Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» X-Men: Evolución (The RPG)
Miér Jun 17, 2015 12:08 am por Invitado

» X-Men: Evolución (The RPG)
Mar Jun 16, 2015 11:58 pm por Invitado

» Without a Cloak! Elite
Dom Jul 28, 2013 5:23 pm por Invitado

» hola a todos soy SenninIsland
Sáb Jul 06, 2013 5:48 am por senninisland

» [Afiliacion Elite] Sennin Island
Sáb Jul 06, 2013 5:42 am por senninisland

» The Time Turner Rol {Afiliación Élite}
Lun Nov 26, 2012 3:32 pm por Invitado

» ficha júbilo
Dom Nov 11, 2012 10:54 pm por Júbilo

» hogar dulce hogar(2 semanas despues de su llegada)
Sáb Sep 15, 2012 11:26 pm por NadaNadon

» GOTHAM SIN CITY [Afiliación élite]
Vie Jul 20, 2012 2:56 am por Invitado


Una Tempestad sobre la Mansión X

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Una Tempestad sobre la Mansión X

Mensaje por Tempest el Miér Sep 21, 2011 4:40 am

''-No hay vuelta atrás, después de esto, todo tiene que acaba…. TODO-''

*Ese fue el pensamiento decisivo del joven ubicado a las afueras de la Masion X en pleno dia, lugar conocido por ser refugio de mutantes y lugar de entrenamientos de esto, entre otras cosas, pero, la intenciones de aquel joven no eran siquiera próximas a un alojamiento en aquel lugar, en su rostro se podía notar la amargura e enojo que engullía cada vez más su ser, ese frenesí sin fin que le encendía como leña al fuego.

Con movimiento leves de sus piernas arqueadas, este se retraía hacia abajo para tomar la inclinación suficiente y luego despegar con un gran impulso, elevándose unos cuantos metros en el aire para comenzar a invadir el perímetro de la mansión, auxiliado con su influencia sobre el viento el aterrizaje de este sobre el suelo no le causo daño colateral, pero si se escucho un estruendo provocado por la presión de su peso contra este.*


-Charles… Xavier…-*Balbuceo mientras pasaba a recuperar su estancia de pie, lentamente elevándose hasta levanta su rostro y ver la gran mansión que le quedaba solo a unos pasos desde su posición.*-¿¡DONDE ESTAS, CHARLES XAVIER!!!!!!!?-*exclamo con sumo poderío, extendiendo sus brazos de lado a lado, liberando parte de su poder mutante el cual se manifestaba en forma de rayos electricos, los cuales comenzaban a penetrar por diferentes partes de la casa, destrozando ventanas y parte de la puerta en sí, aquel ataque solo duro unos instantes.

El joven se detuvo para respirar hondo por un momento pero si cambiar aquel semblante furico respectivo de él.*
-¡se que estas ahí, sal de una vez, te hare pagar por el dolor que me causaste la otra vez!-*Con palabras amenazantes el joven comienza a avanzar en el terreno, con lentos pasos, el sabia que sus acciones llamarían la atención de los presentes y que incluso había la posibilidad de que algún mecanismo de defensa se activara, pero a él ya no le importaba, estaba dispuesto a arriesgar para cumplir su objetivo.*-¡se que tú tienes la culpa de todo lo que me ha pasado, tus mutantes, la muestra era de uno de ellos, se que estas involucrado, tú tienes la culpa Charles Xavier, te hare pagar!, primero te hare confesar tu crimen y luego te destrozare con mis manos-

*Por alguna razón el joven pensaba que el Charles Xavier mejor conocido como el Profesor X, estaba involucrado seriamente en el origen de este, quizás esto fue culpa de alguna información errada pero como Tempest es un joven bastante inestable, puede que entendiera las cosas de otra manera. Su enfoque actual era destruir aquella fuente de sufrimiento, o al menos la que el entendía que era, en sus movimientos, se podía entender que este estaba listo para lanzar un segundo ataque contra la mansión, quizás con más fuerza que el anterior para dejar claro su objectivo.*

Spoiler:
Para comprender un poco mejor las Acciones de Tempest, por favor leer este tema.

http://xmen-lazosdesangre.foro-gratis.net/t157-sorteando-la-tempestad

Tempest

Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 20/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Tempestad sobre la Mansión X

Mensaje por Kairos el Miér Sep 21, 2011 11:14 am

La mañana había sido perfecta. Kairos había conseguido dejar atrás, al menos aquella noche, las pesadillas que lo aquejaban desde la masacre de los habitantes de su aldea, allá en Grecia. Había acudido a las clases tranquilo y calmado, sin que nada lo sobresaltase. Su buen humor se manifestaba en el tiempo atmosférico alrededor de la Mansión, el cielo estaba completamente despejado y los rayos del sol acariciaban el edificio. Sin embargo, su abuelo ya se lo había advertido: "Los problemas siempre llegan cuando menos te lo esperas, hijo". En el momento en el que Tempest entró en los terrenos, Kairos estaba en su cuarto, tumbado en su cama, leyendo, dejando pasar el tiempo. Lo más probable era que el clon de su tutora no pretendiese herirlo a él con su ataque, sin embargo eso fue casi lo que pasó. Uno de los rayos creados por Tempest entró por la ventana del cuarto del joven dios, impactando contra la caja de metal en la que estaba guardada su armadura. Aquello fue lo que le salvó del impacto. El metal místico del que estaban hechas tanto la caja como la propia armadura absorbió la electricidad y la anuló, impidiendo que golpease al propio Kairos. El destello lo cegó por un momento y el estruendo lo ensordeció. El dolor de sus tímpanos le hizo lanzar un grito, mientras el cielo se oscurecía con nubes de tormenta, mostrando la rabia que se acumulaba en su ánimo.

En cuanto se recuperó del dolor, se levantó de la cama de un salto, mientras su ropa desaparecía y su armadura se ensamblaba por sí sola sobre su cuerpo. Atravesó la ventana de un potente salto, utilizando los vientos para amortiguar su caída. Las nubes se arremolinaban rápidamente alrededor de la mansión, mientras los relámpagos saltaban entre ellas. Se acercó con paso firme a Tempest, deteniéndose a unos diez metros de él.

- No sé cual es tu problema, bastardo, pero sea lo que sea, no pienso permitirte atacar la Mansión, ¿queda claro? O te largas YA -advirtió el joven dios, en tono amenazador- o te echo yo a patadas. Y como te atrevas a atacar de nuevo el edificio, te mataré. ¿Entiendes lo que te digo o tengo que hacértelo entender?

En aquel momento, la poca calma que Tormenta había conseguido inculcar al chico griego se había desvanecido, revelando su personalidad temperamental y orgullosa, incluso agresiva. El haber perdido su hogar ante sus ojos en Grecia hacía que valorase más que nadie en la Mansión lo que aquel edificio significaba: un lugar al que pertenecer y una familia que lo apreciaba y respetaba. Había llegado a apreciar a Ororo como si fuese su madre. Protegería la Mansión con su vida de ser necesario y lucharía hasta la muerte si se diese el caso.

Kairos

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 11/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Tempestad sobre la Mansión X

Mensaje por Nicholas el Miér Sep 21, 2011 12:15 pm

Estaba en el patio de atrás, jugando con mis compañeros un partido de baloncesto. Era una mañana preciosa y nos lo estábamos pasando todos muy bien, hacía bastante tiempo que nada rompía la calma de aquel lugar aunque aun me encontraba preocupado por el estado de Rioco y el hecho de que Kanae se hubiese ido lejos, a algun lugar fuera de mis conocimientos, pero lo estaba llevando bastante bien. No obstante algo rompió la calma del lugar, unas explosiones dentro del edificio provocaron el pánico entre mis compañeros, pero yo mantuve una serena calma proveniente de casi 90 años de experiencia gracias a mi memoria genética, pronto el cielo se cubrió de nubes, fruncí el ceño, algo serio estaba pasando en la parte de delante de la mansión. "Ve a ver, tal vez deberíamos intervenir". Las palabras de mi padre en el interior de mi mente me hicieron reaccionar por lo que corrí hacia el edificio y creé unas escaleras de energía psiónica sólida que me eprmitieron llegar al tejado, desde donde pude ver a los contendientes. A Kairos lo conocía, era el chico de la melena larga, era discípulo de la maestra Monroe. Es decir, no esque lo conociese personalmente, pero alguien con ese aspecto llamaba la atención, ¿no? Pero al otro no le conocía, por lo que supuse que era el causante de todo este alboroto. Creé una rampa psíquica que me llevo hasta el suelo deslizándome y cruzándome de brazos dije:

-El melenudo tiene razón, piérdete o vas a tener problemas muy serios.

Era casi irónico verme ahí, apenas alcanzando la altura de los hombros de los otros dos contendientes, ambos con poderes extraordinarios capaces de darles órdenes al viento y al rayo, capaces de dominar las fuerzas de la naturaleza. Pero yo estaba impasible, como si me riese de una broma que solo yo entendía, y en cierto modo era cierto, yo era el más pequeño, el más joven, pero curiosamente el que más experiencia tenía ya que la sabiduría de 4 generaciones estaba grabada a fuego en mis genes.

Nicholas

Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 15/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Tempestad sobre la Mansión X

Mensaje por Rogue el Miér Sep 21, 2011 12:42 pm

Luego de tanto tiempo, había decidido sentarse a no hacer nada más que leer un buen libro. Con la melena desparramada sobre su almohada y un libro abierto entre sus manos, Rogue ojea espectante la próxima acción de la heroina quien se veía en una disyuntiva entre dos amores siendo uno un agradable y fuerte hombre irlandés y el otro un fantasma con la belleza de Adonis pero el caracter de un adolescente caprichoso. Estaba en el punto cúspide de su lectura, cuando el irlandés se detiene frente a la mujer y le exige una explicación a su comportamiento cuando un sonido fuerte y un resplandor incandescente hace que Rogue se sobresalte - ¡Pero qué demonios!...- el mal humor que invade a la sureña es solo comparable a los gritos que lanzan las nubes. Solo una persona que ella conoce puede hacer eso pero ¿Ororo hacer eso? Esa mujer es más tranquila que el Dalai Lama. ¿Se habría puesto a pelear con Medianoche de nuevo? -Que oportuna, Storm.- dice para sí y abre la ventana. El viento que choca contra la pared mueve sus cabellos llevandola a colocar su mano sobre el rostro y esforzar sus ojos para poder ver de donde venía el problema. Grande fue su sorpresa cuando descubre que el problema no era la bruja del clima pasando por un mal rato, sino otro sujeto a quien no ha visto en su vida.

La sureña asoma la cabeza por la ventana para luego emerger de ella con la totalidad de su cuerpo, exponiendo sus brazos al frente como una poderosa amazona de espesa cabellera y fuerte complexión física.

-¡se que estas ahí, sal de una vez, te hare pagar por el dolor que me causaste la otra vez! ¡se que tú tienes la culpa de todo lo que me ha pasado, tus mutantes, la muestra era de uno de ellos, se que estas involucrado, tú tienes la culpa Charles Xavier, te hare pagar!, primero te hare confesar tu crimen y luego te destrozare con mis manos-

-Justo como me gustan: Grandes y tontos - exclama. Su cuerpo suspendido en el aire le permite ver a los otros miembros de la mansión que habían acudido al encuentro, llevando sus manos a las caderas mientras ladea la cabeza hacia un costado - ¿Por qué no dejas que te de una caricia y calme tus nervios, amorcito? -

Rogue

Mensajes : 43
Fecha de inscripción : 22/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Tempestad sobre la Mansión X

Mensaje por Tempest el Miér Sep 21, 2011 1:01 pm

*El joven Tempest pasaba a ajustarse su guante derecho con su mano izquierda, mientras se centraba en la mansión, dando a entender que se avecinaba su segundo atentado en contra de esta, pero su visión filtrada por el cristal de su gafas fue desviada hacia una de las ventanas de la mansión, de donde salía atravesando un especie de ser, impulsado por alguna manipulación de cierto tipo. De forma similar el entorno comenzó a cambiar, las nubes comenzaban a agruparse como cual tormenta se preparaba, eso llamo aun más la atención de Tempest.

Este desocupo su estancia y paso a ver de un lado a otro, por el cambio climático pensó que aquella persona se encontraba ahí, la persona conocida como la bruja del clima, pero rápidamente se dio cuenta, que no era lo mismo, cuando ella está cerca, este sentía una extraña sensación, como un sentido extra el cual aborrecía, puesto que solo le recordaba su tan amargado origen. Con vista al frente nuevamente, este pasó a admirar a individuo que venía a interponerse en su cruzada, Tempest estaba cociente de que tarde o temprano se tendría que enfrentar a uno, quizás más, pero él estaba dispuesto a más que luchar o morir intentándolo.


-Jum…-*Expulso con suma antipatía y una mueca de desagrado antes las palabras del joven con la extraña armadura dorada.*-¿es todo lo que me vas a decir…? ¿vete o te mato?-*Tempest por alguna razón no podía creer las palabras que había escuchado, quizás por el tipo de lugar en que se encontraba o más bien por el tipo de vida que había llevado hasta ahora, lo que fuera esto provoco que prácticamente la sangre le hirviera en ira y más aun cuando noto que un segundo individuo hacia acto de presencia respaldando las palabras del primero, incluso una tercera mujer voladora, su ira se reflejaba al cerrar ambos puños con suma fuerza, mientras que con seño fruncido observaba a ambos.*

-escúchenme… ¡Y ESCUCHENME BIEN!-*se altero un momento desplazando una leve corriente eléctrica visible a través de su cuerpo.*-no sé quiénes son… no me importa, no me importa que tanto aprecio le tengan a la casucha, no me importa qué tipo de poderes tengan, no me importa lo que harán o intenten hacer, después de que continúe, porque voy a continuar… al menos, de que por las buenas, me lleves hacia donde esta Charles Xavier, pero, como se habrán dado cuenta de mis intenciones, ''por las buenas'', no es una opcion viable para ustedes.-*Al decir estas palabras, sin perder el tiempo el joven de gafas oscuras, comenzó a tomar pose, ubicando su brazo derecho hacia delante al nivel del pecho extendido, mientras que el izquierdo se mantenía unos centímetros más abajo y contraídos, su pierna izquierda era suavemente deslizada al frente, mientras que la otra mantuvo su posición original con un leve pliegue en forma de arco, con los puños semi abierto y los músculos del cuerpo relajados, este no aparto su atención de los presente, esperando cualquier signo de agresividad para responder de igual forma.*

-¡Mala suerte para ustedes que de todas las personas que pudieron amenazar, actualmente le toque una que está dispuesta a mas que morir por cumplir sus objetivos!, así que…¡ADELANTE!-*Exclamaba al final con bastante fuerza, para que los demás comenzaran a sentir como su cuerpo irradiaba una especie de luz rojiza, mientras que la tierra alrededor de Tempest comenzaba a agrietarse por la presión de poder que este estaba empleando en si.*


Tempest

Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 20/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Tempestad sobre la Mansión X

Mensaje por Kairos el Miér Sep 21, 2011 4:07 pm

La voz de la naturaleza advirtió a Kairos de la presencia de Nicholas y Rogue a su lado. Escuchó las palabras de Tempest con el ceño fruncido y exhaló un suspiro. ¿Quería guerra? Pues guerra tendría. Un fuerte viento se levantó, girando enloquecido alrededor del terreno de la mansión. Al mismo tiempo, las nubes se concentraron aún más y varios rayos cayeron del cielo, concentrándose alrededor de los puños del joven Dios del Rayo, mientras se colocaba en guardia, con las rodillas levemente flexionadas. la armadura, combinada con el poder del propio Kairos, impedía que la electricidad dañase el cuerpo del chico.

- ¿Eso es todo lo que tienes que decir? -preguntó, alzando una ceja de forma sarcástica. Sin más preámbulos, utilizó el viento para impulsarse a gran velocidad contra Tempest, mientras lanzaba un puñetazo directo a sus costillas. La electricidad concentrada en el puño de Kairos volvió a su forma de rayo, siendo disparado a quemarropa hacia el cuerpo del clon de Tormenta.

El joven de melena plateada sólo daba una oportunidad de rendirse a los enemigos. Era responsabilidad de ellos aceptarla o no. Si no la aceptaban, Kairos no se andaba con melindres ni se contenía: atacaba con toda su fuerza, desatando toda su ira sobre cualquier rival que se interpusiera en su camino. No podía permitirse perder, no sólo porque aquel tipo no fuese a tener piedad con él, sino porque tampoco la tendría con nadie que se obstaculizase su objetivo, lo que incluía a más del 90% de los estudiantes... por no decir a todos... y a todos los X-Men. No caería mientras aún tuviese fuerza para moverse.

Kairos

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 11/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Tempestad sobre la Mansión X

Mensaje por Rioco el Miér Sep 21, 2011 4:25 pm

-Alto!.- Exclame entrando lentamente a la situación escoltada por el rechinido de una silla de ruedas. Mi imagen, deplorable, a penas si comenzaba a recuperarse del derrame. Tanto escándalo me había hecho abandonar mi reposo en la sala, para dirigirme a allí, como cualquier persona en silla de ruedas, muy lentamente pues mis poderes habían sido reducidos en consideración y ahora debía impulsarme con los brazos.

-Kairos. No has tenido suficiente del incidente en NY? Detente ya o tú serás el próximo a quien bloqueen sus poderes por irresponsabilidad.- Hable severamente hacia el muchacho que ya estaba a punto de iniciar un altercado con el recién llegado. - Nick, por favor, ayúdame con la silla, el camino desde la sala fue algo extenuante.- Pedí esbozando una sonrisa hacia él y volví el rostro al peli plateado. - Señor, en este lugar como ve se encuentran muchos niños y gente inocente que poco tienen que ver con la situación que le atormenta, por favor, guarde la calma y lo llevaremos ante el profesor Xavier sin que haya más heridos, se lo pido, por favor, detenga esto.- Las lagrimas amenazaban con salir de mis aguados ojos en tanto mis labios se deformaban, tratando yo de contener la mueca mordiéndolos por dentro. Mucho sufrimiento había pasado ya desde la partida de Kanae y la muerte de cientos en NY, jamás podría perdonarme que ahora se desatara un enfrentamiento en el lugar que me acogió.

Aunque me sorprendía el actuar de la señorita que respondía al nombre de Rogue, pues dar inicio a una batalla en las inmediaciones de la mansión acabaría con parte del sistema de defensa y posiblemente se extendería a las construcciones aledañas, de humanos comunes y corrientes que ya guardaban cierto recelo desde lo sucedido con la llegada del "Amo del Magnetismo" y uno que otros seguidos suyos causantes de una horda que amenazó la seguridad de todos los jovenes mutantes hace ya mas de un año.
Y ahora...ahora había un nuevo "club de villanos", para los cuales nosotros seriamos los únicos que podrían considerar enemigos o una afrenta a sus planes, y apostaría mi Nintendo DS a que nos mantenían vigilados, esperando se diera alguna brecha en nuestras defensas. Toda la situación se hallaba complicada y podría traer graves consecuencias de continuar, Si ese sujeto, sea por lo que fuere, solo pedía ver al profesor Xavier, creo que él se lo hubiera concedido con tal de no causar destrozos.

Spoiler:
Logicamente quien entra amenazadoramente no es bien recibido, pero solo estoy interpretando a una niña traumada por las batallas sin sentido, el dialogo puede agradarle a sus personajes como tambien no podria hacerlo, eso depende de cada user, pero ya he expuesto la linea de pensamiento que lleva a Rioco a hablar de esa forma; el peligro que ella siente de que la batalla se torne como la de NY, que los "malos" aprovechen la oportunidad y mas gente inocente se vea afectada.


Última edición por Rioco el Miér Sep 21, 2011 9:21 pm, editado 4 veces (Razón : Conseguí 15min mas libres y alargue un poco el post.)

Rioco

Mensajes : 70
Fecha de inscripción : 26/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Tempestad sobre la Mansión X

Mensaje por Logan el Miér Sep 21, 2011 6:43 pm

Spoiler:

Lamento pasar por alto tu dialogo Rioco, pero en un escenario "normal" de los x-men, no cualquiera puede simplemente llegar a saludar a Xavier; mucho menos si llega con ese nivel de hostilidad. Como se decía, el Instituto tiene sus protocolos de seguridad.

Una corpulenta figura casi tribal asechaba despreocupado en la cocina, abriendo de par en par las puertas de la nevera buscando por algo en particular que finalmente ubico; el hombre actualmente conocido como Logan se inclino para alcanzar un six de cervesas en lata que levanto sin mayor dificultad hasta ponerlo sobre la barra a sus espaldas, comunmente utilizada para preparar los diferentes ingredientes de las cuantiosas comidas para los numerosos alumnos y huespedes de la mansión. Obviamente no buscaría por un cuchillo en las cajoneras de los utencilios, simplemente retrajo una de sus garras adamantinas cuyos filos letales bastaban perfectamente para seccionar el plástico que sujetaba las latas de cerveza; tomo una que abrió con los dedos mientras su garra se retraía lentamente y comenzó a beberla despreocupado.

Sin embargo escucho los repentinos estruendos en la mansión, un tanto a lo lejos, con su oído sobrehumano no resultaba ningún desafió comprender a la perfección lo que estaba sucediendo pese a la distancia y las paredes. Cuando termino de beber su cerveza, estrujo la lata entre sus dedos con furía - ¿Por qué no puedo ni siquiera beber una cerveza en paz? - pregunto con retorica antes de salir de la cocina y dirigirse con premura hasta el centro del escándalo.

En los pasillos confirmo a los presentes con la mirada, una muchedumbre para su gusto, pero al menos la enana tenía razón sobre bajar de tono la situación; sería demasiado que un estudiante abusara de sus poderes dentro de la mansión, aun cuando fuera con las mejores intenciones. Hasta que finalmente emergió de la mansión girándose para llamar la atención de Rioco y Nicohlas.
- Vete a descansar enana, no tienes nada que hacer aquí hasta que te recuperes... mmm.... Tú llévala hasta su habitación y asegúrate de que se quede ahí - después continuo con su camino dejándolos detrás y aproximándose al par de escandalosos que parecían controlar el clima con una facilidad tan prodigiosa como la propia Diosa del Clima en su bando Muy bien chiquillos, tienen 3 segundos para dejarse de tonterías o mis amigas y yo nos veremos obligados a mandarlos a dormir temprano sentencio mientras los dos juegos de garras adamantinas emergían entre sus nudillos. Lo cierto era que desconocía al joven en cuero negro y tampoco era de esos que memorizan cada rostro deambulando por la mansión, no estaba encargado de las admisiones y no le interesaba mantener un registro de si todos los presentes pertenecían a la escuela o no.

Logan

Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 28/07/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Tempestad sobre la Mansión X

Mensaje por Tempest el Jue Sep 22, 2011 2:42 am

*Tempest rápidamente se percato de las acciones de su primer atacante el cual se impulsaba con mucha velocidad hacia a este para tratar de insertarle un golpe en uno de sus costillares. Pero, gracias a la gran agilidad y reflejos de Tempest, este pudo reaccionar más que a tiempo antes dicha acciones, con una de sus manos tomaría con gran fuerza el ante brazo de Kairos, exactamente con el que este pretendía golpearlo, la energía eléctrica que desprendía, seria nulificada por la provocada por Tempest en su cuerpo, haciendo un efecto de polaridad invertida, convirtiendo el puño poderoso de joven Kairos en solo un puñetazo normal, el cual detendría imponiendo su fuerza superior ante él, con la misma velocidad de reacción y al mismo tiempo que la primera acción de este, con su mano libre, emplearía un golpe hacia el rostro del joven de armadura dorada, aquel golpe capaz de destrozar hasta 10 tonelada, un ataque fulminante por parte de Tempest hacia el.*

((''-Alto!.-''))*pero aquel grito desconocido hizo que el joven se detuviera, lo cual era extraño pese la posición en la que se encontraba, este en vez de seguir su ataque dio un ágil paso hacia atrás alejándose nuevamente de Kairos y demás, retomando una distancia entre esto a la vez que mantenía la guardia.

Este enfoco sus ojos grisáceos un momento hacia la persona que hacia el reclamo, una niña de imagen pareciente en silla de ruedas, esta apelaba a su buena voluntad y que viera reflexionara sobre los daños que causaría a niños e inocente si continuaba con sus acciones, esto hizo que el joven se altera aun mas.*
-¿¡INOCENTES!? ¡No me hagas reír chiquilla, no me quieras poner como el malo aquí!-*observando nuevamente a los presente los cual pasaba a señalar con su manos apuntándoles.*-¡yo no soy el malo, no me miren asi, ustedes comenzaron todo, o más bien ese hombre Charles Xavier, junto con aquella mujer del clima que me aborrece!-*Con esas palabras el rostro de Tempest mostraba una cierta melancolía ante el rechazo que este sentía haber recibido ante todo y todos a través de su vida, pero su rostro retomo aquella faceta seria típica de él ante los presentes.*

-¡El ataco mi mente, casi me mata de un gran dolor, utilizo a aquella mujer y me pusieron una trampa, se que fue él, recuerdo la imagen en mi cabeza, al principio no le reconocía, pero lo vi en la tele y supe que está aquí, jure que cuando me recuperada del estado decadente en el que me dejo, me vengaría!-*A decir esas palabras llenas de recelo ante los presente, su atención se enfoco en el señor que tenían unas garras muy representativa de él, Tempest le identifico rápidamente, ¿y cómo no?, si este pertenecía a su origen de forma indirecta.*

-tu…. Yo sé quién eres… eres la arma X… tu eres la razón por la que se crearon sujetos como yo, solo te he visto en fotos y videos, pero res la primera arma mutante creada, tal como esa niña y tal como yo.-*le decía refiriéndose al proyecto X-23, de cual fue basado prácticamente el suyo.*-¿tú también has venido aquí para eliminarme?, claro te entiendo, ¡después de todo eres una arma como yo, aunque solo sea un defectuoso, no me dejare abatir sin luchar, yo no comencé esta lucha, yo no desee ser esto, pero seguro que lo terminare de una vez por todas!-*Las palabras de Tempest estaban llenas de confusión y odio, pero no eran mentiras, en realidad si había sido atacado mentalmente, la imagen que vio y todo lo demás, fue real, ahora mismo su cabeza era un caos sin salida, está dispuesto a seguir luchando a pesar de la obvia desventaja numérica, para saber la verdad de los males que el aquejan.*

Tempest

Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 20/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Tempestad sobre la Mansión X

Mensaje por Jaguar el Jue Sep 22, 2011 5:28 pm

Había escuchado de ella, un lugar donde encontraría refugio y comida. En ese lugar protegían a los de su raza, a los mutantes, decían también que los entrenaban y podían convertirse en héroes (aunque esta fue más suposición suya). Sabía donde se encontraba y sabía como se llamaba.

Caminó desde New York hasta allí y según las claras indicaciones que le habían dado le faltaban menos de un kilómetro para llegar a la mansión. .Estaba cerca y el corazón le latía nada le apasionaba mas que pertenecer a un grupo de superhéroes como los que aparecían en las películas y los comics. Era su anhelo mas profundo, la emoción era indescriptible cuando pensaba en ese lugar. Se imaginaba un edificio futurístico lleno de aparatos tecnológicos con personas volando a su alrededor, lanzando rayos de colores y levantando pesas inmensas. Sin embargo las cosas eran un poco más discretas y al llegar se encontró con un edificio enorme pero tradicional y al frente del todo una construcción de piedra sostenía un cartel dorado y letras oscuras donde se podía leer:

Academia X, para jóvenes talentos


Estaba descalzo y su raídas ropas no concordaban con el edificio, por unos instantes sintió vergüenza de su estado. Sin embargo eso se le olvidaría rápidamente al ver lo que se encontraría en frente.

Dio unos pasos hacia adentro y se encontró con una situación que sabía que iba a vivir constantemente. Un hombre de cabellos blancos como la nieve que parecía furioso, estaba siendo atacado por otro grupo. No había escuchado la charla que habían tenido previamente y solo vio como un joven que vestía una armadura dorada se abalanzó hacia él, por lo tanto pensó que Tempest era la victima del ataque.

Conmovido por la desventaja en la que se encontraba el canoso, se dirigió hacia el centro del conflicto y se posicionó a su lado, extendiendo sus garras y abriendo sus fauces con tal de denotar sus blanquecinos dientes.

Miró detenidamente a cada uno de los “atacantes”. Un hombre adulto con mala cara y seis espadas saliéndole de sus manos, un niño con un tatuaje en la frente, una chica con dos colores en el pelo, a su espalda el caballero que fue evadido por el sujeto que estaba siendo atacado. También pudo ver a una niña en sillas de ruedas, su mirada era triste y parecía desesperada.

-Che, te voy a ayudar con estos tramposos- le dijo al mutante de blanca cabellera para luego gritarle débilmente a los “malvados” – ¿¡Como se atreven a atacar a uno solo!? ¡Eso no es justo!

Jaguar

Mensajes : 44
Fecha de inscripción : 17/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Tempestad sobre la Mansión X

Mensaje por Rogue el Jue Sep 22, 2011 5:57 pm

Un gesto de incomprensión se apodera de los rasgos poderosos de la amazona, quien entrecierra los ojos frunciendo levemente el seño, viendo al atacante y luego a Kairos. Hombres, siempre se lanzan uno encima del otro sin preguntar. Por momentos pensó que podría detener a ese hombre sin ayuda pero, cuando aquél detuvo su golpe, Rogue cerró las manos apretando sus dedos contra la palma y endureciendo su semblante - Esto no me está gustando - Pensó antes de prepararse para lanzarse de lleno sobre el invasor pero, de repente, como traida por el viento que azotaba el lugar, la voz de una niña interrumpió todo, provocando con su discurso que todos los presentes se volteasen a verle. Pudo esperar muchas cosas, pero no aquello que vio, cuando la niña telepata que había causado problemas, aparecio en silla de ruedas. Una ira indescriptible recorrió cada músculos de la gallarda mutante, quien desde lo alto, miró con claro enojo a Rioco - ¿¡Luego de todo lo que el profesor hizo para que tu cerebro no se vuelva pudin, te sigues exponiendo!? - acompañó su reclamo con un gesto del brazo que cortaba el aire. Ella no era como Jean u Ororo, sino que era frentista y no temía gritarle a quien sea en el rostro si consideraba que lo que hacía era tonto. En este caso, luego de ver la preocupación de sus amigos por esa niña, su propia preocupación, hubiese tomado a Rioco de la silla de ruedas y la hubiese lanzado de nuevo a su habitación para encerrarla, a ver si con eso dejaba de meterse en lios.

Pero ahora su pelea no era con ella, sino con el invasor, quien, sea lo que fuese, no dejaba de ser un idiota que lanzaba rayos a todos lados y planeaba rostizar al profesor. Descendió un poco sin dejar de ver al enemigo, gritando como un esquisofrenico. A unos pasos del suelo, junto a Logan, quien había aparecido con ese carácter tan suyo, la mutante extrajo sus guantes para liberar sus manos engañosas, aquellas que parecían delicados pétalos blancos, pero en realidad, eran capaces de consumir a una persona y todo lo que esta representaba - Te ves nervioso como un gato de cola larga en una habitación llena de mecedoras ¿Lo conoces, cachorro? - preguntó a Logan, mientras tiraba los guantes al suelo, clavando sus ojos verdes en aquel desconocido. Para no ser menos, por alguna razón, otro apareció en escena, esta vez poniéndose de parte del chico de negro y cabellos canosos. Rogue abrió los ojos confusa y , apretando los puños y levantando una ceja - Si ese chico es un pobre desamparado, yo soy Anna Bolena, sugah. -

Rogue

Mensajes : 43
Fecha de inscripción : 22/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Tempestad sobre la Mansión X

Mensaje por Rioco el Jue Sep 22, 2011 6:38 pm

- ¿¡Luego de todo lo que el profesor hizo para que tu cerebro no se vuelva pudin, te sigues exponiendo!? –

-¡Si! ¡Y lo hare cada vez que haga falta, porque ustedes "adultos" sin cerebro no saben hacer otra cosa que lanzarse a los puños!.- Grité desaforadamente mientras empuñaba con furia y frustración los posa brazos de la silla. - El hombre acaba de decir que alguien se metió en su mente y le hizo ver cosas, que le causo una jaqueca, eso es un truco de telepatía que cualquiera podría hacer, y lo engañaron para que crea que es el profesor Xavier. ¿Ustedes creen que el profesor lastimaría a alguien así? No! Lo han engañado, engañaron a este hombre impunemente! Pero no, ustedes no escucharon eso, sus cerebros están mas hechos pudin que el mío. ¿Y saben que? Todos ustedes pueden irse al demonio!- Con lo poco de poder que me quedaba pude girar mi silla y regresarme, ya poco me importaba lo que pasara con aquel sujeto que se había sumado. -Imbéciles, esto acabara igual que la masacre de NY. Parece que nadie recuerda que esto no es campo de batalla...- Murmuré mientras el rechinido de mi silla se alejaba de escena. Ya estaba harta, harta y decepcionada de la academia y de los discípulos del profesor Xavier, que no practicaban lo que predicaban. - Idiotas, idiotas, yo soy la niña, pero todos ustedes son unos imbéciles...Otra lucha sin sentido...Primero Magneto...luego Tribulation, ahora este tipo...- Continué hablando por lo bajo sin importarme me escucharan o no.

Comenzaba a pensar que quizá los humanos sin poderes eran menos malos que humanos con poderes, pues estos últimos podían causar mas daño y salir impunes de sus acciones...y eso simplemente...no lo toleraba...el poder de destruir en manos de gente impulsiva. Yo había pagado el precio, habiéndolo aceptado sin chistar, porque estaba consciente de mis acciones y sus consecuencias.
Ya había tomado mi decisión, y con poderes o no, minusválida o no, la llevaría a cabo.

Rioco

Mensajes : 70
Fecha de inscripción : 26/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Tempestad sobre la Mansión X

Mensaje por Kairos el Vie Sep 23, 2011 3:29 pm

Sin duda, la velocidad y la fuerza superiores de Tempest abrumaron a Kairos al momento. Viendo su ataque neutralizado con tanta facilidad, el joven dios casi no tuvo tiempo a reaccionar. Apartó el rostro de la trayectoria del puño de su rival rápidamente, utilizando el viento para reconducir la fuerza del impacto. Con un hábil giro de muñeca, aprovechando la propia fuerza de Tempest, se liberó de la presa y saltó hacia atrás, dando una ágil voltereta, impulsándose con una corriente de aire, yendo a caer al lado de donde momentos después aparecería Rioco. En un principio, parecía que el muchacho de armadura dorada se habría librado del impacto, pero cuando alzó el rostro, se vio que no fue así. El golpe de Tempest le había alcanzado levemente, de refilón, encima del ojo izquierdo, nada más que un roce, pero incluso ese roce había bastado para abrirle una larga brecha justo encima de la ceja, que sangraba profusamente.

-Kairos. No has tenido suficiente del incidente en NY? Detente ya o tú serás el próximo a quien bloqueen sus poderes por irresponsabilidad.-

A punto de lanzarse otra vez a la ofensiva, aquellas palabras detuvieron a Kairos, haciendo que se detuviese en seco. Desvió la mirada hacia la niña que había hablado, la pequeña Rioco. El recuerdo de aquel incidente en New York le hizo apretar los puños con tanta fuerza que, si no llevase los guanteletes de la armadura en ese momento, se había clavado las uñas en la palma hasta hacerse sangre. Aquella había sido la peor derrota sufrida por el joven en todos sus años de vida. La primera y la peor. No había podido evitar la masacre ni proteger a nadie, incluso de no haber sido salvado por la oportuna aparición del amigo de su padre, Mû Hakurei, habría muerto. Las lesiones que había sufrido no le importaban: en todo caso, ya había conseguido recuperarse. Lo que pesaba sobre su orgullo como una herida abierta eran todas aquellas muertes y el hecho de que su poder no había bastado para proteger a aquellos inocentes. Posiblemente, Rioco sabía lo que aquella derrota había significado para el joven Dios del Rayo, no en vano era telépata. La agresividad de Kairos desapareció al instante. Aflojó los puños y sólo pronunció una corta frase.

- Ahora que están los X-Men aquí, esto ya no es cosa mía -dijo, con voz inexpresiva y monocorde.

Escuchó las palabras de Rioco sin decir nada más. La niña tenía razón, demasiada razón. Una punzada de compasión por ella estremeció el corazón de Kairos. Era demasiado buena, compasiva e inocente para la época que le había tocado vivir, una época de odio y crueldad. Cuando ella entró en la Mansión, Kairos entró con ella, silencioso como una estatua, perdido en la maraña de sus propios pensamientos. Con un gesto revelador de aquella amabilidad y gentileza escondidas tan profundamente en él, sujetó la silla, haciendo que Rioco no tuviese que usar su poder para moverla. Suspirando, comenzó a hablar, en voz no más alta que un susurro.
- Lo siento. Tienes toda la razón, Rioco. Lo de NY fue demasiado para todos... no hay día que no me odie por lo que pasó. No solo perdí mi orgullo en ese momento, sino que tampoco pude proteger a nadie. Todos esos civiles... yo sólo quería evitar que les hiciesen daño... y no pude hacer nada. Por eso he intentado alejar a ese tipo, he intentado... no sé... redimirme por ese error... o algo así. No puedes hacerte una idea de lo que la Mansión, el Profesor, Ororo, los X-Men y todos los estudiantes significan para mí. ¿Qué valor tiene mi vida si ni siquiera puedo proteger con mi fuerza a las personas que me importan? ¿Qué sentido tiene poseer mi poder? Fui educado como un Dios, y aunque no tengo ni el poder ni el cuerpo de uno, he intentado tener al menos el orgullo y la nobleza característicos de una verdadera divinidad. ¿Qué clase de dios no es capaz de proteger a aquellos que creen y confían en él? No disfruto con el combate ni con la violencia, créeme, pero a veces, parece que no hay otra salida. Puede que tú seas la niña pequeña... pero a veces creo que en madurez, responsabilidad e inteligencia, nos ganas a todos aquí.

Las palabras de Kairos estaban teñidos de sinceridad, tristeza, impotencia y una honda melancolía. La sangre seguía fluyendo desde su herida, cegándole el ojo izquierdo y bajando por su rostro y su cuello, manchando su armadura dorada, pero no parecía importarle. Se sentía inútil, impotente, incapaz de ayudar o proteger a nadie. Un leve suspiro salió de sus labios mientras conducía a Rioco hacia su habitación, casi sin fijarse ni siquiera en la dirección en la que caminaba, empujando la silla delante de él.


Última edición por Kairos el Vie Sep 23, 2011 11:59 pm, editado 1 vez

Kairos

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 11/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Tempestad sobre la Mansión X

Mensaje por Nicholas el Vie Sep 23, 2011 4:09 pm

Demasiadas cosas pasaron demasiado rápido: aparecieron Rioco, Pícara , Logan y un tercer tipo a quien no supe identificar, que se puso del lado del atacante. Kairos atacó a Tempest pero fue rechazado, en todo momento me mantuve apartado analizándo la situación, los genes militares que llevaba en la sangre me incitaban a actuar con cautela, a diseñar una estrategia, ni siquiera tuve tiempo de llevar a Rioco adentro porque Kairos se me adelantó, "Con él estará segura" me alentó mi padre interiormente, " Lo sé, pero no puedo evitar pensar que debería acompañarlosm ahora que han aparecido los profesores" "¿Realmente piensas que podrán con este monstruo ellos solos? y ten en cuenta que además se le acaba de unir otro mutante, aunque parece de menor categoría" "Probablemente yo debería ocuparme de ese, entre el maestro Logan y la Maestra Pícara deberían poder con el tio de pelo gris" "Haz lo que creas necesario, es obio que el diálogo no funcionará con ese hombre, está enfermo mentalmente, no parará hasta cosneguir lo que quiere o ser derrotado, es demasiado peligroso, debe ser detenido".

Una vez tomada la decisión me giré hacia el hombre leopardo y dije:

-Lo siento maestro Logan, pero creo que puedo ser más útil aqui fuera que allí dentro, además siento que debo proteger este lugar y a sus moradores, ¡no permitié que nadie le ponga un dedo encima al profesor Xavier! - todo esto lo dije sin apartar la mirada del que por lo visto sería mi enemigo, y mis siguientes palabras fueron dirigidas hacia él - No deberías entrometerte en donde no te llaman, no sabes a quien estás protegiendo y si lo sabes mercerías pudrirte en prisión, voy a ponerte en tu sitio para que no molestes más....¡muy lejos de aqui!

A continuación mis tatuajes y mis ojos brillaron con una extraña luz azul y unos puños de energía psíquica sólida se manifestaron ante mi, el primero en salir disparado no iba hacia el blanco, si no que se estrelló contra un árbol, derribándolo, el primero impacto era solo de aviso, una demostración de fuerza,a continuación, lancé 4 puños más de casi 2 metros de diámetro, esta vez si, buscando impactar a mi objetivo.

Nicholas

Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 15/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Tempestad sobre la Mansión X

Mensaje por Tempest el Mar Sep 27, 2011 10:01 am

*Un gesto de desagrado seguido de un movimiento brusco por parte de su pierna derecha dando un fuerte pisotón al suelo, agrietándose alrededor de su pie pero sin abarcar mucho de la zona de este. Le molestaban las palabras que decía todos, desde la pequeña niña en silla de ruedas, hasta la mujer amazónica de impresionante físico, es como si todos se preocuparan por sus asuntos y no por responder las cuestión en sí, un simple ''¿por qué?'', no podría ser respondido* -¡Al diablo con esta mansión, al diablo con la arma X, al diablo con lo que allá pasado en NY. Al diablo por sus razones, al diablo con todo!- *Replicaba realmente muy enojado y afectado el ambiente se estaba tornando muy hostil a su alrededor, la mente de Tempest se estaba nublando en ira, incluso no pudo escuchar al joven (Jaguar) el cual vino de forma desinteresada a ofrecerle su ayuda, sin conocerle o la situación en si.*

-Si él es tan bueno y maravilloso, ¿Por qué no sale y se explica?, ¿Por qué no me da una razón?, ¿acaso no merezco una?, nooo… yo solo soy un objetivo más para él, no quiere darme una respuesta… por qué no la hay… prefiere escudarse en sus soldados que llama estudiantes, el sabría que vendría por él, me puso una trampa para acabar conmigo en su propia casa.-*Tempest estaba entrando en un nivel de delirio mental, ya no estaba pensando de forma lógica y su mente inventaba ideas e posibilidades por la que había sido atacado en el pasado, su estado empeoro tanto que hasta una pequeña sonrisa se dibujo en su rostro por unos momentos, mientras observaba a los presentes.*-¡Ya lo sé… ya lo sé… el me odia y quiere verme muerto, todo el mundo me odia, no soy aceptado por lo que soy, ni siquiera por los que me crearon, humanos, mutantes, esa niñita, ustedes, TOOODOOOS, me odian por igual, en especial esa mujer llamada Storm, sabe que soy su clon y me aborrece por ello, porque me considera un monstruo!-*En cada y una de estas palabras el joven expresaba el recelo, resentimiento, ira e odio que llevaba dentro de sí por todo este tiempo, todos esos años durante su vida, tanto en el laboratorio como afuera en el mundo, esos sentimientos vacios que recorrían cada y uno de los extremos de su cuerpo.

Con sumo cuidado y lentitud, movió su mano derecha y paso a quitarse las gafas negras que cubrían sus rostro, mostrando su este por completo ante los demás, sus ojos tenían esa expresión sin vida e triste, como la de una persona que había perdido la voluntad de todo, un alma vacía, en sufrimiento eterno, la mirada que tiene prácticamente un cadáver. *
-¡SI todos creen que soy un monstruo…!-*Lanzaba los lentes hacia un lado, apretando los dientes con gran fuerza al nivel de que provoca sangrado en algunos de esto.*-¡ENTONCES COMENZARE A ACTUAR COMO UNO!-*Exclamo a todo pulmón, expulsando una gran cantidad de viento salida de su cuerpo, las corrientes de aire se formaba alrededor de este gracias a su control y esta la disparaba hacia el exterior, manteniendo los brazos extendido y piernas juntas, sus ojos mostraba esa faceta similar a la que ejecutaba la mutante Storm, cuando ella empleaba su poder con gran fuerza, el viento que expulsaba tenía mucha presión y quizás haría retroceder a los presente aunque sea unos instantes.

Las corrientes de viento eran tan fuerte que poco a poco elevaban el cuerpo de Tempest hacia arriba, muy pronto esas corrientes que giraban a su alrededor formaría un tornado dentro de la mansión, el cual causaría un daño devastador dentro de esta si este seguía empleado su poder, pero ya no había vuelta para atrás, el joven había perdido su mente, la ira lo tenía en trance y no detendría el ataque aunque este quisiera, definitivamente en la mansión comenzaba a formarse una tempestad.*


Spoiler:
Lamento lo Tardío de mi Post de verdad, aunque en parte también esperaba el posteo del joven Logan, parece que algo se le interpuso.



Tempest

Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 20/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Tempestad sobre la Mansión X

Mensaje por Logan el Mar Sep 27, 2011 7:59 pm

Su gesto cotidianamente serio y malhumorado comenzó gradualmente a fruncir la piel de su nariz y cerrar el espacio entre sus pobladas y oscuras cejas desde el momento que el nuevo sujeto en cuero enunció el nombre clave que en antaño le habían clasificado, promoviendo una nueva perspectiva a escena; no era ya una simple riña de niños que se salia de control, ninguno de los estudiantes salvo Laura conocían aquel detalle tan peculiar sobre su pasado, algo andaba realmente mal y se pondria peor.

No le tenia confianza a ninguno de los presentes, al menos no para un trabajo en equipo, por muchos entrenamientos que hubiera atestiguado, presenciado o precedido... Los estudiantes nunca satisfacian sus extremas expectativas, especialmente en el desarrollo táctico, pues lo había de todo: desde aquellos quienes tienen panico de sus habilidades y su autoconfianza es comparable a una trampa suicida, hasta estudiantes que se sentían tan poderosos como para intentarlo por su propia cuenta, castigando incluso a los de su propio equipo cual daño colateral.

Afortunadamente escucho la voz de la sureña entrando en escena, nadie mejor para aquel panorama tan complicado, pues ambos habian ya compartido varios años de trabajo en equipo durante los cuales había atestiguado sus habilidades tan peculiares para "neutralizar" adversarios con el perfil de quien ahora se atrevía a invadir de forma tan hostil aquel santuario para los jóvenes mutantes. Era precisamente por los más jóvenes por quienes Xavier había fundado el instituto, para darles un espacio fuera de escenarios tan traumáticos como lo fue lo sucedido en NY y prepararlos para enfrentar esas situaciones; pero el berrinche que tenía lugar desentonaba completamente con aquel propósito, era como si hubieran fallado para la pequeña Rioco y no era para menos.

Sin embargo, aun citado todo el discurso de la enana no implicaba que fuera expedido en adelante un "Pase libre para todo invasor hostil" a ver al profesor; en aquel momento, para un guerrero curtido por décadas de combate, este apelaba más a la experiencia de tantas ocasiones que se había suscitado un escenario similar antes de concederle posibilidades a las expectativas idealistas de una niña.

- Escucha Rioco, ninguno de ustedes debió haber estado fuera de la mansión aquella noche... exactamente por eso es por lo que no se dejan esas situaciones en manos de los niños. Que lo hayan echado a perder No significa que de ahora en adelante vamos a darles un "pase libre" a todo sujeto hostil con deseos de matar al profesor para que se tomen una "tasita de Té" para tratar sus diferencias. - Dicho lo anterior era plenamente evidente que carecía del tacto y la experiencia para dar ejemplos simples a los más jóvenes, no era su especialidad la comunicación psicológica; tan solo había girado su rostro de perfil para no perder de vista al sujeto y aun así dar señal de que se dirigía a la pequeñuela.

De pronto el entorno comenzó a violentarse con las corrientes de viento, en un principio había asumido que haría acto de presencia la diosa africana del clima pero su demandante voz no hizo acto de presencia ni los relámpagos que coronan su carácter, algo era diferente... Demoro apenas un par de segundos en comprender que el culpable del ambiente era aquel sujeto de blanca cabellera, y fue hasta que su vista identifico el gesto seguro y decidido en el jovial rostro mientras comenzaba a elevarse por los aires; cuando Ororo inducía ese efecto en sus enemigos, estos siempre tenían un semblante de terror o inseguridad. Ahora si estaban fregados, el plan inicial había sido disuelto por el efluvio del tiempo abandonando la escena tan escurridizo como siempre, "habian perdido el tiempo discutiendo" y eso era algo por lo que no consideraba calificados a ninguno de los jóvenes alumnos en todo el instituto.

- Ey! Moreno! - se dirigió ahora al sujeto - No se de donde has sacado ese nombre... - algo que no era nada bueno de por si. - Pero si quieres ver al Profesor tendrás que ser con previa cita, y en este momento te vas largando. Para tu ignorancia, cualquier telepata con suficiente habilidad pudo haberte introducido esas imágenes en la cabeza... ¿Vez esa cría en silla de ruedas? - señalo levantando el pulgar derecho apuntando hacia sus espaldas y en dirección de Rioco - Así como la vez es capaz de hacerlo, y por lo que has dicho - hacía referencia a cuando fue enunciado "Arma X" - seguramente habrá varios quienes quieran utilizarte de "Arma" para atacar al profesor, así que... En lugar de venir a media noche a fastidiar a los niños de este "instituto para jóvenes dotados" ¿Por qué no mejor te vas a buscarlos? El guerrero comenzaba a sentirse abducido por el ímpetu irascible, como un predador que espera al asecho la más ínfima señal de agresión como excusa para "defenderse"; desconocía que aquella impulsividad irracional era inducida por el evenenamiento que arrastraba por todo su cuerpo el indómito Adamantium que cubría su esqueleto.

Logan

Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 28/07/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Tempestad sobre la Mansión X

Mensaje por Jaguar el Vie Sep 30, 2011 8:53 am

Lo miró al joven moreno, el pequeño no tendría más de 13 años y aún se encontraba en aquella. Por un lado algo loable, su valentía era notable al estar en aquel lugar pero el no debía estar allí luchando, tal vez a muerte, entre un montón de monstruos.

Aquel chico comenzó a brillar y un extraño objeto circular empezó a formarse cerca de él hasta tomar la forma de un enorme puño. Nick lo lanzó contra un árbol y este se destruyó por completo como una pequeña tabla al contacto con las manos de un karateka. Era una advertencia algo que a Jaguar le agradó, era mejor saber lo que podía hacer su rival en una batalla. Pero luego cuatro puños más grandes comenzaron a formarse. Ellos volaron hacia Jaguar.

Jaguar, el mutante con cabeza de felino, se abalanzó sobre ellos y en el movimiento comenzó a esquivarlos. El primero fue sencillo, pero los siguientes casi impactaron en él, eran demasiado grandes para evadir. Casi perdiendo su equilibrio se dirigió hacía donde se encontraba Nicholas y antes de que se diera cuenta este el felino saltó para aterrizar a la espalda del mas pequeño.

- Mejor andate vos, enano…antes de que sea demasiado tarde- no había amenaza en la voz de Jaguar era solo una advertencia, no quería pelear con él y mucho menos que el pequeño peleara. No le agradaba el hecho de que debía pelear con alguien tan pequeño, no había honor en golpear a un niño.

Entonces escuchó las palabras de los demás mutantes de la pelea, sus acusaciones y sus defensas. Por un momento se le pasó por la mente que había elegido el bando equivocado y que a quien estaba defendiendo era un lunático asesino, pero ya estaba en el baile y solo podía bailar.

De repente una ráfaga de viento golpeó a Yaguareté haciéndolo tambalear. Era potente y lo tomó desprevenido, no supo de donde provenía ese ataque ni quien fue el que lo originó.

Jaguar

Mensajes : 44
Fecha de inscripción : 17/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Tempestad sobre la Mansión X

Mensaje por Tempest el Lun Oct 03, 2011 4:13 am

*Con el juicio de Tempest nublado por la ira de su ser, este continuaba aumentando la intensidad de los vientos alrededor del, pero no para que comenzaran abatir la gran mansión, lo que realizo fue una forma de estabilidad debajo de sus piernas, como si el viento le sostenía mientras pequeño remolinos le rodeaban y poco a poco se acoplaban al cuerpo de este introduciéndose, como si les absolviera. Cuando efectuaba dicha acción, la cara del joven expresaba dolor, la absorción hacia que su cuerpo le doliera y se encogiera un poco para sí mismo, mientras observaba a la arma x que dirigía sus palabras a él.

Aun con su estado actual, este entendería cuando le hablaran aunque no razonaría de la misma manera, su cuerpo comenzó a erguirse nuevamente, sus orbes seguirían al joven Logan con esa expresión de seño fruncido, mientras que pequeñas reacciones de descargas pasarían por su cuerpo constantemente, visible para los demás.*
-¡ESO ES MENTIRA, SOLO TRATAS DE ENGAÑARME!-*Con fuerte voz le apuntaría con el dedo índice de su mano derecha, de este saldría una descarga incontrolable, que no se dirigiría a logan, más bien se desviaría tocando el suelo y causando cierto impacto en este, como muestra de la inestabilidad energética que se estaba generando en el cuerpo de Tempest.*-¡y aunque hubieran mas seres con esa habilidad!, ¿Por qué me atacarían?, ¡no creo que lo hagan, Charles Xavier tiene una razón, Storm tiene una razón, hasta tú tienes una razón, y si no piensan decirme el porqué de sus acciones no me queda más que destruirlos a todos, comenzado por ti!-

*Terminando esas palabras, Tempest pasaría a manipular el viento debajo de sus pies, para que le impulsara con gran velocidad hacia Logan, inclinando ambas rodilla y con la mano izquierda extendida hacia delante, la derecha retraída al nivel de sus costilla para luego ejerce fuerza en esta, y lanza un golpe a lo bruto hacia él, sin parte especifica de ataque, simplemente un lanzamiento estilo kamikaze hacia sus oponente, realmente el razonamiento de él, afectaba hasta la forma en que luchaba habitualmente.*


Tempest

Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 20/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Tempestad sobre la Mansión X

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 3:30 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.