se cimbro desde la primera pica certera; que impactó justo en el pecho, buscando la figura del hombre refugiado en el avatar viviente de su propia luz, obligando al coloso a retroceder en sus propios pasos.- ¡Tch! – Instintivamente, el brazo del gigante se doblo, cubriendo por en frente el área del pecho con el antebrazo colosal, de manera que este bloqueara el trayecto de cada saeta que apuntaba hacia el hombre en el interior de su pecho; fuente de vida del gigante de luz.

Cada golpe hiso fluctuar la efigie del coloso. Cada impacto hacia brotar intensas chispas de luz, amenazando con quebrar al Atlas de radiación, obligando al caballero del clero en mantener una perfecta focalización para mantener la estructura de su ángel de energía.- Aquí está tu siervo señor, a quién has escogido. Pon tu espíritu sobre mí, y proclamare justicia a las naciones. Señor, dame fuerzas señor.- El sermón de su voz de levanto en búsqueda de la bendición de su Dios, bañando su voluntad en la fe, que hace de los hombres creyentes magos del espíritu con la potestad de alzarse sobre cualquier adversidad. Así el gigante de alba soporto cada andanada, probando la inmejorable protección que puede ofrecer el poder del anillo; solidificando una figura de luz tan dura como un campo de fuerza. “Este hombre es más peligroso y poderoso de lo que jamás imagine. No puedo permitir que siga atacándome de esa manera o me va a destrozar”

Después del último impacto, el titán se incorporo en sus propios pasos, y avanzó con una velocidad peculiar hacia el amo del Magnetismo; demostrando que pese al tamaño y la dureza evidente, la silueta era un avatar ligero como un espíritu incorpóreo, dotado con la capacidad prodigiosa de moverse a la velocidad de un atleta. Su figura se encorvo, y poniendo una rodilla sobre el piso, el puño del gigante se lanzó sobre la silueta del hombre bermellón; amenazándolo con una mano cerrada tan grande como un meteorito; y cayendo con la misma fuerza de uno, lanzando un revés hercúleo que pretendía aplastar al heraldo mutante contra la superficie del helicarrier. Una fuerza letal que mataría a cualquier hombre mortal, pero que a su vez, bajo las apreciaciones que el soldado de Dios podía hacer de su inhumano contrincante, solo fracturaría e inmovilizaría a su enemigo; sí es que logra alcanzarlo con el fulminante puñetazo.

Gilbert Beilschmidt

Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 16/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: War zone [Libre]

Mensaje por .Magneto el Miér Jul 06, 2011 8:01 pm

En un principio había asumido que la naturaleza de aquella proyección lumínica compartía la esencia del fulgor que también le protegía en forma de una esfera alrededor del Maestro del Magnetismo, con la intención de desafiar la potencia del hermetismo y abstracción valiéndose de puntos de presión punzocortantes sobre los cuales imprimió una fuerza prepotente y rebosante de su propia soberbia. Decepcionado de atestiguar la inutilidad de sus intentos por instrumentalizar la dureza del acero a su favor, comenzó a reconsiderar la eficacia de asolar el avatar resplandeciente con concentraciones letales de energía electromagnética capaces de manifestarse como relámpagos.

Sin embargo, su suposición sobre la naturaleza de aquella efigie fulgurante se convirtió rápidamente en un crudo y grave error; al admirar con escepticismo el impresionante desplazamiento que desarrollaba cual monstruosa manifestación autómata de cualidades físicas indescriptibles, alcanzándole en apenas un par de segundos y privándole del tiempo para resumir su ataque con una nueva estrategia. Comprendiéndose como foco del titanico embate únicamente por instinto, todo su poder se concentro en la esfera resplandeciente que le envolvía fracciones de segundo antes de verse sepultada desgarrando la empobrecida y torturada estructura metálica de la aeronave a sus pies; los gruesos blindajes habían sido doblados del mismo modo que si su constitución fuera tan moldeable como la arcilla en lugar de la dureza del acero, su mente aturdida demoro mas de diez segundos en asimilarse a si mismo sepultado bajo los tres niveles de la estructura metálica, en inclusive era posible que la hubiera atravesado por completo.

Con su soberbia avasallada por el implacable poder de su adversario, la mente del Amo del Magnetismo abandono la furia que le había poseído momentos antes, para cuestionarse a si mismo sobre lo ocurrido. Realizo una revisión rápida e improvisada sobre su condición física, moviendo cada una de sus articulaciones, tensando sus músculos y volviendo a relajarlos; se dio cuenta que únicamente había sido aturdido, posiblemente producto del esfuerzo excesivo de su mente en mantener el campo electromagnético a su alrededor hasta ser sobrepasado en fuerza. No todo había sido un fracaso, la colisión del poder de ambos avatares le había revelado crudamente la inutilidad de pretender una ofensiva energética y eso se había vuelto evidente en el momento que el impacto había podido desplazarlo sobrepasando su poder para mantenerse estático en los aires, significaba que no importaba cuanto poder empleara para resistir la colisión del poder de ambos, sería superado.

Su formidable adversario se había revelado humano, sin la naturaleza genética de los "homo-superior", por lo cual No pudo clasificarlo como un mutante nivel Omega; la esencia del poder de su enemigo debía tener un origen, hubiera asumido que poseía naturaleza psionica, pero si la potencia del poder psionico fuese verdaderamente superior a su propio poder electromagnético, entonces no habría podido atravesar la integridad del coloso resplandeciente. Existía una sola fuerza universal capaz de superar el poder electromagnético, y debería comprobar si verdaderamente aquel hombre poseía dominio sobre dicha fuerza elemental... caso contrario, el poder que enfrentaba provenía del Misticismo.

Sus manos se extendieron levantando sus brazos, abiertos y totalmente erguidos, su imagen parecía tentar las fuerzas invisibles del universo representando su propia voluntad extendiéndose más allá de lo que su limitada vista humana le permitiría, a través de la aeronave; depositando toda su atención y voluntad en concentrar su poder influyendo en las arquitecturas aledañas, enfocándose en las estructuras metálicas de los inmensos edificios previamente evacuados por las fuerzas militares desde el atentado inicial. Su cuerpo nuevamente fue envuelto por su poder imbuyendo su figura con un aura luminiscente mientras se elevaba emergiendo del foso que había creado el titan etéreo, ahora a la vista de su enemigo, su semblante renovo su gesto severo - Eres poderoso... pero no me vencerás tan fácilmente... - sus manos se cerraban en puño provocando un chirrido en las estructuras sometidas a su voluntad y dominio; en sincronizada locomoción, sus puños descendieron hacia sus muslos mientras las estructuras eran arrancadas provocando derrumbes de proporciones catastróficas que se precipitaron encima del heroe argento.


Última edición por Magneto el Miér Jul 06, 2011 8:03 pm, editado 1 vez (Razón : Agregue el dialogo final)

.Magneto

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 31
Localización : en el foro

Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/erik_lehnsherr_

Volver arriba Ir abajo

Re: War zone [Libre]

Mensaje por Gilbert Beilschmidt el Miér Jul 06, 2011 9:46 pm

¿Hm? – El rostro duro de Gilbert no se permitió en ningún segundo un gesto diferente. La aspereza de sus facciones quedó firme a pesar de que su estrepitoso ataque había alcanzado a su enemigo; engarzándolo al fondo de un boquete a través de la coraza del helicarrier. Normalmente un titánico puñetazo de esas proporciones habría bastado para imponerse sobre cualquier clase de enemigo que haya enfrentado en su pasado, pero la soberbia del mutante insurgente no era injustificada, y reconociendo la garra y fortaleza de ese glorioso contrincante, el clérigo guerrero no pude sentir más que una sensación de pesadez torciéndole el alma, un sentido intuitivo de que sus acciones no habían hecho sino despertar a un indomable Lucifer.

Su pensamiento profético que se hizo realidad repentinamente. Ante los ojos absortos de Priest, la imagen del mutante se alzo a través de la hondonada de la nave, dirigiéndose hacia los cielos, rodeado de su rebosante poder que alteraba el campo electromagnético de toda el área. Originando relámpagos que orbitaban alrededor de la burbuja en la que se refugiaba el invencible enemigo; acercándolo al retrato idealizado con que los antiguos historiadores describían al rey del panteón griego.

La sensación de que la tierra volvía estremecerse despertó la desconfianza del paladín templario. Con su mente lúcida, y sus ojos sagaces, notó inmediatamente la influencia invisible que doblaba los rasca-cielos, interpretando las intenciones del nuevo ataque del maestro del magnetismo. Paro antes de que el caballero argento pudiera deshacer su ángel de luz y se elevara hacia los cielos, cayó sobre él una avalancha de escombros que ni siquiera la fuerza incalculable del titán refulgente era capaz de soportar con el vigor de sus brazos. La misma fuerza radiante que moldeaba al titán se contrajo, concentrando aun más cada partícula de energía y erigir un pequeño domo de luz cristalina de alta resistencia alrededor de su efigie; soportando las toneladas de escombros que se le vinieron encima. Los segundos se le volvieron morosos, su lapida de edificios derruidos ejercía tanta presión, que en cualquier momento el domo amenazaba con romperse. “No puedo morir aquí, aún no.”

El rugido de su grito no fue capaz de escucharse, pero el trueno de su vendaval de luz fue tan poderoso, que ninguna lapida de ruinas bastaría para silenciarlo. Un violento geiser de energía se levanto desde las entrañas de los edificios derruidos, fulminando a niveles moleculares parte de los vestigios de acero y roca que mantenían al templario de plata enterrado, permitiéndole levantarse en vuelo a través de un pequeño cráter en las ruinas.

Como un verdadero heraldo de Dios, la luz irradiante a través de su cuerpo brillaba con la intensidad de un astro, desbordando energía no solo desde el anillo, ahora también cascadas de radiación chisporroteaban desde sus ojos. –Alzaste tu mano contra el emisario de Dios, arrepiéntete de tu blasfemia y expía tus culpas. Aún estas a tiempo de abrazar la paz y la justicia… ríndete ahora que aún puedes hacerlo.- La expresión de sus palabras anuncio con severidad. En ese momento el caballero de resplandeciente armadura hiso retroceder su brazo derecho, amartillando un golpe a la altura paralela de su hombro. La joya en su puño deslumbro con más fuerza que el resto de áreas envueltas por el manto abundante abrazando su cuerpo, fluctuando con el mismo tintinar de las estrellas.- ¡Recibe la luz de Dios Todopoderoso!- Exclamó en un grito de guerra, disparando el revés de su brazo en un golpe al aire. Cuando su puño quedo totalmente por el frente de su cuerpo; señalando hacia Magneto, el anillo soltó un fino flujo de energía incandescente más caliente que una flama de plasma, y acelerado a velocidades sónicas hacia el campeón del yelmo, buscando herirlo con puntería de francotirador sobre el hombro derecho.

Gilbert Beilschmidt

Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 16/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: War zone [Libre]

Mensaje por .Magneto el Vie Jul 08, 2011 3:20 am

El Amo del Magnetismo era un hombre cuya vida lo había forjado arrojándolo por aquel mítico abismo al final del mundo, idónea metáfora sobre aquel extremo de la vida donde termina lo conocido por el hombre común; pues quizá su cuerpo no había sufrido el fatídico destino de los temidos hornos del Tercer Reich, pero su alma había sido incinerada en Auschwitz, una y otra vez, cada ocasión que fue esclavizado para servir a los oscuros propósitos de aquellos hombres quienes "Solo seguían ordenes"... por lo cual, había sido grabado a fuego en su espíritu el concepto de matar para seguir viviendo, la vida de la guerra. La Sinfonía de la Muerte que ahora interpretaban ambos avatares de sus respectivas razas, dos mundos enfrentados, ejecutando sus mejores acordes en el predestinado duelo por la supremacía de al evolución cuya orquesta de fondo era interpretada por el caos que acompañaba cada uno de sus movimientos en sus mejores notas.

Su mente no se concedía el descanso sino como el medio para un fin, cuando no era indispensable invertía toda su brillantes en estudiar y adelantarse incluso a si mismo para concebir estrategias que pudieran prever y contener tantas posibilidades como pudieran ser concebidas por su inteligencia; tal como había hecho durante el derrumbe de las colosales arquitecturas, perpetuó aprovechando el tiempo considerando la posibilidad de que su adversario demostrara nuevamente superioridad emergiendo inmaculado de la catástrofe. En el pasado había acostumbrado contenerse, no permitirse emplear su magnánimo don para métodos extremistas, especialmente cuando enfrentaba a otros mutantes opuestos a sus indiscutibles ideales; posiblemente también se contuvo en los diversos enfrentamientos contra los humanos por alguna paradoja que apelaba a su aire soberbio de superioridad natural.

Sin embargo, al admirar la estrepitosa ascensión de su adversario emergiendo glorificado en su imponente aura, comprendió que se encontraba en el advenimiento de un duelo del cual no podría permitirse tantas consideraciones ni concesiones hacia su enemigo; no se encontraba a si mismo en una de tantas situaciones donde la supremacía de su poder podría contener cualquier imprevisto, y fue esta última contemplación la que le fue confirmada en aquel momento. Por resolución instintiva todo su poder se concentraba en el campo electromagnético que le rodeaba y de ahí la intensidad del fulgor incandescente rodeándolo, dentro del cual se consideraba invulnerable hasta ese momento, cuando el destello de energía supero con asombrosa facilidad su defensa impenetrable cual empleaba incluso para abstraerse herméticamente de la radiación cosmica y el plasma solar fuera de la atmósfera terrestre; su solemne integridad fue atravesada por un fuego perfecto y disciplinado, como el mas perfecto de los aceros, en una proeza comprendida como imposible hasta aquel momento. Por reacción natural, cuando el rayo fue disipado por su maestro ejecutor, clamo un gemido acompaño aquel momento en un prolongado y sofocado - AHGRRR!!! - mientras su zurda se levanto para intentar desesperadamente contener el dolor que le desgarraba asiendo la carne alrededor con sus propias uñas cuales garras poseídas por el instinto animal de supervivencia. En definitiva, el arrogante señor mutante del magnetismo se encontraba a si mismo al otro lado de la epifanía tradicional en todas sus batallas.

Fue obligado a retroceder un par de pasos en interpretación a la tormenta mental que emergió de retractarse a si mismo de mantener una actitud reactiva y condescendiente - en sus propios conceptos lo era - entregando sus pensamientos hacia sus métodos más radicales. Su percepción sobrehumana se escabullo a través de los más escurridizos rastros de energía hasta aferrarse a la más intensa emanación de esta, el poderoso reactor de fisión nuclear que aportaba la potencia necesaria para mantener al colosal helicarrier imponiéndose desde los cielos; mismo del cual se hizo soberano al inducir su poder a través de los refuerzos metálicos que le aislaban en lo mas profundo de la estructura, arrancándolo en una tecnocratica interpretación post-moderna de los legendarios rituales de las tribus más fervientes de sus creencias al extirpar el corazón mismo de sus sacrificios humanos. Aunque su diestra yacía inerte pendiendo de un brazo inutilizado por un dolor lacerante, su mano aun rebosante de fuerza se levantaba a la par de la levitación inducida a la joya tecnológica y energetica que se había mantenido a sus espaldas pero que no demoro en aproximarse hasta su costado en una escena que destrozaría la consciencia de quienes comprendieran las consecuencias de manipular aquel reactor.

- Se ha acabado... has sobrepasado el limite de mi paciencia y de mi condescendencia... Si lo que creo sobre tu poder es cierto, solamente podre equipararlo con el poder que ha sido instrumentalizado dentro de este reactor nuclear... -

Mientras declaraba sus pensamientos, el resto de los gruesos blindajes de la aeronave comenzaron a irradiar una luminiscencia producto de la inducción de campos electromagnéticos suficientemente poderosos para obligarlos a desprenderse de sus soldaduras y ensamblaje, acompañando el escenario con el clásico gemido metálico que desgarraba la integridad de toda estructura bajo influencia del Amo del Magnetismo. Algunas de las gloriosas placas fueron deformadas nuevamente a astas puntiagudas mientras que otras perpetuaron en su constitución como poderosos escudos; su ahora gobernante estaba resuelto a emplear los blindajes como una barrera que reforzaría la defensa de su campo electromagnético para abstraerlo de las consecuencias que serian desatadas de tener éxito en sus intenciones.

Finalmente, su brazo izquierdo se dirigio hacia la eminente representación del avatar humano, arrojando con una aceleración implacable más no directamente hacia su objetivo, sino al menos treinta metros por encima de este en una trayectoria parabólica que iniciaría en una ascensión vertical desde el costado del Amo del Magnetismo hacia su enemigo; una vez que el reactor adquirió la aceleración premeditada, la falta de la esencial refrigeración para el reactor inicio la aterradora catástrofe. Aun cuando la misma, inclusive, era meramente un medio para un fin, la jugada intermedia para su movimiento de Jaque; cuya vanguardia constituía esencialmente de dos frentes como todo "checkmate", donde el secundario sería llevado acabo por las lanzas metálicas que había diseñado previo al lanzamiento del reactor.

.Magneto

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 31
Localización : en el foro

Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/erik_lehnsherr_

Volver arriba Ir abajo

Re: War zone [Libre]

Mensaje por Gilbert Beilschmidt el Dom Jul 10, 2011 4:06 pm

Una idea inequívoca se orquesto en su mente, desde que vio las intenciones evidentes del herido mutante, que ahora se valía del reactor principal en el núcleo del helicarrier. El seño del clérigo se endureció, su furia ante aquellas acciones era implacable; más que nunca, fomentando aquella virtud de voluntad que sublimizaba sus poderes, permitiéndole llegar hasta el punto culmine donde realmente parece dejar de ser un humano y convertirse en un heraldo angelical de Dios. – Tu perversión será castigada, hijo de la soberbia.- El decreto de su voz era tan feroz como el rugido de un león. El aura de su propio avatar de luz y fuerza creció como nunca. Escudriñando el punto exacto en que su enemigo desarrollaba sus acciones, el paladín argento se levanto en un furioso vuelo; levantando la diestra mano por encima de la cabeza; apuntando el reactor nuclear. – ¡Subestimas el poder de Dios! El me provee, y mientras su espíritu este conmigo… tu no podrás ganar.- La joya en su puño nuevamente desplego su poder a través de un as luminiscente, elevándose con la prolija velocidad de las partículas de taquiones, creando alrededor sí mismo y del reactor nuclear una gigantesca esfera de luz solidificada.

Aunque el sistema de enfriamiento ya no existiera, el Clérigo uso su poder para crear el efecto de una olla de presión a traves de la esfera de luz de su anillo, impidiendo que la reacción nuclear se desbordara afectando la ciudad;quedando atrapada. Y él caballero argento derrocho parte de su poder, expandiendo su aura a través de la creciente inestabilidad del reactor nuclear, de tal manera que la energía de su manto luminiscente; compuesto enteramente por taquiones, cambiara las propiedades cuánticas de los núcleos atómicos que componían el exceso de masa de la fisión.- Lámpara es a mis pies tu palabra y lumbrera en mi camino. Bendito sea Dios, el que nos conforta en toda prueba.- El salmo de sus palabras era el consuelo del alma; solo a través de la fe él creía poder apagar la llama de la ciencia; como Moisés dividió en dos el mar rojo. Para él su poder era una prueba de la fe, para la ciencia; que solo podía teorizar acerca de tan sublime potestad, era la presencia de los partículas de taquiones; viajando más rápido que la luz, e infundiendo en las propiedades de los neutrones, difuminándolos al romper todo enlace de sus quarks, imposibilitando la reacción de fisión nuclear; como si el poder de su rezo y su voluntad hubieran difuminado lo que físicamente parecía inevitable. Un poder que la ciencia del hombre solo puede soñar.

Abre tus ojos… Maestro del Magnetismo, este es el poder con el que Dios me imbuyo. Teme a él, pues yo soy su bastión en la tierra.- Su brazo, levantado aún por encima de su cabeza; y que ahora parecía ufanar una postura de victoria, bajo lentamente… hasta quedar de frente a la altura del pecho. El enlace del anillo con la esfera de energía aumento la densidad de su luz, contrayendo la energía de la esfera que contuvo la contaminación nuclear; aumentando la densidad de materia y con ello la solidificación de la barrera.- ¡Lanza tus arpones! Abrázate a ellos y ve como la fe a la que tanto has despreciado vuelve a superar tu andanada. – Se jacto con el orgullo de caminar bajo la guía de una deidad protectora; incitando al mutante insurgente en atacarlo, seguro de que su defensa puede resistir los aguijones de acero.

Gilbert Beilschmidt

Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 16/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: War zone [Libre]

Mensaje por .Magneto el Vie Jul 22, 2011 8:18 pm

Los orbes celestes del Amo del Magnetismo admirarón con escéptico asombro la esfera lumínica dentro de la cual comenzaba a ser diezmada la potencia de la fisión nuclear avasallada por una fuerza fuera de la casi omnipresente percepción magnética del radical insurgente; pues aquella manifestación solamente podía ser percibida como un hueco en el campo electromagnético terrestre, cual dentro de su percepción lo resentía cual eclipse , un punto ciego, incluso como un universo diferente. Al mismo tiempo, aquel evento confirmaba en gran medida sus teorías sobre la verdadera naturaleza del prodigioso poder del Avatar argento; pues en su vasta experiencia podía recordar la percepción de la energía y la materia inducidos por supuestas influencias Mágicas, mas recientemente por su indomable hija Wanda. Entonces aquel avasallador poder capaz de dominar a nivel subatomico un desastre nuclear debía poseer las mismas bases, una verdaderamente poderosa fuerza nuclear o dominio sobre la misma.

Afortunadamente su semblante perpetuaba poseído por el gesto desafiante y soberbio que asumía con furia en cada enfrentamiento, de otro modo hubiera sido revelado la inconsolable impotencia a la que su raciocinio se enfrentaba al comprender que la fuerza elemental del universo, sobre la cual había sido bendecido con el dominio absoluto... No podía superar ni siquiera el remanente del poder de su actual adversario, pues las carcas iguales de los nucleos atómicos deberían repelerse y dispersarse, pero la fuerza nuclear era capaz de superar la electromagnética y mantener unidas las partículas de cargas iguales. Había sido esa la razón por la cual su escudo electromagnético había sido absolutamente superado por un simple rayo disparado en su contra; incluso cuando en el pasado había demostrado su eficacia para salvaguardar la constitución del Amo del Magnetismo del plasma solar, radiación cósmica, y una explosión termonuclear.

Enfrentar el hecho de no tener oportunidad alguna de vencer enfrentando poder a poder, doblegaba la hasta entonces indómita voluntad del Heraldo de la tormenta electromagnética; se encontraba herido y profundamente diezmado al reconocerse en desventaja, sin ninguna clase de respaldo por el terreno, escenario o del grupo de sus seguidores.

Finalmente enfrento la realidad de verse obligado a valorar su vida por encima del orgullo personal y superponer la necesidad que de su especie tenía por su liderazgo; y al último, su mente revelo cierta humanidad al traer el recuerdo de su joven heredera de cabellos esmeralda... sus hijos, la pareja de mellizos, tan diferentes pese a su parentesco y con peculiar semejanza a sus padres, la morena de ojos celestes con impresionante parecido a su madre gitana, Magda... Aun no culminaba su obra para la cual había dedicado toda su vida, el mundo aun no representaba la encarnación de su visión, como Padre se sentía responsable de heredar a sus hijos un mundo mejor donde jamás existiera posibilidad alguna de que viviesen las mismas inclemencias que Él había sido obligado a soportar. No podía permitirse la muerte en un enfrentamiento por el Ego o el Orgullo de ser el hombre mas poderoso de la tierra; bajo ninguna circunstancia podía concederle a la humanidad la victoria de apresarlo como ejemplo para toda su especie.

Fue entonces que el resplandeciente fulgor de su escudo electromagnético comenzó a ser circundado por incontables relámpagos electrostaticos; la intensidad de su poder estaba yendo más allá del simple dominio magnético y comenzaba a doblegar las leyes fundamentales del universo hasta corromper todo dogma científico sobre la uniformidad del espacio conocido. El Amo del Magnetismo fue absorbido por un fenómeno espacial, cual al instante, desapareció su rastro de un modo tan drástico como podía desaparecer el destello de un flash fotográfico; tras el cual, la diezmada figura del longevo heraldo se revelo a miles de kilometros de distancia del enfrentamiento adyacente al prisionero de aquella celda titanica. Se había desplazado utilizando un agujero de gusano sin ninguna clase de rastro o remanente, sencillamente había sido transportado a través de un desgarre espacial; una habilidad que jamás había revelado a sus enemigos, pues la reservaba como último recurso.

La constitución metálica de la prisión que contenía al indómito mutante no represento desafió alguno para ser despedazada por el Amo del Magnetismo y reconstruida como un trono mal improvisado sobre el cual arrojo su agotado cuerpo tomando un descanso pasajero. Admirando con expectativa a su hermano mutante, quien al despertar estaría condenado al furico desahogo de su liberador disfrazado por un solemne sermón... En adelante tendría que considerar a aquel superhumano como una fuerza antagónica cual jamás debería subestimar, y misma cual se vería obligado a enfrentar nuevamente, su única posibilidad sería encontrar una alternativa al enfrentamiento directo.

(Off: No encontré más que hacer en contra de Gilbert y sus habilidades, pues si bien el Reactor Nuclear era una distracción para enfocar todo su poder en contener o superar la explosión termonuclear, y atacarlo antes o durante su defensa de la explosión. Más allá de eso, no había forma posible de que poder-a-poder Magneto le venciera; así que lo he retirado del combate.)

.Magneto

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 31
Localización : en el foro

Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/erik_lehnsherr_

Volver arriba Ir abajo

Re: War zone [Libre]

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 3:27 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.