Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» X-Men: Evolución (The RPG)
Miér Jun 17, 2015 12:08 am por Invitado

» X-Men: Evolución (The RPG)
Mar Jun 16, 2015 11:58 pm por Invitado

» Without a Cloak! Elite
Dom Jul 28, 2013 5:23 pm por Invitado

» hola a todos soy SenninIsland
Sáb Jul 06, 2013 5:48 am por senninisland

» [Afiliacion Elite] Sennin Island
Sáb Jul 06, 2013 5:42 am por senninisland

» The Time Turner Rol {Afiliación Élite}
Lun Nov 26, 2012 3:32 pm por Invitado

» ficha júbilo
Dom Nov 11, 2012 10:54 pm por Júbilo

» hogar dulce hogar(2 semanas despues de su llegada)
Sáb Sep 15, 2012 11:26 pm por NadaNadon

» GOTHAM SIN CITY [Afiliación élite]
Vie Jul 20, 2012 2:56 am por Invitado


Nuevos Horizontes

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Nuevos Horizontes

Mensaje por Invitado el Mar Sep 20, 2011 7:48 pm

El autobús salió de la estación, rumbo al este. Como cualquier otro día.


Kanae, a pesar de las palabras de Nick, había decidido irse, y no había nada que la convenciera de lo contrario. No quería continuar lastimando a los demás, parecía que toda su vida estaba plagada de una especie de maldición. Primero Keith, luego sus padres... todos aquellos espectros de niños en el Lebensborn... Y ahora que, por fin, creía que había encontrado una verdadera amiga... No podía soportarlo más.

Había estado una semana más en NY, suficiente para ver las consecuencias de su batalla. Interminables manifestaciones anti-mutantes, como aquella con el joven neo-nazi, en la universidad... el ambiente se estaba tensando. Sólo había dos opciones sensatas, para la gente como ella. Una de ellas, era ingresar en el único sitio donde estarían a salvo. La Mansión X, allí estaban Rioco y Nick, bajo la tutela de Xavier, estaba segura de que estarían a salvo.
La otra forma, como hacía ella, era huyendo. Marchándose lejos y esperando que el ambiente se calmara. Pero no, pensó moviendo la cabeza. Ella no se iba huyendo.
La gorra y el abrigo la ocultaban a la perfección, incluyendo sus cuernitos, y esperaba en la parada de autobús. Ella se iba porque no quería estar con nadie. Necesitaba un tiempo para estar sola. Aomine aún no había sufrido nada, pero era cuestión de tiempo. Y no quería dañar más a Rioco, o hacerle nada a Nick. No se lo merecían, su único crimen era ser sus amigos. Y creyó entenderlo.

"Los demonios como tú no pueden tener amigos" Al final, Lucy iba a tener razón.
Los demonios no podían tener amigos.
Bajó los ojos.

Además, tenía mucho que hacer, pensó, esperando al autobús que la llevaría a su primer destino. Ya había pensado dónde iría primero. Y tenía muchas, muchas ganas de ir.
Se subió al autobús, ausente, y calándose la gorra.

Cuando se sentó, mirando por la ventana, se le ocurrió un problema en su viaje. ¿Y si, por ser demasiado pequeña, no le dejaban entrar a visitarla? ¿Y si la reconocían? No podía ser... estaba tan cerca... Apretó los dientes. No pensaba dejarse vencer, y se le ocurrió una idea. Lo primero fue subirse la capucha del abrigo, su pelo quedaría tapado casi por completo, y, lo segundo, tendría que conseguir alguien mayor, que la ayudara.

Por ejemplo, esta chica que se acababa de sentar a su lado, rubia y que estaba sacando algo para leer, parecía suficiente mayor.
- Hola, como te llamas?



/Off: Esa chica de la que hablo es Kula...

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos Horizontes

Mensaje por Kula Diamond el Lun Oct 03, 2011 8:25 am

No sabes lo que es estar agotado hasta que has trabajado cazando mutantes durante tres días seguidos, sin dormir, a base de pan y agua...cuando los conseguía...y ahora te enviaban a otra misión diciendo simplemente "Te toca cazar una mutante psicópata con cuernos, ve de civil, si te reconoce te pondrías e una situación muy peligrosa"...Y esa era la razón por la cual me estaba cambiando de ropa en un baño público mientras sostenía en mi boca una carpeta con el historial criminal del tipo, tratando de no respirar, y de calzarme los jeans lo más rápido posible. ¿Por qué? Porque el autobús que me llevaría hasta el lugar donde se habían registrado sus últimos movimientos salía en menos de 5 min.

Exhale profundamente frustrada al sentir mi estomago rugir. Guardé el informe en la mochila junto a mi uniforme de SHIELD y salí a toda prisa de allí, sujetándome de camino el cabello en una coleta alta y respirando por fin aire puro...bueno, más puro que el del baño...

Pero que bah… al menos había logrado subir a tiempo, y ahora me encontraba cómodamente sentada aunque hubiese preferido sentarme junto a la ventana pero un…
Enarqué una ceja cuando mi vista se detuvo sobre mi acompañante. Traía una gorra y un sobretodo que le cubrían casi por completo y si no fuera porque sus piernas a penas tocaban el suelo habría pasado por un hombre mayor, aunque mas sorprendente fue cuando esa personita que vestía así en pleno verano me hablo con voz...¿Femenina?...

-Ah...-Titubee unos segundos pues tanta extrañeza me había descolocado.- Soy Kula...y...¿tu?.-Y al no saber cómo proceder ante la situación hice lo mas lógico...devolverle la pregunta...

Kula Diamond

Mensajes : 55
Fecha de inscripción : 09/07/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos Horizontes

Mensaje por Invitado el Lun Oct 03, 2011 10:24 am

Pasando por encima el hecho de que era mutante, la joven parecía amable, eso sí, un tanto descolocada. No es normal que una niña como aquella te pregunte de sopetón por tu nombre.
Kanae se puso la mano detrás de la cabeza con una expresión inocente ante su titubeo.
Le daría su nombre, desde luego, darle un número sería demasiado sospechoso (no como con Leo, hacía un par de días, ante la cual TODO era sospechoso), y tampoco pensaba llamarse Lucy. Al menos, no mientras usase otra identidad.

- Me llamo Kanae. Y estoy encantada de conocerte.- ¿qué diría su madre si supiera que ahora era descortés con la gente?
- ¿Puedes ayudarme a hacer una cosa al sitio donde vamos en autobús?- Le preguntó Kanae con una sonrisa algo tímida.
- Verás... voy a visitar a mi mamá. Está en un sitio y no le dejan salir. En la cárcel. Pero ella es buena. Por favor, ¿me ayudas?
Su actitud, y la expresión de su cara, eran las propias de una niña pequeña, los ojos le brillaban, ojalá esa chica dijera que sí, era algo arriesgado, pero tenía que arriesgarse para ver a su madre... otra vez...

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos Horizontes

Mensaje por Kula Diamond el Mar Oct 04, 2011 10:39 am

-Uhm..er...- La efusiva niña me hizo retroceder un poco de lugar mientras trataba de articular palabra y procesar lo dicho por la pequeña...Ir a una cárcel a ver a su madre, cual resultaba ser inocente de lo que quiera que hubiera hecho. Bueno, los niños podían creer de sus padres lo que éstos le dijeran pero ahora solo podía preguntarme como una niña se proponía viajar sola así como así; ¿Acaso nadie se encargaba de ella?.
Fruncí el ceño ligeramente al pasar esa idea por mi mente. ¿Podría ser una madre tan irresponsable como para deja a su propia hija librada a su suerte?...¿O seria tal vez la niña tan osada como para escapar de donde sea que estuvieran sus tutores?. La segunda opción explicaba el porqué de sus vestimentas, pero si resultaba ser ese el caso, y aunque quizá mi trabajo como agente de SHIELD no me permitía inmiscuirme en esta clase de cosas, la devolvería de donde hubiese escapado.

-Bien, te ayudare de momento, Kanae, pero tendrás que explicarme unas cuantas cosas.- La observe severamente. - Primero; debes decirme quiénes son y donde están tus tutores. No puedo llevarte a un lugar como ese y luego dejarte así nada mas...A penas eres una pequeña, sea cuales sean tus razones yo…- Relaje mis facciones y le acaricie un poco la cabeza, momento en que un imperceptible tic se presento en mi ceja al darme cuenta que era el mismo gesto que Rex utilizaba conmigo.-No puedo dejarte sola.- Finalice así sonriéndole.

Kula Diamond

Mensajes : 55
Fecha de inscripción : 09/07/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos Horizontes

Mensaje por Invitado el Mar Oct 04, 2011 2:18 pm

Cuando Kula le acarició la cabeza ligeraente, Kanae se echó para atrás instintivamente. Si la chica veía sus cueros, no podía asegurar nada de lo que pasara después. El autobus llevaba ya unos minutos en la carretera.

¿Sus tutores? Sus tutores hacía un año que habían desaparecido, o mejor dicho, sus "tutores", los "cuidadores" del LEBENSBORN aún estaban allí, maltratando.
- Mis tutores... - Sin embargo, en esa época Kanae no era Kanae. Ellos no eran sus tutores. Mencionar a Aomine, un inmigrante estafador y asesino, no era tampoco buena referencia. Así que optó por la verdad más actual:
- No tengo tutores. Viajo sola. No sé lo que haré después de ver a mi mamá, aunque posiblemente haga lo mismo con mi padre... Pero sobre todo, ¡muchas gracias por ayudarme!- Acabó Kanae con una sonrisa sincera. Que hubiera alguien que, aún sin saber nada de ella, la ayudara, le hacía sentirse muy feliz. Le recordaba a aquella vez que se encontró con Rioco, que ella simplemente estaba allí, sentada, y Rioco se la había encontrado y se habían hecho amigas. Por una vez había pensado que había encontrado su sitio en el mundo... sólo para, tiempo después, darse cuenta de que no era así. No había sitio para gente como ella en el mundo.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos Horizontes

Mensaje por Kula Diamond el Mar Oct 04, 2011 4:12 pm

La reacción de Kanae cuando toque su cabeza no fue exactamente la que esperaba, bueno, era la misma que hacia yo cuando Rex me trataba como una niñita, pero ella…ella si lo era…Vale, tengo que aprender a socializar mejor con los niños, o quizá sea que solo a esta pequeña le incomoda.
Aproveche y me relaje una vez mas…Tan cómodo, tan suave, que me hizo ir cayendo lentamente en los brazos de Morfeo…Si, cuando eres un soldado no puedes esperar muchas comodidades de donde sea que te requieran. Pero bueno, cuando ella termino de hablar largue un suspiro, procesando durante otro segundo las posibilidades…

La observe de refilón sin mover el rostro ni poder abrir los ojos por completo. -No es nada Kanae…También te acompañare a lo de tu padre…Pero…Te das cuenta de que tendré que llevarte a algún lado…una especie de albergue o algo así…-Mis neuronas iban al mínimo, las palabras que buscaba se negaban a salir de mis labio. -¿Verdad?.- Alcé la palma tratando de cubrir un gran bostezo. Acción por supuesto infructuosa. Comenzaba a sentirme como un zombie. -Yo…Trabajo para una organización de servicio público…Ademas…Tampoco podría dejar a una pequeña vagando sola…Simplemente no puedo dejarte Kanae…-Flexione las piernas contra mi regazo, quedando con los talones apoyados en el borde del asiento mientras acomodaba mi cuerpo de lado y amoldaba mi mochila en mi cabeza a modo de almohada. - Es por tu bien…No puedo…Dejarte…Sola.- Y por fin quede dormida…con la sensación de que olvidaba algo.

Kula Diamond

Mensajes : 55
Fecha de inscripción : 09/07/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos Horizontes

Mensaje por Invitado el Miér Oct 05, 2011 10:41 am

El viaje era muy largo, y, como pudo observar Kanae, su nueva amiga cayó en un sueño que parecía ser merecido, porque el cansancio empezaba a hacer mella en su aún joven rostro. Así que Kanae decidió no despertarla, y, con la carita apoyada en el cristal de la ventana, también se durmió.


(...)

Tiempo después, el traqueteo volvió a despertar a la pequeña, miró el reloj, habían pasado bastantes horas, durmiendo. Miró en su regazo, la luz de la tarde iluminaba la gorra caída... un momento... se palpó en la cabeza, comprobando que estaba descubierta, y se puso de nuevo la gorra encima, mirando a su compañera de viaje, por si la había visto. Pero seguía dormida


Vio una ciudad, en la que entraban, al parecer ya estaban llegando, por lo que tocó a Kula en el hombro para despertarla, y luego la zarandeó un poquito por si acaso.

- ¡Buenos días! ¡Ya hemos llegado! aunque para nosotras el viaje aún no ha acabado...

Kanae sonrió, contenta, el sueño había sentado genial y ahora estaba como nueva, y deseosa de ir por fin a cumplir con su propósito. Parecía que, por una vez, las cosas le iban bien.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos Horizontes

Mensaje por Kula Diamond el Miér Oct 05, 2011 10:01 pm

A penas sentí el roce de la niña en mi hombro mis sentidos se activaron en menos de un segundo, haciéndome incorporar mecánicamente del asiento mientras de camino cogía con una mano la mochila y con la otra la muñeca de Kanae, completamente dispuesta a acelerar el paso. No obstante, mi sentido común golpeó de lleno mi aun adormilado cerebro haciendo que me detuviera en seco antes de siquiera abandonar por completo nuestros lugares.

-Esto...Discúlpame, es la costumbre.- Dije girándome hacia Kanae mientras rascaba una de mis sienes con el índice, en un gesto de pena acompañado por mi semblante. Volví entonces al asiento, casi dejándome caer sobre él y abrazando a la mochila. Sí, había algo valioso para mí allí dentro. Moví un poco el rostro y pude ver algo del paisaje de fuera. Las construcciones de una ciudad pasaban una tras otra...Ninguna de ellas reconocible para mi.- Bueno, supongo que tu sabes a donde vamos, creo que seré quien te siga por ahora Kanae.- Le dediqué una sonrisa cálida.

Entonces el vehículo se detuvo, y como una persona reducida a la normalidad y cotidianidad de algo, me vi casi forzada a actuar, caminando tras Kanae y bajando tranquilamente hacia la acera. Busqué algo en el bolsillo de mi mochila sin dejar que ella lo viera.- Tengo que hacer una llamada, espérame un momento aquí por favor.- Y me alejé a la distancia suficiente para que no pudiera oírme.

Coloque el aparato en mi oído...y como cada vez que lo hacía, la escena donde Rex me lo entregaba se repetía en mi mente "Lleva esto siempre encima"...y no podía evitar sonrojarme ligeramente, o incluso que los colores aumentaran cuando no detenía el pasamiento y me veía obligada a 'Revivir' lo que tuve que hacer después. Pero en fin, sacudí ligeramente la cabeza y deshice, al menos de momento, de todo lo que tuviera que ver con él. Presioné ligeramente el dispositivo contra mi oído y hable.

-Si, agente Kula Diamond. Con la señora Lanceproud por favor.- Unos minutos pasaron, en los que aproveche para observar a Kanae desde allí. Hay que decir que es una niña muy mona a pesar de todo lo que trae puesto, incluso la luz del atardecer le sentaba bien a esa mirada distante, resultaba casi como una obra de arte coronada por el mecer de esos mechones de cabello...¿Rojo?¿Rosa?...Negué para mi misma, debía de ser la luz, o en cualquier caso una niña tan audaz como para vivir por su cuenta se habría de teñirse el cabello.- Si, buenas tardes Señora Lanceproud…- Hablé saliendo de sopetón de mis pensamientos.- Esto es algo repentino pero, esperaba que me pudiera dar unos días libres, los que usted considere bien. Llevo tres días en misión y aunque encontrara al objetivo que se me designo dudo que pueda hacer mucho en mi estado.-

Spoiler:
Aqui para darle un poco mas de "realismo", me tomé el atrevimiento de invitar un post a Knowledge en el que da su respuesta a Kula. Espero que no te moleste Kithas n.n'

Kula Diamond

Mensajes : 55
Fecha de inscripción : 09/07/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos Horizontes

Mensaje por Knowledge el Jue Oct 06, 2011 12:19 am

Elizabeth Lanceproud se encontraba sentada en su oficina, leyendo unas notas que les habían sido entregadas hacia solo unos instantes. El contenido de esos papeles era simple, trataban sobre el proyecto centinela, el cual parecía no poder detenerse. –Simplemente horrible…- susurra en voz baja mientras revisa con atención la información que esta escrita allí. De no haber sido porque el timbre del teléfono de su oficina sonó, no hubiese dejado de leer los papeles hasta pasada dos o tres horas.

Apretando un botón del teléfono, encendió el altavoz, a fin de cuentas estaba sola allí y era más cómodo para ella. –Kula Diamond desea comunicarse con usted señora Lanceproud. ¿Acepta hablar con ella?- Aquella información le sorprendió bastante, en todo el tiempo que tenia Kula en S.H.I.E.L.D. nunca antes le llamo personalmente a ella. –De acuerdo, transmítela-

Luego de haber saludado a su empleada, escuchó la pregunta que Diamond formuló. En teoría cualquier soldado de S.H.I.E.L.D. podía tener algunos días libres luego de una larga misión, cosa que siempre se le negó a Kula, debido a que ella era bastante diferente al resto de los soldados. Sin embargo no era la mejor opción tenerla descontenta, a largo plazo algo podría terminar mal… y si Kula se salía de control, lo mejor era que la considerase como una aliada.

-De acuerdo Diamond, tienes tres días libres, de solicitar mas, tendrás que llamar cuando esos tres días concluyan… y aun cuando no vayas a solicitarlos, quiero que realices esa llamada, para verificar que todo este bien. Si no necesitas nada mas, corta la comunicación- Sin decir nada mas, se quedo pensando un instante en lo que acababa de hacer. No era tan grave dejar a Kula suelta, como todo soldado valorado de S.H.I.E.L.D. ella tenia un rastreador escondido en su cuerpo, lo que le permitía a Elizabeth saber donde se encontraba en todo momento si lo deseaba.

Spoiler:
Bueno, ahi esta mi respuesta n n, sigan tranquilas, y tranquilo xD

Knowledge

Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 25/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos Horizontes

Mensaje por Invitado el Jue Oct 06, 2011 10:03 am

- Claro-. Dijo Kanae, mientras miraba con curiosidad a los lados, situándose en la estación de autobuses.

La ciudad no era demasiado grande, y la cárcel se encontraba a unos veinte minutos. Había ido una vez por allí con sus padres...

La familia salió del autobús con dos maletas y una mochila, en esa ciudad vivía la familia de él, y allí solían pasar las vacaciones. La niña pequeña se lo pasaba en grande con sus abuelos, a sus cuatro años correteaba de aquí para allá a toda pastilla, no era entonces sino mucho más tarde cuando se volvió retraída. La pequeña Kanae iba mirando los autobuses impresionada por su gran tamaño, pensando que había llegado dentro de uno, en su "barriguita", como decía ella.
- En ese es en el que se vuelve a casa, ¿de acuerdo? En el que está en ese número. ¿qué número es?
- Eeeeel... ¡el ocho!
-¡Muy bien! Pues quiero que te acuerdes, ¿de acuerdo? Porque luego papá y yo tenemos que pensar en muchas cosas y no nos vamos a acordar.
La pequeña de la familia estaba encantada de que la tuvieran en cuenta para algo, y se tomó la misión que le habían encomendado en serio, tras un gritito de emoción.
- ¡Sí, mamá!Mira, ya me acuerdo. ¡4+4=8! ¡Y yo tengo cuatro años!
El padre se giró y sonrió.
- Eso es, muy bien.
Y según iban pasando, la niña iba preguntando a dónde iban todos los autobuses, hasta que llegó a uno que era más viejo y destartalado que el resto.

- Y mira, peque, si coges ese autobús vas a la cárcel, que es donde van las personas que son muy malas.
- ¿Y yo soy mala, mamá?
- No, cariño. Tú eres muy buena.
-¡Entonces nunca tendré que ir ahí!
El padre echó a reír a carcajadas por la ingenuidad de su hija.
- No, Kanae, los que van en ese autobús, son los que tienen a algún ser querido en la cárcel y tienen que visitarlo. Pero ojalá no tengas que ir nunca.


...
...

- ¿Kula? Ya sé a qué número tenemos que ir.

Decidida, la niña se subió en el autobús, igual de destartalado que entonces, mirando a ver si la chica mayor la seguía, y sacando dinero de su bolsillo, pagó su propia entrada, para volver a sentarse en un asiento con ventanilla, con una expresión ausente... como si estuviera recordando el pasado, un pasado que le hizo muy feliz.

Spoiler:
/off: Sin problemas, claro ^^

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos Horizontes

Mensaje por Kula Diamond el Vie Oct 07, 2011 9:12 am

"Tres días...¿Tres días?...¡¡Tres días!!" No podía siquiera creerlo. Tan sencillo había sido que casi lo veía sospechoso. Bueno, en cualquier caso, no planeaba fugarme ni nada....No obstante la idea de acabar esto y tomarme un par de días para mí era demasiado, demasiado tentadora, cosa que mi expresión gatuna no podía ocultar.

-¿Kula? Ya sé a qué número tenemos que ir.-La vocecita de Kanae a lo lejos y el verla subir a un herrumbrado y considerablemente viejo autobús me hizo salir de mis ensoñaciones finalizar así la comunicación con mi jefa.

-Si señora. Muchas gracias.- Asentí en un acto reflejo aunque nadie estuviera allí, con una sonrisa colmando mis mejillas. Guardé el comunicador en mi mochila, recordando de paso lo del expediente. Encogí de hombros, lo leería luego. Me coloqué la mochila a la espalda nuevamente y corrí hacia el autobús también, con ánimos completamente renovados. Subí, busque con la vista a Kanae quien ya se encontraba en un lugar junto a la ventana, pero el gruñido de mi estomago no me dejo avanzar.

-Espéreme un momento por favor!!.- Exclame al conductor mientras bajaba a toda prisa, corriendo inconscientemente a velocidad sobre humana por la estación hasta encontrar en un escaparate la señal que buscaba. Entré y me hice con una docena de Sándwiches de jamón, 2 potes grandes de helado de fresa y una Coca-cola de litro. Pagué y regresé tan rápido como pude con Kanae. Supongo por la expresión de asombro del empleado, debio de ser muy a prisa.

-Gracias por esperarme!.- Hablé efusiva al subir una vez y por fin tome asiento junto a Kanae, colocando la bolsa de alimentos en medio de nosotras.
-Con confianza, come lo que gustes.- Yo no pude esperar mas y di muerte a un sándwich de jamón.
"Ahhh...tranquilidad..." Pensé para mis adentros, acomodándome mejor en el asiento y sonriendo relajada.


Última edición por Kula Diamond el Lun Oct 10, 2011 9:12 pm, editado 1 vez

Kula Diamond

Mensajes : 55
Fecha de inscripción : 09/07/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos Horizontes

Mensaje por Invitado el Vie Oct 07, 2011 4:11 pm

Cuando vio la extraordinaria velocidad de Kula, Kanae abrió los ojos, sorprendida, pero no tanto como el autobusero que además había abierto la boca. El pobre viejo con bigote se limitaba a llevar su bus hasta las cercanías de la cárcel, para los que entraban, o para los que salían. No había muchos horarios, apenas dos veces al día, más o menos coincidiendo con la hora de visitas (iba cuando empezaba y volvía cuando acababa), para llevar o traer a los visitantes. Sin embargo, aquél día, además de la pareja de chicas (la niña con el pelo rosa y un abrigo y la chica rubia que parecía super-rápida) no había nadie más que quisiera ir hasta allí... ciertamente, la gente normalmente quería salir...

Kanae se fue al último asiento, ya que tendrían más espacio para poner la bolsa y para comer, y allí indicó a Kula que se sentase a su lado, para poner la bolsa entre ambas.

Después de agradecerle a su nueva amiga la comida, Kanae cogió un sandwich y se lo empezó a comer, pensando en sus cosas.

¿Qué le diría a mamá al verla? ¿Qué diría ella? Algo se revolvió en su estómago, el sándwich le debía de estar sentando mal, y cuanto más se acercaba el momento de conocer a su madre, era peor.

Se puso la mano en la barriga, mirándosela, y mirando luego a Kula.

-¿Qué me pasa?

Sin embargo, no había vuelta atrás, apenas media hora después, llegaron a la cárcel. Un imponente edificio con la fachada de piedra y un cartel en la puerta. El conductor, desde la puerta de la cafetería, les recordó:
-¡En una hora!

El día era soleado, y la cárcel, aunque era alta y de piedra, no era muy siniestra, la puerta era como la de cualquier casa aunque más adelante podían verse las paredes del patio, con las rejas y alguna torre de vigilancia. Un hombre les abrió la puerta.
- ¿Querían visitar a alguien, verdad?
Kanae pasó apresuradamente, y él las llevó a una sala de espera, donde había un mostrador (tras el cual se puso) con una lista.
- Díganme, ¿a quien quieren ver?
Con la barriga a punto de estallar de los nervios, la pequeña balbuceó el nombre de su madre, y cuando el hombre les dijo que esperasen un momento, ella fue corriendo al baño.

Sin embargo, cuando volvió tampoco estaba mucho mejor. Lo que parecían ser los nervios se la estaban comiendo cuando se sentó con Kula.

Después de un poco, el hombre volvió, y les pidió identificación o algo, quería saber quién quería visitar a las presas. En ese momento, probablemente la idenficación de Kula ayudase, ya que pertenecía a unas fuerzas de élite... al S.H.I.E.L.D.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos Horizontes

Mensaje por Kula Diamond el Lun Oct 10, 2011 9:10 pm

-¿Qué me pasa?.- Escuché balbucear a la pequeña haciendo un gesto como si el sandwich no estuviera bueno...Y la verdad no estaba bueno, creo que ya había caducado hace tiempo pero no le encontraba esa estampa con la fecha que se suponía debía tener. Comerciantes...

En fin, rato después, creo 60 minutos, llegamos. La cárcel se veía, desde fuera al menos, como un edificio más, de piedra, pero con la extraña escases de ventanas. Nada demasiado aterrador. Un poco mas allá, desde donde parecía ser la cafetería, el conductor nos recordó de nueva cuenta el tiempo límite. Le agradecí sonriendo afable mientras asentía y caminamos a la recepción, sin yo poder evitar mirar a la niña de reojo, a quien cada paso le resultaba mas difícil que el anterior. Estuve a punto de hablar con ella pero un guardia nos escoltó hacia un mostrador donde, a duras penas, logró pronunciar el nombre y salir corriendo hacia, supongo, el baño. Le seguí con la vista, en un gesto que denotaba la pena hacia ella y lo que tenía que enfrentar. El hombre se retiró y quede sola durante unos instantes.

"¿Como me sentiría yo si estuviera a punto de ver a mi madre?" Pensé para mí misma. En realidad creo que me daba igual...No en el sentido de que no me interesara o importara verla sino mas bien que...El verla, estar con ella, era siempre para hablar sobre mi desempeño, o como me sentía, si había tenido algún problema de inestabilidad con mis poderes o cosas así...Solo datos técnicos, como una visita al doctor...La verdad era que luego de que mi madre consiguiera los fondos para continuar la experimentación en mí, no hubo mejora significativa, ni experimento o algo que me haya dado estabilidad...Solo sé que...Fue un milagro. De alguna forma mi cuerpo, mi ADN, se había adaptado a los cambios que supone un portador del gen X. Mi ADN, de forma completamente natural, resultó "moldeable" a falta de una palabra mejor, y eso era algo que a ella, mi madre, le fascinaba de mí. El no encontrar respuesta lógica, respuesta que saciara su instinto científico, no le permitió en gran parte dejarme abandonada a mi suerte, sino que acrecentó su “cariño”...

Cabecee el aire, cubriéndome el rostro y tratando de detener ese tren de pensamiento. Nada bueno saldría de ello, nada. Pero me resultaba imposible frenarlo. La palabra clave se había accionado y ahora...ahora no podía dejar de pensar en Rex y el interés que veía en mí. Después de todo, el era como mi madre, una persona de ciencia y yo...un extraño experimento, una suma de ínfimas posibilidades vueltas realidad...Quizá, al igual que para ella, para Rex yo era lo mismo...

No pude evitar el sentir los ojos vidriosos, los cuales secaría rápidamente, exhalando. Eso era todo, hasta ahí llegaban mis cavilaciones, pues oía los pasos de Kanae acercarse.
Le recibí con una amplia sonrisa y antes de que pudiera acercarse, me incorporé para después arrodillarme a su altura y abrazarle cálidamente mientras le acariciaba el cabello de la nuca, tratando de que se tranquilizara.

-Es tu madre. No pasara nada malo, ella nunca dejara de amarte Kanae.- Hablé en un susurro, estrujando su cuerpecito y casi escondiéndome en ella. Como si esas fuesen las palabras que yo siempre hubiera querido escuchar, algo que me hacía sentir un fuerte nudo en la garganta.

Un momento después me incorpore y la tomé de la mano en tanto el guardia regresaba. Me acerqué al mostrador, sacando del bolsillo interno de mi chaqueta la identificación de SHIELD.
-Creo que con esto será suficiente.- Dije acercándosela al hombre, quien no parecía creer lo que veía, aunque tampoco se atrevió a hablar o decir algo en mi contra, limitándose simplemente a guiarnos en otra dirección.

Nos abrió la puerta e invito a pasar, dándonos como limite unos 30 minutos. Solté la mano de Kanae, dejando que se acercara hacia ella y yo me fui hacia una silla dispuesta en un rincón, que de seguro estaba allí por si ingresaba también un guardia, lo que me daba a suponer que en este caso, la mujer poseía un muy buen expediente.
Bien, les dejaría hablar mientras yo revisaba los expedientes que traía en mi mochila.

Kula Diamond

Mensajes : 55
Fecha de inscripción : 09/07/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos Horizontes

Mensaje por Invitado el Mar Oct 11, 2011 10:25 am

Kanae miró con atención la identificación de Kula del S.H.I.E.L.D., como si la reconociera. Sin embargo, no dijo nada y entró en la sala, donde había una mujer de pelo rojizo, parecido al de su hija, pero más natural, sentada, con un cartel identificativo que Kula no pudo leer. Las dos se fundieron en un inmenso abrazo, madre e hija, parecieron volverse un solo ser, intentar integrarse la una en la otra...
- Hija... Después de tanto tiempo...
Las lágrimas corrían por las mejillas de la mujer, mientras estrujaba a su hijita entre sus brazos.
- Mamá... tenía muchas ganas de volver a verte... tantas ganas...
La mujer, Sora Godall, como se podía leer, se separó de Kanae a duras penas, y secándose las lágrimas.
- ¿Qué te hicieron, hijita? ¿qué pasó cuando nos llevaron?
Kanae aún tenía lágrimas en los ojos, y negó con la cabeza, incapaz de articular palabra. Su madre, paciente, le secó las lágrimas como seguramente habría hecho otras muchas veces, cada vez que Kanae volvía llorando del colegio porque se metían con ella.
- Venga, nena... tranquila... Que no piense tu amiga que somos unas lloronas.
Entonces la niña miró a Kula, como recordando que estaba allí, y se secó las lágrimas, con ayuda de su madre y un pañuelo.
- Mamá... no me hicieron nada, los hombres malos intentaron cogerme pero yo me escapé, fui más rápida que ellos... je, je, je...
Kanae estaba mintiendo, los hombres no sólo la habían atrapado, sino que la habían encerrado en un laboratorio diabólico llamado LEBENSBORN, pero eso no se lo quería decir a su madre.
- No pasa nada, mamá... todo está bien... Me fui a vivir con los tíos... he sido una niña buena... Te quiero mucho, mamá...

Hundió la cara en el cuerpo de su madre, abrazándola otra vez.
Sora esbozó una sonrisa clavada a la de su hija.
-Aquí no se está tan mal, hay alguna chica un poco cascarrabias, y la comida es malísima, pero en general...
- Mamá... ¿Volverás a casa pronto?

Ella apretó a la pequeña mutante contra su pecho, con ternura.
- Claro que sí, nena. Tú eres una niña muy buena. ¿Y sabes qué? Como me porto tan bien aquí, seguro que me dejan salir en seguida y podemos volver a estar juntas, ¿de acuerdo?

Ambas se quedaron un rato más abrazadas, mirándose con el infinito amor que sólo una madre y una hija pueden profesarse. Y entonces Sora dijo:
- Os echo mucho de menos a papá y a tí...

El tiempo ya se estaba acabando, y las tres lo sabían, así que Sora subió a su hija a su regazo, como tantas otras veces que había hecho con su hija, y la miró a los ojos.
- Quiero que hasta que salga seas una niña buena, ¿de acuerdo? Recuerda la educación que te hemos dado.
-Sí mamá!
- Cómete todo lo del plato... acuéstate pronto... Se buena...- se le quebró la voz, y su hija volvió a abrazarla. Se quedarían así siempre.
- Mamá.... Mamá... Mamá...

Un escalofrío recorrió a Sora Godall mientras miraba a su hija, y probablemente otro recorrería a Kula si estaba escuchando. Aquella última palabra no se parecía en nada a las otras que le había oído a aquella niña... La voz que la había pronunciado no era la misma que le había pedido ir a ver a su madre... y aquella voz, aquella nueva voz, daba escalofríos.

Sora se separó de la que hasta el momento era su hija, levantándose de la silla y mirándola como si no la reconociera. La diclonius se quedó de pie, mirándola. No dijo nada. Los ojos de la mujer se habían quedado fijos en los de su hija, que no eran visibles para Kula.

- N-no quiero seguir hablando contigo. Quiero irme.

Cualquiera podría adivinar por qué la madre de Kanae, de repente parecía tan... ¿aterrada?
Una guardia abrió la puerta y acompañó a Sora de vuelta a sus quehaceres diarios, y Kanae se dio la vuelta. No parecía triste por haber dejado otra vez a su madre. Ni contenta. No había expresión en su rostro. Ninguna.

La pequeña diclonius caminó hacia la puerta, y, con la mano en el pomo, miró a Kula.
-¿Vamos?

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos Horizontes

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 3:31 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.