Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» X-Men: Evolución (The RPG)
Miér Jun 17, 2015 12:08 am por Invitado

» X-Men: Evolución (The RPG)
Mar Jun 16, 2015 11:58 pm por Invitado

» Without a Cloak! Elite
Dom Jul 28, 2013 5:23 pm por Invitado

» hola a todos soy SenninIsland
Sáb Jul 06, 2013 5:48 am por senninisland

» [Afiliacion Elite] Sennin Island
Sáb Jul 06, 2013 5:42 am por senninisland

» The Time Turner Rol {Afiliación Élite}
Lun Nov 26, 2012 3:32 pm por Invitado

» ficha júbilo
Dom Nov 11, 2012 10:54 pm por Júbilo

» hogar dulce hogar(2 semanas despues de su llegada)
Sáb Sep 15, 2012 11:26 pm por NadaNadon

» GOTHAM SIN CITY [Afiliación élite]
Vie Jul 20, 2012 2:56 am por Invitado


Cronica 1 - Ajedrez (6 meses antes)

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cronica 1 - Ajedrez (6 meses antes)

Mensaje por .Magneto el Dom Abr 24, 2011 11:31 pm

Bolívar, Venezuela.

El astro rey baña de tonos y matices amarillentos las humildes arquitecturas de uno de tantos pueblos característicos por su actividad minera y metalúrgica en uno de los estados mas ricos del país; mientras en sus calles son invadidas por diversos visitantes, turistas y comerciantes, entre estos se encontraba un hombre de albina cabellera cual podría revelar fácilmente su edad avanzada pero esta evidencia se perdía completamente ante su rostro de facciones firmes y severas, un cuerpo de condición evidente aun por encima de sus ropas color khaki características de todo excursionista para quien el sofocante calor sudamericano se tornaba tan insoportable como el mas fétido aroma endureciendo su gesto mientras se coloca un amplio sombrero del mismo color que el resto de su vestir y típico de todo explorador. Con un paso desinteresado se dirige hasta uno de tantos talleres especializados en joyería hasta atravesar su umbral bañándolo bajo la placida bienvenida del aire acondicionado y misma que termina bruscamente ante el sobresaltado tono de excitación hipócrita por parte del asistente encargado de recibir a la clientela cuya voz se antojaba insoportable al sazonar su corto vocabulario con un acento que resonaba como martirio puro en sus oídos.

- BIENVENIDO SEÑOR!

Antes de contestar concluía con su camino hasta el vestibulo principal cual lucía incontables decorados de metales variados, en su mayoría preciosos, como trofeos en honor a su magistral obra de arte por parte del taller en tales metales. Una vez que ha descansado sus manos sobre el fresco cristal del recibidor corresponde tan gentilmente el saludo como le es posible.

- Buenos días Gilberto, he vuelto por las piezas de ornamento que les había encargado.
- Oh!, por supuesto, señor Erik, todo esta listo, un momento permitame avisar a mi jefe y el artesano para que se le haga una entrega formal - se apresuraba a responder el asistente tan rápido que parece atropellar su lengua con propia boca.

El joven desaparece al cruzar un segundo umbral y adentrarse en el taller; desde el que unos minutos mas tarde surgen 5 hombres mas, 2 cuya edad incluso menor a la del visitante pero su estado fisico lucia deplorablemente mas avanzado al propio mas 3 jóvenes; uno de los mayores era conocido, el jefe con quien tuvo el trato directo. Entre los jóvenes, uno traía consigo una bascula.

- Muy buenos días señor Erik, un gusto volver a verle, tan puntual como nuestro propio trabajo; una cualidad muy importante... - Le saluda el jefe con un tono muy cordial y respetuoso.

Calmadamente los jóvenes depositan sus cargamentos por encima de una larga franela carmín dispuesta por el jefe sobre el estante, incluso la bascula, el segundo hombre mayor deposita su carga envuelta en una franela del mismo tono al unisono. Como si hubieran sido sincronizados por una improvisada rutina rítmica destapan las franelas que recubrían sus paquetes mostrando diversas artesanías trabajadas en metales preciosos: anillos de diversos tamaños, solo un par nupcial pero muy bien trabajado, zarcillos, pulseras, esclavas; pero la pieza mas importante era la artesania que el hombre mayor presumía entre sus manos... un joyero diseñado como una caja de música y que contenía un semi-complejo sistema de cuerda para tocar aquella melodía tan particular. Aquella era la única pieza a la que aquel hombre llamado Erik ponía atención y antes de que pudiera exclamar cualquier palabra, su maestro artesano se adelanto a responder:

- Por supuesto que funciona, mire usted... - sostuvo la pieza entre sus manos para invertirla mostrando la pieza que sostuvo entre sus dedos dando cuerda lentamente con aquel clásico chasquido rotando el engranaje golpeteando delicadamente su freno - ... Solamente necesita girar el perno para darle cuerda, tal como usted lo solicito y se le da cuerda. Una vez que se le ha dado suficiente, puede escucharla simplemente abriendo la tapa principal.

Era una artesanía de exquisita maestría, ornamentos religiosamente trabajados hasta la perfección de reflejar el arte victoriano en su superficie en una forma perfecta de un Piano de cola. Con una sonrisa de satisfacción, Erik levanto la tapa de la caja de resonancia e inmediatamente comenzó la preciosa melodía con sus agudos metálicos perfectamente sincronizados.

- Es perfecta... mis mas sinceras felicitaciones y créame que es un honor recibirla directamente de usted. - Correspondía con un tono poseído por la gratitud como lo fuera cualquier tripulación que ha atravesado la tempestad mas violenta - Puedo darme cuenta que se ha encariñado con su obra Maestre... - concluyo retomando su gesto severo y dirigiendo su mirada al autor de tan maravillosa obra.

- Ejm... lo lamento si eso le incomoda, es algo inevitable cuando uno trabaja algo tan hermoso, solamente puede dotarse de tal belleza cuando la obra nace del corazón del artesano. - Respondía tan nervioso que las manos le temblaron sutilmente.

- Oh, no, no... no se averguence, es algo admirable; tan admirable como sus palabras. Me parece justo corresponder aquella dedicación con la que ha trabajado esta obra de arte, concediendole la oportunidad de adquirirla; y creame que de ningun modo busco abusar de usted, simplemente pagueme en moneda nacional el precio que usted daría a esta obra, y si su sentimiento es tan invaluable, entonces solamente deme el precio del material mas el costo que inicialmente se me cobro por su trabajo.

Al instante los ojos del artesano brillaron y se tambalearon de un lado a otro como un pendulo en dirección del jefe y de sus jóvenes aprendices buscando la aprovación que le sacaran de aquella duda existencial a la cual era enfrentado. Ninguno le devolvió una respuesta abstracta, practicamente todos se encogieron de hombros. Sin embargo, el artesano se dirigió hacia el jefe y con un gesto de su cabeza aprovo la compra; un gesto que solamente obtuvo otro recogimiento de hombros; su jefe dispuso de la caja registradora la cantidad equivalente en bolivares mientras el resto de las piezas eran dispuestas en sacos individuales de franela y finalmente todos los sacos pequeños eran depositados en uno mayor.

Tras calurosas - e igualmente desagradables - despedidas a cada uno de los presentes, Erik se retiraba por el umbral y se dirigio inmediatamente a una de tantas comercializadoras de joyas en el pueblo con la cual ya había entablado negociaciones previas para vender cada una de las piezas que había recibido del taller; sencillamente en el taller había pagado la mano de obra con la negociación de que restaran de la materia prima otorgada el valor calculado por la mano de obra, un trato muy fácil, para posteriormente vender el resto de la joyeria en las comercializadoras... su objetivo: simplemente obtener dinero.

¿Para que la necesidad del dinero? era una pregunta cuya respuesta era sencilla y se demostró cuando aquel hombre entro en una de tantas mercerías comprando alimentos variados, agua potable, bebidas hidratantes y otros artículos de excursión.

.Magneto

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 31
Localización : en el foro

Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/erik_lehnsherr_

Volver arriba Ir abajo

Re: Cronica 1 - Ajedrez (6 meses antes)

Mensaje por .Magneto el Lun Abr 25, 2011 12:10 am

El calor era avasallador durante el día y la radiación solar quemaba la piel con facilidad, razones por las cuales había decidido esperar a la sombra de un árbol en medio de un tupido bosque colina arriba de un curso fluvial cercano. Una vez que el atardecer había llegado, aquel hombre conocido como el Maestro del Magnetismo se levanta llevando a hombros una enorme y clásica mochila de excursionista provista de un armazón rígido cual personalmente había reemplazado su moderna composición plástica por una ventajosamente metálica. Bajando cuidadosamente la pendiente se detuvo hasta tener una vista perfecta de varios kilómetros de aquel rio oscurecido por la intensa densidad de hierro que arrastraba en sus poderosas corrientes; una carga que se disponía a hacer menos pesada.

Aquella disposición se erigió fortalecida por su implacable voluntad representada con ambas manos extendidas a lo alto sincronizándose a la inmensamente densa concentración que transmitía aquel hombre de gesto endurecido por las décadas; pero esta era una concentración absolutamente distinta a la humana, era tan densa que se materializa en el universo como un campo electromagnético que crece en colosales proporciones conforme su percepción se vuelve homogénea dentro del mismo, en una fusión homogénea cual si este campo fuera un sentido adicional del que aquel hombre puede disponer para lograr aquella manifestación sobre humana. Agrandando en tamaño y densidad el poderoso campo magnético con la misma maestría que un humano cualquiera puede agudizar sutilmente alguno de sus sentidos a través de la concentración, consigue generar un fenómeno magnético tan grande como su vista le permite y suficientemente poderoso para comenzar a arrebatar las partículas ferromagnéticas del rio elevándolas por los aires como una nube oscura que asume la forma del inmenso campo magnético.

Por unos segundos, y acompañado por un profundo suspiro, su rostro cierra sus ojos como si se privara voluntariamente del sentido de la vista para agudizar aquella percepción que se extendía innatamente por el campo magnético que ha generado; y de este modo, intuye o calcula la cantidad de material ferroso que ha extraído de la corriente fluvial. Tras lo cual, devuelve su percepción visual sobre el fenómeno que ha provocado y en sincronía al cerrar de sus dedos y la lentitud que devuelve sus brazos a su posición inicial, aquella inmensa nube comienza a comprimirse en una esfera perfecta frente a su cuerpo hasta que la última partícula es comprimida dentro de aquel objeto. Complacido por su obra, no puede evitar sonreír para sí mismo al verse reflejado en la perfecta superficie de la esfera; pero su manifestación dura poco antes de que la esfera mute en forma envolviéndolo en algo semejante a un traje metálico que termina por formar simplemente por recubrir sus botas, el cinturón alrededor de su cintura, partes de su mochila y finalmente se comprime en una superficie bajo sus pies como si se tratara de una plataforma.

Una vez concluida su obra, cruza sus brazos a la altura de su pecho antes de emplear aquella poderosa voluntad para elevar un nuevo campo magnético que le hace levitar por los aires atrayendo la plataforma y los recubrimientos de sus vestiduras, antes de acelerar su movimiento en dirección del horizonte.

.Magneto

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 31
Localización : en el foro

Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/erik_lehnsherr_

Volver arriba Ir abajo

Re: Cronica 1 - Ajedrez (6 meses antes)

Mensaje por .Magneto el Lun Abr 25, 2011 12:54 am

El famoso Macizo Guayanés es teñido con un gradiente homogéneo desde los naranjas más radiantes hasta los oscuros azules de la noche y cuyo autor era el propio crepúsculo en el horizonte embelleciendo con sus últimos minutos aquel monumento de la naturaleza ante los ojos del hombre capaz de elevar su humanidad por los aires empleando su maestría en el control de los campos magnéticos. Finalmente desciende hasta el lugar exacto donde comienza a emerger aquel coloso terrestre desde el suelo, donde tras un suspiro de descanso y satisfacción, levanta sus manos en un gesto sencillo que reconforta su concentración mientras moldea un campo magnético para desempacar de su mochila una carpa de tono plateado, una combinación homogénea de tela y fino metal cual se acomodaba sobre rígidos modelos tubulares generados por lo que anteriormente era la plataforma bajo sus pies, comprimidos en su nueva forma por combinaciones incontables de densos campos magnéticos para terminar estáticos en lo que se había formado como una carpa de proporciones respetables y donde la gallarda figura masculina se encontraba al centro.

Densidades oscuras como nubes concentradas se introducen dentro de la mochila sacando todos los objetos y disponiéndolos colgando de la estructura tubular por encima de su cabeza mientras aquel hombre de albina cabellera se acomoda en el suelo asumiendo una posición de meditación al cruzar sus pies. Concluyendo con el descanso que su rostro cobra al serenar aquel gesto endurecido y cerrar sus ojos, no se disponía a dormir, comenzaba una profunda meditación a través de la cual extendía la percepción de un sutil campo electromagnético que enfocaba hacia el suelo y hacia el coloso terreo ante el que se encontraba, percibiendo cada perturbación que el campo electromagnético se encontraba a su paso; buscando en particular, una resistencia que hasta entonces no había percibido con claridad y misma cual había venido a buscar, la presencia del superconductor Coltan cuyos yacimientos recientemente descubiertos en la región eran valuados en miles de millones de dólares. Sin embargo, lo que planeaba para dicho superconductor excedía por mucho los vánales intereses económicos; daría un uso extraordinariamente peculiar a sus famosas cualidades.

Una vez que había percibido las concentraciones de Coltan, aumenta la densidad del campo electromagnético gradualmente hasta percibir como el mineral comenzaba a ser arrastrado a través de la tierra y como se dete-nía ante la roca; situación que le obligaba a aumentar la intensidad del campo electromagnético hasta que el mineral rodeara la roca o la atravesara para continuar su movimiento y emerger desde la tierra bajo su cuerpo, alrededor del mismo y desde la roca del Macizo Guayanés. Concentrándose finalmente en el poderoso centro de aquel campo electromagnético comenzando a formar una figura homogénea creciente.

Sus intenciones eran reveladas ahora, aquella disposición de la carpa, los alimentos comprados, su meditación evidenciaban que su plan era obtener la mayor cantidad de dicho superconductor incluso si la empresa le tomaba días y noches completas. La meditación era una actividad que practicaba con frecuencia para ejercitar su poderosa concentración y la disponía ahora para cumplir sus ambisiones.

.Magneto

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 31
Localización : en el foro

Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/erik_lehnsherr_

Volver arriba Ir abajo

Re: Cronica 1 - Ajedrez (6 meses antes)

Mensaje por .Magneto el Lun Abr 25, 2011 2:10 am

4 días después.

El sonoro crujir de la tierra bajo gruesos y pesados neumáticos era la señal obvia de lo inevitable, más sin em-bargo, de lo predecible. Un camión-tanque militar característico por sus 4 ejes de neumáticos dispuestos para dotarlo de una relativa cualidad todo terreno se aproximaba hacia la carpa, transportando en su interior a una tropa reducida de militares pero bien armados con rifles de asalto que constaba de un Sargento y cinco solda-dos rasos con órdenes de indagar, inspeccionar, documentar y comunicar la situación con la extraña carpa a los pies del Macizo Guayanés; pues desde enero de aquel año las autoridades habían aprobado una iniciativa para controlar la minería ilegal en la zona. ¿Cómo se relacionaba con la situación? La enorme estructura cubica junto a la carpa podía contener varias toneladas de lo que fuera y hasta el momento desconocido por la autoridad regional. El camión se detiene a unos metros de la carpa y del mismo descienden cautelosamente la tropa en silencio haciendo labor de reconocimiento en la zona mientras el sargento se adentra en la carpa visualizando a aquel hombre de albina cabellera descansando bajo la sombra y comiendo de un pan que sostenía con su mano izquierda; era un pan típico de la región relleno de mermelada de guayaba, una combinación que le sabía suficientemente extravagante para considerarlo algo difícil de comer.

– ¿Su nombre? – requirió con tono severo el sargento

– Buenas tardes, mi nombre es Erik Magnus Lehnsherr. ¿Quién es usted?, y ¿Qué se le ofrece? – Contestaba el “anfitrión” en un tono igual de severo que no cedía ante la intimidación característica de los militares, tan conocida que incluso invocaba los peores recuerdos de su memoria.

– Sargento Cortez. Levántese. Tenemos órdenes de registrar su campamento. En particular la estructura cubica adjunta al mismo ¿De qué se trata? – continuaba demandando con ese tono arrogante que gradualmente pateaba el estado zen del mutante.

Como una habilidad innata e incluso instintiva podía adivinar o percibir los pensamientos inmediatos de su inoportuno visitante; cuando menos sus intenciones las percibía muy claras: Sin importar que contestara o que hiciera, sus intenciones eran desalojarlo y confiscar su campamento trasladándolo al puesto militar más cercano. Bajo dicha percepción le parecía obvio que el enfrentamiento se volvería inminente e imprescindible; por lo tanto se levantó de su sitio tomándose apenas unos segundos para tensar y relajar cada musculo de su cuerpo acompañando su postura con una respuesta transitoria.

– Venga le mostrare.

Detrás suyo lo acompaño el sargento vigilante, aquella sensación de una mirada acusatoria e incluso inquisito-ria sobre su cuerpo le crispaba su temple como el pelaje de un gato ante una amenaza latente, pero NO era la presencia militar alrededor lo que lo alteraba; eran sus memorias prácticamente tatuadas a fuego en su piel e incluso en sus genes. Continúo tranquilamente hasta fuera de la carpa y hasta un par de metros de la colosal arquitectura cubica antes de darse la vuelta y mirar fijamente a los ojos del sargento.

– Esto, mi joven sargento es un contenedor compuesto de una superficie metálica de un volumen que sinceramente desconozco con precisión pero que puedo estimar en dimensiones de 500 metros por lado.

– ¿y que se encuentra dentro del contenedor?

– Algunos minerales.

– ¿Tiene usted documentos que demuestren su posesión legal de dichos minerales? Caso contrario tendremos que confiscarlos hasta que presente los documentos.

– Me temo que eso no será posible sargento – concluía en un tono profundamente severo como aquel susurro del viento antes de la tormenta; pero aun podía controlarse un poco más.

– ¿Por qué cree usted que No será posible?

– Las dimensiones del contenedor impiden su transporte, no existe grúa de desplazamiento terrestre capaz de levantarla; ni aeronave de carga suficientemente poderosa para levantarla.

– Entonces ¿Cómo es que la ha traído usted hasta aquí?

– Hábil pregunta, parece inteligente sargento, pero ¿Suficientemente inteligente para comprender la respuesta? – respondía sonriente al darse cuenta que su juego de respuestas ha conducido al militar hasta la jugada donde lo quería posicionar.

– ¡No quiera pasarse de listo, responda con claridad! – demando el sargento levantando la voz.

– Lo he creado yo mismo, en este lugar… – no logro concluir cuando el sargento le interrumpe abruptamente.

– Suficientes estupideces! Ya acabo con mi paciencia! Queda usted arrestado y todo esto será confiscado, si no podemos llevárnoslo completo nos lo llevaremos en pedazos!

– Eso No va a suceder.

Concluyo severamente mientras su mano se dirigía hacia la estructura cubica cual se vio atravesada por un denso campo electromagnético haciéndola elevar hacia los aires mientras se dividía en los 1000 cubos que le conformaban. Los soldados observaban horrorizados instantes antes de que el sargento diera la orden de abrir fuego exclamando sobresaltado y sorprendido – Mutante! Monstruo! Abran fuego! – Acusaciones xenofóbicas que finalmente patearon fuera de su estado de calma al maestro del magnetismo envolviéndose a su mismo en un campo magnético tan poderoso que reflejaba la luz en su superficie manifestándose como un campo de fuerza que instantáneamente detuvo las balas disparadas por los rifles de asalto.

– Son tan arrogantes como para dictar y ejecutar un juicio sobre la vida y la muerte de un hombre simplemente por sus prejuicios hacia una raza superior a la suya. Tontos… – exclamaba en un tono tan largo y profundo como lo era severo antes de decretar su propio juicio – Serán ejecutados por sus propios juicios.

Sentencia que ejecuto estallando su propio campo magnético y repeliendo las balas en contra de los militares hiriéndolos en diversas partes del cuerpo hasta incapacitarlos y que dejaran de disparar en su contra. El sargento apenas había disparado con su escuadra, una 9mm reglamentaria y cuyos disparos al ser reflejados le habían herido en el abdomen, piernas y un hombro; no lo suficiente para matarlo y por tanto observaba estupefacto como aquel hombre de albina cabellera se elevaba por los aires rodeado por lo que le parecían incontables cubos oscuros como una visión demoniaca o apocalíptica antes de que su visión desapareciera velozmente hacia el horizonte rodeando el Macizo Guayanés.

.Magneto

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 31
Localización : en el foro

Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/erik_lehnsherr_

Volver arriba Ir abajo

Re: Cronica 1 - Ajedrez (6 meses antes)

Mensaje por .Magneto el Mar Abr 26, 2011 3:49 am

Puerto Ordaz, Venezuela. 15 días después.

Las luces de las embarcaciones ancladas en los muelles de Puerto Ordaz mimetizaban el nocturno cielo estre-llado que se fundía en el horizonte con el amplio cause del oscuro Río ennegrecido por sus densas cantidades férreas que arrastra en sus poderosas corrientes. Famoso por su historia como una fuente de exportación minera la mayoría de sus navíos se especializaban en dicha materia transportando toneladas de diversos metales como Aluminio, Acero y Hierro se convertía en el punto de origen ideal para transportar aquellos recursos que aquel hombre conocido como el Maestro del Magnetismo había extraído por si mismo a través de la roca en diversos puntos de la región dentro del mismo Estado.

Se encontraba descansando brevemente apoyado del retén metálico que limitaba el bulevar portuario concediendo una vista privilegiada de todo el puerto, con su cabellera albina agitándose por la cálida brisa nocturna perfeccionada con la frescura natural cual divino beso de la madre noche mientras observaba detenidamente el debilitado panorama que la limitada visión nocturna le permitía. Tras un largo suspiro, desde lo más profundo de su ser extiende un campo electromagnético apenas perceptible para su perfeccionada percepción sobre dicho medio empleándole como un radar natural sondeando cuanta embarcación se encontrara en el puerto, estudiando a detalle sus cargas diversas, la cantidad de combustible en sus tanques, las cantidades de sus almacenes, el número de tripulantes, entre otros muchos detalles ventajosos para su próximo movimiento. Sin embargo, su concentración titubea al escuchar el ligero andar de un humano aproximándose hasta donde se encuentra.

- Buenas noches señor – era el tono dulce e inocente de una jovencita poco mayor a los 15 años de edad, a quien mirando de reojo.

- Buenas noches pequeña - se concede a si mismo dirigir su rostro y postura con un tono apacible, casi paternal.

- Debería retirarse, es muy noche, está muy oscuro y no es seguro por aquí.

- ja, ja… - reía brevemente ante la ironía de ser sermoneado por una infante de menos de la cuarta parte de su edad – y, ¿porque debería retirarme si parece suficientemente seguro para una jovencita como tú?

- no… ejm… es que yo tampoco debería estar por aquí… me escape de casa – confesaba la joven, sin embargo su gesto lejos de lucir el rubor de la vergüenza, se sumergía profundamente en un dolor autentico.

- ¿Por qué harías semejante? – cuestionaba en palabras descansadas sobre un tono apacible y tranquilizador.

- No puedo explicarlo, mi familia me odia… - cada palabra salía de sus labios como si espinas tratasen, tortuosas silabas que costaba trabajo escupir fuera.

Ahora lo comprendía claramente, esa sensación de fraternidad y familiaridad que percibía en proximidad de la joven era una manifestación profunda como aquellos lazos trascendentales tatuados en nuestro material genético; la joven era una mutante latente padeciendo el traumático suceso de la discriminación y marginación de su propia familia, un evento que había presenciado en tantas ocasiones que incluso percibía con familiaridad.

- El odio humano es una expresión defensiva hacia lo que envidia o teme, teme lo que desconoce, envidia lo que no posee – explicaba estratégicamente buscando ganar la confianza de la joven.

- Lo dice como si usted no fuera humano… - palabras titubeantes que oscilaban entre el tono de duda y temor a la decepción.

- No soy un simple humano como aquellos de los que hablo, soy superior como todos los de mi clase.

- ¿Superior?, ¿los de su clase? ¿Qué clase es esa?

- “Homo-Superior” corrientemente enunciados como Mutantes, personas con habilidades más allá de la com-prensión del humano común.

- ¿habilidades? ¿Cuál es su habilidad? – preguntaba con tanta naturalidad como si simplemente sacara sus dudas sin pensarlas.

- Puedo controlar los campos magnéticos, observa… -

Tras concluir su última concesión, su mano se elevó con su palma hacia abajo en un gesto armonizado al poder que extendía y condensaba un campo magnético hasta producir un intenso estremecimiento metálico producto de la tensión vibrante del retén metálico atraído poderosamente hasta finalmente desprenderse del concreto a sus pies; el metal conservo su nueva forma cual largo arco desprendido del suelo mientras la joven observaba estupefacta ante la facilidad y naturalidad con la que aquel hombre manipulaba su habilidad. Apresurándose a revelar su propia habilidad casi cual presumiera de está buscando competir de algún modo impetuoso intensificado por la emoción de la empatía y entendimiento.

- Mire! Yo puedo hacerme invisible!

Lo intento en un gesto que parecía revelar el tremendo esfuerzo al que ella misma sometía su cuerpo, fuere una tensión o un dolor lacerante hasta comenzar a volver traslucido su cabello, posteriormente sus dedos, sus manos, los brazos; aunque súbitamente exhalo un largo respiro devolviéndole a su consistencia visual natural. Exponiendo un nuevo gesto sumido en la angustia de la auto-decepción, una evidencia clara de baja autoestima ante la impotencia del desconocimiento y descontrol de sus habilidades.

- Aunque veo que te cuesta mucho trabajo, o quizá te produce algún dolor, aun no controlas tu Don - aseveraba el mutante mas experimentado.

- Lo siento, en realidad toda mi vida me he esforzado por retenerlo, reprimirlo, desaparecerlo, mi vida han sido tragedias y regaños, insultos, entre otras muchas cosas desagradables debido a esta desgracia...

- No te atrevas jamás a llamarlo “desgracia” de nuevo – interrumpio levantando la voz con un semblante severo e inquisitivo como si hubieran escupido sobre sus ropas – Es un privilegio, un Don, muchos seres humanos han dedicado su vida entera a intentar equiparar semejante habilidad, muchos han perdido sus vidas inútilmente al intentar imitar tu habilidad como para que lo llames de ese modo tan despectivo e ignorante.

- Lo siento, es lo único que he conocido a lo largo de toda mi vida, y ahora me han echado de casa por provo-carle un infarto a mi abuela, me vio caminar sin cabeza, yo no sabía que sucedia porque recién me despertaba y mientras duermo no controlo mi … - dudo por apenas un segundo - … mi Don; entonces no sabía que mi cabeza estaba invisible cuando me levante al baño. Mi familia me odia…

- Tranquila, sucede con más frecuencia de la que crees y a muchos otros de nuestra clase, sucede porque desde el momento en el que manifestaste tu habilidad por primera vez dejaste de ser su familia, tus genes despertaron revelando tu verdadero ser.

- No tengo a donde ir… no sé qué hare… - sus palabras se rompían en cada silaba como si fuera a entrar en shock emocional.

- Ven conmigo. Jamás volverás a reprimir tu Don de nuevo, te enseñare a dominarlo, controlarlo, perfeccionarlo y usarlo a voluntad para tu beneficio.

- pero… ¿A dónde ira usted? ¿A dónde iríamos? ¿con los otros…? – parecía concluir con inteligencia.

- Esta noche iniciare mi viaje hacia norte américa, inicialmente a Estados Unidos donde se encuentran unos miembros de nuestra Hermandad.

Por un instante todo pareció iluminarse en la tétrica vida de aquella joven, deslumbrando una nueva oportunidad para vivir fuera de los gritos, las acusaciones, los insultos. Sin embargo, la duda era inevitable, ¿Quién era este hombre tan convenientemente persuasivo? ¿Por qué debería confiar en Él? Y su mirada se perdía en la profundidad de la noche totalmente petrificada ante la indecisión, por un lado estaba todo cuanto había sido educada durante su vida y por otro lado estaba este hombre, único en su joven e inocente conocimiento, el único hombre a quien conocía con un Don sobre humano como el suyo.

Finalmente la severa mirada bajo aquellas albinas cejas se devuelve hacia la corriente fluvial mientras aquel hombre presionaba con su voluntad un denso campo electromagnético doblando el retén metálico hacia el frente como si se doblara en un pequeño muelle por encima del cual andaba con total naturalidad antes de pisar lo que parecía el mismísimo aire, sin embargo, no era más que uno de los múltiples cubos oscuros mime-tizados bajo la noche y encima del ennegrecido cause.

- Espere! – exhalaba con intensidad y sobresalto al verlo retirarse – Iré, iré con usted, no tengo a donde ir, y jamás he podido reprimir mi don, jamás podre, nunca seré como las demás… prefiero seguir a mis semejantes, a los de mi clase, quizá ellos puedan aceptarme… - concluía temerosa aun de sus palabras o de su propia decisión.

- Bien, cierra los ojos, y no temas, te llevare por encima del rio hasta un navío que he seleccionado. Mi nombre es Magneto, es el nombre que me reconoce en los de nuestra clase, he abandonado mi nombre humano para usar el que me corresponde y define en nuestra especie.

Por unos segundos la joven parecía dudar, acelerando su respiración y atropellando torpemente su respuesta.

- Me llamo Evelin… pero aun no sé cuál es mi nombre entre los nuestros.

- Lo sabrás, se paciente y cierra los ojos.

Finalmente la joven cerraba sus ojos con un ritmo respiratorio bastante acelerado, suficiente como para representar la situación antes de perder la consciencia, pero se sostuvo en pie y consciente mientras esperaba a la expectativa. Rápidamente el maestro del magnetismo le envolvía en múltiples campos electromagnéticos con los cuales rodeaba la figura femenina de partículas férreas extraídas del caudal y condensadas como una malla oscura alrededor de su cintura, por su espalda que se cerraban a lo largo de su torso como un arnés entallado al mismo tiempo que se ajustaba como cintas a lo largo de sus piernas. Finalmente, le hace elevar a su par con un campo aun mayor cual crece del mismo modo que si cobrara vida su don magnético y aspirara un prolongado suspiro sobre el cual se elevan como por encima de un enorme colchón invisible; aumentando gradualmente la velocidad de desplazamiento hasta perderse de la vista ofuscando sus figuras bajo el manto nocturno.

Inevitablemente, el morbo, la curiosidad y el miedo hacen presa de la voluntad de la joven, quien abre los ojos admirando ante sí el vuelo por encima del rio como si de un sueño se tratara alejándose de aquella tortura a la que alguna vez llamo vida.

.Magneto

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 31
Localización : en el foro

Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/erik_lehnsherr_

Volver arriba Ir abajo

Re: Cronica 1 - Ajedrez (6 meses antes)

Mensaje por Exodus el Mar Abr 26, 2011 4:33 am

Spoiler:
Espero que no te moleste que intervenga en estó, mi amigo.
La noche de los tiempos pocas veces ha tenido deleite más grandioso, que la presencia y poderío que esa noche hicieron gala a favor de un hombre motivado por la genialidad de su mente conquistadora. Un lord extraordinario, bendito con un don más importante que su habilidad mutante, el arte de la elocuencia; destreza con la que cautivo el corazón y mente de una jovenzuela dubitativa, víctima de la xenofobia desde su propio lecho familiar. Prejuicios que eran compartidos por todos los actuales “reinos del mundo”, que veían en la figura de los mutantes, la tangible silueta de sus pesadillas más terribles. Un miedo, que tal vez, no era del todo tan injustificado, pues según se sabe, existen entre aquellos elegidos de la evolución, seres tan magnánimos, capaces de manejar fuerzas que solo pueden ser descritas como demoniacas o apocalípticas.

El crujir del metal fue sosegado repentinamente por una estridencia mucho más violenta. Un rugido feroz, ídem al que persigue el vuelo de los jets militares, pero no se trataba de ninguna maquina creada por el hombre lo que surcaba los cielos, sino de una presencia humana que dejaba su huella al surcar los cielos a una impresionante velocidad de céfiro estelar. Sus radiantes luceros no tardaron segundo alguno en reconocer, aún entre la más espesa penumbra, la silueta del místico hombre que podía levantar montañas de hierro con tan solo su voluntad. El mismo mesías que lo libero del pasado laúd de un sueño que se antojaba infinito para acallar por siempre la voluntad del paladín. – Mi señor, al fin lo he encontrado.- Manifestó desde la lejanía.

Presumiendo de un dominio absoluto en sus habilidades, modero su vuelo en una perfecta sincronía con la velocidad del viaje en que surcaba su señor. – Se que no debería estar aquí.- Agregó, refiriéndose al nonagenario mutante, que a pesar del pasó de los años, y los embates de una vida difícil, conservaba la figura de un joven campeón en el pináculo de su vigor máximo- Pero, su viaje se a alargo, y la hermandad requiere de su pronta presencia. Sus enemigos ya están listos para declararle la guerra.- A pesar del significado de sus palabras, el paladín angelical no expreso emoción alguna, manteniendo un perfecto decoro en la modulación de su voz.

Acercando su vuelo al del amo del magnetismo, pudo facilitar un sobre celosamente resguardado entre sus manos. La copia de un documento ultra-secreto del gobierno, cuyo sobre amarillento leyendaba la palabra CONFIDENCIAL en letras rojas.- Mistique a robado esto de la secretaría de seguridad de los Estados Unidos… - No obstante a su superioridad; incluso entre las huestes inhumanas del mundo mutante, el temple en su mirada se veía afectado con un tenue desosiego. Confusión, natural en un hombre criado y educado en tiempos de espadas y caballeros. Un guerrero de mente antigua que concebía más fácilmente la existencia de la magia que la ciencia del siglo XX. –Le llaman el proyecto centinela… - Para él eran colosos de acero edificados para cuidar de la obra de los enemigos de su maestro.- Jamás me atrevería a cuestionar su sabiduría, ni tampoco a opinar acerca de la fragua que tiene deparada. Pero es imprescindible que mi maestro se apresure a regresar… sus enemigos ya están listos para realizar el primer movimiento, y la hermandad le necesitara cuando eso suceda.-

Exodus

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 22/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cronica 1 - Ajedrez (6 meses antes)

Mensaje por .Magneto el Miér Abr 27, 2011 2:06 am

Como aquel silencio que augura una gran expectativa una vez que el viento desaparece repentino y los seres vivos extrañan su caricia en esperanza de su regreso, el vuelo de los dos mutantes se detiene ante la manifestación Psionica que desgarra los cielos desde el horizonte y se detiene en toda su gloria revelando la magnánima presencia de un ser antiguo, asombrosamente conservado en la plenitud de su condición por el encierro del cual le había liberado aquel a quien ahora llamaba Señor. Sin embargo, el semblante con el cual le recibe es infinitamente distante de una bienvenida, su avistamiento se vuelve un faro resplandeciente para aquel de quien precisamente había buscado escabullirse Magneto una mente tan poderosa para vigilar el mundo entero y su rival en ideologías.

– Exodus… – expreso casi con decepción – ¿Qué estás haciendo aquí?

Su pregunta fue respondida casi con premeditación por parte de a quien concedía la confianza de un igual o un viejo amigo, algún respeto callado por su propio orgullo imbuía cada una de sus perspectivas respecto a aquel hombre, fuera mutante o inhumano. Recibiendo aquel sobre, lo examina con detenimiento y premura antes de sostenerlo apenas entre su dedo índice y medio devolviéndolo a su mensajero; a quien observa con la intriga que fractura su descontento.

– Amigo mío, no he venido hasta aquí como un plan vacacional, cada año de mi vida lo he dedicado a nuestra ideología, nuestros objetivos, nuestros métodos… Tu presencia en este lugar revela mi ubicación para las mentes que son capaces de seguir nuestros movimientos y pecaríamos de ilusos si asumiéramos que eso no atraerá sus sospechas. Pero tu preocupación y tu decisión de venir han sido las correctas pese a las consecuencias, cuales fueren, Yo confío en ti, y quizá aún hay demasiada de esa modestia humana dentro de tu corazón al dudar de ti mismo para asumir el mando en mi ausencia. Yo estoy seguro que no hay fuerza humana capaz de vencerte y por eso confíe en ti la autoridad y cuidado sobre el resto de los nuestros; necesitas confiar más en tu potencial, tu poder. Justo en este momento me dirigía de regreso a norte américa; como hermandad necesitamos que vuelvas a tu posición y confíes en mi juicio y decisiones; volveré a tu par, pero con destinos diferentes, tu vuelve con la hermandad, yo necesito concluir parte de nuestros planes a partir de cuyos progresos cualquier esfuerzo de esos humanos será inútil.

Concluía aquel breve discurso aplastando dentro de si mismo su propio carácter, dando vueltas en su mente a tantas ideologías sobre la logística de una Armada donde el movimiento de sus tropas fuera de lo que las ordenes habían sido estipuladas supondría un severo castigo; pero aquellos quienes le seguían no eran soldados, ni mercenarios, les guardaba en su consideración como si fueran sus hijos y aquellos con un dominio tan cercano al suyo propio como verdaderos hermanos.

– Les presento. Exodus, Evelin es una joven nativa de estas tierras, mutante como yo, y ha decidido seguirme para poder desarrollarse fuera de la ignorancia humana y aquellas consecuencias que bien conoces. – después de introducir a su colega sobre la joven, giraba su rostro y atención hacia ella – Evelin, te presento a Exodus, presumiblemente el más notable miembro de nuestra hermandad, le considero casi como un igual. – concluía con una sobria sonrisa imbuida en soberbia.

– Mucho gusto – titubeo la joven.

– Evelin, la situación actual requiere que nos movilicemos tan rápidamente como nos sea posible, no estas acostumbrada a esa velocidad de desplazamiento por lo que necesitare aislarte.

Exlamó como una decisión absoluta sin posibilidad de réplica o prerrogativa; al instante estrello dos campos magnéticos de poderosa densidad para comprimir inquebrantablemente una lámina de metal que formaba alguna especie de nave ovoide y pequeña perfectamente aerodinámica para finalmente fundir ambos campos en uno único pero poderoso con el cual la mantuvo a su par mientras les impulsaba a ambos a una velocidad equiparable a la de un Boeing de vuelo intercontinental en dirección de norte américa. Seguido en las alturas por aquellos cientos cubos oscuros de metales comprimidos recubiertos por una densa capa ferrosa se mimetizaban perfectamente con la bóveda celeste en su bello tono nocturno.

.Magneto

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 31
Localización : en el foro

Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/erik_lehnsherr_

Volver arriba Ir abajo

Re: Cronica 1 - Ajedrez (6 meses antes)

Mensaje por Exodus el Miér Abr 27, 2011 3:17 am

Sí bien, la determinación con que siempre sigue las ordenes de aquel hombre al que considera sabio y experto era inmejorable, no así lo era la confianza en su propio ser. Como es lógico, aquella falta total de fe en sí mismo, se relacionaba con los errores del pasado; donde por seguir los instintos de su razón, se volvió un caballero de la injusticia que estuvo cerca de cobrar la vida de un hombre casi tan admirable para é, como lo es su actual maestro. Aún así, las palabras del amo del magnetismo encendían una halagüeña esperanza de redención a sus pecados. Sí un hombre tan ilustre era capaz de depositarle la confianza de guiar a la liga de inhumanos, que tantos años y esfuerzos le tomo construir, algo realmente favorable debía estar aportando a la causa.- Yo siempre he confiado en sus decisiones. Lamento profundamente si mi presencia aquí parece demostrar lo contrario, solo he pecado de ingenuo. Ingenuo por pensar que nuestros enemigos podrían estar un paso delante de usted, y yo… solo quería mantenerle informado, pero ahora comprendo que nada escapa sus planes. Por mi honor, que no volveré a cometer este fatal error.- Agregó, tan avergonzado, que no fue capaz de seguir sosteniéndole la mirada al estoico mutante.

Mademoiselle.- Asintió mirando a la joven mujer (casi una niña) que parecía temblar de pies a cabeza. Apenas podía sostenerse, era notable que se trataba del primer vuelo de la chica, por lo menos en esas distinguidas circunstancias. Un pequeño gesto afectuoso se deslumbro en el rostro del fiel caballero francés.- No temas, viajas a lado del hombre más ilustre de toda la tierra. Bienvenida a la hermandad.- Sus vibrantes ojos todavía brillaban con emoción cada vez que le tocaba darles la bienvenida a los nuevos miembros de la fraternidad. Era como conceder el título de caballero a un nuevo espadachín, dispuesto a pelear por “la causa más justa”.

Entonces regresare con la hermandad. Pero sí mi maestro me necesita, sabe como hacérmelo saber.- Finalizó. Y es que tan solo bastaría que el campeón de caballera argenta se saque el yelmo por un segundo, para que un llamado a través de la distancia y el tiempo resuene en la mente empática del caballero esmeralda, y este literalmente se teletransporte en un parpadeo, donde su maese le indique.

No defraudare su confianza.- Murmuró ya para sí mismo, viendo como el vuelo de sus acompañantes se transforma; y como brillantes astros que se precipitan a la tierra, se pierden en la lejanía del horizonte hacia rumbos desconocidos. Él, cumpliendo con la voluntad de su amo, volvió su vuelo con igual furia, ejerciendo una velocidad de vuelo que no parece si quiera algo posible; más que en la imaginación de los cuentistas que sueñan con la presencia de los ángeles celestiales. Sin la presencia del patriarca máximo, la hermandad necesitaría del legionario francés para guiarles.

Exodus

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 22/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cronica 1 - Ajedrez (6 meses antes)

Mensaje por .Magneto el Jue Abr 28, 2011 12:46 am

Montañas Berkshire del Valle Nevado, Massachusetts.

El más maravilloso paisaje que el invierno podría ofrecer al mundo era aquel que vestía la tierra cual dama en vísperas de celebrar nupcias las ultimas bendiciones del astro rey antes de desaparecer en el horizonte conce-dían reflejos dorados a los nevados cual divina cabellera. Era la visión de una perfecta representación que innegablemente traía el recuerdo de aquella mujer conocida como “La Reina Blanca”.

Tras el breve suspiro, un avatar forjado en ideales inquebrantables y la más poderosa comunión con las fuerzas elementales del universo devuelve su atención hacia un palacio dedicado a la educación de más alta excelencia en habilidades sobre humanas, la Academia de Massachusetts. En términos subjetivos, aquel hombre de argenta cabellera su voluntad era tan absoluta que era una fuerza innata en el universo cual concentraba poderosamente y a la cual la naturaleza respondía condensando un campo electromagnético con un flujo descendente con el cual buscaba presionar todo objeto metálico hacia la superficie que le sostuviera, fuera un mueble o el propio suelo, dejar sellados todos los compartimentos con cerraduras metálicas, todas las puertas con bisagras metálicas, entre otras variadas consecuencias que evidenciaran su presencia a los huéspedes y la imponente Reina Blanca residente en su interior. La presencia de los fenómenos magnéticos que envolvían su presencia, sus habilidades, sus movimientos y cada una de sus acciones provocaban un campo de resistencia a la luz manifestando la gloria Boreal únicamente sobre los terrenos de aquel palacio sometido bajo su poder.

Concediendo breves segundos para que se percataran de su presencia, desciende lentamente desde los aires hasta el balcón más notable, el mayor, apostando que sería el de la biblioteca o el mismísimo balcón del cuarto principal donde la Reina pudiese ubicarlo. Sin conceder la más mínima posibilidad y asumiendo las obvias consecuencias, el Maestro del Magnetismo era envestido por su casco, una efigie de su ingenio al permitirle hermeticidad a las intromisiones Psiquicas.



Última edición por Magneto el Jue Abr 28, 2011 2:23 am, editado 4 veces (Razón : Agregue la imagen)

.Magneto

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 31
Localización : en el foro

Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/erik_lehnsherr_

Volver arriba Ir abajo

Re: Cronica 1 - Ajedrez (6 meses antes)

Mensaje por Emma Frost el Jue Abr 28, 2011 10:11 pm

En la Mancomunidad de Massachusetts la época de invierno podía ser especialmente fría y a pesar de ello los cálidos rayos del Sol proveían cierto confort a las extremidades entumecidas. Sin embargo los Estudiantes de la Massachusetts Academy habían decido no disfrutar de éstos regalos de la naturaleza, en lugar de ello permanecieron en sus habitaciones entretenidos con actividades diversas o en la Biblioteca, donde los más estudiosos leían incesantemente y de manera voraz.

Ella por otro lado, tenía sus propias preocupaciones.

En la semioscuridad de su despacho donde la única fuente de luz era la del exterior, su mente divagaba... perdiéndose en las sombras azabaches de los libreros, de las sillas frente su amplio escritorio de madera oscura y de sus propias facciones, reflejadas en el espejo de…..

«¿Qué…?»

Una grieta en diagonal apareció inesperadamente cruzando su rostro de extremo a extremo y distorsionando su imagen en el espejo ovalado que sostenía en la mano derecha.

«¿Ahora qué? Porque fea no soy»

Durante un segundo una expresión de disgusto se dibujo en su rostro, siendo inmediatamente después reemplazada por una de sorpresa cuando el marco metálico del espejo comenzó contraerse hacía el centro terminando por quebrar el cristal en trozos que por sí solos se desprendieron cuando la estructura del edificio empezó a temblar. La pequeña lámpara que adornaba la esquina superior izquierda de la mesa hundió su base en ésta haciendo que la madera se agrietara. Y una algarabía general invadió cada rincón de la Institución cuando los estudiantes se percataron de lo que sucedía. El chillido característico del metal al deformarse a su espalda hizo que se incorporara rápidamente del sillón que ocupaba, girando para ver como las puertas vidrio –abiertas de par en par- que daban al balcón se habían también agrietado.

«¿Qué clase de poder es éste?...» se preguntó. Sus ojos se abrieron recordando lo alarmados que debían de estar sus alumnos y volvieron a cerrarse cuando extendió su percepción a la velocidad de una onda expansiva abarcando completamente la Academia; concentrándose para enviar un mensaje que llamaba a la Calma a cada mente del lugar –Y éstas lo recibían, como una orden consistente-, pero tenía también otro propósito: descubrir el origen de aquél fenómeno.

Después de que cientos de voces dejaran de hablar en el interior de su cabeza, la amplitud de su sentido se reducía, sondeando… buscando e… inesperadamente topándose con una barrera, tan sólida como lo sería una pared justo frente a sus narices. Algo simplemente inadmisible. Pero cuando vio una figura humanoide descendiendo lentamente hacía el balcón donde Ella se encontraba, comprendió que aquél desconocido era el responsable.

Aunque evidentemente inconforme con la situación, no se mostró alterada, su voz se alzó dirigiéndose al intruso exigiendo respuesta.

-identifícate inmediatamente-

Emma Frost

Mensajes : 167
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 25
Localización : En tu mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cronica 1 - Ajedrez (6 meses antes)

Mensaje por .Magneto el Vie Abr 29, 2011 12:41 am

Incluso a la sombra de lujosos aposentos parecía resplandecer la encarnación de todos los rumores que había escuchado sobre aquella mujer nombrada “La Reina Blanca”: un cuerpo escultural de una perfección compara-ble a la diosa venus, larga cabellera dorada y una tez tan blanca como el manto níveo satinada y ruborizada por la pasión en sus venas; sin embargo, y del mismo modo, su apariencia presumía vestimentas demasiado reve-ladoras que a las mentes débiles y posesas de sus instintos animales volverían distracciones muy persuasivas, pero no era el caso del maestro del magnetismo, que a sus ojos solamente miraba la vanidad encarnada bus-cando distraer la atención de sus verdaderas debilidades.

– Que extraño me resulta el hecho de ser un desconocido para alguien tan importante co-mo para tener una academia de entrenamiento para mutantes. Reina Blanca…

Exclamaba mientras sus pies se afianzaban al suelo y desvanecía cada uno de los campos magnéticos gene-rados hasta el momento.

– He venido a hablar de negocios con una acaudalada empresaria, tal como se presume que es.

.Magneto

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 31
Localización : en el foro

Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/erik_lehnsherr_

Volver arriba Ir abajo

Re: Cronica 1 - Ajedrez (6 meses antes)

Mensaje por Emma Frost el Vie Abr 29, 2011 2:27 am

Su apariencia resultaba perturbadoramente familiar. A su memoria acudieron recuerdos no demasiado lejanos. Algunos estudiantes le habían hablado acerca un poderoso mutante... un ser capaz de manipular los campos electromagnéticos a su antojo; alguien lo suficientemente peligroso como para alterar los nervios de los "heroicos" Hombres X, e incluso los de Charles Xavier...Y al parecer esas historias eran más que verídicas, pues aquél quien era protagonista estaba ahora justo frente a Ella.

-Vaya… el Gran Magneto en persona, así que has vuelto… Las madres podrán de nuevo decirles a sus niños mutantes que si no son buenos y se van a dormir temprano, El Maestro del Magnetismo irá a por ellos- Comentaba mordaz al examinarlo de pies a cabeza.

Su complexión fornida resultaba alucinante tomando en cuenta la blancura de sus cabellos, evidencia de una edad avanzada. Al observarlo con atención no pudo evitar atraer nuevamente a su memoria la imagen del Dios Romano Júpiter, pues parecía ser una fuerza completamente ajena a la humanidad contemporánea; su tono de voz, arbitrario… Al que Ella confrontó, mostrándose despreocupada, con la mano derecha apoyándose en el lado correspondiente de su cadera; confiada en sí misma y demostrándolo al elevar el pecho ya de por sí imposible de ignorar, al sobresalir éste –provocativo- por debajo del ajustado corpiño blancuzco que adornaba su torso, deliberadamente expuesto a excepción ésta prenda y el saco de vestir que formaba un conjunto con el pantalón de elegante corte y misma tonalidad.

-Estimado Maestro… No me satisface aparentar ser algo diferente a lo que soy, así que sí… Frost International me pertenece y con sus antecedentes, créame, estoy más que interesada en escuchar sus propuestas y compartir así mismo mis opiniones con usted- Pese a la sonrisa en sus labios, había abandonado la actitud juguetona… Ahora hablaba en serio.

Emma Frost

Mensajes : 167
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 25
Localización : En tu mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cronica 1 - Ajedrez (6 meses antes)

Mensaje por .Magneto el Vie Abr 29, 2011 3:07 am

– Si cita mis “Antecedentes” – resaltaba vehemente – sus afirmaciones consecuentes suenan como un sarcasmo bien construido. Sin embargo, no vine a hablar de eso. Tengo una visión por cumplir, y misma que pondré a disposición de la raza mutante una vez que este completada; sin embargo, antes que disponerme cual cazador, agricultor, y otras profesiones distintas de mi verdadero propósito he decidido que el mejor método para cubrir dichas tareas es aprovechando los medios que los humanos poseen. En concreto, necesito cubrir una enorme cuota de manutención, para lo cual pretendo intercambiar un recurso importante para la humanidad a cambio de los recursos que son importantes para mi; usted como dueña de una empresa de la sociedad humana puede facilitar ese intercambio con sus medios y su reputación.

Anticipando la curiosidad de la Reina Blanca, levanto ambos brazos con las manos extendidas que eleva su percepción velozmente hacia los cielos e incluso más allá de estos, rebasando la propia atmosfera y alcanzando el nivel de la estratosfera hasta percibir aquel inmenso objeto que permanecía uniforme debido al magnetismo con el cual había sido imbuido; como maestro del magnetismo empleo su concentración para condensar un campo electromagnético que separara apenas una fracción del inmenso objeto fraccionándolo en decenas de menor tamaño cuales se precipitaron velozmente hacia la superficie terrestre donde el autonombrado Magneto manifestaba su absoluta soberanía sobre la fuerza natural de la que heredo el nombre, concentrando una densa cama magnética suficientemente grande y poderosa para interceptar los objetos, aislándolos y empujándolos unos con otros hasta formar una versión inferior del cubo en órbita.

– Es Coltan, un mineral que fácilmente puede ser sintetizado como un superconductor extremadamente popular en esta época invadida por la tecnología, con 50 veces la conductividad del cobre, su precio por tonelada es muy superior al del Oro, en decenas de miles de dólares. Aquí, he traído 200 toneladas, solo una fracción de todo lo que poseo. Por lo tanto, extiendo una propuesta hacia su corporativo para venderles este mineral y que sea aprovechado para mutuo beneficio.

.Magneto

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 31
Localización : en el foro

Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/erik_lehnsherr_

Volver arriba Ir abajo

Re: Cronica 1 - Ajedrez (6 meses antes)

Mensaje por Emma Frost el Vie Abr 29, 2011 10:28 am

La visión de aquél cubo de dimensiones indefinibles le produjo cierto escalofrío. Cómo había éste aparecido era evidente, sin embargo no de donde. Las facciones de la Reina perdieron todo indicio de sarcasmo, y aún con el ceño fruncido sus labios se habían separado milimétricamente; sus ojos, fijos en la imagen del cubo suspendido en el aire y sobre ellos. Sus pensamientos, por otro lado, viajaron hacía el futuro materializándose en miles de convenientes posibilidades. Y calculadora como siempre, aunque la compra de dicho mineral implicase un gasto considerable, sería sólo un fracción de la rentabilidad que obtendrían al invertirlo de la manera correcta.

-Parece que ha logrado capturar mi atención Magneto... Pero me pregunto: ¿Cuál es esa visión que desea cumplir y cuáles son los recursos importantes para usted?- Cuestionó con delicadeza- No malinterprete mi curiosidad ni mi tono, pero ha conseguido hacer que todo éste asunto me interese..-

Como el buen hábito de quitarse el sombrero al entrar a cualquier estancia, la Dama abotonó su saco para adquirir una apariencia mucho más formal que acompañó con el gesto de cruzar los brazos al volver a mirar al Maestro con expresión de seriedad absoluta.

Emma Frost

Mensajes : 167
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 25
Localización : En tu mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cronica 1 - Ajedrez (6 meses antes)

Mensaje por .Magneto el Vie Abr 29, 2011 6:18 pm

Reconociendo el sutil cambio de apariencia que asume la joven mutante ha contradiciendo los prejuicios superficiales que había asumido sobre ella; revelando que aquel atuendo revelador era misteriosa fachada completamente premeditada. Sin embargo, la astucia con la cual lo interrogaba arrojaba nuevas dudas respecto a su interés, aun considerando que la joven era una mutante de destacable importancia, relevancia y una potencial aliada; seguía siendo una telepatía cuyas habilidades sembraban la desconfianza del maestro del magnetismo reviviendo antiguos recuerdos respecto a las alianzas con mutantes de habilidades semejantes, en particular de un viejo amigo con ideologías distintas a las propias.

Bajo tales consideraciones, se decidió a revelar parte de sus planes a la poderosa telepatía reservando los detalles para aquellos pocos involucrados directamente en su construcción.

– Un Santuario... – contestaba perdiendo la mirada en el vasto horizonte – Junto a la Hermandad de los Mutantes construiremos un santuario fuera de alcance para los“homo-sapiens”, donde nuestra raza superior pueda reunirse y organizarse para enfrentar la hostilidad, la opresión y discriminación que nuestra emergente especie padece a manos de los obsoletos humanos comunes y corrientes. Por lo cual, necesitamos estar bien provistos de alimento y sustento; eso es lo único que busco y necesito, el resto podemos construirlo con nuestras propias manos y poderes. Será conocido como “Avalon”

Inspiraba aquel nombre en la isla legendaria de la mitología Celta donde se cuenta descansan los restos del legendario Rey Arturo Pendragón. Mientras dicta cada una de las palabras que describe, su mente hace un recuento superficial del tiempo de construcción, la tecnología involucrada, los recursos por conseguir, por emplear en la construcción, los miembros de la hermandad involucrados directamente, etc.

.Magneto

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 31
Localización : en el foro

Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/erik_lehnsherr_

Volver arriba Ir abajo

Re: Cronica 1 - Ajedrez (6 meses antes)

Mensaje por Emma Frost el Sáb Abr 30, 2011 3:18 am

Atenta a la revelación de aquella idea sin precedentes y conforme cada palabra respecto a ésta penetraba en su ser cual cincel calando la roca, que en éste caso constituía su entendimiento, La Reina Blanca bajaba la mirada junto con el rostro, mismo que sostenía con la mano derecha al apoyar el mentón sobre los nudillos. No veía el suelo, ni siquiera la nada… sino un lugar muy diferente a cualquier otro sobre la faz de la tierra, quizás un segundo Edén si es que el primero hubiera existido realmente.

El planteamiento de una posible Utopía para los de su raza se trataba de algo difícil de digerir, incluso para Ella. Y apenas fueron segundos durante los cuales experimentó nostalgia al recordar el rechazo del que fue presa cuando reveló su naturaleza mutante al hombre del cual creyó estar enamorada. El pensamiento incomodo desapareció tan pronto como se presentó, dejando en su lugar a la objetividad y a la propia conveniencia, que volvieron a estudiar la posibilidad de llevar a la realidad un proyecto de enorme envergadura como el que implicaría “Avalon”.

-Una especie de Valhala… - Meditó con expresión dubitativa… Los engranajes de su hábil mente comenzaron a moverse.

Aunque la visión de Magneto se alejaba de los ideales del Hellfir club, al menos no implicaba ocultarse tras los rostros de gente despreciable...

- Habla como si lo que se propone fuera tan fácil como construir un Castillo de arena, Magneto- Arqueó una ceja volviendo a mirar al aludido - No sólo se necesita agua, sol y arena. Comprar el Coltan es la parte sencilla, revenderlo para obtener ganancia de ello también... ¿ya sabe dónde construirá dicho Santuario?...o aún más importante: ¿Confía en que estará listo antes de que los "defensores de la humanidad"... -ya sabe... los chiquillos de Xavier-, se den cuenta?... No estoy siendo pesimista, considero las posibilidades... y la verdad, por lo que he visto es usted un hombre que gusta de ... exagerar un poco. Sin ánimos de ofender claro, es duda y opinión considerable.


Última edición por Emma Frost el Dom Mayo 01, 2011 12:17 am, editado 1 vez (Razón : Lo modifiqué un poco porque cuando lo posteé anoche me estaba quedando sin conciencia y no quedé satisfecha .. xD)

Emma Frost

Mensajes : 167
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 25
Localización : En tu mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cronica 1 - Ajedrez (6 meses antes)

Mensaje por .Magneto el Dom Mayo 01, 2011 3:10 am

– Charles... – expreso con cierto tono de nostalgia antes de continuar – Incluso para la mente mas poderosa del Planeta existen limites – llevando el dedo índice hasta su casco y golpeándolo suavemente hace un ademán que acompañara sus palabras – Por lo que entenderá mi discreción sobre los detalles.

Proclamaba con una voz severa profundamente infundada en el desprecio por el “homo-sapiens” mientras devolvía su postura, rostro y atención hacia aquellos bloques de importante contraste al paraje níveo extendiendo la palma de su mano izquierda en dirección de los mismos para levantar un campo magnético que les hiciera levitar reordenándolos en una torre comenzando rápidamente a producir un chirrido metálico cual ser viviente siendo aplastado por una fuerza magnética indeterminable mas suficiente para deformarle hasta reproducir la estructura (o cuando menos su fachada) del palacio donde se encontraba mientras nuevos fenómenos magnéticos eran aplastados unos por otros para formar los diversos detalles hasta generar una visión simétrica cual espejo al otro lado del balcón.

– Somos seres superiores Emma, no construimos castillos de arena ni de piedra como lo hace aquella especie inferior con la que nos esta comparando y vamos a demostrarlo logrando en un par de meses lo que esos “homo-sapiens” no ha logrado en décadas.

.Magneto

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 31
Localización : en el foro

Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/erik_lehnsherr_

Volver arriba Ir abajo

Re: Cronica 1 - Ajedrez (6 meses antes)

Mensaje por Emma Frost el Lun Mayo 02, 2011 4:22 pm

Al momento de ver cómo el Maestro señalaba su casco, La Dama comprendió que dicha “prenda” había sido la responsable de Obstaculizar los intentos de Ella para descubrir la identidad de lo que creyó era una amenaza a su propiedad. Entendió también que si ni el mismo Charles Xavier era capaz de franquear dicho obstáculo…

«Entonces que su vestimenta no es nada más estrafalaria» pensó

Magneto ganaba unos cuantos puntos a su favor… Sin embargo la existencia de un ser a cuya mente le fuese “imposible” acceder, le incomodaba. Los límites siempre conseguían molestarla como una piedra en el zapato.

«Ya encontraré el modo… ¿Mnn?»

Las Cavilaciones de Emma fueron reprimidas cuando al levantar la mirada presenció un fenómeno que le robó el aliento. ¿Cómo era posible que un material de semejante volumen fuese manipulado tal como si se tratase de tratase de arcilla?

En su fuero interno -donde la insurrección era una característica de su naturaleza que la llevaba hacía la dirección más ventajosa- hubo un repentino cambio. Rechazar la posibilidad de una alianza con aquél poderoso mutante sería verdaderamente estúpido.

- Me has convencido, creo que juntos podremos lograr cosas muy interesantes… -Pronunció al volver a mirarlo con una sonrisa.

Emma Frost

Mensajes : 167
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 25
Localización : En tu mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cronica 1 - Ajedrez (6 meses antes)

Mensaje por .Magneto el Mar Mayo 03, 2011 12:52 am

– Paso por paso... – hizo apenas una breve pausa durante la cual considero cuanto podía revelar y sondeo superficialmente los beneficios y alcances de una alianza – Los recursos de alimentación y manutención deben ser el último requerimiento a cubrir dentro de nuestros planes; por lo tanto, tiene menos de dos meses para completar las negociaciones necesarias, el presupuesto lo conservara usted hasta que le sea requerido.

Considerando que la nueva estructura a la que sometió el material podría conllevar diversas complicaciones de transporte para la señorita Frost, realiza una última manifestación de su poder entrelazando diversos fenómenos magnéticos dentro de la estructura de polaridades opuestas entre si incluso a nivel molecular provocando que comenzara a separarse en pedazos aislados dentro de campos magnéticos suspendidos en el aire y cuales aumentaban de densidad y poder hacia su centro comprimiendo el material, uniendo centros magnéticos para comprimir varias piezas entre si pero aun en conjuntos individuales; para finalmente devolverles su forma cubica estimando el peso de estos en aproximadamente 1 tonelada cada uno y acoplarlos juntos. Justo al terminar, considero que era posible que estuviera exagerando, lo mas probable es que la Reina Blanca usara empleados humanos comunes y corrientes para el trabajo y bajo esa consideración hubiese preferido dejarles el trabajo duro en lugar de malgastar su voluntad en facilitarles.

– De momento me despido, ha sido un placer Señorita Frost

Concluyo con un tono de voz condescendiente, embelesado de fraternidad y decorado superficialmente con algo de educación que lucia como respeto. Guardo para si una imagen mental de la joven mujer, pero hacerlo lo llevo a cuestionares ha si mismo de forma analítica, como un hombre metódico y pragmático considero que ese detalle fue meramente para poder identificarla mas allá de los cambios de vestimenta que pudiera presentar; sin embargo, existía una remota posibilidad que se deslizaba miméticamente entre sus pensamientos, la posibilidad de descubrirse a si mismo pecando de ser mas humano y simplemente observarla tan “analíticamente” por gusto personal. Enfrentando aquella última posibilidad, como reaccionando al látigo de su auto-desprecio desvía la mirada cruzándose de brazos en sincronía al campo electromagnético dentro del cual se envuelve a si mismo para superar la fuerza de gravedad y perderse en la inmensidad celeste.

.Magneto

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 31
Localización : en el foro

Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/erik_lehnsherr_

Volver arriba Ir abajo

Primer movimiento...Peón Blanco

Mensaje por Emma Frost el Mar Mayo 03, 2011 11:01 pm

Aunque para cualquiera aquella última mirada de parte del Maestro hacía su persona únicamente era eso: un mero vistazo; Ella conocía la realidad, los hombres poseían un modo muy particular de observar a una mujer cuando ésta les parecía atractiva y pese a que poseía un amplio diccionario de gestos humanos gracias a la información extraída telepáticamente a través de los años, había llegado al punto en el que dejaba de ser necesario tomarse esa “molestia”. ¿Cómo culparlo a Él y a sus instintos?

Ya no era necesario decir algo más. Una sonrisa de complicidad resultó ser su ademán de despedida para con el mutante cuya figura se perdía ahora en la distancia celeste. Empero, su rostro repentinamente expresivo dio paso a la incredulidad, había olvidado algo.

-Shit… Olvidé decirle que me debe un espejo nuevo...- soltó entredientes para luego exhalar un suspiro junto con el coraje – En fin…

Golpeando el suelo con la planta de uno de sus Stilettos, volvió su atención a lo que era realmente importante, y eso eran los enormes cubos dispuestos sobre el campus, los mismos debían ser rápidamente trasladados al almacén en la ciudad de Boston.

Extrayendo el móvil del bolsillo interior de su saco, seleccionó uno de los nombres en la lista de contactos y regreso éste a su lugar puesto que no era necesario hablar a través de él teniendo un auricular bluetooth convenientemente sujeto al oído derecho. Aguardó unos segundos hasta una voz masculina respondió al otro lado de la línea.

-Señorita Frost…¿En qué puedo servirle?

-Jeff, tengo un trabajo para ti y tus chicos… es necesario que traigan la “artillería pesada”, y necesito que se haga HOY… - Mientras ordenaba en su característico tono de voz impositivo, La Dama Blanca regresó a la oscuridad de su despacho.

Emma Frost

Mensajes : 167
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 25
Localización : En tu mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Preparando la Ascension

Mensaje por .Magneto el Jue Mayo 05, 2011 3:22 am

Algún lugar en las aguas glaciales de Groenlandia. Cuatro meses después.

Sentado en un trono a lo alto de una escalinata circular justo en medio de un gran salón bajo la luz matutina que se adentra por colosales ventanales, se encuentra el gallardo cuerpo de aquel quien es considerado por el dominio público como el Mutante más poderoso de todo le Mundo; pero su estancia no es un descanso en si mismo, ese lugar dispuesto no es simplemente un “Salón del Trono” decorado para adular a su creador intelectual, es el centro de mando principal para una de las mas complejas maquinas que la humanidad ha visto jamás – ni vera – un complejo dispositivo gigante diseñado específicamente para amplificar considerablemente el dominio sobre la comunión de aquel hombre con la fuerza elemental conocida como espectro electromagnético; una enorme y gloriosa estructura que fue construida por su propio poder a todo lo largo y ancho de una plataforma flotante en el océano tan grande como una isla y cuyos recursos geológicos habían sido concentrados artificialmente por sus poderes y los de otros mutantes allegados a su causa. El vasto complejo era delimitado por cinco columnas principales tan colosales como rascacielos y cuya finalidad era generar, moldear, aislar y proyectar campos electromagnéticos alrededor de la isla; en su potencia y función básica generarían una magnetosfera artificial diseñada para proteger la isla del mismo modo que la magnetosfera terrestre servía para el planeta tierra. Al centro del gigantesco complejo se encontraba una enorme base de operaciones cuyo diseño estaba fundamentado en las más avanzadas investigaciones aeroespaciales, exactamente diseñada como una enorme estación espacial capaz de dar alojamiento y sustento a miles de huéspedes.

Desde aquel trono diseñado como centro del amplificador de su dominio electromagnético, terminaba de proyectar los campos de la misma naturaleza para culminar con las pruebas sobre la resistencia del vasto complejo; con el gesto sumido en un semblante forzado tal como si estuviera llevando su poder a limites incluso desconocidos para si mismo, finalmente relaja su expresión tras un prolongado suspiro que antecede al abrir de sus ojos céfiros.

– Estamos listos Exodus – concluyo verbalmente para su homologo mutante, el único en quien confiaba lo suficiente como para permitirle la estancia en aquella sala mientras se entregaba a una profunda meditación – Trae ante mi a Emma Frost, necesito pedirle algo muy importante. Mientras vuelves, yo me encargare personalmente de dar aviso a todos nuestros hermanos, para que comiencen los preparativos para la ascensión de nuestro santuario dentro de un par de horas. Recuerda, necesitare tu presencia en el salón principal de reuniones para que controles los impulsos e imprudencias de los demás, no todos están preparados física y mentalmente para una ascensión de esta magnitud o naturaleza. El día de hoy, Avalón ascenderá más allá de los cielos


.Magneto

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 31
Localización : en el foro

Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/erik_lehnsherr_

Volver arriba Ir abajo

Algún lugar en las aguas glaciales de Groenlandia. Posteriormente en el instituto de Massachusetts. Cuatro meses después.

Mensaje por Exodus el Jue Mayo 05, 2011 4:39 am

El sino final de la obra cumbre por fin había culminado, los esfuerzos de largos meses cosecharon el exquisito fruto que ese día en lo particular, enorgullecía a la sociedad de acólitos y hermanos, contemplando con verdadero entusiasmo, el Avalon mitológico que resguardaría en sus entrañas el digno ejército de revolucionarios y caudillos, arrojados al paño de una causa filantrópica en pro del destino de una raza de campeones; los mutantes. Una ciudadela madre, para darle patria a todos los valientes guerreros que han sido despojados de su derecho a la libertad y la libre soberanía. Una urbe dirigida por la mente audaz y brillante de un patriarca solemne; ensimismado. ese día de bríos y gloria, en una soledad meditabunda, sin más almas a su alrededor para hacerle compañía que la presencia de la soledad, retraído en el majestuoso salón donde gobierna todo su poder. Una soledad, que tal vez, no era tan absoluta.

“Estamos listos, Exodus”

El llamado al heraldo reveló la figura centinela, que se mantenía oculta entre penumbras en el más alejado rincón, celando entre sombras lóbregas, al barón que yace en su trono. Guardián incansable, ídem al cancerbero que vigila las puertas del inframundo.- ¿Quiere que traiga a la reina blanca del Hellfire Club? – Reprochó en una obviedad que tenía respuesta por sí misma. Cuando abandono el velo de su escondite, su rostro; celebre por la carencia total de expresiones, dibujo un cierto desasosiego, innatural para su temple casi mortuorio. Su postura ante tal alianza siempre había sido la de un franco rechazó. Un hombre como él; comprometido únicamente al código de honor, no se podía dar la ingenua coyuntura de confiar en un grupo vendido a la ponzoña y la podredumbre, con objetivos que parecían vánales y casi materiales a comparación del destino en las manos del mesías; Erik. No obstante, su deber no era el de un consejero, sino simplemente la del heraldo que hace cumplir la voluntad de un amo al que considera un ser superior en fuerza y sabiduría.- Lo que ordene mi maestro.- Profirió, abandonando una vez más su opinión, para confiar ciegamente en la sapiencia de su libertador; que ante todo es un hombre experto que no pone su confianza en otras personas de forma insensata.

Los ojos del carolingio refulgieron con magia arcana. Y en una demostración de habilidad demoniaca, su cuerpo fue desvaneciéndose con siniestra lentitud; desapareciendo como solo se describe en los relatos de espectros y de fantasmas. Pero aquella capacidad distaba mucho de ser magia de ultratumba. Era más bien una aptitud inexplicable, que permitía al caballero esmeralda, romper la curva del tiempo y del espacio, transportando cada átomo de su cuerpo más allá de las barreras dimensionales, viajando distancias kilométricas tan solo en una fracción de segundo. Una facultad que le dio acceso y presencia directa a los pasillos de la facultad de Massachusetts.

Su avatar mental, distante de guarecerse bajo un escudo psíquico que le conservara en habitual ofuscación, hacia un llamado directo y claro a la emperatriz de diamante, un mensaje mental que debería retumbar con estridencia y porte en lo más profundo de la psique de una colega que comparte dones similares:”El gran maestro solicita su audiencia inmediata” rezaba el aviso silencioso, “¡Hágase presente en medio de su sala de espera, necesito escoltarla lo más rápido que sea posible!”- Prosiguió con impaciencia. Definitivamente no le agradaba estar en lo que él mismo considera “La cueva del lobo” un santuario de iniquidad, donde mutantes como Sebastian Shaw hacen acto de presencia. Tan solo el pensar que sus pies marchaban por el mismo suelo pisado por ese sujeto, le causaba una sensación de asco y deshonor.

Exodus

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 22/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cronica 1 - Ajedrez (6 meses antes)

Mensaje por Emma Frost el Vie Mayo 06, 2011 3:10 am

-¿Se siente incómodo en mis Dominios “Honorable Caballero”?... Somos taimados, elitistas y convenencieros, Heraldo de Magneto… - Una voz femenina y matizada con desdén respondió puntualmente al llamado psíquico del renombrado mutante. –… Pero también tenemos sentimientos y no puede decirse que en éste momento me encuentre saltando de la alegría al saberos aquí, ni mucho menos por verme en la desagradable obligación de hacer lo que me demanda-

El Dominio de la Reina sobre su propio Don, le permitía mantenerse informada respecto a cualquier intrusión cual amplia red capaz de captar toda presencia o pensamientos de aquellos que no poseyeran habilidad alguna para proteger su mente, y por ende sentimientos. Por lo que al no ser ignorante acerca de lo que sucedería a continuación, decidió aplacar su portentoso Orgullo pese a ser éste la voluntad o el “Combustible” que la ha impulsado a lo largo de toda su vida.

Percibió claramente el tono impaciente del poderoso emisario, mismo por el cual se sintió tentada a hacerlo esperar. Sin embargo, finalmente su estilizada figura… Envuelta en ropajes la más fina calidad y además cuidadosamente seleccionados para resistir las bajas temperaturas, se materializó descendiendo lentamente las amplias escalinatas que daban acceso a los pisos superiores, acompañada del repique producido por los tacones de sus botas de color níveo, que al finalizar aquél trayecto, la guiaron hasta detenerse frente a la gallarda figura del hombre que esperaba por Ella.

-Heme aquí… es una lástima que no haya tenido la oportunidad de saludar a Shaw, casualmente estuvo aquí apenas hace una hora. – Sonrío inocentemente. ¿Será posible?.

Emma Frost

Mensajes : 167
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 25
Localización : En tu mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

De regreso en Avalon

Mensaje por Exodus el Vie Mayo 06, 2011 5:01 am

La presencia de la doncella albina solo produjo una sonrisa socarrona en los labios del cruzado, que ante todo, se mantuvo estoico a pesar de la ponzoña que se paladeaba en las últimas palabras de la madame.- Mademoiselle.- Susurró. – No debería tentar tanto a la suerte. Vuestros camaradas no comparten la misma simpatía que siente mi maestro hacia su persona. Sí el destino imperase que mi camino se cruce con el del llamado Rey Negro, le puedo asegurar que no saldría vivo. Y no creo que el “tablero” maestro del Hellfire club, luzca tan bien sin una de sus piezas principales.- Adjunto con una elocuencia digna del alto Medievo; una época en que incluso las amenazas debían ser acompañadas por una estampa de elegante distinción.

No obstante, su educación ambigua le obligaba en ese momento a comparecer una reverencia. Y tal cual caballero que es, su mano derecha se convirtió en un puño atrapando entre sus dedos la aterciopelada capa que cuelga de su espalda, y como haría un conde de novela, digno y gallardo, termino posando ese mismo puño sobre el pecho; a la misma altura donde yace el corazón, inaugurando el exacto momento que su cuerpo se inclina ante “su majestad”. Un ademan aristocrático que no habría de prolongarse sino lo estrictamente necesario.

Supongo que una mente como la suya esta lo suficientemente preparada como para soportar un viaje entre los meridianos astrales.- Profirió sonriente, realmente anhelaba que el viaje le fuese tan desagradable como a cualquier otro de los miembros de la hermandad, que por alguna causa del infame destino, han tenido que prestarse en cuerpo y mente para esa clase de recorridos dimensionales. Sin perder más tiempo, poso suavemente su mano en el estrecho y aparentemente delicado hombro de la marquesa, agregándola materialmente en las habilidades de su más rara disciplina; la teletransportación.

La sensación de la transportación de materia a través de tiempo y espacio debia ser similar a un escalofriante escozor recorriendo cada partícula del cuerpo; se trataba nada más y nada menos, de la vibración que atormenta a los átomos de la materia mientras recorren a velocidad de céfiro la curva que une el tiempo y el espacio; donde las manecillas del reloj no avanzan. Un viaje que para la mente y el espíritu dura unos cuantos segundos, pero que realmente no ocupa ni la freacción de un cuarto de parpadeo. Y fue en menos de un parpadeo que el paisaje se había transformado. Ya no era la elegante mansión de la reina blanca donde los mutantes se erigían. Ahora estaban en el suelo de la santa Avalon. Y en frente de ellos estaba la figura patriarcal del duque bermellón; amo del magnetismo. Ante la figura imperial presente, su código le animaba arrodillarse; tal como hacen todos los guerreros cuando están en la presencia de su rey. - Mi señor, su fiel acolito a cumplido sus deseos. He traído ante usted a la Reina Blanca.- Y lo había hecho, aún en contra de toda la desconfianza que le causa aquel privilegiado circulo al que pertenece la angelical mujer.

Exodus

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 22/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cronica 1 - Ajedrez (6 meses antes)

Mensaje por .Magneto el Vie Mayo 06, 2011 6:57 pm

*off: Lo movi a despues de la respuesta de Emma para mantener la continuidad


Última edición por Magneto el Vie Mayo 06, 2011 7:58 pm, editado 3 veces

.Magneto

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 31
Localización : en el foro

Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/erik_lehnsherr_

Volver arriba Ir abajo

Re: Cronica 1 - Ajedrez (6 meses antes)

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 3:32 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.