Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» X-Men: Evolución (The RPG)
Miér Jun 17, 2015 12:08 am por Invitado

» X-Men: Evolución (The RPG)
Mar Jun 16, 2015 11:58 pm por Invitado

» Without a Cloak! Elite
Dom Jul 28, 2013 5:23 pm por Invitado

» hola a todos soy SenninIsland
Sáb Jul 06, 2013 5:48 am por senninisland

» [Afiliacion Elite] Sennin Island
Sáb Jul 06, 2013 5:42 am por senninisland

» The Time Turner Rol {Afiliación Élite}
Lun Nov 26, 2012 3:32 pm por Invitado

» ficha júbilo
Dom Nov 11, 2012 10:54 pm por Júbilo

» hogar dulce hogar(2 semanas despues de su llegada)
Sáb Sep 15, 2012 11:26 pm por NadaNadon

» GOTHAM SIN CITY [Afiliación élite]
Vie Jul 20, 2012 2:56 am por Invitado


Cita con el Destino

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Cita con el Destino

Mensaje por Emma Frost el Sáb Jul 16, 2011 12:44 am

-...Y...-Con la mano, apartó finalmente las sábanas que casi podían confundirse con su piel debido a la semi oscuridad de la habitación. A una velocidad premeditada, el cuerpo de aquella belleza de cabellos rubios poco a poco quedaba descubierto. -¿Cómo planeas recompensarme...?- Cuando sus pies descalzos tocaron el suelo, sobrevino el contraste entre la figura de la Dama y el sombrío espacio en el que se encontraba. Su cabello estaba levemente ondulado en las puntas, producto de la dificultad para conciliar el sueño. Pero lo que indudablemente implicó un espectáculo, fue la sinuosidad felina impresa en el movimiento de sus caderas al aproximarse al Amo del Magnetismo.

Tratándose de una mujer plenamente consciente de su propio atractivo, resultaba complicada y poco habitual la idea de que el gallardo monumento varonil frente al que se hallaba, no demostrara el interés que Ella hubiera esperado de cualquier hombre. «Pero Él no es como los demás...»... Pero la realidad, era que aquella aparente insensibilidad conseguía despertar en Ella el deseo atravesarla. Pero con sólo quererlo no lo conseguiría.

Un conjunto de brasier en modelo strapless que realzaba sus exuberantes "cualidades", mismos que no tenía pudor alguno en mostrar, al tiempo que apoya una mano sobre la estrecha cintura de la que se sentía orgullosa. La blancura de la ropa íntima que presumía seguramente atraería de forma inevitable la atención del poderoso Maestro hacía el triángulo entre sus piernas y al escote ya de por sí bastante difícil de ignorar.

-Si te has tomado la molestia de ordenar la construcción de una recamara especialmente mí, sabrás sin duda el tipo de mujer que soy... No me atraen las banalidades como el dinero, la ropa....etc. Mis gustos son algo más exclusivos...-

Atrevida, apoya la mano derecha sobre el pecho esculpido del Amo del Magnetismo, tratándose de un toque muy ligero, y que realmente pretendía ascender.

-Si hay algo que mantiene a mi mente ocupada...es preguntarme que pensamientos ocultas debajo de este casco...¿y por qué nó? debajo de todo lo demás...-

Emma Frost

Mensajes : 167
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 25
Localización : En tu mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita con el Destino

Mensaje por .Magneto el Dom Jul 17, 2011 6:41 am

(Off: Lamento mucho lo extenso de esta publicación, pero me dedique largo rato a indagar y deducir los rasgos en común que compartían las diversas "parejas" de Magneto a lo largo de su vida, Suzanna Dane, Isabelle de la CIA, Aleytys "Lee" Forrester, Rogue... de las que excluí a su esposa Magda pues en "Magneto Testament" la exponen como su amor platónico desde la infancia y creo que su unión se dio mas por la necesidad y apego. Tenía que encontrar suficiente fundamento en la vida de Magneto para estar seguro de "Que le atrae de una mujer" y así saber si rechazaría o aceptaría el acercamiento de Emma Frost)

Era un hombre de más de medio siglo de longevidad, las amedrentadoras experiencias de su temprana edad habían forjado sus formas y modos; en un pasado distante intentó sobrellevar una vida común entre los humanos cual termino en tragedia. ¿Entonces? ¿Cuales serían los parámetros y costumbres de un hombre como Él? ¿Anticuado? ¿Conservador? ¿Tradicionalista? Lo cierto era que el destino no le había concedido formación alguna sobre las formas de relacionarse adecuadamente, carecía de la experiencia o consejo de sus difuntos semejantes sobre lo correcto en una situación como la que comenzaba a desarrollarse ante la dama áurea.

Sus pensamientos se sobrepusieron a la realidad, extendiendo una atmósfera de recuerdos que tornaba tardo y lejano el inquietante andar de la mujer ante sus ojos, mediando entre incontables pensamientos que cuestionaban su experiencia sobre situaciones similares; obviamente inexistentes en lo que refería a una situación remotamente idéntica, pero aun existía la posibilidad de comprender mejor las sensaciones que gradualmente poseían su ser. Recordando principalmente a la joven Suzanna Dane, y los rasgos en común con Isabelle, esencialmente psicológicos, como lo fueron la astucia, inteligencia, pasión por sus ideales, temperamento y carácter para seguirlos pese a las consecuencias, la paciencia y perseverancia para prevalecer en la búsqueda de la oportunidad precisa... «Aveces... llega un momento... cuando todo se alinea. Cuando todo es posible. Cuando de repente... puedes hacer que las cosas pasen.» ... recordó las palabras de su padre Eisenhard con un crudo vuelco en el pecho, como si su corazón se contrajera y detuviera por un segundo arrebatando el sustento vital. Posiblemente esa perseverancia implacable, aquella solemne diligencia, con la que ambas mujeres dedicaban su vida a sus ideales tenia alguna conexión con la admiración que de joven llego a sentir por su padre; y, la proyección de dicha admiración hacia una mujer, el simple hecho de que el imponente y absoluto Amo del Magnetismo sintiera admiración por una mujer... parecía ser suficiente para despertar un interés más allá de la usual conveniencia.

«¿Admiraba algo de Emma?» Se pregunto pretendiendo explicar para si mismo las sensaciones que sentía en ese momento. Aun era un desafortunado heredero de tantos defectos humanos como lo era el subjetivismo, la limitación que les discapacitaba de apreciar un panorama completo sin corromperlo con la esencia propia de quien lo contempla; aquel hombre desconocía los verdaderos motivos detrás de la Academia de Massachusets, comprendiendo tal institución en el mismo concepto que la de su viejo amigo Charles Xavier, una institución homologa fundada, respaldada y sostenida por la joven mujer. Podía desacreditar el apoyo que la Reina Blanca había brindado a la Hermandad en un principio y sus aportaciones al proyecto Avalon, pues absolutamente todo fue mediado a través del mutuo beneficio del cual recompenso materialmente a su asociada... ¿Había sido un precio justo?... nunca lo sabría. Pero finalmente enfrentaba los hechos sobre la valiosa ayuda que aportaba a su causa, y aun mayor a toda la especie del "homo-superior", al encontrar telepaticamente a tantos jovenes marginados por la incomprensión e ignorancia humana, brindando la posibilidad de unirlos a la nación espacial de Avalon y algunos a la causa que lideraba en contra de la humanidad; de los cuales sobresalían sus propios hijos... la invaluable oportunidad con su muy posible heredera Lorna.

¿Alguna vez se había sentido verdaderamente agradecido?... lo sabría cuando confirmara su parentesco con la recién llegada.

Innegablemente existía una diferencia clave entre aquellas mujeres y quien lo abordaba en ese momento: ellas fueron humanas, y la joven señorita Emma Frost era una orgullosa "homo-superior" suficientemente satisfecha con su condición como para haber desarrollado increíbles habilidades con sus poderes. En todas sus experiencias anteriores habían fallecido sus parejas, incluso su más Amada, su propia esposa, había huido de Él entregada al pánico humano a lo desconocido que tanto había aprendido a odiar como poderoso mutante; existía entonces la posibilidad de que la oportunidad con una mujer de su misma clase, se sobrepusiera a las adversidades que habían conducido al fracaso de sus anteriores...

Fue devuelto a la realidad cuando un suave tacto ascendió sobre su pecho, una situación que disparo un acto reflejo, elevando su zurda hasta sujetar la muñeca femenina dentro de su poderosa mano enguantada logrando apartarle. Se sorprendió a si mismo temeroso, si aquel tacto hubiera durado lo suficiente, entonces la ambiciosa mujer hubiese saciado su vanidad al darse cuenta del acelerado corazón del hombre quien perpetuaba inamovible y con un semblante severo e inmaculado, hubiese sido revelada la falsedad de la inquebrantable pantalla marmórea. No le sostuvo con fuerza o hiriente firmeza, apenas había aplicado la suficiente para apartarla, pero la sostuvo bajo su propio tacto sin alterar su gesto.

- Le he concedido el uso de tecnología verdaderamente exclusiva para la amplificación de sus poderes, únicamente existe otra igual en el mundo entero; así como también, debido a mi apoyo, disfruta de una exclusiva y privilegiada condición entre los nuestros, en esta nación y las que le seguirán...

Por un instante, sintió autentico deseo por confesar las necesidades que sentía por la protección que su corona de guerra le concedían, posiblemente inducido por los pensamientos que había deducido sobre las razones por las cuales se encontraba abatido por una excepción inesperadamente inquietante. Sus labios se abrieron momentáneamente como si hubiera exclamado su declaración, pero solo exhalo silencio... aun lo dudaba...

- ¿Alguna vez leyó a SunTzu?... aguardo encontrando las miradas celestes de ambos en expectativa, pero se entregó a la retorica continuando con su idea - Un General debe mantener sus estrategias en secreto, incluso de sus propios oficiales...

Lo obvio sobresalió con la claridad del propio Amanecer: Debió haberse marchado justo después de haber expuesto sus ordenes, y no lo había hecho debido a las inquietudes que había despertado aquella mujer, permaneciendo únicamente se revelaba a la espera... estaba esperando "Algo" que asentara sus inquietudes y devolviera la homogénea consistencia en sus pensamientos, su enfoque hacia sus convicciones e ideales en lugar de distraerlo con dudas y cuestionamientos.

.Magneto

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 31
Localización : en el foro

Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/erik_lehnsherr_

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita con el Destino

Mensaje por Emma Frost el Lun Jul 18, 2011 2:13 am

-Sí... leí al brillante Sun Tzu... Y, si bien es cierto que verdad hay en esas palabras, por mi parte manifiesto no tener intensiones de aprovecharme de lo que se me sea confiado, aunque mi reputación me preceda...Pues, he llegado a...-Hizo una pausa para buscar las palabras adecuadas, además de la fuerza para contener el aflore inconveniente de sentimientos que amenazaban la seguridad con la que se expresaba-...

A través de aquellos ojos helados, obtuvo un vistazo del cielo terrestre hacía el cual deseó elevarse, desafiando la gravedad y atravesando las capas de "blindaje" que se guían separándola del profundo universo cuyos misterios continuaban cautivándola cada ves más. Ya no se trataba de un desconocido para Ella. Lo conocía, y aunque realmente la vida de cualquier persona eran simples folios fotográficos en el archivo de su memoria, la de Magneto era diferente. El sufrimiento era una constante en existencia de un individuo, pero lo importante era, o es el modo en el que dicho individuo superaba los conflictos y aprendía gracias a Ellos. La del Amo del Magnetismo habría hecho que otro hombre en su lugar hubiese decidido acabar con la suya hace más años de lo que Él ha vivido hasta ahora.

No era lástima lo que se removía en el interior de su pecho cada ves que lo veía, era admiración. Él era fiel a sus ideales, unos nobles ideales más trascendentales que la dominación mundial; fundamentados y justificados por la tragedia. Cuya senda fue forjada por la voluntad proteger a los suyos, devolviéndole el valor a sus marginadas vidas.

Recordó la época en la que era una pequeña soñando con algún día inspirar a las personas, aportar algo a su desarrollo individual, ayudarlos a crecer. En la Hermandad de Mutantes se estaba bajo ese objetivo, y Magneto era su fundador. Pero Ella quería más, aprender más. Él era como una obsesión o trastorno psicológico, como una tendencia de las que estudiaba durante la Universidad. La absorbía. En aquél entonces los libros no bastaban para saciar su sed de conocimiento, eran reseñas breves en comparación al extenso y detallado panorama que conseguía a través de los pensamientos ajenos. Comprendió el interés que comenzaba a apoderarse de Ella cuando se obligó a no aprovecharse del privilegio que Él le concedió al despojarse de su yelmo, la coraza inexpugnable que protegía la intimidad de su mente. A partir de entonces, tomó la decisión de limitarse a conformarse de lo que Él decidiera revelar. pese a ser capaz de derribar sus barreras mientras estuviese vulnerable.

Apreciar Nuestra causa... Los ideales superfluos han ido perdiendo terreno conforme dicho interés ha crecido...y sigue creciendo...-Algo en su voz añadió un toque de ambiguedad a esas últimas palabras mientras su otra mano subiendo al costado del brazo masculino que aún descansa, en un gesto que buscaba tranquilizar la actitud defensiva con la cual había sido recibido su afecto.

El tacto de esos dedos, que Ella sabía eran capaces de alterar la forma de enormes y pesados objetos, así como también llevarlos superando los límites del firmamento, provocaron un escalofrío que recorrió todo su cuerpo. Sus labios se separaron apenas milímetros. Redobló el esfuerzo para aplacar la cálida sensación que subía a través de su vientre, y que logró mitigar con un nuevo acto de osadía, empleando la resistencia que seguramente ejercería la mano de Él al sujetarla de la muñeca, para impulsarse hacía adelante y llevar los labios hasta la boca de aquella representación viviente de Temple.

Emma Frost

Mensajes : 167
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 25
Localización : En tu mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita con el Destino

Mensaje por .Magneto el Mar Jul 19, 2011 8:20 pm

La efigie del Amo del Magnetismo permaneció inamovible e inmutable hasta el momento que el celeste helado de sus ojos se perdió bajo el descanso sosegado de sus parpados, su alma humana se entregaba al placentero retiro que le poseía desde el tacto delicado de la osadía femenina. Su perpetuo sentido sobre-humano siempre omnisciente de las estructuras metálicas y la fuerza elemental del universo que imbuía naturalmente su ser, parecían desvanecerse ante las sensaciones que escasos milímetros de su piel experimentaban con apasionada necesidad; su inmenso poder siempre había dependido de su condición física... «¿Qué sucede?» cuestiono hacia sus adentros, percibiendo en lo profundo de su pecho la encarnación de su alma -su corazón- agrietando todo paradigma de su auto-concepción, como si el núcleo de su ser se agrandara fracturando su indómito temple junto con las limitaciones que había predispuesto para si mismo.

Estaba confundido, su mente era arrastrada hacia lo desconocido por fuerzas indescriptibles en su interior; pero las reconocía, eran las mismas fuerzas que lo entregaban poderosamente a su ideología, aun cuando en ese momento se encontraran en conflicto. El Amor hacia las memorias que alimentaban su poder y voluntad, lo arrastraban en dirección opuesta a las que sus necesidades humanas lo hacían; pero no eran "necesidades humanas" carnales, era su propia alma la que se estaba entregando al descanso que representaba aceptar aquel afecto. Podía asegurar que toda su vida había sido precedida por la tragedia, que de existir un destino lo había forjado del mismo modo que se hacía con el mejor Daito -Acero Japones-, todo el día y cada minuto era atormentado por las memorias de las desgarradoras perdidas en su vida, cada noche que pretendía conciliar el sueño su consciencia descendía a pique al infierno de los mas dolorosos recuerdos encrudecidos por la irrealidad onírica.

Su alma clamaba equidad, equilibrio, retribución alguna a su prolongada entrega y dedicación a sus ideales «¿Acaso no hay Santuario para mi Alma como el que he creado para mis hermanos y hermanas?»... incluso, quiza, descanso... Atesoraba sus memorias pese a lo pocas o breves que estas eran, más No el dolor que les acompañaba. Por un momento sintió como su ser experimentaba la misma desgarradora tortura a la que acostumbraba someter las estructuras metálicas, en medio de dos poderosos campos magnéticos, para destrozarles inclusive a nivel molecular; enfrentando por un lado su necesidad por todas sus memorias para permanecer irrevocable hacia sus ideales y la vocación de toda su vida, la necesidad de venganza incluso, contra la necesidad por dar equilibrio a su vida.

Finalmente sus pensamientos convergieron en una conclusión que igualaba y equilibraba las fuerzas que le entregaban al conflicto su ser interior: no eran fuerzas mutuamente excluyentes. Sus ideales No enfrentaban sus necesidades, el insaciable deseo de venganza que extrapolaba todo su inmenso poder No enfrentaba su necesidad de equilibrio y equidad, el equilibrio era Justicia y la venganza era el deseo propio de Justicia. Cuando su conflicto interior alcanzo la serenidad y el silencio, su humanidad comenzó a relajarse liberando las tensiones que había somatizado por sus auto-limitaciones, su pulso se aceleró lentamente mientras la fuerza con la que sostenía la muñeca femenina cedió deslizándose a lo largo del brazo femenino que había sostenido hasta alcanzar la delicada cintura de aquella mujer quien le había conducido a una plenitud desconocida, con su complicidad, compañía, apoyo y afecto. No demoro más de un suspiro antes de traer la hermosa figura femenina suavemente hacia su cuerpo esculpido por décadas de dedicación a una guerra predestinada por la evolución; relajando la fuerza de sus manos en el descanso que la delicada cintura concedía con su perfección justo por encima de la curvatura de las caderas de su compañera.

.Magneto

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 31
Localización : en el foro

Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/erik_lehnsherr_

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita con el Destino

Mensaje por Emma Frost el Jue Jul 21, 2011 11:20 am

Solía no abrir los ojos cuando hacía cosas como esa. Quizás la mayor parte del tiempo lo que quería era olvidarse de donde o con quien estaba. El fugaz recuerdo de Sebastian regresó. Aquél ser, más bestia que hombre, representaba una etapa significativa en su vida. No porque lo amara... Después de todo ¿Qué era el Amor para Ella?. Sino, porque habían compartido ideales y fechorías, además de la cama... Era posesivo cuando Quería, desinteresado cuando convenía. No dudaba en entregarla a generales, políticos, hombres de negocios... Ella por otro lado, no tampoco tenía motivos para negarse, el interés del Circulo Interno estaba por encima de las réplicas. Y después de todo, no perdía nada... Ser telépata y poseer la facultad de manipular la percepción de la mente ajena, era un regalo y una ventaja. Además, siempre era entretenido contemplar como aquellos ilusos besaban el aire.

Shaw... Era rutina, y sólo cuando éste estaba de buenas.

En el arte de la seducción podía considerarse una experta. Pero no estuvo preparada para recibir la sensación cálida de placer que parecía a punto de acabar con la reputación que precedía al nombre de "La Reina de Hielo". La falta de ropajes que disimularan la temperatura de su piel, atrajo consigo la vulnerabilidad que hacía tanto estaba ausente. Se despertó en ella la expectativa y el deseo de conocer la reacción de Él. Sus ojos se abrieron al tiempo que un estremecimiento siguió a las manos que Él colocó en su cintura.

«¿Qué es lo que siento?...» a falta de palabras más apropiadas para identificarlo, y pese a la sola y alarmante idea de que realmente estaba sucediendo. Más que atracción o capricho era...

Observó su semblante. Ya no era la imagen severa a la que estaba acostumbrada. Era el rostro de un hombre dejándose llevar. Permitiéndose a sí mismo disfrutar de las circunstancias y experiencias sensoriales exclusivas del privilegio de estar vivo... Ella, creyó haber dejado de ser impulsiva... Sin embargo, ni siquiera fue consciente del momento en el que sus manos cobraron voluntad propia y rodearon el cuello de su compañero, poseída por la necesidad que suele constreñir el cuerpo debido a la falta de aire, buscando aferrarse a Él como si éste se lo procurara a través de los labios masculinos, entre los cuales la lengua de Ella buscó consuelo. Sus pechos apretados entre ambos cuerpos estaban a punto de sobresalir por encima del brasier. Sus ojos se habían cerrado ya, abandonándose a si misma entre los brazos de aquél que acaba de cobrar tanta importancia.

Mientras sus labios saciaban la necesidad de entrega, las sensaciones y emociones que la poseían confesaban su confusión e incertidumbre...«¿Sólo un beso? ¿Y luego qué? ¿Se irá como si nada hubiera pasado?» Su instinto reaccionó y decidió dejarse llevar por el... Uno de sus pies retrocedió medio paso, buscando atraer al hombre de su admiración con la ligereza de su peso, invitándolo así a acompañarla...Sumando a dicha invitación, una petición más desafiante, pues sus delicados dedos se apoyaron bajo el filo inferior del casco que portaba el sujeto de su obsesión, levantándolo apenas un par de milímetros. Comprendía la seriedad de la requisición, se arriesgaba dolorosamente al rechazo, como los que sólo había padecido en la inocencia dejada casi una década atrás.


Emma Frost

Mensajes : 167
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 25
Localización : En tu mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita con el Destino

Mensaje por .Magneto el Jue Jul 21, 2011 8:41 pm

El ambiente rebosaba de una seductora incertidumbre en aquel extraño momento; con la calidez de las lamparas a media luz, la escena adquiría las cualidades de un manantial de lo desconocido, susurrando la tentación a los oídos de la curiosidad natural en una mente científica como lo era la del Amo del Magnetismo. Posiblemente habían transcurrido un par de décadas desde la última vez que fue abordado por las sensaciones que lo poseían desde el flujo mas elemental de su humanidad, aun cuando las reconocía y las comprendía, se sorprendía preocupado por las consecuencias de entregarse imprudentemente a las mismas.

Sintió la sutil invitación del sensual cuerpo femenino jalando de su gallarda constitución, cual contesto abriendo sus labios sutilmente para desahogar la pasión que su corazón agitaba por todo su cuerpo; pero también percibió el ligero cambio en el peso del casco que le coronaba, un gesto que recibió como un desafió insultante si es que la fémina pretendía retirarlo. Nuevamente se encontró ante pensamientos y sentimientos enfrentados, indudablemente la increíble mujer entre sus manos era una natural dama de negocios, quien no extendía una oferta sin un precio; la contra-parte masculina se debatió internamente, cuestionando si verdaderamente sería una inversión bajo el modelo de negocio "ganar-ganar" donde ambos resultaran mutuamente beneficiados. Su mente era una boveda perpetuamente cerrada, salvaguardando infinidad de conocimiento sobrevaluado como alto secreto; más profundamente que sus vastos compendios de ciencia, aun más que los secretos de tecnología extraterrestre que había aprendido y documentado, inclusive reservados con mayor recelo que el critico conocimiento de sus debilidades... guardaba sus memorias humanas, aquellos recuerdos de su vida antes de entregarse por completo a la causa de su especie.

«Mucho que perder... poco por ganar...» pensó.

Sin embargo, todas las sensaciones le embriagaban y nublaban su juicio, transformándose en líderes de opinión interior; sugestionando sus consideraciones. Estaba el hecho de ser considerado la segunda mente mas poderosa del planeta, únicamente batido por LA MAS poderosa - charles xavier -, capaz de avasallar invasiones telepáticas valiéndose de su fuerza de voluntad indómita; no daría posibilidad para que la seductora telepata se adentrara en sus memorias, mucho menos permitiría que indujera manipulación alguna de las mismas. También estaba el hecho de que quizá podría aprovechar el talento de aquella mujer para permitirle conciliar el sueño, abandonando el estigmatico insomnio que padecía por algunos tortuosos recuerdos.

Finalmente fue impulsado por el desafió en si mismo. Se consideraba el legitimo ejemplo encarnado de la superioridad mutante por encima de los humanos comunes, de quienes condenaba su temor a lo desconocido... ¿como podría considerarse a si mismo superior si padecía de lo que tanto odiaba?... Ni siquiera lo considero mentalmente, simple y sencillamente todo su ser se entrego a superar la sensación de la incertidumbre como una decisión impresa en lo más elemental de todo su ser; una sobredosis de soberbia lo arrojo fuera del predicamento para aceptar la petición de la telepata. El poder de todo mutante encarna desde su código genético, de ese modo el dominio absoluto del electromagnetismo emanaba de su ser de forma natural, induciendo la constitución metálica del casco y elevándolo fuera de sus sienes para finalmente depositarlo sobre el tocador de la apoderada de dicha habitación. Una vez libero aquel gesto de concentración, se entrego totalmente a seguir el paso de la dama albina siguiéndola en aquel ligero llamado que le había invitado a desplazarlos hacia la... ... ...

Off: A partir de ahí no es apto para menores, así que se queda a la imaginación de los lectores.

.Magneto

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 31
Localización : en el foro

Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/erik_lehnsherr_

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita con el Destino

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 12:52 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.