Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» X-Men: Evolución (The RPG)
Miér Jun 17, 2015 12:08 am por Invitado

» X-Men: Evolución (The RPG)
Mar Jun 16, 2015 11:58 pm por Invitado

» Without a Cloak! Elite
Dom Jul 28, 2013 5:23 pm por Invitado

» hola a todos soy SenninIsland
Sáb Jul 06, 2013 5:48 am por senninisland

» [Afiliacion Elite] Sennin Island
Sáb Jul 06, 2013 5:42 am por senninisland

» The Time Turner Rol {Afiliación Élite}
Lun Nov 26, 2012 3:32 pm por Invitado

» ficha júbilo
Dom Nov 11, 2012 10:54 pm por Júbilo

» hogar dulce hogar(2 semanas despues de su llegada)
Sáb Sep 15, 2012 11:26 pm por NadaNadon

» GOTHAM SIN CITY [Afiliación élite]
Vie Jul 20, 2012 2:56 am por Invitado


Sorteando la Tempestad

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sorteando la Tempestad

Mensaje por Storm el Miér Jun 01, 2011 8:09 pm

Si quieres ser sabio, aprende a interrogar razonablemente, a escuchar con atención, a responder serenamente y a callar cuando no tengas nada que decir.
Johann Kaspar Lavater


El día no era propicio para actividades fuera de la mansión, el aire gélido azotaba a cuantos se atrevieran a poner un pie fuera, y la molesta nevada convertía los jardines en una extensa llanura blanquecina. En el interior de la casona señorial, los jóvenes acudían como siempre a las diversas salas que fungían como salones de enseñanza, se enfrentaban a materias tan comunes como Química o Literatura, pero también a otras más acorde al "tipo" de academia: Diplomacia, Derechos Mutantes, entrenamientos grupales e individuales para el manejo y control de sus poderes. Era un día común y corriente en el Instituto Charles Xavier para Jóvenes Superdotados, una mañana como cualquier otra, plagada de actividades en el cálido interior del recinto.

Ororo Munroe -mejor conocida como Storm- deambulaba en el exterior, por las calles solitarias de Manhattan, ajena a la inclemencia del frío y la nieve; añoraba las paredes recubiertas de madera de pino, el suelo elegantemente alfombrado de la estancia, la luz tenue proveniente de los corredores y el murmullo lejano de las voces que, al unísono en el barullo, parecían elevar un cántico arrullador. La mujer de blancos cabellos se movía con una gracia inusitada entre los copos de nieve que parecían danzar a su alrededor, posándose sobre su piel con la suavidad de la caricia sutil de un amante. Storm había sido enviada en la búsqueda de un nuevo mutante que el Profesor Xavier había "descubierto" gracias a Cerebro, y aunque la ubicación exacta no era posible hallarla, la mutante de iris celestes no cejaba en su empeño.

-Profesor, temo que esto será inútil, la nevada ha cubierto todo rastro que pudiese seguir, y a menos que se materialice frente a mi, será imposible hallarlo, al menos, esta tarde-

Storm hablaba por medio del comunicador directamente con el Profesor Xavier, se hallaba ligeramente frustrada por haber fallado en esa búsqueda en específico, pues se había negado rotundamente a que alguien más la acompañara, ni siquiera Jean, con quien llevaba una relación cordial, o Scott, a quien -secretamente- consideraba un hermano de armas. ¿Qué la habría empujado a ello?, no estaba segura, últimamente sus reacciones no iban acorde a su temperamento tranquilo y medido, una sensación de ser constantemente vigilada le ponía los nervios de punta y, aunque intentaba ocultarlo bajo la permanente máscara de tranquilidad e indiferencia, en ocasiones solía dar un deslíz y demostrar que algo le irritaba.

Un movimiento a su izquierda, unos metros más adelante, hicieron que cortara abruptamente la comunicación y entornara la mirada, escudriñando en medio de la ventisca e intentando reconocer en aquella silueta, algún signo que le confirmase si corría o no, riesgo alguno. Los iris celestes de Storm alcanzaron un tenue brillo cauto, su cuerpo se tensó y retrocedió un par de pasos; con suavidad, apretó los puños y ladeó el rostro, dispuesta a hacer caer un rayo encima de quien fuese, si llegaba a atacarla.

¿Que ha sucedido con aquello de "Haz el amor, no la guerra"?

De un par de semanas a la fecha, la tranquila y serena Storm había perdido ese aire grávido y pacífico que la caracterizaba, algo le atormentaba por dentro y ni siquiera el Profesor Xavier había podido dilucidar que era, la mente de la "Bruja del clima" era un caos en pequeño.

Storm

Mensajes : 73
Fecha de inscripción : 30/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sorteando la Tempestad

Mensaje por Tempest el Dom Jun 05, 2011 2:12 am

''-¿Cuantos días han pasado desde que me di a la fuga...?-''

''-¿5… 6, tal vez…?-''

''-¿Cuántas noches tengo sin dormir…? –''

''-¿Cuánto mas tengo que luchar…?-''

''-¿Qué tan lejos tengo que ir…?-''


*Esas eran algunas las dudas que rodaban en la cabeza del misterioso joven mutante que rodaba las frías calles de Manhattan ese día Con pasos lentos y descoordinados, se abría paso entre la desolada ciudad, ante su vista parcialmente borrosa parecía un pueblo fantasma, la nieve caía sin cesar sobre este, tocando la expuesta piel que sobresalía de su vestimenta, su cuerpo ajeno al frío no se veía afectado por este, pero aun así no evitaba la sensación molesta que sentía al ser tocado por esta.

Sus ropas se encontraban deterioradas producto de una batalla con fuerzas militares desconocidas, las cuales intentaban retenerle, quizás por ser mutantes o tal vez por ser quien era, el no lo sabia, solo continuaba caminando por los callejones del lugar, deteniéndose un momento para recostarse de una de las paredes de el mal oliente lugar y reposar un momento.

Su aliento acelerado se manifestaba en la atmosfera fría, liberando una gran cantidad de vapor, con su mano derecha paso a retirar las gafas oscuras que cubrían parte de sus rostro e guardarlas en un bolsillo de su chaqueta negra, se habían empañado bastante y quedarse con ella empeoraría aun mas su visión. El daño de su cuerpo no era grande, pero, se había acumulado a muchos factores que el joven mutante tenia desde el día que se dio a la fuga, hambre, desgaste físico, sueño… por mencionar algunos, creando delirios en sus mentes, haciéndole ver cosas de su pasado e otras que no entendía a cada momento, por alguna razón esta visiones habían aumentando mas al llegar a esa ciudad.

Luego de 5 minutos de descanso en aquel callejón, el joven mutante retomo su caminar, incorporándose apenas, apoyando ambas manos en la fría pared, este sentía que no podía perder mucho tiempo en ningún lugar, pero, ¿A donde ir?, ¿Dónde me escondo?, sin respuesta a preguntas frecuentes este opto solo por seguir adelante sin arrepentimiento, llegaría a un destino o moriría en el intento, peor al menos bajo su propia voluntad.

Avanzando por las calles nuevamente, este tomaba un rumbo apartado de la poca civilización que podría encontrarse, para no llamar la atención. Aun ladeando en sus paso por el cansancio acumulado, su cuerpo se encontraba se mi agachado en consecuencia a ello, pero mas adelante, este divisaba una pequeña silueta, algo o alguien se encontraba cerca de el, este opto por pararse lo mas erguido posible, levantando lentamente su mano derecha posándola hacia el frente y abrir la palma de esta. Los iris Celestes del Joven mutante alcanzaron un tenue brillo cauto, su cuerpo se tenso, su mirada enfureció y con firmes paso se adentro ante lo desconocido.*


-No se quien seas… pero si valoras tu vida será mejor que me dejes seguir adelante, ya no pienso retroceder.-*Se expreso ante la silueta con suma seriedad y determinación en su palabras, a medida que el se hacia mas visible ante la ventisca y por igual la silueta. Alerta esperando una respuesta.*

Tempest

Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 20/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sorteando la Tempestad

Mensaje por Storm el Lun Jun 06, 2011 12:59 am

Storm entornó la mirada con desconfianza conforme aquella silueta continuaba acercándose a ella, el frio viento azotaba sin piedad los callejones y barría cuanto se encontrase en el suelo, levantando pequeños tornados de polvo y basura. !Que noche tan indigna para un enfrentamiento!, ni siquiera podía ver cara a cara a su oponente, y no por que esta no lo deseara, simple y sencillamente, no veía la necesidad de hacer uso de sus poderes y dejarse al descubierto, ¿y si unicamente era un humano distraido?.

Sigues creyendo en la bondad de la raza humana.

Ororo suspiró y sacudió la cabeza con suavidad, bajando las manos e irguiéndose con aquella pose serena y altiva, que le daba la apariencia señorial y el porte regio que la caracterizaba ante los demás. Con suavidad, acortó la distancia un par de pasos aún en medio de la ventisca, ignorando el aullar potente del viento a su alrededor y los copos de nieve que caían en su rostro, formando escarcha antes de derretirse contra la calidez de su piel morena.

La voz de la persona delató a un hombre, jóven quizá, de aspecto desgarbado conforme se acercaban uno al otro. La mutante de iris celestes sonrió con un ligero matiz de comprensión ante la tensión que expresaba la voz de su interlocutor, despues de todo, no era común hallarse con alguien en medio de las calles mas recónditas de Manhattan y en la peor tormenta de la década.

-No pretendo hacerte daño, jóven amigo. Tal parece que necesitas un poco de ayuda-

Su voz era igual que siempre, suave y arrulladora, tranquila y matizada de un cáriz de dulzura que en muy pocas ocasiones perdía; era el mismo tono con el cual se dirigía a los chiquillos que recién llegaban a la Academia del Profesor X, jóvenes asustados y a la defensiva que no comprendían a ciencia cierta, lo que les estaba ocurriendo. Parte del trabajo de Storm era hacerlos sentir en casa y ganarse su confianza paso a paso, con paciencia infinita.

La "Bruja del Clima" ladea el rostro con suavidad, clavando los iris expectantes en la suilueta, y, aun contra sus propios principios, su mano izquierda se eleva a la altura de sus caderas y con la palma hacia afuera; a su alrededor, la neblina y la nieve comienzan a menguar de forma casi imperceptible, como si entre ellos se corriese una cortina de gasa natural que impedía el contacto visual. En definitiva, el instinto no le había fallado, era ciertamente, un joven hombre el que momentos atrás había hablado, mas sin embargo, ahora Storm no etá tan segura de sus propias palabras, algo en la imagen del chico, en su fisonomía y en aquella altivez de su postura, le dan una mala espina y le recuerdan a.. ¿ella?.

-¿Quien eres, joven desconocido, y que es lo que buscas en las calles a esta hora?-

Su voz se ha vuelto un poco más autoritaria aunque sin abandonar esa nota de tranquilidad; con parsimonia, la mutante entorna la mirada y camina ahora de forma lateral, como si quisiera rodear al hombre y analizarlo desde todos los ángulos posibles, intentando forjarse una idea previa en base a su intuición femenina -que hasta ahora, nunca le había fallado-. Lo que ve la alarma cada vez más, ¿sería cierto todo aquello que habían supuesto durante tanto tiempo?, ¿acaso el Profesor X no había errado en esa ocasión?, ¿o quizá unicamente la mente de Storm se hab´ñia vuelto una verdadera maraña que le impedía distinguir con precisión, lo real de lo irreal?.

Un clon.. Storm, han creado un clon tuyo, un hombre joven.

Las palabras, antaño tomadas como algo improbable, resuenan una y otra vez en su mente, repetidas con un eco incansable mientras ella se tensa nuevamente e intenta disimularlo a toda costa. Tiene que haber un error. Ella tiene que asegurarse de conocer la identidad de aquella persona antes de embarcarse en suposiciones alteradas. Debe conservar la calma, permanecer estoica. Debe ser, hoy y siempre, la tranquila Ororo.


Spoiler:
Off: Como platicaba (En la modalidad de Kitty) en el CB con Tempest, me he tomado la pequeña libertad de dejar que Storm "conociera" en base a suposiciones, la existencia de un clon suyo, pero no sabe a ciencia cierta si es el joven ante ella o unicamente era un rumor. Si he incurrido en metajuego, pido una disculpa y editare sin problemas ^^.
Tempest, lamento lo corto del post, han sido dias dificiles y ando escasa de inspiración)

Storm

Mensajes : 73
Fecha de inscripción : 30/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sorteando la Tempestad

Mensaje por Tempest el Mar Jun 07, 2011 11:02 pm

*El joven aun mantuvo aquella posición alerta, incluso ante la aparente falta de hostilidad que demostraba la silueta de la otra persona, al relajarse e acercarse hacia el. Este a pesar de sus heridas y golpes latentes, se mantuvo en la misma posición, alerta, mientras poco a poco el rostro de esa persona se revelaba ante el.

Sus ojos se desplegaron al identificar la imagen de la persona, la expresión de su rostro reflejaba una perplejidad sin igual ante su situación, no podría creerlo, de todos los lugares y de todas las personas, no se esperaba encuentro tan inesperado, tan poco propicio. Era la mutante Storm, ''la bruja del clima'' de quien habían basado su genética, recapitulo un leve recuerdo de un científico de su proyecto, cuando a este le entrenaban.*


--Chico, ¿vez esa mujer en la imagen?, se llama Ororo Munroe alias Storm. Se podría decir que ella es tu madre, después de todo te creamos a partir de su ADN, aunque… no creo que ella te considere tal cosa, después de todo solo eres una mera copia de ella.

''Un hijo no deseado'', eso es lo que eres para ella, creo que si te viera, con lo alterado que estas genéticamente, te aborrecería… yo lo haría, después de todo, ¿Quién querría un clon defectuoso de si mismo?—


*Esas palabras resonaron en su mente, el sabia de ella, lo sabia casi todo, pero ella puede que ni de su existencia este percatada, era mejor mantenerlo así por el bien de los 2. Eso provoco que este cambiara su semblante perplejito a uno de angustia, bajando su mano derecha, retornándola a su posición original, para dejar a entender que este no la atacaría, su rostro expresaban una mirada baja, evitando encontrarse con la de ella, mientras escuchaba el primer comentario que le dedicaba la joven.*

-no necesito ayuda de nadie… estoy perfectamente, no le de importancia.-*Negó toda posibilidad de ser socorrido por ella a pesar de la condición deplorable en el que este se encontraba. Con un leve tono serio, este ladeo su rostro hacia un lado mirando al vacío por un momento, quería evitar a todo costo el mirarle directamente, por un momento deseo que ese momento que estaba viviendo fuera uno de los tantos delirios mentales que sufría, pero no, muy dentro de el, sabia que esto estaba pasando, ella era real y estaba ahí parada junto a el.*

''-¿Quien eres, joven desconocido, y que es lo que buscas en las calles a esta hora?-''*Al escuchar esas preguntas provenientes de ella, el joven paso a morder sus labios en señal de frustración, pensó que lo primero dicho le seria fácil evadirla y continuar, aparentemente no seria así, apretó los puños un momento y levanto su rostro, sin tener contacto entre sus miradas aun, su semblante era serio e vacío, transmitiendo una sensación de soledad muy profunda en el.*-Escuche…. Yo no soy nadie, solo alguien que anda de aquí para allá perdido, no busco nada en especial, simplemente no tengo lugar donde ir o quedarme por lo que sigo caminando sin parar. Por eso lo maltratado de mi cuerpo…-*Sus palabras eran bastante audibles y directas pero no alteradas, transmitía melancolía en cada frase, y aunque no decía la verdad del todo en esta, aun así no estaba inseguro al expresarse ante ella.

Con un leve retroceso en su paso, este se tambaleaba hacia un lado, aun manteniendo su estabilidad, para caminar un poco hacia delante e ubicarse a un lado de esta , separándose por unos cuantos metros, se detuvo un leve instante sin verle, para dirigirse a ella.*
-Ahora. Si me disculpa…-*En forma de despedida este comenzaba a caminar nuevamente, en su caminar se reflejaba claramente el pesar de su heridas e efecto de su cansancio, aun así, este pensaba continuar su camino. Se le hacia difícil ignorarla pero debía hacerlo, dentro de el sentía que no debía tratar mucho con ella por mas que quisiera el.*

Tempest

Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 20/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sorteando la Tempestad

Mensaje por Storm el Miér Jun 08, 2011 11:44 pm

Spoiler:
Off: Tempest, lamento mucho lo corto y escueto del post, no se me ocurre que mas hacer con Storm, ya que atacarlo no figura en sus planes xDD

La mutante de climas inesperados sacudió la cabeza, tratando de alejar de ella aquella sensación que nacía de la incetidumbre y la ponía en un riesgo innecesario. Aquel joven podía ser cualquier chiquillo de la Academia y Storm sentiría lo mismo: Una enorme necesidad de protegerlo del mundo frío y hostil.

La mujer de cabellos de nube y orbes de cielo suspiró largamente ante aquella respuesta testaruda del hombre ante ella, !no era más que un chiquillo malcriado!, y le recordaba tan entrañablemente a las traviesas Shadowcat y Felina, Ororo clavó nuevamente los orbes en su interlocutor. No, no podía dejarlo marchar en el estado que se encontraba, no esa noche, tan propicia para las cacerías crueles que tanto le gustaba llevar a cabo a los humanos, con esos fieros "Centinelas", ¿por que la testarudez del chiquillo?, ¿por que dejarse morir de hambre, frío y soledad?, ¿por orgullo, por desconfianza?.

Tu no eras tan diferente a él, hace no mucho tiempo


Aquel pensamiento arrancó una fugaz sonrisa melancólica de los labios grana de la mujer, en cierta manera muy bizarra, todo en aquel chico, y a la vez nada, le traían recuerdos de épocas lejanas en El Cairo, durante su "dispersa juventud". Storm suspiró nuevamente y, levantando con suavidad ambas manos, con las palmas hacia arriba, hizo gala de sus habilidades mutantes para disipar la ventisca y crear un claro que envolvía únicamente el espacio entre ellos y terminaba a la espalda de cada uno. No lo dejaría ir así de fácil, no quería enfrentarse a él, solo deseaba respuestas más concretas que las evasivas que aquel joven le presentaba. Instinto o no, Ororo Munroe no le permitiría marchar en el estado que se encontraba.

-Deja de ser testarudo y guarda el orgullo para momentos mas propicios, acepta mi ayuda y a cambio, solo deseo respuestas-

Ajenos a ellos, un relámpago dibujó su forma ahorquillada en el cielo, seguido del retumbar de una serie de truenos que, como cadena infinita, repetían su gemido creando un eco tenso, aumentando la profundidad del silencio que se extendía entre ambos mutantes. Storm deseó en esos momentos, haber aceptado la compañía de alguien más en aquella ronda nocturna, quizá alguien intimidante como Logan, o incluso la fría paciencia de Scott le vendría bien en esos eternos segundos donde el tiempo parecía haberse detenido en una parodia de universos infinitos y alternos.

Ororo dió un paso hacia él, acortando la distancia y con ello, el claro que había creado; se estaba arriesgando demasiado a ser víctima (?) de una reacción hostil por parte de aquel chiquillo, mas sin embargo, ¿no era su trabajo, su deber y su vocación en la Academia, tenderle una mano a quien lo necesite?.

-Chiquillo, la paciencia es una virtud mía, pero siempre tiene un límite-

Storm

Mensajes : 73
Fecha de inscripción : 30/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sorteando la Tempestad

Mensaje por Emma Frost el Jue Jun 09, 2011 8:48 pm

Se consideraba a si misma tan hermosa y sensual como para haber considerado conformarse con ser modelo o sexsymbol de toda una generación, pero también se conocía cuan hábil y poderosa podría llegar a ser; talentos que la convertían en una mujer con todas las cualidades y habilidades para dejar un legado a la humanidad que no se olvidara en al menos una década. Lo había intentado siguiendo la filosofía y métodos del Club del Fuego Infernal, siguió al pie de la letra los planes de Sebastian Shaw; pero sus procedimientos eran furtivos, sigilosos, y aun cuando fueran verdaderamente exitosos en sus objetivos de influenciar o dirigir poderes políticos, la Reina Blanca no sintió suficiente satisfacción en sus logros cuales dejaban un aroma de ébano aristocrata en lugar de un delicioso laurel de guirnaldas... sencillamente no se sentía completa.

Aquella sensación de vacío perdía su mirada durante el comité de mesa directiva que aparentemente dirigía en uno de los lujosos salones ejecutivos de la compañía familiar; solo un ser omnisciente podría haber comprendido su ansioso deseo por asumir su forma diamantina y así concederse a si misma aquel fresco respiro contra su propia curiosidad por sondear telepaticamente la mente de sus concejales y sub-directores, uno a la vez y a momentos todos juntos para ejercitar su atención multi-objetivo.

«¿Qué debo hacer para llevarme a la cama a Emma?» pensó uno de sus sub-directores, posiblemente el más joven del grupo, tan atractivo como un hombre británico podía serlo «Es mi jefa... y va a pensar que solamente quiero enamorarla para compartir privilegios corporativos... aveces es tan fría y calculadora que de no ser por ese escote tan ardiente, pensaría que Emma es una mujer de hielo... »

« Imbécil... » pensó la hermosa mujer para si misma «En primer lugar no me dejaría usar como prostituta, mucho menos por un idiota tan poco inteligente como para pasar toda la junta mirándome los senos... » y buscando concluir aquel "tema" mental entre ambos, indujo los pensamientos más adecuados en la mente del ejecutivo: «No hay nada que hacer... Emma es demasiado para mi, lo tiene todo, y no hay nada especial que yo pueda ofrecerle, el sexo seguramente ha de tenerlo con otro hombre mejor dotado... » Inducir aquel último pensamiento en la mente de aquel sujeto le levanto una sonrisa de invaluable satisfacción, nada era mas perversamente gratificante que herir la hombría de un patán; tras lo cual abandono su mente al instante antes de atestiguar mentalmente los complejos de su victima.

- Entonces eso es todo... muchas gracias por haber venido... espero que sus informes impresos estén completos. Sencillamente NO voy a aprobar el despedir a 700 empleados de la costa oeste solo por una escuálida competencia asiática; ofrescanles a esos hombres y mujeres la posibilidad de seguir trabajando con una reducción salarial del 20% que se extenderá desde los rangos mas bajos hasta el de usted mismo Director Stephenson, es tan su culpa como la de ellos que estemos perdiendo mercado... Usted DEBE encontrar el modo de absorber a "Logística Ichiki " o de una alianza "mutuamente gratificante" ...

- Pero Señorita Frost... - intento defenderse al sentirse acuchillado en el bolsillo...

- PERO NADA Stephenson!! Si NO esta de acuerdo con mis decisiones, puede buscarse otro trabajo y darle el ejemplo a sus subordinados; allá afuera hay muchos buenos Americanos buscando trabajo. - sentenció la corona mas alta de su reino níveo.

Todos salieron del salón menos un joven de cabello largo ondulado y obsidiano, tan brillante como oscuro; se aproximaba tímidamente intentando mantenerse aparentemente confiado, pero sus pensamientos lo revelaban todo y la rubia sabía que el adolescente estaba incomodo en aquel traje de etiqueta que le había comprado para acompañarla. Un miembro de la hermandad procedente del continente Australiano quien le había traido desde Avalon hasta Inglaterra para continuar con sus negocios y las apariencias, utilizando sus habilidades para abrir puertas de tiempo y espacio.

- Ya podemos volver John... - y con aquella sencilla instrucción, el joven forzó la realidad misma retorciéndola con un poder psionico capaz de doblegar las reglas del tiempo y espacio, creando una esfera de silueta resplandeciente pero su interior traslucido pronto mostro el trono espacial de la Reina Blanca. Ambos cruzaron al mismo tiempo antes de que se cerrara el portal, una vez en la el salón donde se encontraba su propia maquina amplificadora de sus ondas mentales, ordeno al joven que se retirara; aun tenia tareas pendientes como encontrar mas mutantes que pudieran servir a sus propósitos, que de momento apostaban por los ideales de la hermandad de mutantes.

Asumió placenteramente su trono post-moderno antes de descansar una maravilla tecnológica sobre sus cabellos dorados iniciando así sus funciones principales, su mente descendió como una tempestad telepática que recorría y analizaba cada firma de ondas mentales mutantes sobre la región que se enfocaba; especial y particularmente las ciudades donde la hermandad tenia algún complejo desde el cual pudieran alcanzar a un posible nuevo miembro en el menor tiempo posible. En cierto momento concebido por la casualidad o el azar, entro en la mente de un mutante de cabellera albina, pero al intentar acceder a su mente percibio cierto rechazo, un empuje que devolvía la intrusión psiquica... una caracteristica demasiado interesante, por lo cual, valiéndose del amplificador de su poder telepatico retomo el intento por leer su mente aumentando la potencia de su poder e intentando abrirse paso en medio el caos mental; para la hábil telepata, la habilidad del muchacho por devolver el asalto psíquico no servia de mucho porque simplemente al regresar a ella, ella misma veía sus propios pensamientos como un eco de los mismos acompañados por una dolorosa jaqueca que le obligo a detenerse unos segundos.

«¿Será que si intento inducir pensamientos en su mente también me los reflejará?... sería gracioso, seguiría escuchando un eco de mis pensamientos... »

Emma Frost era un Diamante viviente en muchos sentidos, su voluntad se había vuelto una poderosa arma creada por la presión de una vida caotica y traicionera, pulida por las asperezas de considerarse diferente y extraña, una ajena del resto; se había vuelto testaruda, orgullosa y una mujer quien siempre conseguía lo que quería. Valía la pena intentarlo, pero se daba cuenta que comenzaba a provocar un dolor en la mente de su objetivo y este le reflejaba la jaqueca; por lo que decidió intentar una perspectiva diferente... Intento inducir en la mente del joven mutante la imagen del telepata Charles Xavier descansando en su silla de ruedas junto de la tempestiva africana; si tenía éxito, podría hacerle creer que el telepata quien le asaltaba era aquel hombre discapacitado y mostrarlo como Aliado de su "Madre" ... soportaría la misma jaqueca que el joven mutante hasta lograrlo

Emma Frost

Mensajes : 167
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 25
Localización : En tu mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sorteando la Tempestad

Mensaje por Tempest el Sáb Jun 11, 2011 5:15 am

*El rostro del joven comenzaba a reflejar el desagrado ante la persistencia de su retenedor. Aquella mujer Storm, tenia una necesidad aparente por hablarle o socorrerle, pero el no quería saber nada de eso, solo deseaba retirarse de aquel lugar, su cercanía hacia ella le atormentaba profundamente, no quería ser juzgado por nadie… no… mas bien no quería ser juzgado por ella, entre todas las personas podría ser la que mas influencia tuviera en el, su forma de pensar, su sentir y eso no le agradaba del todo.

Antes la palabras de ella un relámpago retumbo, ajeno a la situación, dando un leve reflejo a un rostro triste que portaba el joven, junto con el eco que este provocaba en las calles de igual forma las palabras de Storm hacia eco dentro de el, una y otra vez, su subconsciente le comenzaba a insinuar la posibilidad de aceptar su respuesta, ¿pero por que?, ¿acaso el delirio que sentía le estaba afectando mentalmente?, ¿o acaso el aura maternal que ella despedía le estaba afectando?


''-aunque acepte su ayuda… nada cambiara, ella me aborrece, solo lo hace por lastima y yo no necesito algo como eso.-''

*Y como una auto defensa ante aquellos sentimientos, los pensamientos de odio e negación del joven daban a relucir apartando de su cabeza toda posibilidad de ser o dejarse ser socorrido por ella, su alma torturada no daba cabida a sentimientos en su corazón.*


-¿Qué no lo entiende?, ¡yo no necesito ayuda de nadie!-*Exclamo dándose la vuelta para quedar de frente ante ella, su rostro además de la fría expresión que retenía desde su primer cruce de palabras, ahora se notaba un leve tono de cólera en su mirar.*-No necesito de su beneficencia, muchos menos de su lastima… créame cuando le digo que es mejor que se aleje de mi, usted no quiere saber de mi. No querrás saber lo que soy yo, tu más que nadie, es mejor para ambos si dejo mi cuerpo a merced de la soledad, del dolor que siento ahora a pretender algo que nunca se hará realidad.-

*Expresando parte del dolor que este sentía dentro de el, el joven una vez mas clarificaba su rechazo ante Storm, negando con su cabeza, haciendo su expresión mas sombría, mientras daba pasos torpes en retroceso a medida que esta se acercaba a el, no tenia intenciones de atacarle, por alguna razón, no a ella, pero tampoco la quería tener cerca del todo.

''-Chiquillo, la paciencia es una virtud mía, pero siempre tiene un límite-''*Escuchando esas palabras el joven arqueo una ceja representando lo irónico de dichas palabras, puesto que el se estaba reteniendo mas de lo que normalmente actuaba ante cualquier situación.*-¿y que diablos quiere decir eso? ¿Qué me vas a llevar a la fuerza? Déjame decirte que ya otros lo intentaron y no les fueron muy bien, por que se trate de ti no voy a dejar que…-*En ese momento, como si una bala hubiera penetrado su cráneo, el joven comenzó a sentir un dolor punzante dentro de su cerebro, el cual hizo que perdiera balance por un momento, poniéndose de una rodilla en el suelo, mientras con su derecha posicionaba algunos dedo sobre su frente tratando de apaciguar su dolor.*

-¡Ahhh mi cabeza! ¿¡Qué es esta sensación!?-*Se quejo de momento ante el dolor que había pasado por un momento, trato de incorporarse solo, no quería ser socorrido por la mutante Storm, aunque esta se le ofreciera, lentamente este se ponía de pie, pero, antes de recobrar algo de orientación fue atacado una vez mas por aquel dolor punzante dentro de su cabeza, el cual iba de aumento.*

-¡AHHHHHHH… QUE ES ESTE DOLOR???… SAL DE MI CABEZA!!!!!-*exaltado ante el dolor agonizante de su cabeza, alrededor de su cuerpo comenzaba a subir un torrente de viento, el cual comenzó a expulsar aire desde su núcleo hacia fuera, no solo despejando la nieve a su alrededores, también dando a relucir su naturaleza mutante.

Dentro de su mente ante el dolor, pudo divisar una imagen un tanto borrosa, un señor en silla de ruedas y al lado de este, se encontraba ella, la mujer que intentaba socorrerle, Storm. El no entendía mucho el panorama pero al parecer la intenciones de la mutante eran otra, sintió que ella había provocado ese dolor en el de alguna forma.

-¡TU… HAS QUE SE DETENGA…!-*Le exclamo a Storm apenas pudiendo abrir un ojo ante la intensa jaqueca, mientras el torrente de viento seguía activo como defensa, aumentando su intensidad, al mismo tiempo que en su cuerpo una leve corriente de electricidad se hacia presente recorriendo este.*-QUE SE DETENGA!!!!!!!!!!!!!!!-*Exclamo poniéndose de pie y extendiendo sus brazos, liberando fuerte descargas de electricidad incontrolablemente a todos lados, las cuales chocaban, con linternas, autos, vías eléctricas, provocando corto circuitos e explosiones adiestra y siniestra, el joven estaban perdiendo el control y la razón ante el dolor.*

Spoiler:
Pido mis mas sinceras disculpa por mi retraso en el post, tuve unos retrasos inesperados a nivel personal, perdón por lo inconvenientes que estopado ocasionar y gracias por su comprensión.


Tempest

Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 20/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sorteando la Tempestad

Mensaje por Storm el Miér Jun 15, 2011 10:16 pm

Storm frunció el ceño con cierto recelo, clavando los orbes celestes en el testarudo chiquillo frente a ella, el cual seguía renegando de la ayuda ofrecida. Ororo sonrió ligeramente sin saber por qué, dando un paso hacia el joven sin importarle su propia seguridad -aparentemente-, ¿qué la impulsaba a insistir tanto?, en otras circunstancias, hubiese dejado por la paz el asunto y dado media vuelta sin muchos aspavientos; mas sin embargo, el gusanillo de la duda se había instalado en su interior, era.. ¿cómo le decían?.. Ah si.. "La sangre llama".

Ororo ladeó el rostro con delicadeza, sopesando con cuidado su siguiente movimiento, si los rumores eran ciertos, entonces el chico tenía la misma capacidad que ella, y enfrentarlo sería interminable, y peor aún, ella no lo haría, no se atrevería a levantar una mano para herirlo.

-Mira chiquillo, no voy a obligarte a nada, solo.. Se sensato, estas en medio de una tormenta, malherido y débil, no desprecies la mano que te ayuda-

La mutante de blancos cabellos suspiró y dió un paso más hacia él, acortando la distancia con prudencia, para no desencadenar una reacción imprevista; desde el punto de un observador externo, parecería que Storm intentaba acercarse a un animal salvaje, por la cautela con la que se aproximaba. Mas sin embargo, la reacción repentina del joven hizo retroceder un paso a la mutante, la cual, tensa cual cuerda de violín, miró expectante la reacción del chico, entornando la mirada ante sus palabras sin sentido para Ororo, hasta que él la señaló y le exigió detuviera aquello.

Frost

Pensó casi automáticamente la mujer de orbes azules, ¿sería ella la causante de aquel dolor en el chiquillo?, ¿con que motivo?, ¿alejarlo de ella, obligarlo a atacarla?. Storm retrocedió un paso más, mirando a su alrededor las descargas que el joven emitía, las cuales comenzaban a descontrolarse; si ella no hacía algo, el lugar pronto quedaría deshecho, y lo peor, su interlocutor podría hacerse daño.

-!Detente antes de que te dañes!-

Exclamó la mutante, abriendo las palmas de las manos y haciendo uso de su peculiar don, intentaba a toda costa desviar, de la misma manera, los rayos que Tempest enviaba en todas direcciones, ¿que demonios le estaría haciendo Emma, para que él reaccionara de esa manera?

!Frost!, si eres tu, por lo que mas quieras, !deja al chico en paz!

Storm lanzó un tiro a ciegas con aquel pensamiento, no iba a enfrentarse con el que podría ser su "hijo" sin saber los motivos, además, ¿que ganaba aquella mujer con hacerle daño, con torturarlo de la manera que lo estuviese haciendo?. Ororo se estremeció y cerró los ojos unos segundos, básicamente, estaba atada de manos con aquello, ir a ciegas le impedía moverse con libertad, y más aún, si el origen del chico, es el que ella sospechaba.

Storm

Mensajes : 73
Fecha de inscripción : 30/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sorteando la Tempestad

Mensaje por Emma Frost el Jue Jun 16, 2011 3:10 am

(Off: disculparán lo breve del post, pero la participación de Emma Frost termina aquí... no hay nada más que aportar al evento... pero seguiré leyendo gustosa para saber como termina el asunto.)

La finura de sus dedos parecía perderse con la tensión que ejercía con ambas manos contra el casco que percibía sus ondas mentales para amplificarlas en dirección de la tierra, realmente se estaba aferrando a sostener el enlace telepático con un sobre-esfuerzo que comenzaba a reflejar una dolencia insoportable y como consecuencia del esfuerzo su nariz empezaba a sangrar tal como había sucedido hacía tantos años cuando apenas desarrollaba sus habilidades. Parecía que en cualquier momento abandonaría la comunicación telepática, pero era una mujer instruida por la vida a lograr sus objetivos, exigida más allá del limite, el respeto por si misma le exigía mucho más que un insignificante intento... se demandaba éxito.

Se abstuvo de entrar en contacto telepático con la x-men de albina cabellera pese a la lasciva tentación por la rivalidad o la humillación que podría inducirle bloqueando mentalmente los temibles poderes de aquella quien era considerada la Diosa del Cielo y la Tierra en las tierras que le vieron nacer, podría haberla dejado inconsciente incluso. Sin embargo, suficientemente difícil lo era enfrentar la mente del impulsivo joven como para pretender otro enlace, también guardaba bajo su gélida consideración el placer de dejar incertidumbre en torno a los hechos que se suscitaban.

Finalmente realizo el último esfuerzo por inducir la imagen del discapacitado profesor Xavier sosteniendo la mano de la Diosa africana, representándolo con un semblante severo, demandante, señalando con su mano hacia el joven descontrolado... y... si le era posible, introducir la voz masculina de aquella ilusión demandando a gritos la captura del chico.

«No permitas que escape Ororo!!! ... Debemos capturarlo!!!»

No podía más y era consciente de las posibles consecuencias de continuar, en su vida había ya antes provocado diversas disrrupciones psíquicas capaces de dejar en estado catatónico a cientos de personas en un área considerable; de ningún modo deseaba algo semejante para si misma, tenía mejores planes que rezagarse como un vegetal. Por lo tanto, culmino retirando el instrumento de su cabeza despejando su áurea cabellera y permitiéndose finalmente el descanso para su mente atormentada; consciente de si misma, percibió la tibieza que bañaba su mentón, llevando su diestra a su rostro para revelar le sangrado ante sus ojos... una perspectiva que logró entregarla al enfado, una árida sensación que desapareció ante la perversión de las posibilidades que había creado con sus esfuerzos.

- Ahora, únicamente resta esperar... siempre habrá segundas oportunidades. -

Emma Frost

Mensajes : 167
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 25
Localización : En tu mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sorteando la Tempestad

Mensaje por Tempest el Sáb Jun 18, 2011 3:22 am

*Ante aquel agobiante dolor, el joven testarudo seguía en su trance de dolor, aun disparando sus poderes de forma descontrolada sobre todo lo que podría abarcar. Entre su sufrimiento escuchaba a media la voz de la mujer con capacidades para el clima, no entendía del todo lo que esta decía, apenas escucho unas cuantas palabras.*

-¡NO LO SOPORTO MAS!!!-

*Con fuertes palabras, desencadenaba una ráfaga mas grande de viento seguida de rayos de aun mas potencias, sus acciones pudiera que llamasen la atención de los medios, pero con el clima actual no los encontrarían con facilidad. En la mente del muchacho a pesar del dolor, escuchaba una voz, la cual al parecer le daba ordenes a Storm, sobre capturarlo, eso no le callo en gracia al joven para nada.

Repentinamente el dolor comenzó a ceder como si de alguna forma, la persona que mantenía el ataque, desistiera por el momento, pensó quizás que había debilitado lo suficiente al joven como para retenerlo, este comenzaba a calmarse para mirar a aquella mujer con unos ojos que expresaba bastante dolor e resentimiento, tanto en su mira como en la expresión facial.*


-lo sabia… tu me odias… ¿pero por que me causas dolor?, no es mi culpa… yo nunca pedí esto… yo nunca pedí ser parte de ti… ¿Por qué me odias...?-

*Con esa última pregunta, una pequeña lagrima caía de su ojo izquierdo deslizándose lentamente su mejilla, representando el dolor que sentía al ser atacado prácticamente por su madre. Sin darle oportunidad a que ella se acercara a el, con las fuerzas restante, dio varios saltos en retroceso para luego usar de su habilidad extraordinaria e comenzar a moverse entre las edificaciones, perdiéndola de vista, sin deja rastro algunos en su retirada, sus otras habilidades, le habían ayudado en el pasado a tener escapes exitoso y en este encuentro no seria la excepción*


Spoiler:
Lamento lo corto del post, realmente, no encontré mucho que abarcar en el tema, supongo que la situación en la que estoy actualmente me tiene la cabeza un tanto saturada.

Con este último post, marco el retiro de Tempest de la partida, puesto a lo inestable que esta mentalmente, si se queda más tiempo un escenario seguro es que ataque a Storm y bueno, no es momento para manejar algo así.

De todo modo el personaje saltara a otro tema, donde, si así lo desean, tanto como el grupo de la hermandad como la academia pueden hacer su siguiente movimiento en base al personaje.


Tempest

Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 20/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sorteando la Tempestad

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 3:30 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.