Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» X-Men: Evolución (The RPG)
Miér Jun 17, 2015 12:08 am por Invitado

» X-Men: Evolución (The RPG)
Mar Jun 16, 2015 11:58 pm por Invitado

» Without a Cloak! Elite
Dom Jul 28, 2013 5:23 pm por Invitado

» hola a todos soy SenninIsland
Sáb Jul 06, 2013 5:48 am por senninisland

» [Afiliacion Elite] Sennin Island
Sáb Jul 06, 2013 5:42 am por senninisland

» The Time Turner Rol {Afiliación Élite}
Lun Nov 26, 2012 3:32 pm por Invitado

» ficha júbilo
Dom Nov 11, 2012 10:54 pm por Júbilo

» hogar dulce hogar(2 semanas despues de su llegada)
Sáb Sep 15, 2012 11:26 pm por NadaNadon

» GOTHAM SIN CITY [Afiliación élite]
Vie Jul 20, 2012 2:56 am por Invitado


Noche sin luna

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Noche sin luna

Mensaje por Soma el Mar Jun 07, 2011 2:05 am

Finalmente había llegado a ese lugar, aunque tuvo que esperar todo un día para poder salir sin ser vista. Se acomodó entre los ductos de ventilación y durmió casi todo el día, sólo cuando no escuchó sonido alguno abrió los ojos y se atrevió a salir a explorar, la enbarcación estaba vacía y los motores estaban apagados. Con mucho sigilo apareció en la cubierta quedándo sorprendida con la cantidad de luces y ruido que había en esa enorme ciudad a esas horas de la noche.

- La noche tiene más luz que el mismo día....- Murmuró para ella sintiéndose algo incómoda al darse cuenta de que tendría que moverse, en ocaciones, en lugares iluminados.

Sin perder más tiempo se teletransportó a una de las calles que veía desde la cubierta del barco, sus amplias ropas ricamente adornadas en tonos azules indigo muy parecidos a su tono de piel y bordados plateados, cruzó la fina tela por sobre su rostro y bajándo la cabeza comenzó a caminar tranquilamente por la calle casi vacía de los barrios del puerto.

- Ahora ¿cómo encuentro esa academia?.-
murmuró mirándo discretamente a su alrededor notándo como algunas personas la quedaban mirándo con asombro, aunque Soma no supo decir si su asombro era por sus ropas o porque habían notado que su piel no era muy diferente al tono de sus ropas.

Algo inquieta apresuró su caminar llegándo a un cruce de caminos, la calle estaba bastánte iluminada, pero completamente vacía con algunos papeles movidos por el viento que le daban un aspecto desolador. "Se parece a las calles de las películas de zombies" Pensó riendo suavemente, alzó sus dorados ojos para estuviar a su alrededor, quería una mejor vista de la ciudad para así moverse con mayor libertad. Sonrió al encontrar lo que buscaba, un edificios de oficilas a esas horas vacío con unos enormes jardines en la azotea.

-Así evito las cámaras de vigilancia....y de paso no espanto a nadie....-
Se dijo mientras se movía en silencio hacia un oscuro callejón sin darse cuenta de los tres sujetos que la seguían comentándo el valor de las exóticas ropas de aquella mujer que caminaba en solitario por las calles.

-¿No cree que es muy tarde para que una damita como usted ande sola?- La voz rasposa por el alcohol alertó a Soma la cual cubrió su rostro con la tela azúl con una mano cubierta con la misma tela.- ¿No quiere la dama una buena compañía esta noche?

Soma miró a los sujetos con atención a travez de la tela semitransparente, estaban lejos de tener alguna mínima buena intención. Comenzó a mirar a su alrededor buscándo alguna forma de escapar, ya que no estaba dispuesta a armar escándalo recién llegada a ese extraño país.

Los sujetos se acercaron a lo que consideraban una indefensa mujer extranjera que se había extraviado.... no se daban cuenta de su error, era mujer, estaba extraviada, peroe staba lejos de ser indefensa.

- Mis disculpas caballeros, pero no necesito compañía, muchas gracias, pero les pediría que me dejaran en paz...estoy muy ocupada y tengo un largo camino por hacer.- Les pidió con una voz suave y tranquila con un fuerte acento del medio oriente dándo algunos pasos hacia atrás adentrándose en las sombras.

-Pero podemos acompañarla..a.demás sería mas divertido...- Insistió el sujeto acercándose a la chica enseñándo una navaja.- Tranquila bonita, si no gritas y te portas bien, te prometo que pasarás un buen rato con nosotros.- Amenazó riendo como una hiena hambrienta.

¿Cómo era posible que a menos de cinco minutos de haber llegado a esas tierras ya estuviera en problemas? Le parecía irónico, pero hasta ahora sólo eran tres humanos, no sería gran cosa el salir del lío sin lastimar a nadie.

-¿Nunca escucháste del cuento del diablo que se disfraza en las noches sin luna?.... ¿nunca te contó tu madre que no debes hablar con extraños, poruqe muchas veces no son lo que parecen?
- Mientras hablaba seguía retrocediéndo hasta quedar semi oculta entre las sombras, alzó la vista retirándo la fina tela de su rostro dejándo que sus ojos brillaran en la oscuridad como los de un enorme gato que espera que su presa caiga en la trampa.-... ¿No querías acompañarme?

Sonrió dejándo ver sus colmillos y, para sorpresa de Soma, los sujeton rompieron a reir.

-Otra sucia alimaña mutánte!....- Dijo despectivo casi escupiéndo las palabras mientras que el otro sujeto que hasta ese entonces había permanecido en silencio simplemente atacó a Soma con otra navaja.

En un rápido reflejo Soma esquivó el ataque desapareciéndo en una voluta de humo cargado de sulfuro. Apareció al segundo después en los jardines de la azotea que había visto hacía poco sentándose entre unos arbustos completamente oculta y se descubrió el rostro.

-Vaya....aquí no tienen respeto ni siquiera por las leyendas antiguas....-
Se lamento jugueteando con su cola.- ¿dónde me vine a meter?....

Se lamentó por un momento antes de volver a ponerse de pie sin volver a ocultar su rostro, ya que estaba casis egura de que en ese lugar no había nadie.

- No me queda más remedio que seguir buscándo esa academia....- Dijo con un nuevo ánimo, pero sin moverse.-...aunque no sé por donde comenzar....- Volvió a sentarse.

Soma

Mensajes : 271
Fecha de inscripción : 04/06/2011
Edad : 33

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche sin luna

Mensaje por Exodus el Mar Jun 07, 2011 7:51 pm

Aquí no tienen respeto ni siquiera por su prójimo, han olvidado la figura de los dioses... de todos ellos.- Anunció una voz venida desde atrás. La oscuridad de la noche ocultaba con su velo la presencia de los inhumanos, convocando de su letargo diurno, aquellos seres que no pueden caminar entre los hombres sin el lóbrego cobijo de las tinieblas. Rechazados, solo por ser diferentes; y nadie comprendía mejor aquella sensación, que el heraldo magnánimo y cabeza de los acólitos. Sus pasos resonaron atrás de la presencia tornasol; acercándose a la mutante que se había ofuscado entre la oscuridad y la distancia huyendo de sus perseguidores. - ¿Por qué escapas de ellos en vez de darles una lección ? – Reprochó, evidenciando su figura; Un caballero criado en la época de las cruzadas, un carolingio que por capricho y azares del destino había perdido la oportunidad de vivir en su época, despertando a la vida en un siglo de modernidad que aún no comprendía del todo. Un hermano mutante, que al igual que la damisela hindú, era diferente de las masas por su color de piel, tan resplandeciente como una esmeralda carmesí.

Un prodigioso telepata que no necesitaba de las palabras de su hermana mutante para saber las razones de su piedad. Un deplorable sentido de moralidad en beneficio de una raza inferior, algo que últimamente se hacía más y más común entre aquellos bendecidos con la fuerza de los Dioses terrenales.- Buscas el instituto de Xavier.- Profirió, oteando los pensamientos superficiales de la damisela piel celeste; leyendo sus intenciones como las letras en la página de un libro abierto. – El lugar que buscas no esta tan lejos de aquí… pero ¿Lo que quieres es realmente lo que necesitas? – Cuestiono, posando una profunda e inamovible mirada en ella; como si sus ojos dorados pudieran penetrar a través de su cuerpo y llegaran hasta la misma alma. Pero no eran sus orbes, brillantes como astros, lo que descorrían el velo del profundo saber; su mente prodigiosa, avatar de la telepatía, se vinculo más allá del entendimiento científico con los recuerdos de la viajera hindú. Robando la intimidad de una parte de su historia. Y tal como había imaginado, en ese desfile de memorias se percibía la tristeza de una vida amarga. –Mmh…- Suspiró, discerniendo ese pasado lleno de dolor.- No es sabio ser benevolente con aquellos que te han tratado como un animal. No siempre vas a poder escapar de ellos… eres lo que eres, y por ese simple hecho estas orillada a matar por sobrevivir. Al lugar donde quieres ir, solo alimentaran esa debilidad… sé qué piensas que es un santuario, donde podrás vivir entre los tuyos, cosa que en parte es cierto, pero hombres y mutantes no pueden vivir juntos y en paz, y los mutantes de Xavier no estarán listos para cuando ese día llegue. Yo por otro lado, te ofrezco la oportunidad de integrarte a una hermandad que lucha por preservar el derecho de los mutantes- Avanzó desde su refugio en las tinieblas de la solana, erigiéndose al lado de la dama añil.

Su rostro, que hasta el momento había permanecido lleno de serenidad, encendió un tizón de furia; mirando hacia las calles de la ciudad, más allá de los límites de sus ojos, para observar a través de sus dones mentales, la figura de los tres malhechores que atacaron a “su hermana” de piel tornasol. – Nadie levanta una mano en contra los mutantes en mi presencia.- Susurró con fiereza, mientras un brillo dorado emergía de su mano derecha, levantándola lentamente en un ademan. Con solo desearlo, y a través de la distancia, los hombres fueron maniatados a la voluntad psíquica del cruzado. Una magia sobrenatural, que ante los ojos del bullicio, levanto la figura de los tres espurios hacia el cielo, más allá del techo de los edificios; una distancia que aseguraba una caída fatal, premonición que ellos adivinaban con terror. No solamente los dejo caer, sino que volcó su poder de atracción psionica en contra de la tierra, propulsándolos al asfalto con una celeridad exorbitante. El gritó de la muchedumbre se alzo hasta la terraza, un coro de terror que anunciaba la culminación de la venganza; aquellos hombres ya no molestarían más a los mutantes, ni ocasionarían más daño a los que son de su misma clase de involucionados.- Disculpa mis modales, mi nombre es Exodus.-

Exodus

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 22/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche sin luna

Mensaje por Soma el Mar Jun 07, 2011 8:28 pm

Dió un repingo ante esa voz que provenía desde las sombras más allá de su espalda, se volteó rápidamente a la espera de un nuevo ataque aun sobresaltada por la reacción de los humanos que encontrara en el callejón. Pero las palabras del desconocido le indicaron de que no tenía intenciones de atacarla.

- No tienen la culpa de asustarse.- Contestó con una triste sonrisa.- Para ellos que tienen una mente algo limitada yo soy un demonio de piel azul y no entienden.... su ignorancia los envuelven como un manto que no les permite ver más allá de sus narices. Además no sería capaz de lastimar a unas criaturas indefensas.- Agregó mirándo a la enorme ciudad que estaba a sus pies.

Cuando el desconocido habló nuevamente develándo los pensamientos de Soma, esta le miró algo alarmada. Había escuchado sobre mutantes que leían la mente, pero sinceramente no se sentía cómoda al saber que alguien podía leer sus sentimientos. Alejándose unos pasos cuando vio que se acercaba a ella.

-Lo pasado es pasado, he sabido sobrevivir y llegar ahsta aquí.... No sé si el Instituto tendrá las respuestas que busco, pero he cruzado medio planeta para averiguarlo y nadie me hará cambiar de opinión.-
Le dijo con seriedad y decisión, para después mirarle con severidad.- Y le agradecería si dejara de leer mi mente, en verdad no es una sensación agradable o que me haga sentir cómoda ante un desconocido....- Le pidió sin ser grocera, pero directa y algo desconfiada.

Le siguió con la mirada dándose cuenta de que miraba a los sujetos que la habían abordado momentos antes.

- ¿Qué haces?.-
Preguntó algo inquieta al ver que alzaba la mano y promunciaba esas palabras.- No, ¡que harás!...¡ellos no me hicieron daño!-

Miró horrorizada como los tres sujetos eran lanzados al vacío ante los gritos de pánicos de la gente que estaba presente, muchas voces se alzaron acusándo de inmediato a algún mutante. Soma se dejó caer de rodillas en la orilla de la azotea, no le gustaba la violencia y este desconocido había matado... había visto morir a gente, otra vez.

-No...esto está mal....-
Murmuró sin prentar mucha atención a la presentación de Exodus.- Cuando miraba la TV pensaba que los humanos tenían un problema, pero ahora veo que ambos la tienen.... humanos y mutantes se han sumido en una guerra sin cuartel... No me extraña que los humanos nos teman si ven que los suyos mueren en nuestras manos...

Se puso de pie con lentitud sin separar sus aterrados ojos de la calle donde los cadáveres destrozados de los sujetos estaban siendo cubiertos con plastico negro.

- Si esta es la naturaleza de la hermandad que me ofreces.....- Dijo mirándo a Exodus con absulota tristeza en sus ojos dorados.-...lamento tener que rechazarla, crecí en un hambiente esteril y violento....y no quiero más violencia...- Explicó alejándose un par de pasos volviéndo a cubrir su rostro con el velo azul Indigo.- Lo lamento.....en verdad....

Se quedó a una distancia prudente de Exodus a la espera a una respuesta o de alguna oportunidad que le permitiera marcharse en paz.

Soma

Mensajes : 271
Fecha de inscripción : 04/06/2011
Edad : 33

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche sin luna

Mensaje por Exodus el Miér Jun 08, 2011 5:26 am

¿Y marcharas sin rumbo en esta ciudad? –Curiosidad con respuesta evidente, para un extranjero del otro lado del mundo, solo le quedaba deambular por la inmensa Nueva York. Cobijada por la noche, sin rumbo cual fantasma en pena. Su postura gallarda; tan inamovible como la roca esculpida, se cruzo de brazos, asumiendo una actitud de odio y revancha hacia los hombres de la ciudad, tan pequeños e indefensos, y al mismo tiempo ingenuos y soberbios, creyentes del dominio absoluto de la tierra, declarándose jueces de la vida o la muerte de aquellos que no entienden. – No pasara mucho antes del amanecer… esto no es la India, esta ciudad ajetreada no tiene escondites a los cuales asirse durante la luz del día. Estas en la capital más poblada del globo… y la mayoría de sus habitantes nos odian. Te lincharan solo por ser diferente.- Adjunto con seriedad, advirtiendo sobre la amenaza más persistente que enfrentan los suyos; la xenofobia. La supervivencia era la fuerza que debería mantener unida a la raza mutante; el bien común de todos los que comparten dones inhumanos, y no obstante, el miedo se hacía presente como siempre. Sin necesidad de posar sus ojos dorados en la mujer, supo que estaba retrocediendo… sin leer su mente, adivino que sus razones eran guiados por el miedo y la desconfianza.

Sorpresivamente, el adalid esmeralda avanzó un paso más allá, traspasando el filo del terrado hacia lo que debiera ser una caída segura, pero en vez de ello, las proezas de su poder mutante asemejaban las del mesías cristiano; quién camino por el agua. Y ahora, el mutante conocido como Exodus, jactaba de caminar por el aire como quién lo hace por una calzada.- No necesito acudir a los menesteres de mi habilidad para saber el miedo que he ocasionado en ti. Pero ¿Qué piensas exactamente? ¿Qué soy un bárbaro o un salvaje?... sí, es lo que me dicta la lógica, pero soy más que eso, soy un cónsul de mi raza, un emisario que lleva justicia para los que no tenemos derechos en la actual sociedad. Escucha sus gritos, sí pudieras leer la mente de esas personas comprenderías mi posición… no, de hecho sin ello deberías poder hacerlo, nos tratan y nos consideran como animales.- Era la voz del sentido común lo que paladeaba en sus oraciones. Sus métodos, sus actos de venganza estaban más allá de la simple masacre, era el único medio por el cual los “mutantes” podían hacerse valer y escuchar en un mundo que les discriminaba. Eran acciones de justicia primitiva, adecuados para blandirse contra una raza ahora primigenia.

No te obligare a venir conmigo a la hermandad, podría, y sin embargo conservo tu derecho de elección, aunque sepa que te estás equivocando. Las puertas de mi maestro siempre estarán abiertas para todo mutante, sí cambias de opinión podrás acudir a nosotros.-Dijo, deteniéndose en medio de la nada. Flotando sobre el vacio como un espectro de los bajos mundos. Repicó la mirada, nuevamente a las facciones de la damisela; bendita con una belleza celeste, ídem a las esbeltas deidades del oriente. Un molde diferente al de cualquier hombre mortal, y causa de rechazo en un mundo arbitrario. – Pero antes abre tu mente… déjame mostrarte las injusticias que han visto mis ojos.- Fue en ese momento que sus ojos se cruzaron de frente con los de ella, y en el brillo dorado que resplandecía de los unos a los otros, el legionario carolingio despidió hacia ella los recuerdos preservados en su mente, permitiéndole acceder a ellos en un desfile infausto del dolor mutante que se vive en esa ciudad: El pasó de los mártires linchados muchas veces frente al congreso, por civiles, policías o soldados… sin piedad para niños, hombres o mujeres, despojados de sus derechos por un solo “crimen”; ser mutantes. Apedreados y golpeados. Acribillados por el plomo, o abatidos por el fuego de una bomba cacera. Por cientos, el rostro y el dolor de mutantes fallecidos fueron imprimidos hacia la mente de la ninfa piel cobalto.- Bienvenida a Nueva York, la urbe más poblada de la nación más poderosa del mundo, y un infierno para todos los mutantes.-

Exodus

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 22/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche sin luna

Mensaje por Soma el Lun Jun 13, 2011 9:37 pm

-No sin rumbo.....tengo un objetivo...- Le dijo manteniéndo el semblánte tranquilo, aunque se notaba cierta precaución hacia Exodus.- Me las arreglaré, esta ciudad es ajetreada y parece que nunca duerme, pero deberías visitar Mumbai....no será capital, pero tiene muchos más habitántes que esta ciudad...

No terminó la frase ahogándo una exclamación de sorpresa al ver que ese enorme sujeto daba un paso al vacío, ella también avanzó con la idea de prevenirle, pero se detuvo en la orilla sintiéndo como un fuerte viento de altura empujaba su cuerpo levemente hacia atrás arrancándo con fuerza el velo que cubría sus cabellos y parte de su rostros. Se quedó quieta manteniéndo el equilibrió cual gato en una almena, en un acto reflejo por mantener este equilibrio su cola quedó al descubierto cuando salió de sus amplios ropajes para ser un contrapeso. Pero una vez controlado lo del equilibrio se sentó tranquilamente en la orilla de la terraza con los pies colgándo al vacío.

- No es miedo hacia ti...- Aclaró mirándole, por primera vez, a los ojos y con el rostro despejado dejándo a relucir el suave tono azulino de su piel y sus prominentes y albos colmillos cuando hablaba.-...Fue la sorpresa ante tan violencia y crueldad hacia los más débiles...- Se acomodó algunos mechones salvajes que estaban presa del viento antes de volver a mirarle con una suave sonrisa.- No creo que seas un salvaje...si lo fueras no estaríamos hablando y simplemente me habrías atacado sin pensarlo. Y, si eres un emisario de los mutantes veo que tu forma de dar la misiva está equivocada...según veo. Tampoco quiero que pienses que vengo de una tierra dónde no saben que es un mutante... muy al contrario, pero ellos nos ven como reencarnaciones de sus dioses, nos temen y nos restepan. Es así como debería ser aquí también, pero atacándo a esos seres inocentes y débiles sin un motivo los asustas y como toda criatura asustada puede atacar con una sorpresiva violencia.

Como una buena indú Soma era fiel creyente del Karma y de como todo se devuelve, tanto lo bueno como lo malo. Así que para los ojos de ella Exodus estaba equivocado completamente.

- ¿Quién es tu maestro?.- Preguntó curiosa, pero su curiosidad aumentó cuando mensionó lo penúltimo.

Sus miradas se cruzaron y Soma se sintió como atrapada por un huracán de imágenesque se sobreponían unas a otras en una rápida sucesión que hacían que los dorados ojos de Soma se movieran de un lado a otro como los de un felino tratándo de hubicar a su presa entre una bandada de aves. Las imágenes de las guerras y batallas no la afectáron tanto como las visiones de niños mutantes siendo linchados o cazados....como le hubiera pasado a ella misma de no haber huido de ese cazador.

- ¿Por qué nos odian tanto?....


Murmuró la pregunta que seguramente cada mutánte se planteaba tarde o temprano, sacudió la cabeza en un intento de librarse de las imágenes cerrándo por fin sus ojos y llevándose als manos instintivamente a los odíos si el sólo sonido del viento lastimara sus tímpanos. La última visión que tuvo fue la de una niña llorándo acorraladaen una cerca por otros niños con palos y piedras, la niña pedía ayuda, pedía que no la lastimaran que ella era normal. Pero con la primera pedreada unas llamas azules cubrieron su cabello y todo su cuerpo....Soma vió como la niña se hacía un ovillo tratándo de protejerse de la lluvia de piedras y los palos que los crueles niños le lanzaban.

- YA BASTA!!!

Les gritó a los niños de su visión alargándo la mano hacia la niña que no estaba allí realmente haciéndo que perdiera el equilibrio y cayera al vacío.
- Bienvenida a Nueva York, la urbe más poblada de la nación más poderosa del mundo, y un infierno para todos los mutantes.-
Soma abrió los ojos sólo para ver la perspectiva de ese mutante desde su caída y cerrándo los ojos nuevamente....desapareciendo en una voluta de humo azul.

[Tema Cerrado]


Soma

Mensajes : 271
Fecha de inscripción : 04/06/2011
Edad : 33

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche sin luna

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 12:53 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.