Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» X-Men: Evolución (The RPG)
Miér Jun 17, 2015 12:08 am por Invitado

» X-Men: Evolución (The RPG)
Mar Jun 16, 2015 11:58 pm por Invitado

» Without a Cloak! Elite
Dom Jul 28, 2013 5:23 pm por Invitado

» hola a todos soy SenninIsland
Sáb Jul 06, 2013 5:48 am por senninisland

» [Afiliacion Elite] Sennin Island
Sáb Jul 06, 2013 5:42 am por senninisland

» The Time Turner Rol {Afiliación Élite}
Lun Nov 26, 2012 3:32 pm por Invitado

» ficha júbilo
Dom Nov 11, 2012 10:54 pm por Júbilo

» hogar dulce hogar(2 semanas despues de su llegada)
Sáb Sep 15, 2012 11:26 pm por NadaNadon

» GOTHAM SIN CITY [Afiliación élite]
Vie Jul 20, 2012 2:56 am por Invitado


Planes y Negocios

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Planes y Negocios

Mensaje por Emma Frost el Lun Abr 25, 2011 11:26 pm

La humedad y calidez que traen consigo la temporada de verano normalmente solían teñir su ya de por sí susceptible humor con impaciencia, misma que se alteraba con facilidad ante la perspectiva de tener que verse en la "obligación" de tratar con incompetentes como los que ahora tenía formando un arco frente a sí. Sin duda era una imagen digna de ser colgada en el muro de algún geriátrico; un cuadro que se encargaría de dar la Bienvenida a los "nuevos" y recordarle a sus actuales ocupantes -con enloquecedora frecuencia- su propia decadencia, obligándoles a contemplar un atisbo caprichoso de un pasado (y sin duda PASADO) digno de orgullo o de la representación de sus sueños frustrados. Cinco rostros desfigurados por el cruel transcurso del tiempo, en los cuales quedaron permanentemente impresas las emociones como el agobio y el sufrimiento producto de los "achaques" habituales.

Los hombres que solían constituir el dichoso "Circulo de confianza" de su despreciable padre - abogados, banqueros, contadores, entre otros...- ahora no eran más que viejas momias luchando por demostrar que aún eran dignas de seguir en el juego. Callados y temerosos... Quizás más bien estupefactos, con sus arrugadas bocas semi-abiertas ante las órdenes recién recibidas.

«Humanos... Nada más ni nada menos que simples humanos...Bien, ya lo había previsto, no... En realidad era más que obvia su respuesta, o mejor dicho... Silencio» Pensó.

-¿Qué sucede caballeros?... ¿Les comió la lengua el gato...? Espero lo hayan comprendido, porque no ando de ánimos para repetir nuevamente el discurso que acaban de escuchar.- Decía con voz aterciopelada, enarcando una ceja perfectamente delineada mientras que el pie derecho se movía con ansiedad de arriba hacía abajo, suspendido lejos del suelo puesto que tenía una pierna cruzada por encima de la otra. Las manos por otro lado, descansaban una sobre el brazo del muy valioso asiento de cuero negro que ocupaba; mientras que la otra servía de apoyo facial al rostro de la Directora.

-¿Y bien? ¿Acaso tengo que amenazar con despedirlos para que me den respuesta?...

-¡No!

-Pero Srta. Frost…

-Si me permite tomar la palabra…

-Madame…

-Por favor, eso no es necesario…

La cacofonía no se hizo esperar, parecían a punto del colapso. Cada uno demostrándolo a su manera. Unos definitivamente alterados y otros pretendiendo demostrar propiedad.

-¡Señores!... Uno a la vez… ¿Se puede?- Dijo con firmeza, sin necesidad de levantar demasiado la voz, dando como resultado un silencio inmediato similar al de hace apenas unos momentos y que fue roto por la voz áspera e insípida del canoso abogado, sentado perpendicularmente a Ella.

-Muy bien… Ehmn… Directora Frost, lo que nos pide significaría perder el apoyo y beneficios que le otorgan los bancos en los que actualmente se encuentra distribuido su enorme capital. Implica un papeleo riguroso, tiempo… Y el nivel de discreción que exige usted…Pues… Es…

Sus labios formaron una sonrisa tan gélida como el color de los mismos. -¿Imposible…? – Agregó Ella.

Su visión periférica percibió un ligero temblor en las manos rugosas del banquero sentado a la izquierda de su último interlocutor, y a quien observó de la misma manera que estudiaría a un insecto bajo la lente del microscopio.

Un deseo, un simple acto de voluntad bastó. Las pupilas azules de la mutante disminuyeron milimétricamente en diámetro y a la fracción de segundo siguiente, los ojos del anciano que era su objetivo quedaron fijos en algún punto del vació; el temblor de las manos de éste se desvaneció tanto como seguramente debió de haber desaparecido toda apreciación de la realidad. El ojo humano común jamás sería capaz de ver lo mismo que Ella en ese preciso instante: ondas de aspecto ectoplásmico emergían de la frente la Reina y parecían irradiar la cabeza del hombre, deslizándose, colándose en el interior de la mente de éste. Era algo tan simple… tan simple como tomar un documento… Tachar allí, escribir por allá y regresarlo al interior de una caja fuerte cuya combinación conocía a la perfección. Pero incluso fue más sencillo “abrir” las otra 4, simplemente tuvo que aumentar el área de efecto… Algo tan elemental como usar “Shift” + las teclas de dirección de un computador al seleccionar.

-¿Verdad que van a hacer todo lo posible para complacerme?... –“ronroneó” la Dama.

-Sí, Madame Frost- Respondieron a coro, en exacta sincronización.

«Ah… Música para mis oídos…»


Emma Frost

Mensajes : 167
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 25
Localización : En tu mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Planes y Negocios

Mensaje por Moderador 1 el Mar Abr 26, 2011 11:24 pm

Impactantes palabras de ancianos decrépitos, quienes con un simple susurro a sus mentes cayeron rendidos bajo los encantos de la no mal llamada Reina Blanca. En un salón en el cual, la dama manejaba al resto como si fuesen sus piezas de ajedrez, solo complacencias respondían a los planteos. Poder, exudaba poder y seguridad. Sus dones eran preciosos como gemas perdidas en las profundidades y por eso seguramente muchos querian tenerla como aliada.

"-Sí, Madame Frost-" fueron las palabras que sonaron de las gargantas de los ancianos, todos tan a la misma voz que parecían haberse puesto de acuerdo en responder. Lo que luego sucedió interrumpió la armonía de voces, haciendo que todas las miradas se voltearan a la puerta que se abría luego de sonar tres veces el sonido de unos nudillos - Disculpe la tardanza - Un sexto abogado ingresó al recinto. Su peinado hacia atrás dejaba ver unas entradas en su frente, notoriamente joven, como si fuese un recién recibido. Los lentes cubrían sus ojos y descansaban sobre su tabique perfilado. Bajo la mirada de todos los demás abogados y seguramente, también los ojos azules de la señorita Frost - Notifico mis disculpas por llegar tarde. He tenido un impedimento mientras venía hacia aquí - Caminó con modos elegantes, luciendo un traje de gala color gris que contrastaba con su cabello oscuro, apenas platinado por unos pocos hilos plateados. Se sentó en uno de los asientos vacíos y posó su maletín sobre la mesa frente a la dama Frost. Paradogicamente ante el ambiente extraño que se respiraba, él parecía extrañamente calmo, ojeando papeles y sacándolos del maletín - ¿Alguien desea ponerme al tanto de lo que ha sucedido? - separa sus ojos de los papeles y dirige su vista a la dama que lleva la reunión. Y es que detrás de sus ojos cafés, de su atuendo fino y sus modales correctos así como de su lengua letrada, algo se escondía. Un ser capaz de tomar tantas formas como rostros existiesen en la tierra y que había sido enviado a ver a una de las mentes privilegiadas más llamativas y poderosas.

Moderador 1

Mensajes : 230
Fecha de inscripción : 02/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Planes y Negocios

Mensaje por Emma Frost el Miér Abr 27, 2011 12:23 am

Golpes en la puerta, y el sonido metálico de la cerradura al ceder, lograron disipar los vaporosos hilos que habían estado manipulando las mentes de los "matusalenes" cual instrumentos de titiritero, sin embargo, pese a que la manifestación visual de éstos se desvaneció como el humo ante una ráfaga de viento, aquellos cerebros seniles permanecieron atados a la voluntad de la Reina. Prueba de ello: sus miradas nebulosas ahora fijas en el hombre que acababa de traspasar el umbral de la Sala de Conferencia.

Por otro lado, la Dama de traje sastre color blanco, que también había seguido con sus ojos el curso que tomaron los del resto de su comitiva, pareció no inmutarse ante aquél extraño intruso que tan descaradamente había interrumpido la reunión, alterando lo que para Ella resultaba una escena perfecta recién acabada, como una mancha indeseable sobre su obra maestra.

Una fugaz y superficial evaluación al hombre de ojos cafés no reveló más de lo que ya era vidente: Joven, bien vestido, de maneras elegantes, gafas que transmitían astucia y algo también de ingenuidad. Y aún así algo simplemente no encajaba. La Joven Empresaria experimentó la misma sensación de alerta que sentiría al ver que un objeto no se encuentra en el mismo lugar en el cual lo había dejado momentos atrás. Algo ajeno y al mismo tiempo familiar.

A la pregunta formulada por el elocuente jurista -Pues sólo podía encajar en dicho perfil- no se molestó en dar respuesta. No había necesidad de desperdiciar aliento en ello, por lo que con un simple movimiento lateral de la cabeza en dirección al único hombre que se atrevió a dar el ejemplo ante sus compañeros hace unos minutos -El abogado ubicado entre los otros dos ancianos-, bastó para que éste inesperadamente abandonara el silencio taciturno en el que había sido envuelto, dirigiéndose ahora al recién llegado.

- Joven, discutíamos acerca de cómo llevar a cabo lo que nuestra Directora, la Srta. Frost, desea que hagamos... A propósito, no recuerdo haberlo visto antes... ¿sería tan amable de identificarse?- La ambigüedad de la respuesta significaba cautela.

Emma Frost

Mensajes : 167
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 25
Localización : En tu mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Planes y Negocios

Mensaje por Moderador 1 el Miér Abr 27, 2011 1:32 am

La acción llevada por el recién llegado, desde introducirse en un lugar como aquel luego de que toda la comitiva hubiese llegado a un acuerdo podría tildarse de imprudente. Pero no eran los negocios lo que atraían a aquel extraño y particular hombre, cuyos ojos cafés no se negaban a apreciar la visión de los demás. Nunca desafiante pero tampoco intimidado, aquel abogado parecía gozar de una sonrisa galante y confiada que ocultaba razones en demasía para estar ahí. Todo estaba en orden en aquella figura impecable, desde sus ropas hasta sus cabellos. De igual forma su mente no tenía desorden, como si cada pensamiento estuviese dominado bajo la inquebrantable voluntad de un carácter poderoso.

El aire ingresa en sus pulmones luego de que la visión de la Reina Blanca se posa sobre su figura. Sus dedos escuálidos aun se ciernen sobre los papeles que ahora descansan en la pesada mesa y sus labios se deforman para dibujar una sonrisa agradable. Parecía un vendedor, de aquellos que buscan el contacto visual ante su cliente para poder llegar a ellos, inducirlos a crear una necesidad en ellos mismos para saciarlos con la venta de algo. La astucia resalta en la pasividad de sus rasgos y luego de ver a los ojos a cada uno de los abogados, vuelve a posar la mirada en la dama presente. Frio, calculador, distante y a la vez tan presente como cualquiera. Sus dedos se entrelazan sobre la mesa y deja escapar el aire que tenia retenido en sus pulmones. Pero nada en ese sitio es tan distante como la dama que preside la asamblea quien hasta goza de personas que hablen por ella.

- Joven, discutíamos acerca de cómo llevar a cabo lo que nuestra Directora, la Srta. Frost, desea que hagamos... A propósito, no recuerdo haberlo visto antes... ¿sería tan amable de identificarse?- un abogado se refiere a él como joven, titulo que no hace más que arrebatarle una sonrisa silenciosa. Sus ojos se centran en aquella mirada, agudamente como si se tratase de un felino que estudia a su presa antes de saltar sobre ella cuando ésta menos lo espere. Pero todo rasgo desafiante desaparece con un movimiento ligero de cabeza - Mi nombre es Nickolas Danvers. Como usted, caballero soy abogado y recientemente he sido enviado por mi bufette para cuidar los intereses de Lady Frost - se cruza de piernas de forma elegante y vuelve a posar la mirada en la única dama presente. Su mirada era extraña, como si en cierta forma desafiase a la mujer pero todo en ese hombre era misterio. Desde sus movimientos estudiados hasta la más débil sonrisa de sus labios. Cualquier palabra de sus labios estaban demás. Todas sus actitudes dejaban en claro que ninguno de los presentes siquiera eran tomados en cuenta por el abogado. Ninguno más que la mujer de rubios cabellos y vestimentas blancas: Emma Frost.

Moderador 1

Mensajes : 230
Fecha de inscripción : 02/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Planes y Negocios

Mensaje por Emma Frost el Miér Abr 27, 2011 4:59 pm

- ¿Nickolas Danvers?...- Repitió el anciano para sí mismo bajando la mirada hacía los documentos que tenía organizados sobre la mesa en carpetas de color negro. Las abría repasando una y otra vez hoja tras hoja, mostrándose cada vez más confuso. - No encuentro notificación respecto a su presencia aquí, caballero... me parece que...-

Ella no alcanzó a escuchar el resto de la frase. Las palabras se evaporaban a medida que el Don iba desplegándose como un aparato receptor y al mismo tiempo como una fuerza consistente e inexorable que amenazaba con traspasar cualquier barrera sin el más mínimo esfuerzo. Sin embargo la cuestión es si realmente sería así en éste caso. El deseo: los secretos velados tras aquella mirada desafiante; celosamente guarecidos en las agitadas mareas de sus pensamientos.

El Don ofrecía una percepción diferente del mundo... Como pasar de estar en la superficie para luego sumergirse en el agua.

La disposición de la Dama Blanca era tentar, desentrañar... y abrirse paso a través de la mente de Danvers…

Emma Frost

Mensajes : 167
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 25
Localización : En tu mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Planes y Negocios

Mensaje por Moderador 1 el Jue Abr 28, 2011 1:26 am

Lentamente el velo de su mente se comenzó a mover como si un susurro proveniente de la misma nada buscase una sola fisura en la cual filtrarse. Los ojos castaños del joven abogado se mantienen fijos en la figura de la dama frente a él, ignorando por completo las palabras del tercero que ha reconocido que su nombre no figura en los papeles. Pero su mente está centrada en la mujer reflejada en sus iris almendrados, fríos como los témpanos de hielo perdidos en el ártico. El sonido de las palabras disminuye hasta que el silencio se apodera del lugar y como quien sabe que esta siendo visto bajo el ojo crítico de un juez, el abogado adelanta levemente la cabeza, centrando sus ojos en los ojos de la mujer télepata.

Su mente es como un laberinto lleno de caminos, difícil de ser sondeada, a menos que él bajase la guardia. Se nota que esa postura no ha cambiado desde el instante en que puso su pie dentro de la habitación, como si supiese que una mutante con capacidades de leer el pensamiento estaría presidiendo la reunión. La mirada del abogado continua carente de emoción alguna, viéndose sus ojos centelleantes mientras una membrana húmeda los recubre, tal como sucede a aquel que no pestañea por unos momentos. Mientras los caminos se abrían, llevaban a otros caminos, que se entrecruzaban con pasillos largos, puertas solidas, cerradas, selladas. Un hombre de un control enfermizo de su mente no puede ser humano, puesto que parece por instantes que sabe lo que la dama blanca hace. Laberintos, idas vueltas y de repente , una palabra: incomprendida. Una sensación de miedo surge de los filtros de su mente, como si fuese una gota de agua fluyendo por la nada misma, tratando de mostrarse al escapar de ese control extremo para dejarse ver ante la poderosa mente de la señorita Frost. Pero entonces, como quien recupera el control de su propio sueño, una mirada de ojos amarillos se impuso al camino que se abría a su propia mente. Ojos claros, como felinos, y un rostro azul en el cual caían mechas de cabellos rojos. -Las cosas no son lo que parecen - La voz ya no es la de un hombre, sino que su timbre es femenino, mas nunca delicado. Ese pensamiento resalta en su mente, la cual parece no querer ser intrusada o no disponerse a dejarse ver tan fácilmente.

Moderador 1

Mensajes : 230
Fecha de inscripción : 02/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Planes y Negocios

Mensaje por Emma Frost el Vie Abr 29, 2011 12:56 am

Sus ojos se cerraron…Lo que vio a continuación fueron imágenes, un laberinto… espacios vacíos, puertas por abrir, largos corredores todo al mismo tiempo, compuesto cual obra de Dalí. De repente un atisbo, tan brillante como el primer rayo de Sol asomándose en el horizonte con sus luces rojizas contra el fondo azulado del cielo, mas no era el Sol, ni lo otro, sino un destello de ojos ambarinos y otros dos colores primarios formando un misterioso trío. Su habilidad sobrehumana era ahora evidente, tan impresionante y al mismo tiempo tan sutil. El "hombre" que se hacía llamar Nickolas Danvers no era lo que aparentaba ser… y aunque, satisfecha con su hallazgo, la Dama Blanca experimentó cierta empatía, en algún momento de su vida padeció las penurias de sentirse incomprendida. Decidió no seguir desenterrando vivencias ajenas... al menos de momento.

La visión se esfumó y la realidad se sobrepuso. Los labios de la Directora se curvaron en una única dedicatoria para el joven de traje Gris, a quien miró de un modo ligeramente menos desafiante. Y por primera vez, desde que éste ingresó en la Sala, Emma Frost habló, interrumpiendo el auto cuestionamiento en el que se había sumido el senil abogado.

-Sr. Rogers deje de auto compadecerse y haga el favor de dejarnos a solas a mí y al Señor Danvers. Además… todos ustedes tienen MUCHO…mucho trabajo que hacer ¿No es así? O… ¿esperarán a que se haga sólo?-

Los ancianos, que al parecer durante unos momentos abandonaron también el mundo material, volvieron en sí. Y tras el sonido de los asientos al ser arrastrados por el suelo, uno a uno fueron abandonando la habitación hasta que el último cerró la puerta, dejándola a Ella en compañía del único ocupante restante.

-Bien, soy Toda oídos…

Emma Frost

Mensajes : 167
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 25
Localización : En tu mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Planes y Negocios

Mensaje por Moderador 1 el Vie Abr 29, 2011 10:09 pm


El abogado se mantiene erguido como un rey que esta sentado sobre su trono. Sus facciones son inamovibles, como los de una estatua hecha en cera, pero el brillo de sus ojos, completamente embelesados por el don de la dama blanca continua ahí, mostrando vidriosos sus globos oculares. Sus labios están ligeramente arqueados y sus ojos entrecerrados continúan fijos en la mujer. Ella ya sabe que él no es un humano más, que él no es abogado. Con la orden de la Dama Blanca la soledad se hace en el cuarto, justo cuando el ultimo anciano cierra la puerta tras de él. Los dedos escuálidos del abogado estaban entrecruzados sobre la mesa y cuando la dama se refirió a él con una pregunta simple, sus ojos antes castaños se tornaron ambarinos, como si fuesen trozos de granate brillando en sus cuencas. Las piernas, brazos, manos, torso y rostro del abogado comienzan a ser cubiertos por algo parecido a escamas azules, que tiñen su piel pálida para volverla azul. Su ropa antes gris se vuelve oscura, negra en perfecto contraste con la dama que tiene frente a ella y sus cabellos se alargan hasta llegar hasta sus hombros, cambiando el castaño que lucian por el color rojo oscuro, tan intenso como la sangre. La figura masculina se ha vuelto una visión inexistente y ahora, ante Emma Frost se encuentra una soberbia mutante femenina que le mira con respeto pero a la vez, manifestando un caracter fuerte y una voluntad temible.

Sus labios esbozan una sonrisa y haciente levemente con la cabeza de forma que dos de sus cabellos surcan su tersa piel azul, cayendo entre sus ojos ambarinos - Permitame presentarme de nuevo, Señorita Frost- levanta su mano y enreda sus dedos en aquellos cabellos que interrumpían la visión de su rostro exotico y a la vez, hermoso y llamativo, colocando así sus cabellos detrás de la oreja - Mi nombre es Mystique y como puede apreciar, mi Don es cambiar de forma. Sus habilidades han llegado hasta mis oídos y de unos labios que no se permiten referirse a aquello que no vale la pena - su voz es firme y decidida, sensual en ciertos aspectos remarcando sus palabras con cada gesto que le acompaña - Una revolución esta cerca. Una nueva era se acerca y solo un hombre puede llevar a los mutantes a la gloria que el mundo les debe- una sonrisa se dibuja en sus labios rojos, dejando ver su dentadura perlada y perfecta - Sabe a quien me refiero, Emma Frost. Usted le conoce, ha visto su rostro y tambien de lo que es capaz -

Moderador 1

Mensajes : 230
Fecha de inscripción : 02/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Planes y Negocios

Mensaje por Emma Frost el Dom Mayo 01, 2011 12:57 am

Aún siendo testigo del drástico cambio de apariencia del que fuera antes un hombre, no se reveló impactada. Años de haber convivido entre mutantes le habían arrebatado la cualidad de ser fácilmente impresionable, por lo que se limitó a contemplar con interés la nueva figura que presumía el ser con el que compartía la estancia. Los mismos colores que había visto resplandecer en la pasada visión eran los mismos que ahora tenía ante sí, adornando el cuerpo de una hermosa mujer. Sonrió.

-Un disfraz ingenioso el anterior….-

Ligeramente tensa, la Dama Blanca llevó los hombros hacía atrás para aliviar la rigidez de los músculos, acompañando éste movimiento con uno similar pero del cuello. Tratar con los ignorantes de su equipo de trabajo podía resultar estresante, por lo que sintió la necesidad de estirar el resto de sus extremidades, haciéndolo al apartar la silla para así ponerse de pie.

Mientras escuchaba y ya en la presencia de otra fémina que además había revelado su verdadera identidad para Ella, se sintió en la libertad de desabrochar el botón del saco que había estado cubriendo un torso perfectamente esculpido en el que resaltaban el abdomen y el revelador escote que ofrecía el corsé -una prenda sin duda impropia en el ambiente de oficina, pero para Ella era algo totalmente natural-. Suspiró.

- Antes que nada, y ya que al parecer no necesito presentación... Es un placer Mystique, admiro su osadía al presentarse aquí el día de hoy- Habló conforme avanzaba un par de pasos hacía la mutante, recorriendo el borde de la mesa con las yemas de los dedos de la mano derecha y deteniéndose a una distancia prudencial. - Y sí... sí sé a quién se refiere, su Maestro es ciertamente difícil de olvidar- Corresponde a la sonrisa de la cambiaformas con una propia. -En cuanto a esa revolución de la que habla, no ocultaré mi entusiasmo al respecto... pero la pregunta es ¿A qué ha venido usted a mis oficinas?-

Emma Frost

Mensajes : 167
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 25
Localización : En tu mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Planes y Negocios

Mensaje por Moderador 1 el Dom Mayo 01, 2011 10:43 pm

La mutante metamórfica se encuentra comodamente sentada frente a Emma Frost, con las piernas cruzadas, una sobre la otra de manera sensual y atractiva. Levanta sus cejas perfectamente delineadas manteniendo aun así entrecerrados sus ojos ambarinos, mientras una sonrisa que devela una naturaleza seductora se forma en sus labios carmesies. - Me siento halagada - su voz grave y femenina no deja dudas. Es una mutante decidida y segura de cada una de sus acciones puesto que, sabiendose frente a una de las telepatas más reconocidas en el circulo en el cual se mueve, no parece sentir la menor intimidación. En ningun instante baja la mirada o evita los ojos de hielo de la hermosa dama blanca, sino que parece que sigue estudiosa, cada una de sus acciones.

La Reina Blanca comienza a desvestir su cuerpo de forma que así se sintiese más comoda en su propio recinto. Si bien cualquier hombre pudiese caer rendido a sus pies con su don mental, era posible que no lo necesitase en la mayoria de las situaciones, dado que sus atributos fisicos dejaban a la vista una visión que cualquiera quisiera tener. Mystique entrecierra sus ojos y sonrie para sus adentros, reconociendo que tal vez no fueron solo sus dotes mutantes los que atrajeron al maestro hacia ella. O tal vez si. Es dificil entender la mente de los hombres, que, mal o bien, mutantes o humanos, continuan siendo hombres.

Sentada en su sitio como si se tratase de un trono que correspondia solamente a ella, Mystique sigue los movimientos de Emma Frost, escuchando sus palabras mientras ésta se acerca con lentitud. Si bien no sabía que esperar de la dama frente a ella, había una pregunta que estaba segura que llevaría a cabo como cualquier ser normal en una situacion similar - ¿A qué ha venido usted a mis oficinas?- La mutante de cuerpo azul, capaz de adquirir cualquier forma a su gusto y antojo volvió a sonreir, esta vez velando sus ojos con sus propios parpados. Levantó sus manos y pasó sus delicados dedos por su cabellera color rojo intenso, para moverla hacia atras. Seguidamente volvió a posar sus dedos sobre el maletín con el cual habia entrado y sacó una carpeta en la cual se veían una serie de papeles perfectamente acomodados - Esa revolución traerá la supremacía mutante en el mundo. Pero, para toda moneda hay otra cara - tomó la carpeta y la depositó sobre la mesa, entre la reina blanca y ella, viendo la mirada de la anfitriona, cuyas facciones parecian talladas por los mismos angeles - Hay un hombre que lidera un grupo de mutantes. Y se dice que es poseedor de la mente más poderosa del mundo. Su presencia, sus habilidades y su equipo de mutantes son la sombra que amenaza los planes de Magneto - la elocuente mutante habla con el odio de quien ya ha conocido a aquel equipo, reconociendo una supremacía que se niega a admitir. Entonces introduce su mano nuevamente en el maletin y saca otra carpeta. En esta se ven un par de fotos sacadas de alguna base de datos en la cual se ven los rostro de algunos mutantes y por supuesto, el nombre:

Charles Xavier


Jean Grey


Scott Summer


Mystique levanta las cejas ante la visión de Emma Frost, quien al pertenecer al circulo infernal ,deberia haber escuchado hablar de Charles Xavier y sus hombres X - Pero hay algo más aqui que puede ser de interes para usted- en la misma carpeta, se ve una imagen de un aparato suspendido en medio de la oscuridad absoluta. La mutante sonrie y señala aquella especie de casco de metal - "Cerebro" es una máquina diseñada por el profesor Charles Xavier para localizar a los mutantes que poseen poderes sobrehumanos. Detecta las ondas de energía psíquica inusuales que emiten los mutantes, mide la cantidad de poder y determina su localización geográfica. Sí se le dan suficientes datos, incluso puede especificar la identidad del mutante.- entrelaza sus dedos sobre la mesa y continua con su explicación - Existe la posibilidad de que, con una mente tan poderosa como la de Xavier, esa maquina pueda manipular, atacar y hasta destruir - sus ojos brillaron en el tono ambarino de estos mientras mueve apenas la cabeza hacia el costado derecho - ¿Entiende ahora la razón de mi visita, Lady Frost?-



Moderador 1

Mensajes : 230
Fecha de inscripción : 02/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Planes y Negocios

Mensaje por Emma Frost el Mar Mayo 03, 2011 12:56 am

Atenta, bajó la mirada hacía los documentos que la atractiva mujer de piel azulada había dispuesto sobre la mesa. Sin embargo nada de lo que Ella decía era de su desconocimiento. Incluso los miembros del Club del Fuego Infernal se mostraban inquietos ante la Revolución inminente, ya que representaba una variable inesperada en la ecuación y erróneamente no la habían previsto. Recordó las acaloradas discusiones entre Shaw y Harry Leland respecto a cómo abordar la situación.

Los ojos de pigmentación cerúlea de la Reina Blanca repasaron rápidamente las líneas transcritas en aquellas hojas de papel hasta que se detuvieron en los rostros conocidos y repudiados de sus enemigos. Pero aunque experimentó una punzada de ira, una sonrisa insidiosa contrarrestó la seriedad que había teñido sus rasgos mientras había estado leyendo. Y rió, de un modo que a cualquiera le hubiera recordado la sensación de frialdad lacerante de trozos de hielo en la garganta al ser ingeridos.

La mano de Ella, que había estado en contacto con la superficie de la mesa, tomó las tres fotografías y las extendió frente a su rostro formando un pequeño abanico que desde la perspectiva de Mystique sólo dejaba visible los orbes de la Telépata. Pero éstas en realidad no representaban descubrimiento ni siquiera la siguiente imagen que su Invitada colocó ante Ella.

La máquina con la capacidad de localizar a otros mutantes, la conocía bien... El Hellfire Club había pasado años codiciándola... Hasta que Ella diseñó y construyó a su propio "Cerebro". Un escalofrió de placer ante el recuerdo de la primera vez que su creación logró su cometido fue irreprimible.

-Querida, si el propósito de tu visita ha sido informarme… Has servido bien.. – Decía aún con el rostro parcialmente oculto tras la fotografías de los “heroicos” mutantes – Y aunque el “juguete” de Xavier es bastante tentador ¿Qué tipo de respuesta deseas obtener de mí?... ¿Debería arriesgarme a suponer que planean Robarla? ¿Copiarla?..¿Qué?... Permíteme comentarte algo muy interesante: La conozco, Yo misma he diseñado un artilugio muy útil que no tiene nada que envidiarle al de Charles Xavier. Quizás deberías comunicarle eso a tu Señor Magneto...


Emma Frost

Mensajes : 167
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 25
Localización : En tu mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Planes y Negocios

Mensaje por Moderador 1 el Miér Mayo 04, 2011 9:49 pm

Al principio, sus rasgos parecen ser la prueba viviente de la apatía, tan distante como el astro más lejano, viendo a la Reina Blanca como una igual, más que una anfitriona. Sus rasgos azulados enmarcan las centellas amarillas que residen en sus ojos, carentes de pupila, logrando una perfección armoniosa con sus labios, tan rojos como la sangre de un ser humano. Las dos damas no pueden ser más diferentes estéticamente, pero son sus acciones las que esconden un haz de misterio y estructura, como si hablasen el mismo lenguaje corporal, viendose por encima de cualquier ser viviente que pueda aspirar a cruzar con ellas la mirada. Pero esa temple en las facciones exóticas de la mutante cambiaformas se ve estropeada por la audaz lengua de Emma Frost. Sus ojos manifiestan tal contradicción cuando se abren fugazmente de lo calculado y sus labios se separan, como si estuviese por decir un "pero" que no se atreve que terminar de ser formulado.

"La conozco, Yo misma he diseñado un artilugio muy útil que no tiene nada que envidiarle al de Charles Xavier. Quizás deberías comunicarle eso a tu Señor Magneto..." son las palabras que emanan los labios de Emma Frost. Mystique esperaba otro tipo de reacción pero jamás una como la que ha presenciado. Entonces ella poseía una tecnológica capaz de igualar a la de Charles Xavier. Le mira aun presa de la contrariedad, notándose esto en su sien la cual se haya levemente fruncida marcando una linea apenas perceptible por la visión gracias a la tonalidad de su dermis - ¡No puede ser! - es presa de su carácter arrebatado, cuando baja la mirada al maletín semiabierto notándose como los cabellos caen lacios y firmes sobre el contorno de su rostro. Pero la diplomacia vuelve a apoderarse de sus acciones. ¿Por qué Magneto le ha enviado a dar esta noticia si Emma Frost esta en conocimiento previo de ella? ¿Sabe Magneto que la Reina Blanca posee un artilugio casi idéntico al que Xavier, su antagonista?. Con la lengua delinea apenas su labio superior para luego morder ambos volviendo a clavar los ojos en Emma Frost. Entonces suaviza su mirada y esboza lo que es una sonrisa conciliadora - No esperaba esto. Y dígame, Señorita Frost ¿Ese aparato pertenece a su patrimonio o pertenece a la tecnología de Hellfire Club?- ¿Que dirá Magneto cuando se entere de las noticias que ella tiene para darle? es la pregunta que inconscientemente se forma en su mente. Ellos se conocen, demasiado bien, para el gusto de Mystique. ¿Ella aceptará compartir esa tecnología con el mutante que es capaz de controlar el magnetismo?



Moderador 1

Mensajes : 230
Fecha de inscripción : 02/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Planes y Negocios

Mensaje por Emma Frost el Jue Mayo 05, 2011 2:20 am

Lo había conseguido…

No había algo más placentero que presenciar el fruto de sus intenciones encarnado en el rostro de la mutante cambiaformas. Pero en realidad sí que había algo capaz de superar eso: estar siempre un paso adelante. Y satisfecha, la sonrisa oculta tras el abanico formado por las fotografías de aquellos adversarios comunes se hizo más amplia, mientras que la frialdad de su mirar se mantuvo permitiéndole así regocijarse disimuladamente ante el hecho de haber logrado una grieta en el autocontrol de su acompañante, cuyos gestos y otros movimientos continuó estudiando. Ya que todos los humanos - Incluso el “Homo-superior”- podían Transmitir algún mensaje sobre sí mismos, a través de la observación de los gestos corporales e incluso de la actitud.

«Una mujer segura –Trajo consigo un maletín, es decir se preparó para la “entrevista”.

Que halaga a quien le dio la orden de venir hasta acá.

Una mujer a quien no le gusta ser tomada desprevenida…»


Evaluó para sus adentros.

-El Hellfire Club se beneficia de Ella cuando yo así lo disponga o cuando todos en conjunto hayamos decidido usarla para ubicar a alguien especial, o tan sólo para conseguir nuevos reclutas.- declaraba al finalmente regresar las fotografías a la mesa.

-La máquina se encuentra en la Academia de Massachusetts, que es de mi propiedad -por cierto-, y ya que seguramente Tu Maestro preguntará después, dile que puede contar con Ella para el beneficio de nuestras ambiciones

Emma Frost

Mensajes : 167
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 25
Localización : En tu mente

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Planes y Negocios

Mensaje por Moderador 1 el Dom Mayo 08, 2011 2:08 am

No son los labios de la telepata los que sonrien, más si lo hacen sus ojos de hielo, tan profundos como dos trozos de glacial perdido en el oceano. A Mystique no le agrada en absoluto ser la segunda en ningun aspecto, y tal adelanto por parte de la anfitriona Emma Frost le resulta un golpe profundo a su orgullo. Sus labios oscuros se mantienen apretados al igual que su tenso rostro, cuyas facciones se ven perfiladas y hermosas pero notoriamente molestas. Sus cabellos carmesies caen en forma de mechas separadas sobre el rostro cuando ella lo mueve ligeramente hacia adelante, y entonces deja escapar un suspiro, ladeando apenas su cabeza hacia la derecha, llevando su dedo indice al entrecejo, sometida y resignada - Entonces todo esto ha sido una verdadera perdida de tiempo - Extiende su mano y con ella libera su rostro de los cabellos que le opacan la vista.

Pero su agudeza mental hace que sus ojos vuelvan a fijarse en la telepata, levantando una ceja mientras sus labios se separan ligeramente para volver a hablar mientras la misma mano que ha aliviado sus facciones da una caricia ligera a su cuello descendiendo por este para volver a posicionarse sobre la mesa. Con un movimiento elegante mueve el cuello sutilmente, mientras se pone de pie ante la reina blanca, quien seguramente ya ha sorteado su mente sin ningun tipo de pudor. Un don fascinante realmente para quien sepa darle uso. Sin necesidad de manipular las celulas de su piel para tomar otro tipo de formas, Emma es capaz de instalar la imagen en la mente de su victima, para hacerle ver la forma que ella desease que viese. Mystique sonrie de nuevo, luego de su corto y frio analisis - Jum. Le comunicaré lo que me ha dicho a mi maestro - Cierra el maletín y lo toma con seguridad y desición. Pero antes de salir por la puerta, vuelve la mirada a Emma Frost, clavando en ella sus ojos ambarinos y calculadores - Ha sido un placer el conocerle finalmente, Emma Frost ...- mientras habla, el color azul de su piel comienza a tornarse pálido, mientras sus cabellos se acordan y se vuelven castaños. Incluso sus ropas adquieren un tono grisaseo, dejando de ser ajustado cuero para volverse la tela de un traje de etiqueta. El mismo hombre que ha entrado por esa puerta momentos antes aparece ante Emma Frost, sonriendo, y hablando con la voz grave y masculina con la que se habia dirigido a ella y a su equipo -... Y comprobar que efectivamente, lo que se ha dicho de usted, es completamente cierto- se gira sin explicar a qué se refiere, pero es conciente de que la reina blanca no necesita las palabras para saber lo que desea saber. -Astuta, muy astuta - piensa la mutante para sus adentros, saliendo de la misma forma que entró al lugar, y con la misma forma con la cual ingresó a este.

Moderador 1

Mensajes : 230
Fecha de inscripción : 02/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Planes y Negocios

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 7:27 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.