Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» X-Men: Evolución (The RPG)
Miér Jun 17, 2015 12:08 am por Invitado

» X-Men: Evolución (The RPG)
Mar Jun 16, 2015 11:58 pm por Invitado

» Without a Cloak! Elite
Dom Jul 28, 2013 5:23 pm por Invitado

» hola a todos soy SenninIsland
Sáb Jul 06, 2013 5:48 am por senninisland

» [Afiliacion Elite] Sennin Island
Sáb Jul 06, 2013 5:42 am por senninisland

» The Time Turner Rol {Afiliación Élite}
Lun Nov 26, 2012 3:32 pm por Invitado

» ficha júbilo
Dom Nov 11, 2012 10:54 pm por Júbilo

» hogar dulce hogar(2 semanas despues de su llegada)
Sáb Sep 15, 2012 11:26 pm por NadaNadon

» GOTHAM SIN CITY [Afiliación élite]
Vie Jul 20, 2012 2:56 am por Invitado


Cita con el Destino

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cita con el Destino

Mensaje por Polaris el Mar Jun 07, 2011 2:55 am



Spoiler:
Recomendación: escuchar la canción mientras leen !
6:30 pm

Lorna Dane estaba frente al espejo de tres paneles que tenía en su habitación. Vistiendo una bata de baño color naranja y con una toalla verde aceituna enrollada a modo de turbante en torno a su cabeza, ofrecía más el aspecto de una zanahoria gigante que el de una joven de 20 años. El pensamiento se le hacía bastante gracioso, pero su buen ánimo quedaba desplazado debido a una creciente e inesperada nostalgia quizás motivaba por la canción que en esos momentos escuchaba y a la cual había dejado con orden de repetición.

Spoiler:


Su mente divagó unos instantes antes de recordar que tenía que verificar el resultado final del tinte castaño que se había aplicado sobre el cabello aquella misma tarde. Y al retirar la toalla, su cabellera cayó en ondas oscuras, húmedas, hasta más allá de media espalda y sobre el pecho. Sonrió satisfecha pese al suspiro que quedó atrapado en su garganta. No podía permitirse ser objeto de burlas y señalamientos por parte de otras personas, especialmente esa noche. Esa noche tendría una cita.

El tocador vibró durante unos segundos, como si un pequeño temblor hubiese tenido lugar, mas se trataban de las emociones de la joven cuyos molestos recuerdos se habían manifestado en la forma de un misterioso fenómeno que afectaba todo objeto compuesto por elementos de origen ferroso.

Todos murmuraban a sus espaldas, incluso en su presencia. Habían sospechas sobre Ella, fundamentadas en la aparición de individuos con facultades especiales considerados potencialmente peligrosos. Aún podía escuchar a aquellos ignorantes compartir bromas acerca del color de su cabello y de su comportamiento retraído. Sólo encontraba Paz en la Biblioteca, bajo la luz tenue de una lámpara sobre la mesa menos frecuentada y un libro entre sus manos. Se esforzaba por ser particularmente huraña, poco dada a la plática pese a que “desgraciadamente” -según Ella- resultaba atractiva para el sexo opuesto, especialmente para los jóvenes que se sentían atraídos por las chicas “raras” y que casualmente eran las mejores de su clase. En su corazón, una herida aún sensible clamaba por alivio... Deseaba fervientemente -aunque Ella intentaba enterrar dicho anhelo en lo más profundo de una autoconvencida indiferencia- que el chico con el que se encontraría esa noche, fuese diferente. Que no fuera un idiota intentando ganar alguna apuesta; que quisiera aprovecharse de Ella o de sus conocimientos académicos....

Miró el reloj.

6:47

-¡¿Qué?! ¡Joder!...¡¿Por qué esto tiene que pasarme siempre?¡- Exclamó alarmada. Una vocecilla habló en su cabeza <sabes que dejas todo para último y te distraes muy fácil>. No tenía remedio.

Se suponía que debía encontrarse con su cita a las 7:15 en el Starkbucks. Aún no sabía si quiera que ropa usaría, no se había maquillado y con toda seguridad su cabello sería un desastre en pocos minutos si no lograba domarlo utilizando la crema para peinar -Y eso le tomaría unos 3 o 4 minutos-, además aún desconocía cuánto tiempo le tomaría llegar hasta allá.

Se despojó de la bata. Sin necesidad de utilizar la potencia física para abrir el armario, su voluntad emergió de Ella como una fuerza invisible envolviendo las partículas metálicas que componían las pequeñas ruedas que ayudaban a desplazar las puertas de madera; magnetizándolas, sometiéndolas a sus deseos y repeliéndolas generando una carga de igual polaridad, con la cual apartó también los ganchos en los que su ropa colgaba, sacándolos uno a uno y armando las posibles combinaciones que su mente improvisaba con rapidez.

Seleccionó unos jeans de talle bajo que sabía que serían una molestia a la hora de tomar asiento pues habría de cuidar que su ropa interior no se escapara y quedara a la vista de algún curioso. Habían sido un regalo. Una blusa de tela delgada, negra y de tirantes, con un escote conservador -no quería parecer desesperada-. Su chaqueta favorita, una pieza de cuero negro con una cruz en la espalda trazada con tachas metálicas. Unas botas del mismo color que le llegaban unos centímetros bajo las rodillas y para completar el conjunto, una bufanda alrededor de su cuello. Haría frío. Maquillaje sencillo, sólo delineador negro y máscara de pestañas.

Spoiler:

Estaba lista. Se sentía como un soldado presto para la guerra. Segura de sí misma, “armada” con su color favorito; condiciones atmosféricas ideales. Volvió a mirar el reloj.

7:05 pm.

-....!!!!!!....-

Salió corriendo de su casa.



Polaris

Mensajes : 38
Fecha de inscripción : 06/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita con el Destino

Mensaje por Emma Frost el Mar Jun 07, 2011 8:20 pm

Gustaba de pensar en aquella sala como su propia sala del trono desde la cual observaba y dirigia su reino extenderse más allá del horizonte donde era coronado por la curvatura terrestre, un panorama anteriormente exclusivo de los físicos aventureros de las misiones espaciales más ahora resplandecía como un brillante y engemado regalo del Amo de aquel Reino más alla de los cielos y ahora su Aliado.

«¿Aliado en que sentido?» pensó para si misma mientras se reclinaba hacia atrás sobre el respaldo de aquel sillón al más estilo post-moderno, o futurista, diseñado para que pudiera pasar cómodamente varias horas abusando del potencial de aquel instrumento concebido para que únicamente la Reina Blanca lo usara.

De ningún modo hubiese aceptado salir del mundo al cual estaba tan glamorosamente acostumbrada sin haber traído consigo algunos varios de sus lujos y comodidades como lo era el dulce vino rosado que descansaba su placentero perfume en una copa de fino cristal entre sus dedos delicados; cruzando sus piernas descansaba mientras indagaba dentro de si misma la cadena de sucesos que la habían conducido hasta ese momento y ese lugar mientras su habilidad telepática mantenía atención omnipresente en las ciudades mas importantes del país que tanto disfrutaba por su relativa abundancia. Fue entonces que su parte telepática respondió a la pregunta... como uno de los miembros cabecilla del HellFireClub, había apoyado sus ideales de dominio mundial por exactamente la misma razón; una motivación que no alcanzaría simplemente sentándose a esperar en su despacho de la Academia de Massachusetts, aun cuando los jóvenes mutantes siguieran encontrando tras sus muros el refugio de un mundo que no los comprendía.

Esa era la respuesta, la razón por la que se encontraba amplificando su habilidad para encontrar a otros mutantes cuyas habilidades fueran tan sobresalientes como para servir a sus planes y la razón por la cual, por mucho que deseara llevar consigo hasta Avalon o a Massachusetts a tantos mutantes pudiera sin importar que sus habilidades no fueran verdaderamente útiles o poderosas, debía ignorarlos por un tiempo para poner atención a los mejores prospectos que pudieran ayudarla. No se trataba de crear refugios o santuarios, apoyo las ideas de dominio mundial para que No hubieran más razones para que los mutantes tuvieran que esconderse y encontraran un mundo nuevo que los apoyara en la aceptación y el desarrollo de sus habilidades; la Reina Blanca no buscaba extender el reinado de su academia, ni crear otras más, buscaba que el mundo mismo fuera su academia.

Mientras que los humanos persistieran en sus iniciativas y proyectos anti-mutantes, la hermosa telepata persistiría encontrando a quienes posean el poder de hacerles frente. Aun cuando su brillantes la había conducido a haber encontrado a los lideres de aquellos proyectos e inducirlos telepaticamente a retrasarse, se había dado cuenta ya que no era una medida suficientemente absoluta para garantizar la seguridad de los otros de su especie; pues los subordinados, los allegados, los familiares e incluso había muchos casos de experiencias traumaticas que condujeron a dichos cabecillas a dirigir el las políticas anti-mutantes. Contraría a los métodos de algunos homólogos de la causa, no se consideraba a si misma en favor del asesinato de sus enemigos; como una Reina, prefería métodos mucho más elegantes y efectivos.

Pero en aquel momento su atención telepática se refreno como un bólido lo hiciere ante un accidente inminente, enfocando toda su atención en lo que acababa de "presenciar" en la introspección proyectiva de en su mente. Estaba contemplando a una joven mutante disponiendo de lo que parecían poderes telekineticos de un modo demasiado natural, pero había algo demasiado peculiar e incluso familiar en el modo que la mente de aquella joven controlaba ese don. Valiéndose de sus habilidades para abrirse paso dentro de la mente y pensamientos ajenos potenciada por la maquina amplificadora que estaba utilizando, realizo un sondeo dentro de la mente de aquella joven para examinar - e incluso vivienciar - el método a través del cual lograba aquellos pequeños milagros.

- Joder! ¿Sera en serio!? Debe estar de broma! - exclamo en alto y totalmente contrariada por el enfrentamiento de su escepticismo contra su satisfacción personal por aquel hallazgo; pero no era una mujer que se dejara a si misma al azar o a las suposiciones, examino profundamente los recuerdos de la jovenzuela reviviendo el modo que esta empleaba para manifestar aquella "telekinesis" tan peculiar hasta saciar su curiosidad por completo.

- No! Definitivamente... es cierto... ¡esta chica podría tener los mismos poderes que Magneto!

En ese momento aquella conclusión pareció cobrar un significado amenazante, si existía otra mutante con los mismos poderes del nombrado Maestro del Magnetismo, podría convertirse en una oponente igual de temible que su actual Aliado, podría incluso lograr contrarrestarlo y cancelar sus poderes en alguna batalla decisiva. La poderosa telepatía se había enfrentado a diversas situaciones similares, por mucho que le pesara a su ego no era la única telepata del mundo, donde aun cuando sus oponentes no le daban la talla para un enfrentamiento directo si habían logrado ponerla en situaciones incomodas cancelando su control sobre otras mentes o bloqueando la incursión mental a ciertos pensamientos de codiciada importancia. El punto en aquel momento era que si aquella joven poseía habilidades similares su valioso aliado, lo más inteligente era inducirla a apoyarlos en lugar de enfrentarlos «Si es que enfrentarnos es posible...» concluyo para sus adentros con su clásica sonrisa de suficiencia.

De inmediato retrajo su atención telepática para amplificar su percepción, poder ubicarlo y así finalmente transmitirle las buenas noticias; pero en su intento comprobó que incluso con la amplificación de sus poderes no lograba vencer aquel molesto artefacto que revestia inalcanzable la mente del poderoso aliado «Más sabe el Diablo por viejo que por diablo... » ... Por lo que finalmente la Reina Blanca debió conectar los instrumentos de proyección telepática con la comunicación interna valiéndose sencillamente de sus pensamientos acatados al pie de la letra por la gigantesca maquina, y así poder enviar el mensaje por el método convencional hasta la sala donde se encontraba su codiciado interlocutor.

- Magneto. He encontrado a una mutante quien estoy segura que su poder será de invaluable interés para ti... su nombre es Lorna Dane y parece que de casualidad posee TU poder... aun que claro, Ella misma No lo sabe, creo que sería toda una revelación para ella si conoce a alguien con su mismo... "problema" - enfatisaba aquella palabra para hacerle saber que la joven no disfrutaba de ser diferente a las demás.

Emma Frost

Mensajes : 167
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 25
Localización : En tu mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita con el Destino

Mensaje por Polaris el Miér Jun 08, 2011 12:46 am

Detestaba profundamente que el autobús se detuviera para recoger a otros viajeros justo cuando necesitaba que avanzara más rápido, haciendo que la ansiedad se acumulara cada vez que comprobaba la hora en el reloj de su teléfono celular. Lo que veía entonces era siempre un punto a favor a su teoría de que el tiempo transcurría de manera sorprendentemente veloz al desear lo contrario. Los números parecieron burlarse de Ella desde la pantalla cuya luz iluminaba y realzaba el verde de su iris, divirtiéndose con su enfado.

Inspiró aire, lo exhaló ampliamente durante unos segundos luego de que percibiera que la parte superior del vehículo emitía un chirrido metálico al hundirse una porción de la misma precisamente ubicada sobre su cabeza. Miró hacía arriba esperando mostrarse tan perpleja como los otros ocupantes del transporte que hubieran podido escuchar aquél ruido. Seguramente pensarían que algo había caído sobre el autobús, pero no importaba demasiado... Mientras éste siguiera avanzando no había nada deno que preocuparse.

<Contrólate... deja de ser tan volátil...> se recordó.

Cuando miró a través de la ventanilla a su derecha, descubrió que ya habían llegado a la siguiente parada. Su parada. El autobús dejó de moverse y Ella descendió pensando que tal vez su cita estaría esperándola allí, pero era una idea absurda... demasiado pedir para un joven de la generación a la que Ella pertenecía -aunque realmente desconocía su edad-. Se sorprendió a si misma decepcionada pese a que no era ninguna sorpresa que Él o cualquier otro no hubiera decido esperarla. Y con un suspiro, caminó dando largas zancadas a través del bulevar que la llevaría hasta el local en el que habían pensado encontrarse. No pudo evitar pensar -entre tantas posibilidades- que Él no estaría ahí tampoco, pero esa idea no la afligió ya que aún podría disfrutar de un frappe a solas.

<Sí... tu y tus fantasías. Y con toda certeza vendrá un chico guapo de la nada y querrá hacerte compañía..¿Verdad?... Bah, soñar no cuesta nada>

Estaba a unos metros de la entrada del café cuando distinguió en la distancia una figura familiar... Y, atractiva...Sam...Vestía unos vaqueros de color negro, una playera a juego; una chaqueta de piel con un interesante degradado en café, negro y blanco. Unas muñequeras en cada brazo. Sí, era del tipo chicos que solían interesarle. La línea blanca de sus dientes quedó a la vista cuando sonrió al reconocerla a Ella, que a diferencia de Él estaba más avergonzada que alegre.

-¡Lo siento mucho! Perdí la noción del tiempo.. Además....Ese condenado autobús... - calló unos segundos mientras recuperaba el aliento- ay en serio... discúlpame-

-Jajaja, no seas tonta.. Yo también acabo de llegar- Respondió Él relajado y evidentemente entretenido con su preocupación. -¿Vamos adentro?-

-Sí...- El rostro de Ella había enrojecido. Esperaba que al otro lado de la puerta del local hubiese un agujero en el cual pudiera arrojarse.

Entraron, el lugar contaba con una agradable iluminación. Aroma de café en el aire. Postres de todo tipo en la vitrina... Tuvo que humedecerse los labios al intentar imaginar su sabor. Sillones oscuros dispuestos elegantemente en el lado izquierdo; mesas pequeñas en el derecho y una más alargada para los que quisieran trabajar un rato en sus portátiles.

-¿Que te gustaría? Sé que te gusta el americano tradicional- Preguntó su acompañante.
Toda la vida había sido algo indecisa, pero era cierto... Le gustaba el americano y caliente. Pero estaba también el frappuccino, y su favorito... El frappe de té verde... -Emn...Mejor un frappe de té verde, tengo mucho sin probarlo. Me encanta- Sus ojos parecieron brillar.

-Jaja, Ok... no lo he probado. Yo pediré un frappuccino, ve a sentarte...yo iré a ordenarlos.

Eligió los íntimos y mullidos sillones que había visto al entrar. Tomó asiento. Su mirada paseo por los rostros de las personas que ocupaban el lugar. Parecían tan tranquilos, como si el mundo en el que vivían fuera ajeno a ellos, enfrascados en sus conversaciones, en los libros que leían, en el periódico que estudiaban de forma crítica. <¿Es posible que alguno de ellos sea un mutante?> Se sentía como una intrusa.

-Volví- Él había regresado. Le entrego el frappe y tomó asiento a su derecha, muy cerca...peligrosamente cerca. -Cuéntame...¿Cómo has estado?-

-Bien... Normal... ¿que más podría haber hecho aparte de estudiar? Los profesores se han puesto demasiado molestos con respecto a las evaluaciones ¡Hemos tenido exámenes toda la semana! Ya me harté- Echó la cabeza hacía atrás, apoyándola en el respaldo del asiento con exasperación.

-Sí, estamos igual... yo no tengo ganas de hacer nada, es más...decidí no darme mala vida y estudiar un poco antes del examen...- Lo decía con tanta naturalidad... Ojalá ella pudiera sentirse igual. De hecho, ya había aplicado esa estrategia...varias veces, pero aunque pudiera mostrarse despreocupada, en realidad la idea de reprobar la acosaba.

-Jajajajaja..bueno... si a ti te sirve... Yo odio cuando me entregan el examen y me doy cuenta de que de haber estudiado más podría haber obtenido mejor calificación.

-Pero tu eres inteligente, lo sabes... deberíamos presentar una tesis que hable acerca de cómo las calificaciones realmente no representan nuestro nivel de inteligencia.-

-Jajaja...Podría...- Calló cuando escucho la voz de un reportero en la televisión.

“-Un nuevo disturbio por parte de los mutantes ha tenido lugar...-”

Instintivamente volvió la mirada a Sam. Su rostro estaba contraído por el enfado, sus puños apretados. Había dejado el vaso sobre la mesita frente a ellos.

-¿Qué sucede?...-Preguntó Ella con un hilo de voz.

-¿No te molestan esos fenómenos? No deberían existir, son un peligro para nosotros, los humanos, las personas normales...- “Fenómenos”... Sintió que se le encogía el corazón. Había algo peor que un aprovechado, y eso era un fan de la causa anti-mutante... En ese momento comprendió que el “cuento de hadas” había llegado a su fin, la realidad volvió a abofetearla y con ganas... Percibió cómo la mano de Él se deslizaba detrás de sus hombros. Dejó de sentirse a gusto a su lado y por reflejo se movió lejos de Él.

-¿Qué te pasa-Parecía más disgustado.

-Violas mi espacio personal...- Le dedicó una mirada fulminante, aunque disimulada por el gesto de haber enarcado una ceja.

La mesa había comenzado a vibrar. Las cadenas que Sam tenía en el cuello se retorcieron y adhirieron a su piel amenazando con cortarle la respiración...

Polaris

Mensajes : 38
Fecha de inscripción : 06/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita con el Destino

Mensaje por .Magneto el Miér Jun 08, 2011 6:16 am

La declaración que había escuchado de la poderosa telepata continuaron resonando en su mente cada minuto desde que había asumido la decisión y responsabilidad de devolver su presencia a la superficie terrestre; en cada paso a través de la fortaleza que había erigido más allá de las posibilidades de la raza inferior que les precedía como monumento de la supremacía mutante, cada gesto que dirigía como inspiración a todo homologo que le acompañaba en aquel santuario, y cada palabra con la cual dejaba manifiesto de su voluntad incuestionable, había dispuesto un mausoleo pétreo que sepultara hacia sus adentros la preocupación que sembraba la posibilidad de confirmar sus temores respecto a la joven mutante. El tiempo apremiaba y no concedería la posibilidad a ser superado por las circunstancias o las casualidades, por lo cual había extraído de su mente la solución con mejores posibilidades mientras que durante su avanzar se enfocaba en refinar cada detalle de sus próximos movimientos.

Ante su presencia las compuertas reforzadas se abrían con premura como esclavos azotados por el látigo inmisericorde de su Señor, Amo y Maestro de la fuerza elemental que les gobernaba a nivel molecular; hasta que se encontró en una de las salas de dirección donde se estudiaban las circunstancias y posibles estrategias a seguir para cumplir con los planes de liberación de la raza mutante, pero entre aquel gabinete de acólitos sobresalientes por su uniforme particular quienes ante la presencia del maestro del magnetismo se erguían en respeto. La presencia del Señor a quien respetaban no había acudido a aquella sala en carácter supervisor, en ese momento su voluntad servía a un inquietante propósito que no seria revelado sino hasta que las circunstancias lo apremiaran.

- No tengan cuidado, vuelvan a sus ocupaciones... Amelia Voght, tú me acompañaras. - demando de una sobresaliente fémina de cabellera color carmín y en cuyo rostro se mostraba un inquietante gesto de desafío; pese al que debió sobreponerse separándose del grupo y acudiendo al llamado que le exiliaba de la sala antes de cruzar el umbral que le dejaría a solas con aquel hombre quien reconocía como su líder mientras sus propósitos fueran afines.


- ¿Qué desea Lord Magneto de mi ahora? - cuestiono con un tono desafiante

- Vas a acompañarme a la superficie terrestre, nos llevaras usando tus habilidades de teletransportación. Hasta las coordenadas que he transferido a tu dispositivo de localización.

- No soy una maquina de ciencia ficción Magnus, mi habilidad depende del desplazamiento Astral, necesito ver hacia donde voy a teletransportarme.

- Precisamente esa es la razón por al que lo transferí a tu dispositivo y no simplemente te las comunique verbalmente. Además es sencillo, vamos a California en los Estados Unidos de Norte América.

La pelirroja consulto la microcomputadora que disponía en su áureo brazalete del cual únicamente requirió accionar algunos botones antes de que este generara una proyección holográfica cual pese a su absoluta nitidez monocromática tampoco concedía una idea clara del destino al que debía dirigirse; ante la expectativa, levanto su mirada desafiante hacía los orbes cefireos de su señor escrutando el menor indició de que aquella demanda fuese alguna clase de mofa o broma. Sin embargo, de algo conocía a aquel hombre sobre cuyos hombros habían depositado las esperanzas de toda la población mutante de ĺa nación que dio nacimiento y el privilegio de la mutación a la pelirroja y sus compañeros exiliados; jamás nunca bromeaba... no titubeaba... era la viva encarnación de una voluntad inquebrantable que reforzaba una capacidad de decisión impenetrable, era la clase de liderazgo que debía liberar a su pueblo, y esa era la razón por la cual la joven Amelia se obligaba a seguir cada una de las decisiones de aquel hombre.

- Intentare acercarnos lo mejor que pueda, pero no te hagas grandes expectativas. Suficientemente complicado es teletransportarnos desde tu fortaleza espacial, como para todavía me pidas que vayamos a "ningún lugar"

- Hazlo, se que lo harás bien. - concedió con cierta falsedad enmascarada por un carisma rebosante de confianza.

Las manos curtidas por el crudo pasado de la neo-mutante se postraron sobre el pecho esculpido en la dedicación incansable del Bastión de la raza mutante antes de desatar los poderes que les transformaban en un vapor psionico y cuya representación podría despertar los mas antiguos mitos sobre la hechicería, en tan solo unos segundos todo rastro de aquella pareja bermelina había desaparecido de la estación espacial proyectándose astralmente a través de los centenares de kilometros de altura y otros varios miles cruzando las fronteras terrenales hasta materializar su presencia en las proximidades de su destino donde aquel vapor psionico color carmín les traía de vuelta a sus existencias en el plano de la materia adquiriendo los cálidos matices del distante atardecer sobre sus cuerpos materiales. Mientras la implacable pelirroja consultaba su dispositivo para confirmar la lejanía de las coordenadas de destino hasta finalmente realizar los cálculos sobre dirección, trayectoria y distancia que habían provocado el margen de error antes de dirigirse con premura a su acompañante.

- Estamos cerca, pero aun tenemos que movernos algunos kilometros... no hay problema, solamente nos teletransportare de nuevo - se apresuro a corregir como buscando adelantarse a cualquier clase de sentencia sobre una supuesta incompetencia de su parte.

Finalmente se encontraron ante la humilde construcción labrada en maderas regionales al estilo conservador de los suburbios americanos, una fachada decorada con colores vivos que transmitían cierta alegría pese al réquiem de luces que interpretaba el ocaso. Para aquel quien era capaz de percibir la firma diamagnética de los seres vivos incluso a una distancia de 50 millas, no represento desafio alguno percatarse de que la joven que encarnaba sus preocupaciones no se encontraba dentro de los muros de aquel hogar.

- ¿Estas segura que este es el lugar?

- Tanto como Tú lo estés de haberme dado las coordenadas correctas; este es el lugar de esas coordenadas. ¿Que hacemos en este paraje tan... "provinciano"?

- Esperaremos pacientemente al regreso de una joven mutante que localizo Emma Frost hace una hora.

.Magneto

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 31
Localización : en el foro

Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/erik_lehnsherr_

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita con el Destino

Mensaje por Polaris el Jue Jun 09, 2011 11:13 pm

Se llevó las manos al cuello intentando desesperadamente desprenderse de la cadena que en esos momentos amenazaba con asfixiarlo. Su rostro adquiría un tono rojizo debido al esfuerzo que aquello representaba. Ella deseó con fervor ser capaz de hacerlo callar para siempre, quiso hacer del silencio lo único presente en ese lugar. Anhelo poder hacer que dejaran de moverse, que dejaran de mirarlos. En realidad sería bastante sencillo, aún no había explorado el alcance de sus habilidades, pero al presenciar el modo en el que el chico frente a Ella parecía a punto de desvanecerse, supo en lo más profundo de su ser que podría hacer... Cualquier cosa. Sólo tenía que esperar un poco más... sólo un poco más... sólo tenía que traspasar el límite.

Las venas en el cuello del desafortunado humano comenzaron a distinguirse. La imagen resultaba tan dramática que seguramente podría ser digna de una fotografía o largometraje. Trató de deslizar los dedos debajo del collar y al lograrlo por apenas unos centímetros, fueron visibles las marcas de los eslabones, como un tatuaje poco ortodoxo. Ella parecía haber caído en un profundo trance motivado por la fascinación que implicaban las posibilidades de lo que consideraba una maldición. Pero, despertó. Tocó tierra. El miedo se apoderó de Ella.

Otros habían llegado ya. Un joven ingenuo trataba de aplicarle la maniobra de Heimlich a su acompañante creyendo que su visible ahogamiento se debía a trozo de comida o hielo atorado en su garganta. El segundo indicaba a la operadora del número de Emergencias la dirección del local. No, no era capaz. El miedo heló cada uno de sus músculos al percatarse de lo que estaba a punto de hacer. La cadena cedió, se despegó por completo y el muchacho se aferró a la vida entre jadeos. <Dios...¿pero qué estaba haciendo?>. Su sentido de autoconservación se activó al percibir las miradas que poco a poco se posaron en Ella, por lo que sin despedirse o decir palabra alguna, salió corriendo del café.

<¿Cómo es que fui tan tonta...Tan descuidada?> <Lorna, sabes bien que aunque no quieras admitirte débil , la muerte de ese idiota habría caído como un peso sumamente difícil de cargar para ti, aún no eres lo suficientemente fuerte, no lo eres...así de simple> Era verdad. Decidió no tomar el autobús. En las calles, la vida seguía su curso. Los taxis se detenían, recogían pasajeros. Las familias paseaban juntas. Los amigos reían y hablaban sobre ir a alguna Disco. Las parejas caminaban tomadas de la mano. Normal, humana y pura simpleza. Misma que parecía estar vedada para Ella. Una sensación fría e inesperada se apoderó de ella junto con un escalofrío cuando pequeñas gotas de agua empezaron a caer desde el cielo. A la distancia pudo escucharse el retumbe de un trueno. Justo lo que faltaba. Ya había dejado de correr, pero aceleró el paso mientras subía la cremallera de la chaqueta. Evitando todo lo posible llamar la atención.

La sirena de una patrulla. El aire escapó de sus pulmones azotada por la idea de ser capturada, estudiada. La paranoia. La patrulla siguió su recorrido de rutina. Sentimientos persecutorios. Era su culpa. El calor de la ira subió a través de su cuerpo, desde su estómago... Se odió. Maldita conciencia, maldita cobardía. Los pozos de agua en el asfalto, producto de la lluvia que había caído durante la tarde, evidenciaban la que se avecinaba.

Andaba ya sobre la acera junto a los jardines minimalistas de las casas que comprendían el suburbio en el que vivía. Sus cabellos estaban húmedos. Su moral en el suelo. Debería correr para evitar quedar empapada, pero el pensamiento de que la lluvia tenía cualidades purificadoras se sobrepuso. Debía de haber algo que la hiciera sentirse mejor, menos sucia. El hecho de estar enfadada consigo misma resultaba también una ventaja.

-¿Quiénes...? ¿Qué...? - Temor instintivo. Dos figuras estaban frente a su casa. <¿ya habran vuelto?> pensó extrañada. Sus padres generalmente regresaban mas tarde de sus respectivos trabajos. Se acercó, cautelosa.

No, en definitiva no se trataba de sus padres adoptivos, pero eran un hombre y una mujer a los que no reconoció. Suspiró aliviada. Después de haber visto tantas series policíacas sabía, que a pesar de que habían parejas de delincuentes, por lo general era más frecuente que éstos fuesen hombres, ya sea uno o dos. Su actitud cambió. El gesto de su rostro se endureció e inexplicablemente ganó un par de años de edad cuando finalmente llegó frente a ambos extraños.

-¿Puedo ayudarles en algo? ¿buscaban a mis padres?- .Sin protocolos sociales. Ningún “buenas noches”. De cualquier manera ellos no deberían estar postrados de noche frente a su casa.

Polaris

Mensajes : 38
Fecha de inscripción : 06/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita con el Destino

Mensaje por .Magneto el Vie Jun 10, 2011 2:21 am

Ya había pasado un buen tiempo desde que aquel poderoso y brillante hombre había manipulado el espectro electromagnético alrededor de ambos para que sus atavíos no llamaran demasiado la atención, cubriéndolos por la imagen de otros mucho mas discretos; no existía ningún temor hacia la humanidad en el universo interno del poderoso mutante, su preocupación provenía única y exclusivamente del cuidado con el cual deseaba manejar la introducción con la joven mutante. Durante aquel tiempo, un hombre normal hubiese percibido la incomodidad del hermético silencio entre ambos mutantes a la espera, pero la mente de aquel hombre perpetuaba meditativa en las circunstancias y las palabras que debería utilizar para aquella situación; en ocasiones su mente se perdía en las posibilidades conduciéndolo a considerar las consecuencias de un paso en falso, si no conseguía influir en la decisión de aquella joven amenaza debería destruirla.

Cuando los cielos comenzaron a conceder el fresco saludo de su hálito divino decantándose como gotas de humedad se dio cuenta que no sería lo más apropiado mantener su casco bajo el camuflaje electromagnético, pues su cabello permanecería seco e impermeable, pero tampoco podía permitirse dejar sus planes al descubierto de aquella poderosa mente cual incluso al otro lado del país no sería desafió encontrarlo y leer sus planes; bajo ninguna circunstancia podía permitírselo en ese momento, debería correr el riesgo de presentar una irregularidad tan particular mientras perpetuaba su posición contemplativa.

La pelirroja quien le acompañaba no escatimaba en demostrar su impaciencia, había pasado de permanecer cruzada de brazos a comenzar a golpear el suelo con su pie en plena expresión de su inconformidad ante el hermetismo de aquel quien aun necesitaba reconocer como su líder, y como tal, no podía atreverse a cuestionar sus ordenes; ya en el pasado había sido testigo de primera linea de lo que sucedía cuando se desafiaba al maestro del magnetismo, por mucho que aquel avatar de poder se contuviera siempre ejecutaba las demostraciones de su poder con un toque malévolo, incluso aterrador.

- ¿Es indispensable mi asistencia para esta misión? - no pudo contenerse mas, sentía que cada segundo que pasaba se distanciaba de la situación de su pueblo, una perspectiva que la sometía a la ansiedad.

- Sencillamente creí que te vendría bien un poco de aire fresco; así que No Amelia, puedes retirarte a Avalon con los demás Acolitos, pero deberás volver a mi llamado. ¿Esta claro?

- A sus ordenes maestro Magneto... - declaraba con elegancia de etiqueta, casi aristocrata, había sido instruida para seguir ordenes y el protocolo militar era el común denominador. Finalmente la escultural pelirroja se desvaneció en un vapor de tonos carmín que se disolvió en solo un par de segundos.

Finalmente escucho el timbre de una voz femenina y joven recién emergiendo de la adolescencia en transición, demandando respuestas; poco mantenía el maestro del magnetismo de costumbres "sapiens", había pasado por alto el hecho de que esperar con semejante diligencia terminaría por despertar mas sospechas de las que pretendía. Ahora solamente quedaba iniciar el duelo...

- Buenas noches Lorna Dane... Tu madre me conoció como Erik, Erik Lehnsherr... Ahora se me conoce como Magneto, soy un mutante como tú, he venido ahora porque ya no será seguro para ti ni para ningún mutante seguir viviendo entre los humanos. Debes venir conmigo...

Mientras declaraba cada una de sus palabras no pudo evitar escrutar cada detalle del rostro delicado, la semejanza con Susanna Dane le había conmovido profundamente; pero debía mantener su dicción en alto como el líder mutante que, desde su perspectiva, necesitaba el mundo. Al mismo tiempo mantenía perpetua vigilancia sobre las reacciones de su acompañante, su subordinada y a quien no le pemitiria cuestionar su posición. Concluyendo con su dictamen a la espera de la reacción por parte de la joven.


.Magneto

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 31
Localización : en el foro

Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/erik_lehnsherr_

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita con el Destino

Mensaje por Polaris el Vie Jun 10, 2011 3:34 am

<Pero...¿Y este hombre quién se cree que es? ¿que "DEBO" ir con Él? estará delirando?> Inmediatamente su espíritu reaccionó en modo defensivo ante aquella demanta tan exigente que esgrimía el hombre de cabellos albinos. Era rebelde, testaruda y sobre todo sensible a las órdenes sin sentido. Quizás no siempre reaccionaba con hostilidad, pero sí que la demostraba de manera pasiva. Su lengua fue la primera en liberarse tras un segundo de sorprendido silencio.

-¿Pero quien se cree? ¿como es que se aparece frente a mi casa y viene a decirme que es lo que "Debo" hacer?- Respondió visiblemente ofendida.

No dijo más. Un vacío la arremetió en la boca del estómago al azotarla con la certeza de que había cometió un error. Gesticuló un ahogado "Ah...". Se sintió mareada tal como si hubiera recibido una mala noticia <¿Mutante?...¿Como yo?..¿Mi Madre?> En su impulsiva mente, volvió a vivenciar la escena anterior. Volvió a escuchar -esta ves con atención- las palabras del Extraño frente a Ella.

"Tu madre me conoció como Erik, Erik Lehnsherr... Ahora se me conoce como Magneto, soy un mutante como tú, he venido ahora porque ya no será seguro para ti ni para ningún mutante seguir viviendo entre los humanos. "

<¿cómo es que sabe mi nombre? ¿cómo es que conoce madre? yo no se lo he dicho a nadie...Y nadie sabe que soy una mutante...>... -Lo...siento...discúlpeme..pero...Ya va, es que no entiendo - Habló entrecortadamente. No sabía que decir o qué preguntas hacer...Y sin lugar a dudas sería estúpido preguntarle a Él cómo debería reaccionar Ella luego de lo que había dicho.

Pero se quedó en blanco y su cuerpo "activó" el único dispositivo de autodefensa que conocía al punto de ser inherente. A nivel subconsciente, la percepción psicofísica de los campos electromagnéticos a su alrededor quedó a disposición de un temor irracional. Unas cuantas palabras fueron suficientes para afectar el equilibrio que la joven mutante poseía sobre la realidad y lo que se negaba a aceptar. Y dicha perturbación dejó indicios en la materia que componía el entorno. Cerca de ellos, la válvula de un hidrante salió despedida con velocidad imperceptible, dejando a su paso un chorro de agua que salía bajo presión.

Algunos postes de luz se retorcieron adquiriendo formas dignas de una pintura surrealista. Mientras que otros perdieron la facultad de ofrecer iluminación.

La expresión de perplejidad que tenía pintada en el rostro, desapareció una vez que fue consciente del movimiento realizado por su cuerpo al haber retrocedido un par de pasos. Despertó. La "alerta" que se había autoimpuesto en el caso de estar perdiendo la razón, dio resultado. Y recobrando la calma, exhaló un suspiro. Miró a su interlocutor con el ceño fruncido.

-Lo siento, pero no puedo irme con usted así como así... En primer lugar, no sé de lo que está hablando, no son motivos suficientes para mi-

Polaris

Mensajes : 38
Fecha de inscripción : 06/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita con el Destino

Mensaje por .Magneto el Vie Jun 10, 2011 4:31 am

Sus sentidos se mantenían concediendo la atención para la joven y escultural mutante, el veterano maestro de una de las fuerzas que rigen al universo percibía cada variación dentro de un radio de decenas de millas como un sexto sentido extraordinariamente afinado hasta el punto de poder cuantificar la intensidad de cada variación; desde la simple presencia de cada pieza metálica desde pernos hasta carrocerías de automóviles, las variaciones energéticas como el flujo eléctrico a través del alambrado público, hasta los campos electromagnéticos generados en ese momento por la prodigiosa mutante constriñendo las aleaciones metálicas aledañas; finalmente había conseguido la prueba que necesitaba para confirmar las sospechas de su telepata aliada, se aseguraría de recompensarla de un modo u otro por aquel talento tan refinado.

Ya había tomado la decisión sobre el curso de los eventos en escena, continuaria solo unos minutos mas con el método verbal en un intercambio de ideas e ideales desde el cual pudiera inducir los pensamientos de la joven justo hasta las deducciones propias del Maestro del Magnetismo sobre la necesidad de la insurgencia mutante contra el dominio humano.

- Este país ha dejado de ser seguro para nuestra raza; se que entenderás... los humanos han creado maquinas para cazar y matar mutantes Lorna, llamados Centinelas, son colosales androides sin sentimientos, sin sentido común, sin sentimientos de culpa y provistos de armas concebidas para aniquilar mutantes muy poderosos. Si realmente valoras la seguridad de tus padres adoptivos, no los vas a arriesgar a vivir la persecución que la raza humana iniciara en nuestra contra. Fue esa la razón por la que obligue a Susanna, tu madre, a alejarse de mi... porque yo era perseguido y yo no deseaba que se arriesgara al peligro que los radicales anti-mutantes suponían... esos desgraciados persiguen con especial perseverancia a los mutantes más poderosos... como lo somos nosotros, tu y yo.

Fue al enunciar su última revelación que se dispuso a revelar parte de su naturaleza asumiendo en plena consicencia que la joven mutante sería capaz de percibirlo más allá de solamente la imagen ante sus ojos; desplegando un campo electromagnético que aumentaba de intensidad y se elevaba desde el asfalto en la calle provinciana, mientras en especial armonía sus manos a cada costado comenzaban a levantarse a la par de sus brazos plenamente extendidos hacia los lados, en los alrededores a todo lo largo de la calle comenzaron a elevarse los automóviles obedeciendo a una fuerza elemental más poderosa que la mismísima gravedad. Sus ojos celestes miraron brevemente hacía cada dirección como indicándole a su semejante hacia donde debería prestar atención, sosteniendo aquel fenómeno lo suficiente para que ella pudiera sentirlo más que solamente verlo; pese a que aun permanecía desconocido cuan desarrollado estaba el poder de la joven mutante.

.Magneto

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 31
Localización : en el foro

Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/erik_lehnsherr_

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita con el Destino

Mensaje por Polaris el Dom Jun 12, 2011 12:24 am



La lluvia no había cesado. Su ropa estaba ahora húmeda, fría y adherida a su cuerpo como si se tratase de una segunda piel. El agua definía las ondas de su cabellera color chocolate. De tanto en tanto escuchaba el sonido de una puerta al cerrarse. La paranoia la mantenía en constante estado de alerta, pero en ese momento casi resultaba imposible la idea de que alguien pudiera salir a caminar a esas horas. Se estremeció al imaginar a los Centinelas postrados frente a su hogar esperando al regreso de Ella.. Pero más que sólo esa cuestión, había algo extraño en el modo en el que El citaba a su madre. Las sospechas comenzaron. Y lo siguiente...Simplemente fue impactante. Sintió un cosquilleo. No pudo evitar recordar el efecto de la gravedad sobre el cuerpo al estar en un avión, pues más que un mero hormigueo, experimento la sensación de estar siendo elevada del suelo, pero sus pies estaban firmemente colocados sobre éste. No era ella quien estaba desafiando las leyes físicas, sino los autos apostados en los alrededores.

Abrió más los ojos, sorprendida, más que asustada...Fascinada. Sus labios se abrieron mientras tenía una “visión”. Ése podía ser su futuro. Ella podía ser capaz de controlar sus habilidades. Supo de inmediato que aquél hombre tenía el mismo poder. Lo sentía, sentía a esos autos como extensiones de sí misma. No era la única... aunque, con toda seguridad resultaba normal que una misma habilidad se manifestara en individuos diferentes.

-Tu...usted.. ¿me ayudaría a controlar mi poder...?- Preguntó intentando enmascarar la luz de esperanza que apareció en su ojos con el semblante serio que había adoptado.

Poco a poco se sentía más convencida. Sus padres adoptivos podrían decidir si tener un hijo propio . Se desharía de ellos , dejaría de representar una carga económica para el modesto sueldo de éstos. Ya no tendría que ocultarse, ni teñirse el cabello. Podría ser Ella misma con toda libertad. Las posibilidades desfilaron provocativamente ante sus ojos. Decidió no esperar a la respuesta de Él.

-Está bien... iré con usted...- Sintió a su corazón crecer en el interior del pecho. Feliz, segura y sonriente; finalmente había tomado una decisión, una elección que sin duda cambiaría el curso de su vida. Y lo siguiente, fue la lógica. Él conocía a su madre, tanto Él como Ella misma poseían la misma habilidad. Tal vez...

No. Sus padres habían muerto en un accidente.

Polaris

Mensajes : 38
Fecha de inscripción : 06/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita con el Destino

Mensaje por .Magneto el Lun Jun 13, 2011 5:25 pm

Si existe un gran maestro inexistente pero omnipresente lo era el tiempo, consejero ancestral para largas dinastías y gloriosos imperios, cuyo única condición requiere atención que trascienda la carne perecedera; aquel sabio antiguo se había convertido en el fiel consejero del Amo del Magnetismo a lo largo de las décadas, compartiendo experiencias, precediendo decisiones y actos para guiarlo sensatamente hasta sus objetivos. Aun pese a aquella solemne sociedad, las existían ocasiones donde había sufrido la derrota o la decepción por ignorar los sabios consejos de la experiencia, cuando había concedido mayor crédito a sus impulsos o a su soberbia.

No podía asegurar la veracidad sobre la suposición respecto a la conveniente coincidencia en sus poderes y la relación con la madre de Lorna, Susanna Dane; pero existía una sensación de compenetración, igualdad homogénea, alguna clase de intercambio reciproco entre ambos que escalaba o profundizaba en todos los niveles de consciencia del heraldo albino, y podía sentirlo a plenitud fundirse en la conexión cual fuera su naturaleza mística o genética.

- Te ayudare a sentirlo y desarrollarlo, los seres humanos no son capaces de discernir la diferencia entre Controlar y Limitar; y me temo que toda tu vida se ha regido por los dogmas de la sociedad humana.

Afortunadamente aquel momento se había agraciado por la sabía reflexión del precedente a con sus otros hijos, cuando había demandado lealtad por derecho cual obligación so pena de muerte. La discusión después de la revelación acerca de los lazos de sangre que les unían había resuelto en una derrota que clamaría sus consecuencias por el resto de su vida; un error que no podría permitirse por segunda ocasión. El único factor de duda, lo eran los poderes de sus otros hijos y la áspera hermeticidad cual polaridad inversa fuera de su control; con ellos, sus hijos, no percibía la misma sensación de unidad, edificando un mausoleo de incertidumbre con respecto a todas las posibilidades.

Aquellos automóviles tan solo representaban herrumbres huecos carentes de sentido o valor para el Amo del Magnetismo, sostenerlos bajo su control perdió sentido al escuchar la decisión de la joven mutante, Lorna Dane, cual dulce e inocente tono concedió la belleza de Guirnaldas de victoria para aquel momento que cobro una sonrisa al semblante severo que se asumía esculpido a perpetuidad en el rostro de quien ahora se convertiría en su guía y maestro. Trayendo la obvia consecuencia del descenso de aquellos herrumbres mecánicos en el unisono del golpe seco de sus llantas contra el asfalto, ninguna alarma se había disparado puesto que había embargado la permeabilidad energética de sus circuitos.

- Estas tomando la decisión correcta Lorna... ahora te llevare al santuario que he construido para nuestra raza, un palacio por encima de los cielos lejos del alcance bélico o discriminatorio de los humanos. Cierra los ojos, enfoca tu mente y tus sentidos en percibir como influye mi poder entre nosotros... así comprenderás un poco más tu propio potencial .

Había considerado volver a su santuario estelar valiéndose de las habilidades de quien le había acompañado en un principio hasta aquel lugar; pero la inocente pregunta que había clamado por el control sobre aquel poder mutuo le inspiró a cambiar de planes.

Al concluir, aquel hombre coronado por la blancura de su cabellera como una representación encarnada de su poder, y aun a ojos de humanos comunes y corrientes representaba la larga odisea de su vida, rodeo a ambos mutantes con campos magnéticos que influían a través de la carne y el hueso alcanzando la masa casi insignificante del hierro en el torrente sanguíneo; pese a su escasa presencia, era suficiente para inducir el fenómeno de levitación en ambos cuerpos. En consecuencia, su disfraz electromagnético desapareció al instante revelando sus verdaderos atavíos de combinación bermellón y purpura coronados por la insignia de batalla que le concedía una relativa inmunidad a los asaltos telepáticos.

Su profundo hermetismo reclamo que desviara la mirada hacia el firmamento, pero la profunda conexión que compartía con aquella joven clamo por su compasión obligándolo a tomar la delicada mano femenina con relativa firmeza pretendiendo suavizar los temores que la primera experiencia pudieran encarnar en Ella. Manteniendo una aceleración constante, la velocidad de ambos se incrementaba conforme ascendían; pero ambos se encontrarían imperturbables por un momento perpetuo suspendido dentro de un campo electromagnético esférico que les mantenía herméticos de los cambios de temperatura y presión atmosférica, lo que fuera de aquella burbuja lumínica pudieran representar violentas turbulencias para las aeronaves convencionales, para ellos tan solo sería una brisa inofensiva.


Última edición por Magneto el Lun Jun 13, 2011 5:47 pm, editado 2 veces (Razón : Le dí formato, agregue la perdida del "camuflage electromagnético" al inducir la levitación)

.Magneto

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 31
Localización : en el foro

Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/erik_lehnsherr_

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita con el Destino

Mensaje por Polaris el Mar Jun 14, 2011 12:10 am

Instantes previos a Él tomarle de la mano, había llegado a pensar que su tacto sería extremadamente regio, frío como el mármol, pero para sorpresa de Ella, éste era humano. El calor que su cuerpo emanaba podía ser comparado con aquél producto de la cercanía con una ardiente hoguera. Despedía seguridad y singular familiaridad. Confío en Él pese al temor de la primera sensación de ingravidez. Y en acto reflejo, oprimió más la mano del que ya consideraba su Maestro.

Una pequeña fracción de conciencia habló desde el interior de su mente a medida de que la distancia con el suelo se hacia cada vez mayor. Él era un extraño. Un mutante que encarnaba la convicción y sabiduría mismas. Que había sido capaz de encontrarla. Que había elevado al unísono objetos sumamente pesados como si se tratasen de plumas siendo movidas por la brisa. Y que ahora planeaba llevarlos más allá de las estrellas. Era peligroso -con dicha conclusión una persona sensata se hubiese distanciado- pero Ella no tenía miedo. Ya no lo tenía...

A veces soñaba que volaba. Atravesaba kilómetros surcando los cielos, caía en picado y volvía a elevarse. La brisa acariciándole el rostro. El Sol iluminándola con su cálida incandescencia. Poder, el Poder era estar por encima de todos, por encima del mundo. En dichas ocasiones, cuando soñaba, momentos más tarde despertaba sobresaltada debido al impacto de su cuerpo contra el colchón de la cama. Pensaba que tenía que ser algún tipo de efecto post-sueño, e incluso hasta una demostración subconsciente por parte de su mente desequilibrada. Pero los hechos que tenían lugar en el presente, despejaron toda duda, aunque fuera ignorante de cómo obraba el maravilloso milagro que estaba teniendo lugar. Mantuvo los ojos cerrados tal como su Mentor había indicado.

Deshaciéndose de los pensamientos que invitaban al abandono ilusorio. Asentando los pies en la realidad de una superficie inexistente, poco a poco iba siendo consciente de sí misma, de cada parte de su cuerpo, de cada dedo, de cada hebra de cabello. Pudo sentirlo. Siempre fue perceptiva y sensible a las fluctuaciones de las fuerzas invisibles a su alrededor. Y el poder de su Maestro era algo que podía incluso ser palpado. Tan intenso que pasaba a través de Ella, tomando posesión de las células de su cuerpo.

Entonces, la curiosidad pudo más. Abrió los ojos. Primero vino el vértigo y luego la sorpresa, seguida de cerca por la admiración. Ya no estaba soñando, realmente estaba sucediendo. Contempló las luces de la ciudad como gemas preciosas brillando debajo de Ellos. Fueron cubiertas por las nubes. Arriba, hacía arriba. El resplandor albino y crepuscular de la luna iluminó su rostro, conmovió su corazón. Resplandecía misteriosa en medio de un halo de tonalidades rojizas que hacía contraste con la oscuridad azulada del firmamento. Lejos de la civilización, las estrellas se rindieron ante la soberana de las horas nocturnas. Tan cerca y tan lejos.

-Conoceré mi Don... daré lo mejor de mi para un día poder alcanzarte. - dirigió su mirar esmeralda a los zafiros del heraldo purpura y escarlata.

Polaris

Mensajes : 38
Fecha de inscripción : 06/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita con el Destino

Mensaje por .Magneto el Mar Jun 14, 2011 11:53 pm

Admiro en aquellos ojos esmeralda una inocencia capaz de blindar el corazón del miedo a la joven mutante; tal vez una mente menos experimentada hubiese creído que encontraba valor en ellos, pero el rostro de la doncella poseía rasgos suaves y su piel era delicada, también se considero sugestionado por la posibilidad de que fuera realmente su hija y deseaba ver solamente inocencia.

- ¿Alcanzarme? Quizá mi apariencia sea la de un hombre de 30 a 40 años, pero he invertido mas de 3 décadas desarrollando mi poder.

Su ascensión supero finalmente la estratosfera marcando un momento de crucial importancia dado que únicamente disponían del aire contenido dentro de su campo electromagnético. Maravillosamente distante en el horizonte podía apreciarse la curvatura terrestre, los limites del reino mortal habían sido superados por el poder de su raza superior recibiéndolos en aquel reino rebosante de la fuerza mas poderosa del mundo, capaz de mantener la vida a salvo de las tormentas solares y la radiación cósmica, del cual se había auto-proclamado heredero y monarca absoluto: la magnetosfera.

- Este es nuestro reino Lorna, donde la humanidad no puede sobrevivir; ahora, a nuestro alrededor, se encuentra el campo magnético mas grande y poderoso, la magnetosfera se extiende por cientos de km por encima del mundo y lo rodea por completo. Cuando logres dominar este campo magnético, podrás considerarte cercana a mi poder.

Conforme la distancia se cerraba con premura, desde la lejanía podía admirarse el majestuoso santuario estelar aproximándose gradualmente aun cuando su velocidad desafiaba la velocidad de aeronaves intercontinentales. Mismo que pese a su colosal tamaño, no guardaba reservaciones en elegancia, pues incluso a la distancia podían apreciarse sus inmensos ventanales y torres de sustento. Cuando se encontraron a tan solo unos metros se manifestó una colisión eléctrica de peligrosa intensidad, destellando luces y relámpagos, resultante del encuentro entre los campos electromagnéticos del Amo del Magnetismo y el propio del santuario desarrollado para mantener inmaculada la integridad del titan estelar.

Finalmente su travesía había culminado con su descenso dentro de un hangar despejado donde les aguardaba un androide desprovisto de piernas pues poseía la tecnología para levitar con autonomía. Detrás de ambos se cerraron las colosales puertas mas semejantes a un robusto y exagerado blindaje, permitiendo a los sistemas de sustento presurizar el hangar con la atmósfera artificial.

- Bienvenido sea Amo Magneto - les recibo con un entusiasmo artificial y fríbolo protocolo - la cámara se ha presurizado satisfactoriamente, ahora pueden respirar con comodidad y confianza.

- Lorna, te presento a Ferris, mi sirviente robotico; él y sus duplicados se encargan de los sistemas en nuestro santuario. Bienvenida a Avalon... - Continuo ahora dirigiéndose hacía el asistente automata - Ferris, la señorita Lorna Dane tendrá accesos y privilegios Nivel-4; aun que para disposición de sustento y habitación será clasificada en Nivel-5 - sin embargo, sintió la inquietud por aclarar lo recién dicho para su nueva huésped, por lo que volvió a dirigirse a la joven mutante - Finalmente, Lorna... para que no te confundas y este claro, actualmente solo hay dos "homo-superior" Nivel-5: Exodus y Emma Frost... los privilegios Nivel-6 son solo mios. Si puedes entenderlo por lógica, los niveles de seguridad también corresponden a la jerarquía.

- Entendido, privilegios asignados... - después de la confirmación verbal, el androide proyecto un inofensivo scaner láser para guardar el registro ocular de la doncella esmeralda - registro completado. Según las coordenadas y zona horaria del contacto de la señorita Dane, su organismo debería estar experimentando el cansancio de las 22hrs; sin embargo no se tienen registros sobre sus preferencias personales ni pertenencias para ambientar su habitación.

.Magneto

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 31
Localización : en el foro

Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/erik_lehnsherr_

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita con el Destino

Mensaje por Polaris el Miér Jun 15, 2011 9:17 pm

<Debo estar soñando, sí sólo puede ser eso... > Todo lo que veía sólo podía ser posible en una película de ciencia ficción: el pequeño y encantador robot parlante, el lugar mismo, el motivo por el cual era posible la vida humana en él. Su nombre... "Ávalon". A pesar de todo, se esforzó para no parecer demasiado impresionada, para no dar la impresión común de una quinceañera. Mas, fue incontenible el impulso de presumir que no era nada tonta.

-Ávalon...la isla en la que habitan las Reinas de las hadas... donde reposa Arturo Pendragon. Excelente nombre.-

Recordó los cuentos que había leído en la infancia, las películas sobre el mítico Rey portador de la espada Excalibur. A su modo, entendío por qué había su mentor dado ese nombre a la fortaleza especial. Ávalon era el reino de las hadas, hogar de criaturas fantásticas y poderosas. Una isla alejada de la civilización mortal. Ella y el resto de los mutantes pertenecían a dicho grupo selecto.

Pero...¿Por qué merecía Ella tener tan elevados privilegios?, probablemente se debía a la poca población presente en aquél santuario tan magnífico. Por "orden de llegada" quizás. Ya podía imaginarse a los muchos mutantes que vendrían después y que poseerían comodidades inferiores. Y aunque pudiese imaginar otro millar de razones, curiosidad continuaba calando hacía lo más profundo de su mente hasta casi convertirse en un malestar. Una ansiedad. ¿Hasta los seres más poderosos necesitaban regirse por un orden social?. Resintió el cansancio, puede que sólo fuese sugestión.

-¿Por qué se toma tantas molestias conmigo?- Cuestionó al hombre de vestimentas rojizas, haciéndolo con seriedad.

Horas atrás sólo había pensado en sí misma como una joven huérfana con la mala suerte de haber resultado además un fenómeno. Y Ahora, en lo que para Ella fue un "parpadeo" estaba en una estación espacial frente a un robot y a lado de un hombre que poseía los mismo poderes que Ella <De acuerdo, no soy un bicho raro que llegó tarde a la repartición de buena fortuna>. Pero eso no era todo. ¿Ahora tenía los privilegios de una princesa? No tenía recuerdos de haber inhalado sustancias alucinógenas, probablemente Sam había puesto algo en su Frappe. Se descubrió presa de un "shock" ligero y pasivo.

Polaris

Mensajes : 38
Fecha de inscripción : 06/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita con el Destino

Mensaje por .Magneto el Jue Jun 16, 2011 1:00 am

(off: lo deje corto para permitir una continuidad mas fluida)

Cada momento que la miraba, cada palabra que escuchaba de la joven esmeralda, arrastraba la mente del hombre hacia aquel tormentoso pasado que le había forjado con martillo inmisericorde y el gélido yunque de la indiferencia; como veterano sobreviviente a la guerra de la vida, contaba con sobrada experiencia y de esta comprendía que el pasado representaba un valioso oráculo del que una mente preparada podría prever los acontecimientos consecuentes. «¿Será miedo?» se cuestiono a si mismo por sus reservas, más era cierto que temía la misma reacción que sus otros hijos habían espetado en su contra al momento de revelar los lazos de sangre que les unían; si las palabras de los mellizos eran verdad, sus resentimientos hacía su padre provenian esencialmente del maltrato que les había sometido antes de descubrir la conmocionante revelación... no existía modo de que les hubiera tratado del mismo modo de haber conocido su relación desde un principio, siempre es diferente mirar a un extraño como un potencial empleado que a un hijo propio... Sin embargo, esa no era la situación con la hermosa damisela, en ese momento tenía la oportunidad de anticipar y prevenir un desastroso deja-vu.

Finalmente se decidió por asumir las consecuencias de su inquietante impaciencia, una fuerza interior de ilimitado poder clamando por doblegar la prudencia de su supuesto Amo. Levanto ambas manos para despojarse personalmente del casco que revestía su semblante como un señor de la guerra para permitirse revelar su representación más "humana", sin engaños que lo mostraran dócil o común y corriente, vistiendo los atavíos de su verdadera identidad como uno de los señores mutantes más poderosos... giro hacia su acompañante y dirigiendo su mirada directamente a los ojos esmeralda con intención escrutadora, analítica de todo detalle que revelara sus reacciones a lo que revelaría a continuación.

- Lorna, ¿No lo sientes? Yo soy tu padre... Compartimos mucho más que solo la casualidad de un Don en común, nuestro poder solamente lo poseemos Tú y Yo en todo el mundo, y quizá en todo el universo.

.Magneto

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 31
Localización : en el foro

Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/erik_lehnsherr_

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita con el Destino

Mensaje por Polaris el Jue Jun 16, 2011 1:36 am

Su corazón dió un vuelco en el interior de su pecho. Las piernas amenazaron con fallarle luego de ser abatida por un mareo repentino, fugaz...

< Mi Padre...Mi Padre....Lorna, Él...>

Pero en realidad sabía que no era una idea descabellada. De hecho, esa era la explicación, la única explicación a todo lo que había sucedido. Sintió miedo, no por Él, sino por el profundo sentimiento que la embargó luego de haber recuperado el control sobre sus delgadas extremidades.

Alivio, cariño y una gratitud que había hallado rival en el reproche. Después de todo, aún siendo su padre no había preferido llevarla a Ella junto a Él desde un principio. Pero... Al miralo, al estudiar sus facciones y escuchar sus palabras, no encontró motivo para continuar alimentando el enfado ahora que Él estaba allí. Era su padre, y... era un mutante como Ella. Mientras que los padres que había dejado miles de kilómetros atrás, en la Tierra, se hubieran escandalizado apenas lo hubiesen notado.

- No sé... No sé que decir... ni siquiera qué preguntar...me lo has dicho todo ya. Y...Lo entiendo.... Supongo entonces que, ya no importa, el pasado ya no importa...lo que importa es que... usted..digo...tu, Padre...estás aqui.... Ahora...-

Polaris

Mensajes : 38
Fecha de inscripción : 06/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita con el Destino

Mensaje por .Magneto el Jue Jun 16, 2011 2:11 am

Bastaba una mirada escrutadora para comprender la imponente y avasalladora impresión que representaba semejante afirmación en la delicada e inexperta mente de una joven recién emergiendo de la adolescencia. Pero incluso más allá de tal perspectiva, el Amo del Magnetismo percibía con total claridad las fluctuaciones en el campo electromagnético, concretamente se había enfocado en las reacciones de la joven esmeralda y percibió con total claridad la aceleración del flujo sanguíneo a través de su cuerpo; de cierto modo, culpable de sus tendencias controladoras o quizá victima de su tendencia paternal, indujo magneticamente aquel flujo a disminuir su avidez intentando tranquilizarla indirectamente.

- Paciencia Lorna... - requirió con cortesía - Te responderé cualquier pregunta que hagas, si realmente quieres conocer la respuesta; pero, aquí No... acompáñame ahora. Concluyo para con su joven heredera antes de devolver su atención al exánime sirviente.

- Ferris, solicita a Frost que tome imágenes sobre las preferencias de Lorna... en caso de alguna respuesta no favorable, recuérdele que así se hizo para ella y este Santuario no se erigió por egoísmo. Retírate.

- A sus ordenes Magnus Rex... confirmó el platinado autómata antes de retirarse por las compuertas y perderse en los pasillos. Tras de este, el paso silencioso del hombre cuya purpura capa ondeaba con su avance prosiguió dirigiéndose hacía sus propios aposentos; una habitación distante pero diseñada para permitirle el descanso de portar aquel simbólico casco del que se había desprovisto voluntariamente.

.Magneto

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 31
Localización : en el foro

Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/erik_lehnsherr_

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita con el Destino

Mensaje por Polaris el Jue Jun 16, 2011 3:51 am

Imaginar que alguien era capaz de invadir su privacidad con la facilidad que las palabras de su recien revelado padre dejaban entrever, causó en ella un ligero estremecimiento. Siempre había sido celosa de su intimidad, pero entendía perfectamente que en aquél momento, sus pensamientos estaban de más, por lo que decidió limitarse a seguir a su progenitor. Estaba dispuesta a escuchar todo lo que él tuviera que decir.

El silencio que acompañaba el recorrido de ambos, era denso, lleno de expectativa. Al menos para Ella. Se preguntó como estarían sus padres adoptivos. Seguramente preocupados, llamando a la policía o algo así. Ya se le ocurriría el modo para hacerles saber que se encontraba sana y a salvo, ya que de momento, lo más importante radicaba en lo que su padre diría. Si es que realmente se trataba de eso.

Él poseía un aura muy comprensiva, protectora. Intento llevarle el paso al colocarse de trás de El,.

-¿que hacen los mutantes que viven aquí ahora? ¿llegarán más verdad? -

Polaris

Mensajes : 38
Fecha de inscripción : 06/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita con el Destino

Mensaje por .Magneto el Jue Jun 16, 2011 4:43 am

Conforme avanzaban los pasillos ensanchaban y aumentaban de altura hasta semejar galerías, las compuertas se notaban mas gruesas, una representación sutil de que avanzaban hacia zonas de mayor relevancia; hasta finalmente encontrarse con un portal de doble compuerta para el cual fue necesario que el Amo del Magnetismo clamara la obediencia del blindaje sometiéndolo con su poder con cuatro campos magnéticos que desplazaron las placas de aproximadamente 30 centímetros de espesor, había diseñado sus aposentos con el mismo principio que aquel casco que acostumbraba portar aun cuando temporalmente lo sostuviera bajo su brazo izquierdo.

Al adentrarse podía admirarse una peculiar sencillez, pese a resplandecer en un perfecto pulido que le confería un acabado espejo a los metales que le componían, carecía de los lujos y ornamentos con los cuales había sido trabajada la habitación de la reina blanca; de algún modo, el descanso de aquel veterano lo encontraba en lo simple, sencillamente semejaba a una villa - suite privilegiada - para la clase ejecutiva y carecía de los detalles aristocráticos que caracterizaban los aposentos de la alta sociedad. Simplemente era espaciosa y contaba con lo necesario, tal como una pequeña sala con un par de sofás color marfil hacia los que se dirigía con calma; hasta finalmente permitirse descansar en uno y levantar su diestra en un gesto que inducia su voluntad sobre las compuertas sellándolas casi herméticamente.

- Toma asiento Lorna... Los demás mutantes se encuentran en Avalon por diversos motivos; los hay aquellos quienes simplemente están tomando vacaciones de la discriminación y aprovechando la oportunidad de esconderse bajo las sombras, hasta aquellos quienes poseen una misión de trascendental importancia para nuestra especie.

Su semblante severo parecía suavizarse gradualmente hasta relajarse tras un prolongado suspiro; una expresión corporal que clamaba valor y paciencia para consigo mismo, aun necesitaba ordenar su mente para reforzar de coherencia sus palabras.

- Antes de que lo preguntes... te lo diré... Susanna Dane, tu madre, fue una joven de familia adinerada, una condición que le permitió ciertas libertades; tales como ser una Altruista radical, luchaba por los derechos de los demás, atacaba a su modo la injusticia y la discriminación que en su momento lo fue contra los afroamericanos en EU. Yo también era un activista radical de MI causa, enfrentaba toda amenaza en contra de nuestra especie en nacimiento; así que de algún modo compartíamos ciertos ideales... y aun que fue difícil... tuvimos una relación bastante agitada por nuestras causas. Cuando me dijo que estaba embarazada y que sería padre... de nuevo... reviví recuerdos demasiado dolorosos... ya antes había sostenido a una hija muerta en mis brazos por culpa de los malditos humanos y sus estúpida violencia contra los nuestros, contra lo que temen... - se daba cuenta que comenzaba a alterarse sobradamente, se silenció y espero unos segundos antes de recobrar la suficiente compostura para continuar - Temí por Susanna y por nuestro hijo, o hija, no permitiría que volviera a suceder algo semejante... No bastaría con huir juntos y dejar nuestra lucha, Yo tenía enemigos que habían demostrado capaces de cazarme, seguirme, encontrarme en varias ocasiones... mientras tu madre continuara a mi lado, estaría en peligro y fui presa del pánico o la paranoia, así que la envié de vuelta a EU... Después me entere que se había casado, supongo que por exigencia de su familia para no caer en la indignación o la discriminación social que vivían entonces las mujeres que tenían un embarazo fuera del matrimonio... quizá Yo quise pensar eso... y lo último que supe fue el accidente de avión, fue noticia de primera plana, la única sobreviviente fue una bebe de apenas unas semanas de nacida; lo increíble del hecho me hizo saber que eras mi hija, que al igual que yo, eras capaz de desafiar a la muerte y sobrevivir contra toda expectativa... Obviamente que al instante fuiste adoptada por tus tíos, y considere que lo mejor era permitirte una vida normal hasta que manifestaras tus poderes; cuando tu condición y verdadera naturaleza se convirtieran en obstáculos para tu vida.

No había más que decir al respecto, desvió la mirada de sus ojos céfireos instintivamente por unos momentos como si mirando hacia la nada pudiera admirar cada escena de su pasado proyectándose desde su mente; aun cuando solamente él pudiera verlo... Se percibió a si mismo debilitado patológicamente, su reacción instintiva para combatir cualquier despojo de emociones o sentimentalismos consistía en consumirles con ira, con deseo de venganza; ¿Pero contra que o quién? en ese momento, pese a la compañía de su joven hija, se sintió solitario en el tormento de su existencia. Apretó la mordida de su quijada tornando severo su rostro, sus ojos se cerraron privando su consciencia sobre el entorno que le rodeaba, sumiéndose a si mismo en una meditación breve que le permitiera sofocar sus dolorosas pasiones; se encontraba contrariado, enfrentado consigo mismo, había persistido tantos años despreciando la naturaleza humana que en aquel momento le abordaba inmisericorde y empeoraba invocando los recuerdos sobre sus otros hijos... tantos años, décadas, durante los cuales había representado un Avatar distante de cualquier despojo de humanidad en su ser, así había querido verse a si mismo, negado de sentimientos diferentes de la Ira. ¿Como podía mantener su propia efigie de líder implacable e inmisericorde si había tan profundas vulnerabilidades en su interior?

.Magneto

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 31
Localización : en el foro

Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/erik_lehnsherr_

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita con el Destino

Mensaje por Polaris el Jue Jun 16, 2011 11:52 pm

Al entrar en los aposentos de su padre, percibió la soledad y la austeridad que aquél recinto emanaba. Puede que hubiesen pasado tan sólo minutos, prácticamente segundos desde que el vínculo fuera revelado. Sin embargo...<Él mencionó la palabra "Décadas"...> sintió cierta compasión, cariño.

Aunque el lugar también sugería el carácter práctico de su ocupante, así como también la fortaleza de la que era propietario...Él era un hombre solitario, incluso más que Ella. Y al parecer había pasado su longeva existencia en lo que se asemejaba más a una lucha interminable por sus ideales. Ideales por los cuales otros mutantes estaban dispuestos a seguirle. Ideales por los cuales Ella comenzaba a sentir afinidad. Erik...Magneto...Su Padre, decidió embarcarse sólo en esa empresa, dedicándose en el transcurso a apartar a las personas que más le importaban... A su madre, a Ella misma.

Obedientemente tomó asiento en el sofá frente al que Él ocupó. Escuchó con atención sin cerrarse ante el prejuicio. Quizás fuese su inocencia la mediadora entre la mente y el corazón. Pero al tratar de ser realmente objetiva, estudiando ambas perspectivas de forma separada, descubrió que la decisión que Él había adoptado fue la correcta.

Durante todo el tiempo que Él estuvo hablando, no pronunció palabra. Incluso respetó el silencio que vino después. Pero al verlo apartar la mirada, sintió un nudo en la garganta. Y miles de dudas la asaltaron.<¿Sería correcto? Apenas lo conozco...Pero...> Las voces se callaron. Forcejeando con el peso que amenazaba con mantenerla adherida al asiento, se puso en pie. Se acercó y sentó a la izquierda de Él. Finalmente, aprovechando el esto del valor que empleó para levantarse, habló con suavidad.

-Yo lo comprendo. Creo que...Creo, genuinamente que yo habría hecho lo mismo...Así que...Pues yo, la verdad no me siento mal. Me preocupan mis pa... mis tíos, pero entiendo que están mejor donde están. Lo que sí me gustaría es tener la posibilidad de despedirme... O pues, de decirles que ...Estoy, con mi Padre...-

Mientras hablaba, tuvo la mirada fija en el suelo metalizado. Pero al decir la última palabra, sus ojos buscaron contacto con los orbes celestes de su mentor, ansiosa por ver la reacción de éste. Esperando secretamente no haberlo incomodado. Pero anticipándose, cambió de tema.

- Ahora, lo que me gustaría saber es que haremos a continuación. Sé que principalmente, lo primero es aprender a controlar mis poderes, pero aún así me siento todavía algo perdida. Confieso toda mi vida he sentido que no tengo nada cercano a lo que pudiera llamarse "plan", o "metas", o al menos, ninguna de ellas parecían suficientes, o realistas. Carezco de objetivo, y confieso...de nuevo, que sé que llevo muy poco tiempo aquí pero... le...TE he escuchado hablar sobre una lucha, sobre misiones transcendentales...así que siento que ésto es una oportunidad para darle sentido a mi vida.... Y, te agradezco haber venido por mí-

Polaris

Mensajes : 38
Fecha de inscripción : 06/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita con el Destino

Mensaje por .Magneto el Vie Jun 17, 2011 1:02 am

Resultaba inevitable tener dudas sobre la decisión de la joven esmeralda, su padre temía por las demostraciones que podrían alojar la posibilidad de ser muy influenciable para haber resultado tan sencillo convencerla de acompañarlo; además que estaba asimilando todo realmente muy rápido y con demasiada tranquilidad. Bajo semejantes posibilidades también podría resultar probable que sus padres adoptivos lograran un éxito semejante en persuadiría de abandonar su decisión; por lo tanto no podía permitirse que los hechos ocurrieran tan deprisa, necesitaba más tiempo para asegurarse de que su desconfianza era mal infundada.

- Quizá no lo sepas, pero es correcto el dicho sobre "La historia es escrita por los vencedores"... mientras la lucha se desarrolla, todo queda a interpretación y puntos de vista; así como los Británicos llamaron traidores a los Escoses, o incluso a los Norteamericanos durante su independencia... En la actualidad soy llamado terrorista, una perspectiva que no les dará tranquilidad alguna a tus padres adoptivos; pero no voy a negarte que te despidas. Sin embargo, esta prohibidas las comunicaciones desde Avalon hacía las redes humanas, por cuestiones de seguridad... podrían rastrear el origen y comenzar a atacarnos. Mañana volveremos a la tierra, hay un asunto que aun debo conversar con un viejo amigo...

Finalmente, su mente abandonaba los eslabones de sus recuerdos y consiguió emerger del tormentoso océano de sentimentalismos, construyendo una estrategia a seguir cual requería un sencillo pero vital movimiento. Decidido a llevar a cabo su plan, devolvió su mirada hacia los ojos esmeralda de su hija mirándole con particular interés, intentó suavizar su gesto hacia una expresión que le hiciera parecer conmovido, una distracción parcial para permitirse levantar su diestra hasta la tersa y aterciopelada mejilla femenina y deslizarla con afecto hacia la cabellera castaña cual atravesó con sus dedos suavemente amoldados como una peineta que emergió finalmente por la espalda femenina. Obviamente, con algunos cabellos cuya delicadeza había permitido ser desprendidos de forma indolora y prácticamente imperceptible para una mujer con al menos 15 años de haber cepillado tan hermosos risos.

- Construí este santuario como un refugio para aquellos de nuestra especie que han padecido la persecución y la violencia que la humanidad es capaz de emplear por su discriminación. Sin embargo, allá abajo, en la Tierra, las naciones y los gobiernos se lavan las manos mientras muchos de los nuestros son torturados por la incomprensión de la raza humana; alguien debe hacer algo al respecto, y decidí ser el líder que nuestra raza necesita para poner fin a esa situación. Quienes me siguen son aquellos quienes comprenden que si no nos defendemos, nadie nos defenderá, que el cambio no se dará solamente pidiéndolo por favor; la civilización cambia cuando se ve obligada a la necesidad de cambiar.

.Magneto

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 31
Localización : en el foro

Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/erik_lehnsherr_

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita con el Destino

Mensaje por Polaris el Miér Jun 22, 2011 2:02 am

Sintió un ligero cosquilleo en la nuca debido a los mimos que su padre le hacìa, mismos que resultaron conmovedores y a su vez reconfortantes, ya que entonces aliviaron su preocupación por ser demasiado confianzuda o inoportuna. Escuchó.

Ella conocía el dicho al cual Él se refería, su padre lo dijo una vez e incluso Ella lo había mencionado durante una clase. Era la realidad. Muchos personajes históricos quedaron en el olvido o en segundo plano debido a que los ganadores escriben la historia a su parecer o conveniencia . Pero para Ella, su padre no era un terrorista tal como afirmaba ser. Y el mundo necesitaba un cambio.

- Tienes razón, hay que hacer que cambien.... -

Su mirada color esmeralda estudio el rostro de su progenitor, inspirándose en la firmeza de sus palabras. Pero repentinamente, comenzó a sentirse somñolienta.

-Entonces mañana me despediré de mis tios caundo Volvamos a la tierra.... Gracias, por permitirmelo.

Polaris

Mensajes : 38
Fecha de inscripción : 06/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita con el Destino

Mensaje por .Magneto el Jue Jun 23, 2011 6:04 am

Sus inquietudes habían sido apaciguadas por la aparente influencia que había logrado con la hermosa dama esmeralda. En sus pensamientos contemplaba los escenarios venideros y futuros donde debería continuar su influencia para inducirla al desarrollo de sus habilidades; guardaba la expectativa de ganarse la lealtad de la joven a través de la aceptación y guía hacia el autoconocimiento sobre si misma, darle la seguridad sobre si misma y esa seguridad que bien comprendía ausente en la vida de todo "homo-superior" mientras se enfocara en pasar desapercibido.

Aun debería confirmar con pruebas absolutas cuanta verdad existía en la incertidumbre sobre la relación que les unía; podían asumirlo, pero jamás sería suficiente para un hombre cuya mente científica le exige todas las respuestas. En la remota posibilidad de que todo fuera una casualidad, debería resguardar a toda costa la delicadeza de tan precaria información; debería asegurarse por su cuenta antes de compartir los hechos con su posible heredera.

- Esta es mi habitación Lorna, puedes descansar aquí con total privacidad y seguridad - concedió antes de incorporarse apaciblemente, con el cuidado de no mostrarse apresurado antes de continuar - No te preocupes, Yo construí este santuario, no tendré ningún problema en hallarme otro sitio para descansar esta noche mientras se encargan de ambientar tu propia habitación. Por ahora descansa, te buscaré cuando despertemos.

Dedico una última mirada al detalle de la joven y delicada figura femenina, aquel cabello brillante y único, el rostro suavizado por la inocencia; aquel severo rostro esculpido como un monumento a la soberbia, parecía comenzar a ablandarse, suavizarse en presencia de las posibilidades de recuperar lo que le había sido arrebatado en el pasado con la trágica muerte de su primogénita, lo que había perdido también después de su error al haber demandado lealtad a sus legítimos hijos por el pasado que les precedía... «No vuelvas a equivocarte...» reflexiono mentalmente, demandando de si mismo no volver a permitirse ser tan relajado con la seguridad sus hijos, no permitirse jamás nunca el descontrol de su severidad. Debía hacer su máximo esfuerzo para que sus acciones pudieran permitirle un futuro donde sus otros hijos vieran en Lorna reflejada la prueba del cambio en sus actitudes.

Percibió un silencio incomodo antes de girar su postura y dirigirse fuera de los aposentos atravesando las compuertas metálicas que asegurarían la privacidad para su privilegiada huésped. Continuo brevemente con su andar a través de los conductos y pasillos que conformaban la zona de seguridad Nivel-5, meditativo, tan solo unos metros adelante se encontró postrado ante las compuertas de los aposentos de la Reina Blanca; normalmente sellados con identificador individual de su ocupante para garantizar la intimidad y privacidad. Circunstanciales irrelevantes ante las inquietudes egocéntricas de un mutante megalomano con severos complejos de superioridad, demostrándose a si mismo de aquel modo al forzar la apertura de las compuertas valiéndose de una poderosa influencia electromagnética antes de adentrarse sin la menor cortesía o delicadeza, hasta encontrar la persona a quien recurriría para calmar sus inquietudes. Emma Frost.

- Emma, necesito que hagas algo por mi, pese a la simplicidad involucrada, también debes entender la importancia que conlleva.

En una breve pausa de apenas un par de segundos extendió su mano con la casi invisible madeja de delicados cabellos aun teñidos de castaño, apenas unos cinco entre sus dedos. Mientras con la otra, adentro sus dedos bajo la efigie metálica que resguardaba su preciada mente, arrancando un mechón de cabello albino, apenas seis hebras.

- Mañana nos acompañaras de vuelta a la superficie terrestre. Antes de dedicarte a tus ocupaciones como humana, o a tus asuntos personales... quiero que vayas a un laboratorio especializado para realizar una prueba de ADN, necesito estar totalmente seguro sobre Lorna Dane.


.Magneto

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 31
Localización : en el foro

Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/erik_lehnsherr_

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita con el Destino

Mensaje por Polaris el Jue Jun 23, 2011 11:59 pm

El rostro le dolía en forma extraña. Quizás debido a que todo el tiempo estuvo tratando de no sonreír demasiado. Él la intimidaba, pero también hacía que se sintiera segura. Y Cuando Él abandonaba la habitación, repentinamente, se sintió sóla por primera vez desde que había salido de su casa aquél día. Le parecía algo ridículo, y muy extraño, pero eso sentía.

Contempló la habitación, tan enorme...fría a primera vista. La idea de hacerla más cálida mientras estuviera allí, se le hizo muy tentadora... Pero no tanto como la amplia cama de aspecto metálico. Levantándose del sofá se dirgió a Ésta. Cada paso era como llevar botas de concreto y no fue consciente de cuán cansada estaba, sino hasta que se dejo caer sobre la cama...

Los párpados comenzaron a cerrarse.

Su mente repasó los acontecimientos por última vez antes de perder la conciencia. El incidente en el café, el solitario camino de vuelta a casa...El hombre que resultó ser su Padre.

El sueño se apoderó de Ella...

Polaris

Mensajes : 38
Fecha de inscripción : 06/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita con el Destino

Mensaje por Emma Frost el Vie Jun 24, 2011 1:35 am

No podía dormir, en su cabeza revoloteaban ideas, posibles complicaciones, soluciones. No sólo pensaba en el futuro de la Hermandad, Ella era Directora de una Empresa multimillonaria, y aunque fácilmente podía tomar decisiones, ser ejecutora, coordinadora, todo a través de sus empleados a quienes manipulada cual si fuesen marionetas, su amor para con la perfección se convertía en ansiedad, pues deseaba contemplar en persona el resultado de sus maquinaciones.

El Hellfire Club tampoco había recibido aún noticias de Ella. Guardar las apariencias formaba parte crucial de sus planes.

Se movió sobre su lecho de sábanas blancas. Giró el cuerpo para apoyarse sobre el costado izquierdo.

«Todo marcha según lo previsto»

La silueta curvilínea de su cuerpo se proyectó en el muro frente a Ella, La suave pendiente de su delgada cintura la complacía. Aroma a rosas en el aire. Tomó un baño hacía muy poco, por lo que el aroma provenía de su cabellera áurea seductoramente dispuesta sobre la almohada y hombros de la Dama Blanca, en forma de ondas que lucían aún un poco húmedas.

Su escultural desnudes lucía parcialmente oculta por la ropa interior de encaje, pero tampoco dejaba mucho a la imaginación. La parte inferior del conjunto se perdía entre la parte más voluminosa de sus caderas.

Comenzaba a cocebir el sueño cuando la Voz del Maestro del Magnetismo llegó a Ella desde la puerta. No se movió. Lo primero que Él vería sería la parte trasera de su cuerpo.

- Siempre tan atento, Magneto...

Fingió estar desperezándose para después girar en dirección a la voz. En su miraba brillaba una especie de invitación que silenciosamente dirigía al Amo de Ávalon.

«Este hombre...» Fuerte, seguro de sí mismo, misterioso y atractivo. Características que inevitablemente trajeron consigo el recuerdo de otro hombre de perfil similar: Sebastian Shaw, el Rey Negro. Su primer encuentro fue tan violento como apasionado. Dejando de lado las implicaciones, tales como el hecho de que Ella se encontraba vulnerable, Sebastian realmente podía ser el hombre ideal para una mujer como Ella, con ambiciones, con necesidades más imperiosas que las de una cualqiera. Pero Magneto, aún debajo de esa máscara de severidad, habían motivos más profundos, más importantes que el sólo Poder. Un enigma adornado con unos atrayentes ojos celestes.

-Te hubiera quedado genial "pedírmelo" con el tan bien visto "Por favor"...¿Temeroso con respecto al orígen de la pequeña mutante?.- No se levantó, en lugar de eso, utilizó la mano derecha como apoyo para el rostro. El codo junto con el brazo sirvieron de soporte. Unas hebras de cabello cayeron sobre su faz, realzando la mirada furtiva de sus ojos azules.

Tal como si posara para un retratista, delizó los dedos dibujando la línea de su cadera de arriba hacía abajo, momento en el cual se detuvo y dejó descansar allí la muñeca.


Emma Frost

Mensajes : 167
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 25
Localización : En tu mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita con el Destino

Mensaje por .Magneto el Vie Jul 15, 2011 10:17 pm

Incluso el hombre conocido mundialmente por sus Actitudes Inhumanas y su solemne ideología de superioridad mutante perpetuaba condenado a las necesidades humanas; una condición que acostumbra esconder al dominio público, e inclusive a sus más cercanos aliados, de tal modo que representara un Icono simbólico de la superioridad de su especie al mundo y para los suyos. Una ideología que seguía con diligencia impecable, aun cuando los remanentes de su humanidad llegaran a agitar los instintos impresos genéticamente en cada una de sus células; tal como sucedía en aquel momento mientras contemplaba la engañosa belleza de la Reina Blanca, una mujer que aprovechaba con magistral astucia la plenitud de su sensualidad.

La indomita voluntad del Amo del Magnetismo desvió su mirada escrutadora en un gesto que esperaba fuese interpretado como un acto de moralidad; tratando de negar el hecho de que su corazón humano había acelerado todo su flujo sanguíneo con un breve pero innegable sobresalto de deseo instintivo.

Una inquietante excepción que después analizaria para si mismo, descubriendo el hecho de que la hermosa telepata representaba la antitesis completa de lo que había sido su amada esposa, quien fue morena, de ojos verdes, cabello risado, inocente, temerosa y... Demasiado humana. En su contraparte, la dama de hielo no poseía rasgo alguno que le recordara antiguas tragedias ni viejas añoranzas.

Tal vez... algún día... Podria encontrar el Santuario para su atormentada Alma, donde podría olvidar sus penas y pecados, en esa mujer quien camuflaba sus mejores cualidades tras de una cegadora belleza.

Aquel no era el momento para perpeturar pensativo, pues eso dara lugar a mas dudas y cuestionamientos a su determinacion por parte de la escrutadora mujer. Después de todo era una telepata y el hermetismo de su corona de batalla provocaba una profunda y lacerante curiocidad en aquellos acostumbrados a conocer todo pensamiento de sus allegados.

- nunca se es suficientemente precavido. Debo estar seguro sobre Lorna, antes de que ocurra otro descuido que la aleje igual que como sucedio con Wanda y Pietro... Haz este favor que te pido, sabes que te lo recompensare después.

.Magneto

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 31
Localización : en el foro

Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/erik_lehnsherr_

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita con el Destino

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 3:36 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.