Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» X-Men: Evolución (The RPG)
Miér Jun 17, 2015 12:08 am por Invitado

» X-Men: Evolución (The RPG)
Mar Jun 16, 2015 11:58 pm por Invitado

» Without a Cloak! Elite
Dom Jul 28, 2013 5:23 pm por Invitado

» hola a todos soy SenninIsland
Sáb Jul 06, 2013 5:48 am por senninisland

» [Afiliacion Elite] Sennin Island
Sáb Jul 06, 2013 5:42 am por senninisland

» The Time Turner Rol {Afiliación Élite}
Lun Nov 26, 2012 3:32 pm por Invitado

» ficha júbilo
Dom Nov 11, 2012 10:54 pm por Júbilo

» hogar dulce hogar(2 semanas despues de su llegada)
Sáb Sep 15, 2012 11:26 pm por NadaNadon

» GOTHAM SIN CITY [Afiliación élite]
Vie Jul 20, 2012 2:56 am por Invitado


Crónica I - Bajo la lluvia.- [Libre]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Crónica I - Bajo la lluvia.- [Libre]

Mensaje por Ree el Miér Jun 08, 2011 10:29 pm

Mis pasos, firmes y seguros, se perdían en el blanquecino corredor de aquel hospital.
Era de noche, el horaria de visitas había acabado y nadie mas que el personal de salud deambulaban por allí.
Sencillo me fue ingresar por "Emergencias", hacerme con un uniforme de enfermera para seguidamente circular como si perteneciese al departamento. Si bien el personal que al parecer llevaba tiempo trabajando había volteado a verme, debido a mi paso y porte decidido, nadie se había atrevido siquiera a detenerme.
Ahora me encontraba en las habitaciones de la instalación que se reservaba a pacientes de traumatología.
Giré en una esquina y di al fin con mi destino.

"•301•"
Rezaba el pequeño de la habitación. Y sin perder mas tiempo ingresé en ella.

Mis pasos se aligeraron en afán de silencio mientras me dirigía a una pequeña mesa con instrumental medico. Tomé una jeringa de 20ml e inmediatamente la introduje en las venas visibles de mi brazo derecho. En otros pocos segundos, la misma se encontraría a tope de un liquido carmesí; mi sangre.

Retiré la aguja de la punta jeringa, girando sobre mis talones hacia la cama del paciente.

Allí una niña de no mas de 11 años dormitaba. Me hubiese gustado decir que lo hacía tranquilamente, mas la angustia de su sueño se denotaba en el gesto de su blanca y tersa piel de bebe.

Tetraplejia es lo que ella sufría. Un accidente automovilístico, causado por sus mismos padres, le había llevado a dicho estado. Al parecer, por la información que había recabado, la empresa de la familia estaba al borde de la quiebra, y la cuantiosa suma de dinero que representaba ella en su seguro de vida, había sido razón suficiente para cometer tal atrocidad.

Me acercaría a su cama, encorvándome hacia ella mientras llevaba mi pala derecha a su nuca levantándola ligeramente al frente. Vería entonces el pestañear de aquellos ojos negros, profundos e inundados de pena, dirigirse hacia los míos.
Le sonreí cálidamente, llevando hacia su boca la jeringa.
-Con esto te pondrás mejor.- Hablé antes de que ella pudiera preguntar, a lo que asentiría sencillamente mientras le daba a beber de mi sangre. De seguro, el tiempo que había pasado encerrada allí y las impersonales atenciones de doctores y enfermeras, le habían enseñado a obedecer sin chistar.

Una vez acabó de beber, recliné su cabecita morena sobre las almohadas, observándole enternecida al ella retomar su descanso.

La regeneración de su medula espinal tomaría unos minutos, y no sabía cuanto tardaría la pequeña en darse cuenta. Debido a esto, me vi obligada a salir, pues había otras personas que también necesitaban un "milagro".

Una hora y cuarenta minutos pasaron. Logré llegar a cinco pacientes sin que el personal me viera, e investigar el historial médico de otros tantos que seria a quienes asistiría en los próximos días.
Sabia que tantos "milagros" no pasarían desapercibidos por las personas, por lo que iba rotando los hospitales en los cuales me escabullía. Investigando de antemano cuales serian mis objetivos, esperaba poder seguir haciéndolo por buen tiempo.

Esta vez, aun vestida como enfermera, salía por la sección de "Emergencias". Una brillante sonrisa colmaba mis labios mientras caminaba con tranquilidad hacia la puerta que daba a una salida trasera. En eso, la sirena anunciaba que un paciente en ambulancia se acercaba.

-Balazos múltiples en el pecho, daño de órganos y hemorragia. Se resistió a un asalto y al parecer el agresor no le tuvo demasiada paciencia.- Pude oír de la enfermera que recibió el informe del paciente que se aproximaba.

"Bien...una persona mas no hará daño, en tanto aun respire..." Me dije ocultándome en un armario de conserjería donde tomaría de nueva cuenta mi sangre en aquella jeringa.

Saldría rápidamente y me acercaría como si fuera parte de aquel grupo encargado del moribundo joven que llevaban en camilla con respiración asistida.
Las miradas, por un instante, se dirigieron hacia mi, reconociéndome como intrusa, mas antes de que pudieran llamar a seguridad, apartaría aquel aparato de la boca del chico, haciéndole beber mi sangre, momento en que me largaría a correr hacia la salida mas próxima, es decir, las puertas donde recibían a la ambulancia.

Una vez fuera, note venían tras de mi unos policías.
"Esto me gano por entrometerme" Suspire con pereza hacia el cielo, momento en que sentiría una gota de agua caer en mi frente. Me encorvé hacia adelante dejando mis brazos colgando "Esto no se puede poner peor".
El cielo rujio erizándome la piel al contacto con la lluvia que repentinamente azotaba. Decidí en ese instante, que lo mejor sería correr antes de que esos sujetos de uniforme me cogieran y debiera dar explicaciones...para este punto, el muchacho moribundo ya no lo estaría tanto...

Así fue como, habiendo dejado atrás las instalaciones del hospital, gracias a mi agilidad cual me permitió escalar por las escaleras de incendio de un edificio aledaño, me encontraba en un azotea, desorientada, y empapada hasta la medula. Lo que coronaba la situación era verme aun vestida con aquel uniforme celeste de enfermería y un estetoscopio colgando de mi cuello.

Aunque, a pesar de todo, la felicidad de haber ayudado a aquellas personas colmaba mi espíritu de inmensa felicidad, sacándome sonrisas de forma inconsciente.
Me acercaría al borde de la azotea hasta poder sentarme y descansar, admirado los rayos que iluminaban el cielo en esa danza singular a ritmo de los truenos. Todo aquello, disfrutando de la sensación de la lluvia caer sobre mi cuerpo.

Comenzaba a sospecha que mis "escapes" de Ryuto eran tan solo su forma de decir "Gracias", pues considerando todo aquel entrenamiento por el que había pasado, que yo pudiera escaparme de la habitación mientras el dormía...si, comenzaba a parecerme algo sospechoso...Aunque, nuestra relación no deja de ser extraña, y aun me es difícil definirla. Por un lado, en Japón, tuvimos que arreglárnoslas para huir de los Yakuza, que resultaron ser mas de los que parecían, hasta que el decidiera que lo mejor sería venir a territorio americano. Si bien yo solo era una especia de objeto que le mantendría con vida durante largo tiempo, el había sido quien me recato de esa esterilizada cárcel de torturas, por ende, sentía que le debía algo. Mi honor calaba mi conciencia cada vez que trataba de escaparme y hacer de las mías, como aquella vez, mejor dicho, el primero día en que pisamos América y trate de escabullirme, acción que acabaría con un moribundo Ryuto, y luego tratando el mismo de luchar contra otras personas cuya naturaleza sería similar a la nuestra...A todo esto...Como definiría nuestra relación? Amo - Sirviente? No, el se ha comportado amable conmigo. Pero entonces, porque no me permitirá salir a mis anchas?...Quizá sea el hecho de que algo o alguien pueda reconocerme, o notar mis habilidades y tratar de aprovecharlas nuevamente. Si, quizá. En ese caso, el solo estaría tratando de protegerme, o no?...
Encogiéndome de hombros, sin darle más importancia al asunto, me dedique a disfrutar cada segundo de ese momento libre que tenia pues, como bien había dicho antes. Luego debía regresar donde Ryuto, y continuar a su lado, con él simulando que no sabe de mis escapes y conmigo simulando no haber hecho nada...Podría simplemente decirle lo que hago, no obstante, su orgullo se interpondría y diría algo como "No puedes salir, es tu deber permanecer aquí" o cualquier otra cosa con ese estilo, pero jamás admitiría estar al tanto de mis escapes pues ello haría tambalear su imagen.

Suspiré una vez mas, al fin de cuentas había regresado al mismo tema...bien si no podría dejar de cavilar, al menos, debería hacerlo con otras cosas, como aquella sensación extraña que desarrollaba hacia los humanos. Aquella sensación que me hacia preguntar si realmente valía la pena...Padres que tratan de asesinar a sus propio hijos, hombres matándose unos a otros por ese papel verde...realmente valía la pena?...y luego aquel asunto con los mutantes, xenofobia...e incluso mutantes asesinando. Aquellos a quienes podría considerar mis hermanos de "especie", se veían reducidos a asesinos...el mundo estaba repleto de ello...

Ree

Mensajes : 7
Fecha de inscripción : 27/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Crónica I - Bajo la lluvia.- [Libre]

Mensaje por Tempest el Lun Jun 20, 2011 4:51 am

*En aquella noche lluviosa, donde las calles de la ciudad eran rociada con aquel liquido vital, dándole a algunos significados de pureza y a otros, símbolo de frialdad. Bajo esas frías lluvia, caminaba aquel joven mutante de destino incierto, fatídicos eventos había tenido recientemente, provocando que su estado corporal empeorara, ya de por si era víctima del hambre, cansancio y agotamiento físico, pero ahora su pesar se había aumentado a un nivel mas psicológico.

Su mente era un caos, su reciente encuentro con la mujer que muy bien podría llamarse su madre, había hecho que los sentimientos de angustia e ira del joven aumentaran. Se había sentido atacado por ella, reafirmando lo que siempre tuvo en mente y temía que se volviera realidad. El odio que ella le tenía era cierto y siempre lo fue.*


''-debo continuar…. Debo seguir avanzando… debo escapar… de todo… quiero ser libre… quiero…-''

*Divagaba en su mente mientras saltaba por los techos de grandes edificios, sus habilidades le permitían hacer tales proezas con sumo sigilo y sin llamar la atención, por lo que se movilizaba fluidamente a pesar de las complicaciones físicas por las que pasaba.

Pero aun así, todo tiene un límite, incluso para alguien de naturaleza mutante, por lo que este al saltar sobre la azotea de un edificio aledaño, con la primera pisada de su pie izquierdo, este se tambaleo provocando que el joven se desplomara y callera bruscamente sobre la superficie, quedando semi de lado ante el impacto con el duro concreto.

Sus fuerzas se habían acabado, finalmente todo ese estrés y daño acumulado, estaban causando un efecto más certero en el, tan así que ya este no podía incorporarse del suelo húmedo. La lluvia que caía sin ceder un instante cubría más plenamente al joven, el cual solo pudo girar un poco para ponerse boca arriba y mirar hacia el cielo.*

-Maldición… parece que mi cuerpo no puede más… el dolor, es constante…. Mi cabeza aun me duele un poco por lo de aquella vez… supongo que es mi culpa por querer creer en ella y ahora me castigas con este clima… ¿eh?-

*Su resentimiento daba a relucir en sus palabras, mientras que con las pocas fuerzas que tenia levantaba su brazo derecho lenta y torpemente, para que con su dedo índice apuntara al cielo, como si trata llamar la atención de este.*

-Aunque me odies… voy a vivir, ¡Me Oyes!, ¡VOY A VIVIR!, ¡Y HARE QUE TODOS PAGUEN!, ¡CADA UNO DE USTEDES LO PAGARAN!, ¡SI TU ERES LA TORMENTA QUE CAE SOBRE EL MUNDO; YO SERE LA TEMPESTAD QUE ARRACE CON TODO!-

*Exclamo al cielo con mucha furia en sus palabras, a pesar de su situación este se negaba a morir y con ese deseo se auto proponía una especie de meta aunque no estaba muy clara para el, quizás el agotamiento le estaba afectando aun mas, puesto que su brazo se desplomaba al suelo, mientras que su visión se hacía borrosa poco a poco.*

-Yo… yo… yo fui creado a través del odio y del dolor… ahora les toca a ustedes… pagar por el pecado que han creado…-

*Pronuncio apenas esto último para lentamente cerrar sus ojos y caer desmayado ante su extrema condición, su salud en cierto modo peligraba, había una alta posibilidad de que el joven mutante no despertara de aquel sueño si no era tratado de cierta manera.*




Tempest

Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 20/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Crónica I - Bajo la lluvia.- [Libre]

Mensaje por Ree el Lun Jun 27, 2011 3:55 am

Relajante, sumamente relajante era la sensación que me brindaba la lluvia, que si bien su furiosa precipitación me había obligado a cerrar los ojos, podía permanecer plenamente consciente del universo moviéndose a mi alrededor. Sensación que tiempo atrás desconocía pues en aquella prisión, día, noche, frio, calor, todo se volvía irrelevante para esas personas que me mantenían encerradas. Sin importar cuánto ansiara, solo era un experimento. No obstante, porque pensar aun en eso?

Suspiré, elevando el rostro al cielo y agradecí mentalmente a aquella entidad cósmica que propició el escenario de mi escape.
En un destello fugaz pasó por mi la imagen de Ryuto. Me recriminé en voz baja alegando el pasar ya demasiado tiempo junto a él como para continuar pensándolo.

Y mientras sacudía mi cabeza con afán, algo inocente vale decir, de despejar mi pensamiento, escuche el resbalar de algo y su posterior caída. Rápidamente giré hacia la fuente dando con un muchacho tendido en el suelo, cual daba muestras de delirio acusando furioso al cielo, y cuya voz no dejaba de sonarme familiar.
Así, continuando él su soliloquio, me acerqué con pasos rápidos y sonoros que parecían chapotear en el agua que se había acumulado en el suelo hasta entonces, comprobando con horror que mis suposiciones eran acertadas. Allí, semi inconsciente, se encontraba el muchacho que había conocido el día de mi arribo a América.

”Coincidencia?”Pensé en tanto buscaba con mis dedos índice y medio el pulso en las arterias de su cuello, idea que jamás se concluiría debido a la escases del vital signo.

Tomé su cabeza, apoyándola en mi regazo, entreabriendo con mis manos su boca mientras el resto de mi cuerpo le cubría de la lluvia. Con mi izquierda busqué una navaja en mi bolsillo, posicionando la palma derecha a unos centímetros de su boca, y sin titubear un segundo, la atravesé por el centro con el filo, manteniéndolo allí con el flujo de sangre deslizándose por la hoja hasta caer exactamente en su boca, obligándole a beberlo.

Tal era mi preocupación que no estaba segura cuanto liquido necesitaría, sea como fuere, no cesaría hasta que recuperara la conciencia por completo...
A todo esto...que sentirían las personas al recuperarse tan súbitamente de una dolencia?...Era la primera vez que me lo preguntaba.

Ree

Mensajes : 7
Fecha de inscripción : 27/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Crónica I - Bajo la lluvia.- [Libre]

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 3:35 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.