Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» X-Men: Evolución (The RPG)
Miér Jun 17, 2015 12:08 am por Invitado

» X-Men: Evolución (The RPG)
Mar Jun 16, 2015 11:58 pm por Invitado

» Without a Cloak! Elite
Dom Jul 28, 2013 5:23 pm por Invitado

» hola a todos soy SenninIsland
Sáb Jul 06, 2013 5:48 am por senninisland

» [Afiliacion Elite] Sennin Island
Sáb Jul 06, 2013 5:42 am por senninisland

» The Time Turner Rol {Afiliación Élite}
Lun Nov 26, 2012 3:32 pm por Invitado

» ficha júbilo
Dom Nov 11, 2012 10:54 pm por Júbilo

» hogar dulce hogar(2 semanas despues de su llegada)
Sáb Sep 15, 2012 11:26 pm por NadaNadon

» GOTHAM SIN CITY [Afiliación élite]
Vie Jul 20, 2012 2:56 am por Invitado


Las dos caras del Sol Oscuro.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Las dos caras del Sol Oscuro.

Mensaje por Otori Akira el Miér Jul 27, 2011 11:28 am

Varias explosiones hicieron temblar aquella zona de Queens. Se sucedían continuamente, provocando enorme estruendo, arrasando la calle... Carbonizaban buzones, árboles, muros... en un infierno de llamas de color negro, imposibles de extinguir. En medio de aquel Infierno, un grupo de criminales luchaban contra lo que parecía ser una sombra, una figura humanoide cubierta por un manto de crepitante energía de color oscuro. Aquellos hombres eran parte de un grupo anti-mutantes radical llamado "Extinción". ¿Qué habían hecho para provocar la aparición de aquel demonio? Habían cometido el peor crimen imaginable: habían ejecutado en público a siete niños por el mero hecho de que eran mutantes, con la mala suerte de que el joven Otori Akira estaba pasando por allí en aquel momento. A pesar de su entrenamiento y preparación para mantener la calma en cualquier situación, la rabia que había nacido en su interior al ver semejante atrocidad había sido demasiado, lo había desbordado por completo. Aquello era todo lo que necesitaba su otro yo para tomar el control. El cuerpo del joven mutante asiático fue cubierto en pocos segundos por una capa de plasma oscuro, mientras sus ojos cambiaban de color, mostrando un furioso brillo rojo.

- Mi nombre es Dark Sun... Suplicad por vuestras vidas... yo no tengo piedad... -gruñó. Su voz, con un tono metálico provocada por la distorsión energética que causaba el plasma oscuro, denotaba rabia y odio, tan puros y concentrados que los criminales comprendieron que hablaba en serio. No tendría clemencia con ninguno de ellos. Dark Sun alzó una mano, liberando varios rayos explosivos de plasma color ébano, arrasando con todo lo que veía.

Los miembros de Extinción intentaron huir, retirarse, escapar de la furia descontrolada de aquel mutante decidido a exterminarlos. Ninguno lo consiguió. Los rayos lanzados por Dark Sun impactaban en sus cuerpos con asombrosa precisión, abriéndoles enormes boquetes cauterizados. El mutante con poderes solares caminaba tranquilamente a través de la calle, siguiendo a sus enemigos, sin darles ni un momento de respiro, atacando continuamente. Cuando todos hubieron muerto, miró a su alrededor, buscando a alguien en quien descargar su ira. En el interior de su mente, sabía que Akira luchaba contra él, intentando recuperar el control, y Dark Sun no estaba dispuesto a volver a quedarse encerrado en la mente de aquel chico tan insoportablemente frío, inexpresivo y calmado. Necesitaba matar, mantener aquel estado de furia, quemar, destruir. Se sujetó la cabeza con ambas manos, arrodillándose, intentando contener la mente de su alter ego... pero fue inútil. El plasma oscuro alrededor de su cuerpo se desvaneció y sus ojos volvieron a mostrar su color violeta característico. Se incorporó, jadeando, intentando recuperar fuerzas. Si no salía de allí en poco tiempo, lo encontrarían...

Otori Akira

Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 14/07/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las dos caras del Sol Oscuro.

Mensaje por Emma Frost el Miér Jul 27, 2011 8:02 pm

La Reina Blanca posaba un descanso placentero y solemne en su trono platinado, en ocasiones era abordada por una suave nostalgia al divagar en la fantasía de haber admirado como el Amo del Magnetismo hubiese diseñado cada detalle, evidenciando su travieso ego con una caricia delicada de su indice sobre los bordes del tablero o sobre los descansa-brazos de su asiento. Más que una maravilla tecnológica, apreciaba el detalle de que aquel salón había sido diseñado única y exclusivamente para su uso personal en agradecimiento a las atenciones prestadas a la Hermandad. Atrapándola en un circulo -vicioso- virtuoso de agradecimiento, decidiéndose a dedicar una hora por la mañana, otra hora por la tarde y una más por la noche en la búsqueda de nuevos miembros para la Hermandad; indistinto si eran poderosos o simplemente poseían un talento que pudiera aportar, incluso si ese talento era tan humano como conocimiento médico. La joven dama era también una visionaria en potencia, aun cuando fuese una virtud de contexto o trasfondo, al menos también consideraba el momento cuando la Hermandad se convirtiera en una sociedad importante y unida donde requerirían de integrantes cuya especialidad fuesen profesiones como la medicina, derecho penal e internacional, agronomos, maestros...

Sus divagaciones fueron interrumpidas por el sentido de alarma en masa, elevado como una oración a su Diosa suplicando por piedad mientras sus fieles eran poseídos por el terror, docenas de mentes aterrorizados; un claro indicio de una amenaza sobrehumana... no fue ningún reto para una telepata de su categoría seguir el influjo de los pensamientos hasta encontrar el origen del incidente. Haciendo suyos los ojos de los testigos, mirando a través de sus mentes, admiro la tétrica escena hasta poder enfocar su don telepático en la mente de aquel avatar ígneo. Su don no encontró una resistencia natural alguna, ni siquiera una fuerza de voluntad que se resistiera al sondeo telepático, aquel ser parecía descargar toda su voluntad en enfrentarse a si mismo; distinguiendo una dualidad demasiado explicita en aquella mente.

«Así que tú eres ese sujeto del que hablaba Magneto... Mi nombre es Emma Frost, soy LA telepata de la Hermandad de Mutantes, por eso he podido hacerme escuchar dentro de tu mente... y he notado que posees un arrojo aun más viceral que el del propio Magneto para... "hacer justicia"... en nombre de los mutantes que sufren por la humanidad»

Mientras dejaba aquel eco psiquico dentro de la mente del mutante oscuro, aprovechaba aquella distracción sutil para divagar en la joven mente indagando sobre la naturaleza de su poder y los rasgos característicos que convertían a muchos en el estereotipo de "Vengador"-refiriendo a venganza, no a los Avenger- que la Hermandad acostumbraba unir a sus filas.


Emma Frost

Mensajes : 167
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 25
Localización : En tu mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las dos caras del Sol Oscuro.

Mensaje por Otori Akira el Jue Jul 28, 2011 6:25 am

La lucha continuaba dentro de la mente de Akira, adquiriendo proporciones realmente épicas, de haber sido una lucha física. Dark Sun rugía con rabia, intentando volver a tomar el control del cuerpo, pero el joven y sereno mutante asiático no estaba dispuesto a permitirlo. Empleando toda su fuerza de voluntad, volvió a atarlo a su interior, encerrándolo en lo más profundo de su alma. En el momento en que lo logró, una voz femenina, dulce, seductora, se hizo presente en su cabeza, como una brisa clara que logró calmar sus pensamientos. Así que la Hermandad... no podrían haber escogido un momento peor. El joven asiático se sentía cansado, mentalmente agotado después de aquel combate contra su alter ego oscuro. Sin embargo, aún era capaz de pensar con claridad. Sabía que Emma Frost podría oírle mentalmente, así que sencillamente pensó lo que deseaba decir.

<<Existe el bien y existe el mal, y el mal ha de ser castigado, señorita Frost. Eso fue lo que me enseñaron siempre, incluso ante el mismísimo Apocalipsis seguiré actuando igual. Por lo que parece, Magneto ha reconsiderado mi oferta... Bien, mi apoyo a la Hermandad sigue en pie... pero ahora, necesitaré un pequeño favor a cambio.>>


En ningún caso Akira habría pedido semejante favor a nadie, y menos a la mismísima Reina Blanca. No confiaba en ella, ni en nadie... pero en ese momento estaba realmente desesperado. Cada día podía sentir cómo Dark Sun cobraba cada vez más fuerza. Sabía que llegaría un momento en el que ni toda aquella calma y ausencia de emociones que se empeñaba en forzar podrían contener aquel oscuro avatar de destrucción. Casi a regañadientes, volvió a enviar sus pensamientos a Emma, inevitablemente teñidos de cierto tono de súplica y desesperación.

<<Me uniré a la Hermandad si, y sólo si, usted se encarga de que mi otro yo no salga jamás de mi interior. Ese es mi precio. Encierre a Dark Sun para toda la eternidad dentro de mi mente... y podrá contar con mi lealtad y una obediencia ciega, señorita Frost. Lo juro.>>

Parte de él se arrepintió de lo que había dicho justo en el momento de decirlo, pero no retiró sus palabras. Si lograba deshacerse de ese demonio agazapado en lo más profundo de su alma, si lograba impedir que tomase control de su cuerpo y sus poderes para llevar a cabo aquellas diabólicas orgías de destrucción... pagaría cualquier precio imaginable. Ya había vivido demasiado tiempo con miedo de sí mismo.

Otori Akira

Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 14/07/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las dos caras del Sol Oscuro.

Mensaje por Emma Frost el Vie Jul 29, 2011 3:31 pm

(Off: Personificando la prepotencia de mi personaje, me he tomado las libertades que ella misma se tomaría; tampoco es que la mente de Akira pudiera resistirse mucho, entendí que había quedado agotado al recuperar el control)

En un principio la Reina Blanca no comprendió el requerimiento que el agotado mutante había declarado, sino hasta que su don telepático presencio el interior de la atormentada mente. Ahí pudo manifestarse como una imagen mental en los pensamientos y percepción del castaño flamígero, quien podría admirarla del mismo modo que si se encontrara sentada en su trono y este hubiera aparecido de la nada situándose a media calle; la hábil telepata había modificado la percepción del mundo de su anfitrión tan particular. Pero aquel método había sido nada mas "un medio para un fin", permitiéndole admirar una visión mental del caos que radicaba en la mente de Akira; pues detrás de la figura masculina, sometida por el agotamiento, se encontraba un escenario devastado por un infierno de flamas oscuras y un profundo abismo que exhalaba ecos de furia... Algo se encontraba sepultado en lo más profundo.

«Supongo que te refieres a lo que has enterrado y encerrado por allá...» Señalo con su índice albino. « Mira, si fuera yo una consultora "mental", te recomendaría que tomáramos sesiones telepáticas dentro de tu mente para "resolver" esos problemas que dividen tu personalidad, tus dos personalidades son como un matrimonio... "Hasta que la muerte los separe"... Sus agresiones entre tus dos YO, sus peleas, sus luchas por el control, son resultado de conflictos y diferencias de opinión que los arrastran al desacuerdo...»

Dentro de la mente del joven Akira, podía apreciarse la escultural belleza de la dama de hielo incorporándose de su trono y aproximándose a El hasta detenerse a su lado.


«Vamos, levántate, este es el mundo de tu mente, aquí no existe tal cosa como el Agotamiento o la fatiga. Tu cuerpo ha quedado inconsciente y uno de mis fieles teleporter ha acudido a recogerlo, te llevara a un lugar seguro mientras tu y yo terminamos con esto»


Concluía la voz femenina que se proyectaba a los pensamientos del joven castaño, sin abandonar su tono rebosante de una confianza absoluta. Mientras que su imagen mental se cruzaba de brazos por debajo de sus senos prominentes y acentuados por el bustier blanco que acostumbraba vestir con sus pantalones entallados del mismo color.


«Podemos encerrarlo, podemos eliminarlo... pero es lo mismo que cuando se eliminan o reprimen recuerdos, memorias; algún día, "algo" inesperado podría liberar remanentes de su esencia, harás cosas que no hubieras hecho normalmente, tomaras decisiones que después no sabrás porque las tomaste, o definitivamente volverá con toda la fuerza que acumule durante su encierro o exilio. ¿Qué te puedo decir? así es la mente »


Emma Frost

Mensajes : 167
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 25
Localización : En tu mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las dos caras del Sol Oscuro.

Mensaje por Otori Akira el Vie Jul 29, 2011 7:32 pm

Akira se estremeció al contemplar aquel desolado paraje que era su propia mente. Aquel Infierno era su interior, devorado por las llamas negras de su propio poder, atravesado de parte a parte por los rugidos de su álter ego, que clamaba su liberación desde el fondo del abismo. No es que fuese un paisaje desconocido para él: lo había visto muchas veces, puesto que aparecía de forma recurrente en sus sueños, transformándolos en horrendas pesadillas que le impedían pegar ojo durante noches enteras. Sin embargo, en aquel momento, había una nota de luz en aquel oscuro averno: la Reina Blanca, sentada en su trono, estaba allí, a su lado, como un ángel rodeado por un aura de blanca luz. Akira, siempre tan sereno, inexpresivo y comedido, tuvo que contener el aliento al contemplarla, recorriendo su esbelta figura con una rápida y admirativa mirada. Jamás había conocido a una mujer tan bella, y el hecho de ser lo único hermoso en aquel infierno que era su interior acrecentaba su belleza. Cuando ella le dijo lo que había hecho con su cuerpo, su primera reacción normal habría sido fruncir el ceño, molesto, sin embargo se relajó. Tal vez fuese por influjo de la telepatía de Emma Frost, pero su intuición le decía que realmente podía confiar en ella. Señaló a su alrededor, mientras se erguía en toda su altura.

<<Esto es todo lo que mi poder me ha traído. Debido al control que necesito mantener sobre mis emociones para mantenerlo estable, me ha ido consumiendo poco a poco, hasta crear a Dark Sun>> En el momento en que pronunció aquel nombre, los rugidos provenientes del abismo se hicieron más fuertes, como si el mero hecho de pensar en él fortaleciese al avatar de la destrucción. <<No puedo permitir que salga al exterior, pero ya casi no me quedan fuerzas para contenerlo. Llevo dos años luchando contra él, no puedo más. No me importa que en el futuro pueda aparecer, ya me matará alguien en ese caso para que no cause daños, me da igual. Lidiaré con ese problema cuando toque. Pero, si puedo conseguir aunque sea un minuto de paz, sin tener que escuchar sus rugidos en mi cabeza, sin tener que contener mis emociones para evitar que me domine... habrá valido la pena el esfuerzo. Pagaré el precio que sea... sea mi lealtad, mis servicios... mi poder incluso, todo eso lo entregaría gustoso... si pudiera tener un momento, sólo un momento de paz...>>

La voz mental de Akira se quebró poco a poco, apagándose. La desesperación lo atenazaba, todo el sufrimiento que había soportado afloraba ahora a su rostro, mientras un par de lágrimas rodaban por sus mejillas, cayendo de aquellos ojos impasibles de color violeta, que no estaban acostumbrados a llorar.

Otori Akira

Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 14/07/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las dos caras del Sol Oscuro.

Mensaje por Emma Frost el Vie Jul 29, 2011 10:50 pm

Pese a las apariencias, desarrollar un don tan complicado como la Telepatia requeria de temple, autocontrol y una determinación implacables; no bastaba con la habilidad pasiva para escuchar pensamientos. Adentrarse en una mente ajena implicaba una sincronia mental que resultaba peligrosa si el telepata no poseia una concepción muy solida de su propia persona; caso contrario no podria distinguir entre los pensamientos de su anfitrion y los propios, terminando por adquirir partes de la otra personalidad que le daba auspicio. Afortunadamente, la Reina Blanca habia refinado sus habilidades al Máximo, sumado a su indestructible autoconfianza, era una telepata temible; presumiblemente de nivel 10. 

Talento que presumia evidentemente al realizar gestos mentales tan detallados como llevar su mano en un gesto delicado y suave hasta apoyarla en su cintura curvandose a sus caderas; la visión de su rostro era perfecta e inmaculada, mostrando sus rasgos finos y sus gestos personales, como cerrar sus ojos con desgano. Algunos telepatas de menor rango solamente proyectaban su voz dentro de la mente de sus objetivos, otros solamente una figura humanoide e inexpresiva; pero ella era capaz de manipular completamente la visión mental de su "anfitrión".

« No me estas escuchando Galan... Te he dicho que lo mejor seria resolver ese conflicto que tienen tus personalidades... Pero si eso quieres...»

Su mano libre se alzó con la gracia de una doncella de la alta clase aristocrática, glamorosa y delicada como una princesa, emanando una luz albina que disolvió todo el panorama y comenzaba a invocar una nueva visión, un recuerdo del propio Akira. 

«Has dicho que no importa el precio... Supongo que entonces no atesoras los recuerdos de tu AlterEgo o sus "presentaciones" en publico... Asi que voy a modificarlos, eliminar su existencia... Como este... La primera vez que se manifesto»

Emma Frost

Mensajes : 167
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 25
Localización : En tu mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las dos caras del Sol Oscuro.

Mensaje por Otori Akira el Dom Jul 31, 2011 4:50 pm

Sí, Akira la había escuchado y la había entendido, sin embargo, conocía demasiado bien a su alter ego como para creer que el conflicto entre ellos podría arreglarse así como así. No estaba dispuesto a hacer ninguna concesión a Dark Sun. Absolutamente ninguna. Se estremeció al contemplar aquella primera visión, la primera vez que Dark Sun había aparecido...

¿Por qué? ¿Qué les había hecho yo? ¿Acaso no había utilizado mis poderes para ayudarles? Mierda, había salvado a Julie de ser atropellada... y ella ni siquiera me había dado las gracias. Al igual que todos, me miró como si fuese un apestado... me llamó monstruo. Y, como si fuese la señal convenida, todos empezaron a insultarme.

- ¡Monstruo! ¡Inhumano! ¡No queremos basura como tú por aquí! ¡Mutante...!

Huí, asustado, mientras las lágrimas me cegaban. Corrí hasta llegar a casa. Mi padre estaría ocupado en la empresa... justo cuando más falta me hacía su consejo. Me encerré en mi habitación y me tiré encima de la cama, llorando amargamente. Siempre había sido el marginado... pero jamás de una forma tan deliberadamente brutal, jamás con una razón sólida. Atrás quedaba aquella calma que siempre me esforzaba por mantener, mi serenidad habitual estaba hecha pedazos. Cerré los ojos, deseando que todo desapareciese, que todo se quedase en silencio. Todo... incluso mi interior. Pero allí, en lo más profundo y oscuro de mi alma, resonó una voz...

- Quieres que desaparezcan... ¿no? Pues ódialos. Usa tu rabia contra ellos, ódialos con toda tu alma, disfruta matándolos... Déjame salir...

El plasma oscuro acariciaba mi piel, infundiéndome una cálida y rabiosa sensación de poderío. A mi alrededor, las llamas negras devoraban aquel bloque de edificios, mientras mi cuerpo flotaba en el aire. Aquel imbécil de Akira... dejarse llevar por sus sentimientos le había abierto la puerta a mí, el avatar de la destrucción, la sombra llameante... Saboreé el ardiente aire que las llamas producían, cargado de humo y del olor a madera, piedra, acero y carne siendo consumidas por sus llamas negras. Miré al cielo, deleitándome con aquella sensación de poder y dejé escapar un rugido triunfal, anunciando mi advenimiento al mundo.

- ¡¡¡SOY DARK SUN!!!


Akira empezaba a recuperar su impasibilidad de siempre, mientras contemplaba aquella visión, aquel terrible día en que medio Queens había ardido presa de la furia de su alter ego, acabando con la vida de varios inocentes. Cerró los ojos y suspiró, para luego mirar a la Reina Blanca.

- Ninguno de los recuerdos en los que aparezca él es valioso para mí. Quiero acabar con esto de una vez.

Otori Akira

Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 14/07/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las dos caras del Sol Oscuro.

Mensaje por Emma Frost el Lun Ago 01, 2011 1:14 pm

Su eminencia telepatica presenció aquel recuerdo con el mas puro sentido analitico y psicologico, no podía permitirse contemplarlo involucrandose personalmente, pues debía estudiar todos los detalles para resolver el estigma psicologico del modo mas objetivo. Como una dama de negocios, se presentaba ante un comite de memorias con el cual debia mediar las ganancias y las perdidas de cada pensamiento y sentimiento, abstraer los desencadenantes como factores de riesgo a prevenir; estaba segura que aun habia demasiadas circunstancias en los antecedentes, cuales habian formado semejante alterego.

Sostuvo en la mente consciente aquel recuerdo del despertar de DarkSun como si este fuere una prueba de un "futuro" que debía prevenir, mientras su poder telepatico retrocedia aun mas en el pasado subconsciente; desde el cual contemplaba las consecuencias de las vivencias pasadas que lo habian forjado. Aun si fuere una Reina de Hielo, su corazon titubeaba de manipular esos factores desencadenantes; pero su misión estaba clara y tenia el consentimiento del "Dueño" para derribar o levantar muros en la compleja arquitectura mental.

En su viaje al pasado dentro del subconsciente, totalmente fuera del conocimiento de Akira - pues es el lado No consciente de este - comenzo a modificar sus memorias y consecuencias de las mismas, desde su temprana infancia. Dotando al joven de una virtuosa comprensión para perdonar a aquellos quienes la telepata pudo "echarles la culpa" de algunas malas vivencias, y asi Akira podria recordarse perdonando a los culpables sin dejar secuelas de resentimiento u odio subconsciente. En otros recuerdos clave también condujo la comprensión de Akira para perdonarse a si mismo y culpar a los verdaderos culpables - valga la redundancia -, para de ese modo no alimentar su AlterEgo con odio hacia Akira por su incomprendida Bondad.

Mientras la Dama aurea contemplaba las consecuencias subconscientes de ese viaje mental hacia el pasado distante. También se descubrió tentada a inclinar el juicio propio de Akira sobre la humanidad para "beneficiar" de ese modo la inclinación del poderoso mutante hacia la ideologia de la Hermandad, era algo que Ella misma consideró necesario para una lealtad autentica; culpando a la incomprensión de los humanos por las diversas malas vivencias, exculpandolo a El mismo de haber tomado las decisiones de cobrar venganza, y de ese modo, negar al AlterEgo la fuerza del resentimiento... Si Akira recordaba haber tomado la decisión por si mismo, y aceptarse en lo correcto por hacerlo, entonces Darksun perdía su razon de existir... Disolviendolo lentamente desde sus origenes...

Akira no recordaria necesidad alguna de un AlterEgo "mas fuerte" o "mas malvado" que ejecutara sus deseos mas oscuros, si Akira adquiria la fortaleza de tomar sus propias decisiones y aceptar las consecuencias de sus actos; aun si esto modificaba la ideología que el joven errante poseia antes de la "intervencion a mente abierta".

Finalmente contemplaba el recuerdo del despertar de DarkSun como una escena donde el propio Akira había desarrollado el criterio e ideología de acabar por voluntad propia con los humanos quienes lo habían juzgado y rechazado solamente por ser Mutante. A partir de esa fortaleza de decisión y nueva ideología fue bastante sencillo modificar los recuerdos de las apariciones siguientes del Alter Ego, convirtiendo lo que una vez fue un desorden de personalidad, en simplemente una ideología personal del propio Akira sin influencias de conscientes "terceros".

Obviamente el recuerdo sobre el encuentro del joven mutante con la Reina Blanca también sufriría las consecuencias; no habría trasfondo para la propuesta de aquel hombre, y debía transformarlo en algo igual de fuerte como para forjar una alianza y sociedad. Resolviendo por inclinar la decisión de Akira a una necesidad lacerante por sanar el vació de la soledad a la que están condenados los Mutantes poderosos e incomprendidos, uniendose a un grupo que compartía gran parte de su nueva ideología y así garantizaba jamás volver a verse obligado a vivir en un mundo donde fuera juzgado o rechazado solamente por su condición mutante.

Al final, Akira se despertaría en su habitación dentro de Avalon, como si solamente hubiera soñado con compartir mentalmente sus memorias con la Reina Blanca... totalmente inconsciente del trato hecho, y solamente con una necesidad innegable por acompañarla y ser acompañado por sus nuevos hermanos.

Emma Frost

Mensajes : 167
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 25
Localización : En tu mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las dos caras del Sol Oscuro.

Mensaje por Otori Akira el Mar Ago 02, 2011 8:53 pm

Poco a poco, la visión mental de Akira se volvía borrosa, nebulosa... Sentía un cansancio infinito, sentía como si su pasado se desvaneciese... dejándole únicamente una gran sensación de paz. Cerró los ojos, mientras las imágenes en su mente se desvanecían y se sumía en un profundo y tranquilo sueño.

¡NO! ¡Ese cabrón no podía estar haciéndome esto! ¡No podía ser! No me podía creer que estuviese dispuesto a renunciar a parte de sí mismo sólo para detenerme, para borrarme de su existencia. Le había subestimado. Aquella maldita zorra de Emma Frost... Yo sabía mejor que Akira lo que buscaba... buscaba subyugar nuestro enorme poder, utilizarlo en su provecho y bajo sus órdenes... no se lo permitiría. ¡JAMÁS! ¿Yo, el gran Dark Sun, rebajado a ser la marioneta de una telépata? No, no lo permitiría. Luché con todas mis fuerzas, debatiéndome en el interior de Akira, sintiendo cómo mi existencia se desvanecía a cada momento que pasaba. No podía resistirlo, aquella maldita mujer era demasiado poderosa... y sobre todo sabía dónde atacar: los miedos, odios y resentimientos de Akira, aquello que me daba mi fuerza, lo que mantenía mi existencia... Mis rugidos de rabia se apagaban mientras mi misma esencia se desvanecía bajo el aplastante poder, perdiendo los puntos de apoyo que me hacían ser quien era, sintiendo como mi psique se desvanecía. Mis fuerzas aún me alcanzaron para rugir con furia:

- ¡VOLVERÉ! ¡NO IMPORTA LO QUE HAGAS, VOLVERÉ A APARECER EN SU ALMA! ¡TOMARÉ EL CONTROL DE ESTE CUERPO Y HARÉ QUE OS ARRODILLÉIS ANTE MÍ, PATÉTICOS SERES INFERIORES...!


El joven mutante asiático se movió un poco en aquella ¿cama? Se despertó sobresaltado, mientras aquellas líneas en forma de V rojas aparecían en sus ojos, delatando su poder. De pronto, los recuerdos empezaron a aflorar en su mente. Comprendió dónde estaba: Ávalon, la base de la Hermandad. Sonrió. Se había acabado aquello de sentirse solo únicamente debido a su poder, aquello de ocultar lo que era para no recibir consecuencias desagradables... Allí donde estaba, nadie lo rechazaría por ser mutante, estaría entre iguales... y estaría al lado de aquella que lo había salvado del abismo de su soledad: Emma Frost. En su subconsciente, su lealtad hacia los demás miembros de la Hermandad no existía: sólo era leal a la Reina Blanca y a sí mismo, por ese orden. Su devoción a aquella mujer iba más allá de lo imaginable. Lucharía y moriría por ella, defendiendo a los mutantes, protegiéndolos de la crueldad que la mayoría de los humanos mostraban hacia ellos por el simple hecho de ser diferentes o ser demasiado poderosos. Se había acabado luchar solo, empezaba una nueva etapa.

Otori Akira

Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 14/07/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las dos caras del Sol Oscuro.

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 3:33 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.