Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» X-Men: Evolución (The RPG)
Miér Jun 17, 2015 12:08 am por Invitado

» X-Men: Evolución (The RPG)
Mar Jun 16, 2015 11:58 pm por Invitado

» Without a Cloak! Elite
Dom Jul 28, 2013 5:23 pm por Invitado

» hola a todos soy SenninIsland
Sáb Jul 06, 2013 5:48 am por senninisland

» [Afiliacion Elite] Sennin Island
Sáb Jul 06, 2013 5:42 am por senninisland

» The Time Turner Rol {Afiliación Élite}
Lun Nov 26, 2012 3:32 pm por Invitado

» ficha júbilo
Dom Nov 11, 2012 10:54 pm por Júbilo

» hogar dulce hogar(2 semanas despues de su llegada)
Sáb Sep 15, 2012 11:26 pm por NadaNadon

» GOTHAM SIN CITY [Afiliación élite]
Vie Jul 20, 2012 2:56 am por Invitado


Screaming Darkness - [Privada]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Screaming Darkness - [Privada]

Mensaje por Delacroix el Vie Mayo 06, 2011 8:17 am

"Pain, without love
Pain, I can't get enough
Pain, I like it rough
'Cause I'd rather feel pain than nothing at all"

Aquella suave melodia sonaba en la solitaria casa, como una ironia que cobrara forma musical. Solo habia alguien para escucharla... se trataba del asesino Nocturne, el cual en ese mismo momento, se encontraba sentado en un sillón. Mas bien recostado, con las piernas apoyadas encima de una mesa, usada para fines desconocidos. A su alrededor, se podia observar una macabra y desagradable escena. Tres personas, una pareja y su hijo de 19 años, yacian muertos en el suelo. No habia sangre, no habian heridas aparentes, simplemente mostraban puro terror en sus palidas y frias facciones. El mutante estaba con los ojos cerrados, disfrutando de la melodia que llenaba sus oidos. Habia ido a aquella casa por el hombre, uno de los peces gordos de la casa blanca. Su nombre nunca aparecia en publico, pero sus donaciones eran mas que visibles... Cortar aquella fuente de ingresos supondria un golpe a tener en cuenta y gracias a eso sus planes avanzaban a toda vela y con buen viento.

Cuando la canción dejó de sonar, el asesino se levantó y apagó la tele, dirigiendose al piso de arriba con paso calmo, mientras tarareaba la canción que acababa de escuchar. Entró en el dormitorio de la pareja y se quedó mirando un amplio mueble-biblioteca, con cristaleras para proteger los libros del polvo. Noc observó el mueble mientras se frotaba el mentón pensativo. Tras unos segundos, unas garras de oscuridad aparecieron de la nada y destrozaron el mueble, dejando cristales, madera y libros rotros por todos lados. -Justo lo que yo buscaba. Dijo la sombra con una agradable sonrisa en su palido rostro. Una caja fuerte aparecia ante el, no era demasiado grande, del tamaño de un microondas aproximadamente. Las garras sombrias de nocturne trabajaron de nuevo, mientras el observaba la escena con las manos metidas en los bolsillos. Tras propinar unos potentes zarpazos, la puerta metalica cedió, revelando su interior, una buena cantidad de billetes de 20 dolares, suficientes, probablemente, como para vivir del cuento media vida. El moreno se adelantó y metio todos los fajos de billetes en la mochila que llevaba colgada en la espalda. No se consideraba un ladrón y no mataba para obtener dinero, pero obviamente no podia vivir del odio, asi que de vez en cuando sus victimas le hacian "donaciones" que le permitian continuar con su estilo de vida durante un tiempo.

Una vez terminado, lanzó un ultimo vistazo a la escena, sin duda alguna los policias se comerian mucho el coco cuando vieran todo el jaleo que habia montado en cuestión de segundos. Abandonó la casa, alejandose a una buena velocidad en su moto, dirigiendose al primer establecimiento de comida basura que encontrara por el camino. Le encantaba comer, y tenia la ventaja de que no engordaba, asi que pasaba la mayor parte del dia comiendo todo tipo de alimentos poco sanos. Trás una parada en el burger king, otra en el telepizza y una ultima en un establecimiento de kebabs, se dirigió a su piso, en el centro de la ciudad. Estaba contento, por que ocultarlo, habia sido una noche muy lucrativa en todos los sentidos, su objetivo avanzaba rapidamente, tenia a toda la policia de la ciudad en jaque por unos asesinatos que eran incapaces de resolver y cada vez desaparecian mas peces gordos, además tenia el estomago agradablemente lleno, ¿que más podia pedir?

Pero su buen humor desapareció en cuanto abrio la puerta de su casa, y un familiar y sensual perfume llenó sus fosas nasales. Conocia aquel perfume, era imposible olvidar aquel jodido perfume que tantos eventos desencadenaba cuando aparecia. Cerró la puerta y lanzó la mochila al sofá, observando con precaución todo lo que lo rodeaba, sin encender la luz y sin moverse ni un solo centimetro. El aroma se hizo más fuerte y su presencia era facilmente perceptible para la sombra. Syrenia... Por que, ¿por que ella en ese momento en el que se encontraba feliz y tranquilo? -Si te has colado en mi piso querida, espero, mas bien deseo, que estes tumbada desnuda en mi cama, lista para una salvaje y desenfrenada noche de lujuria. Dijo alzando la voz, esbozando una sonrisa divertida, a la vez que nerviosa. Syrenia era la unica persona viva que desconcertaba al asesino. Podia asesinar a una familia entera, robar sus ahorros y volver a casa para la cena, pero a la hora de enfrentarse a aquella mujer, estaba total y completamente perdido.

Delacroix

Mensajes : 125
Fecha de inscripción : 29/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Screaming Darkness - [Privada]

Mensaje por Syrenia el Dom Mayo 08, 2011 11:29 pm

Syrenia miraba fijamente un punto en el vacío, bostezando larga y descaradamente mientras se recostaba con toda la familiaridad en el amplio y mullido diván que adornaba la estancia de por si vuelta un caos; todos los movimientos de la pelirroja -desde el colarse expresamente por la ventana de la alcoba, hasta el tumbarse en los muebles- tenía una razón de ser, no estaba ahí para una visita social, pero tampoco estaba para perder el tiempo en trivialidades y juegos de adivinanza, quería dejarle muy en claro a Nocturne que era ella quien estaba en su apartamento, y sabía por experiencia previa, que el moreno identificaría su inconfundible perfume si esta lo esparcía por varios sitios del lugar.

La noche avanzaba lenta y pesada, levantando el halo de noctumbra y msiterio que caracterizaba a las horas de inquietud y desasosiego; ¿dónde estaría ese pedazo de animal?, el tiempo mismo parecía pegarse entre sí para extender hasta la infinidad, aquella espera que terminaría por poner de malas a la pelirroja.

-Seguramente estás haciendo un "encargo", engendro del demonio-

Susurró suavemente, apoyada sin mucho ánimo en la cornisa de la ventana principal; Syrenia estaba tan aburrida que hasta se permitió fumarse un cigarrillo en lo que vislumbraba la silueta tan odiosamente familiar en medio de la neblina que acompañaba a las altas horas de la madrugada; !maldito Nocturne!, ¿acaso no podía quedarse en su sitio, por una miserable vez en la vida?.

Aquel pensamiento arrancó una irónica y fugaz sonrisa a los labios carnosos de la mujer, remontándola a uno de los muchos enfrenamientos que tuvo con él, específicamente, cuando aún se conocían y el no la ponía tan... nerviosa..

*Flashback*

Era una de las noches más frías que Reino Unido había visto en décadas, la heladez se dejaba sentir en las calles sin piedad, los pocos mendigos que circulaban aun a esas altas horas de la noche, estaban más preocupados por mantenerse calientes, que por las ráfagas de proveniencia extraña y misteriosa, que se dejaban sentir por las plazas principales.

Un par de sombras danzaban simultaneamente, una detras de otra, con un margen de distancia muy pequeño, siempre persiguiedose, cual dos motas de luz atrapadas en el vacío de la oscuridad. Nocturne y Syrenia llevaban horas en la persecución, despues de que este hubiese irritado a la pelirroja al llevarse el credito por un asesinato que no cometió, quitándole la gloria a la Sirena, de tan exquisita muerte.

Nocturne: -¿Cansada ya, querida?-
Syrenia: -Es lo que tu desearias-

Las voces se volvían susurros inminentes cual hojas al viento arrastradas, se acercaba el momento definitivo y ninguno de los dos cejaba en su empeño por hacer caer al otro. Finalmente, en un movimiento brusco y traicionero, Nocturne le cortó el paso a la pelirroja, haciendole caer de espaldas sobre el frío y húmedo suelo de roca

Nocturne: -¿Alguna última petición?-
Syrenia: -Si, en primera, deja de comer tanta cebolla, te huele la boca, y en segunda.. ¿por que no te quedas quieto mientras te doy un tiro..?-

*Fin flashback*

Syrenia no puede evitar otra fugaz sonrisa maliciosa dibujarse en sus labios rojizos mientras los recuerdos se difuminan en la bruma de la medianoche; aquel encuentro había sido en cierta forma decisivo; despues de todo, ella seguía con vida y aún no sabía por que.

Absorta en sus cavilaciones, la pelirroja no sintió transcurrir el tiempo restante, unicamente el suave silbido del viento y el crujir de las escaleras la alertó, y mientras se insultaba mentalmente por haberse permitido ese descuido, la mutante se orilló al rincón más apartado y oscuro del departamento, sentandosé en el cómodo y amplio sofá y esbozando aquella sonrisa maligna y picaresca, anticipandose a las ansias saboreables del encuentro y la sorpresa.

La voz del moreno arrancó un suave bufido enfadado a la pelirroja, mas sin embargo, consiguió mantener esa sonrisita suficiente y observandolo moverse por la estancia con la cautela de un gato pisando campos minados.

-¿Sueñas cada noche con eso Nocturne?, ¿tenerme tendida en tu cama?-


Susurró Syrenia con aquella voz aterciopelada que no auguraba nada bueno y en cambio, si infinidad de tormentas. Con parsimonia perfectamente medida, su silueta emergió de la oscuridad, vestía los eternos pantalones caqui entallados como segunda piel y el tank-top rojo ajustado, lo único que no llevaba, era la chaqueta de manga corta, lo cual dejaba su armónica fisonomía más a descubierto.

La pelirroja de orbes ambarinos sacudió la cabeza con suavidad, ocasionando que el flequillo cayese sobre su rostro y ocultase su mirada traviesa y taimada; toda ella exhudaba femineidad y sarcasmo, mezcla peligrosa. La mutante se llevó el dedo índice a los labios y acortó aún más la distancia, ignorando por completo el espacio personal del moreno, obligandolo a retroceder lentamente hacia la pared; con una pícara sonrisa, Syrenia se puso de puntillas y rozó la piel de la mejilla del hombre, respìrando lentamente por todo el camino hacia su oreja

-Sigue soñando, "querido", el día que me tengas desnuda y tumbada frente a ti, será en una mesa de autopsias-

A eso le siguió una suave risa maliciosa y burlesca, mientras la mujer daba dos pasos hacia atrás, poniendo distancia de por medio; ella había movido la primera pieza, ahora.. ¿que haría el moreno?.

Esto promete ponerse interesante.. Tanto si termina bien, como si no..

Syrenia

Mensajes : 30
Fecha de inscripción : 03/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Screaming Darkness - [Privada]

Mensaje por Delacroix el Lun Mayo 09, 2011 7:10 pm

El moreno fué retrocediendo poco a poco de forma voluntaria, le divertian aquellos encuentros con la peligrosa pelirroja (buen juego de palabras xD), siempre acababan mal, con zarpazos, gritos, golpes y demás delicadezas, pero al fin y al cabo, eran divertidos... eso si, no auguraba nada bueno para la integrida de su piso. Se quedó observando aquellos ojos dorados tan parecidos a los suyos propios. Apesar de las obvias diferencias de personalidad y de fisico, su mirada era muy, pero que muy parecida. -No es que piense en ello todas las noches querida, pero me he sorprendido mas de una vez pensando ciertas cosas... ¿Sabes?, si eres tan buena en la cama como lo eres peleando, creo que podria incluso enamorarme de ti. Realmente me muero por comprobarlo. Esbozo una divertida sonrisa e hizo aparecer un brazo de oscuridad en las espaldas de la bella muchacha, el brazo la empujó con delicadeza hacia Nocturne, a la misma vez que el extendia el brazo y movia el dedo indice, invitandola a acercarse a el. -Lo unico que me detiene es que ese "me muero" tomaría un sentido demasiado literal para mi gusto. Nocturne se inclinó hacia ella justo cuando apenas estaban a unos cm de distancia, acercando sus labios. Cuando estos iban a tocarse, la sombra dió unos pasos hacia adelante y atravesó completamente el cuerpo de Syrenia, como si de un fantasma se tratasé.

Continó caminando con una sonrisa en el rostro y se dirigió a la nevera, sacando una botella que contenia un liquido morado. Licor de mora con un poco de alcohol, completamente delicioso... Nocturne no era muy partidario de la bebida, pero encontraba aquella tremendamente deliciosa. Abrió un armario, sacando 2 pequeños vasos y los llenó hasta arriba del aromatico licor. Dios unos pasos y extendió el vaso hacia la muchacha, ofrenciendoselo con mirada inocente. Una vez lo tomó, alzo el suyo en señal de brindis. -Por nosotros y nuestra brusca pero divertida relación. Se bebió el contenido de un trago y dejo el vasito en la encimera, en la cual se apoyó, cruzandose de brazos. Lanzó una mirada evaluadora a su enemiga, debía reconocer que era condenadamente atractiva, una belleza similar a la de las obras de arte de los museos, puedes mirarla y disfrutarla, pero como intentes tocarla te meterás en serios problemas... Nocturne lo sabía por experiencia propia, no podia poseer a aquella mujer, probablemente una de las pocas que no se dejaban seducir por su fisico y su labia... y eso lo corroia por dentro.

-No es que no este contento de verte, mi pelirroja amiga, pero me pica el gusanillo de la curiosidad. ¿Que demonios haces en mi piso? Guardo malos recuerdos de nuestro ultimo encuentro en mi anterior residencia... y mi anterior residencia guarda unos recuerdos aun mas malos de ti. Por lo que te pido que si vamos a "bailar", me avises con antelación para poder ofrecerte una pista mas amplia y con menos obstaculos. Nocturne ladeó la cabeza, sentia mucha curiosidad, hacía mucho tiempo que no sabia nada de ella, no entendia demasiado bien que hacia a esas horas en su piso... querria pelea? Sabia que la noche lo hacia muchisimo mas fuerte, seria un poco... suicida por su parte intentar atacarlo cuando sus poderes estaban en la cuspide. Se frotó el mentón y sus labios mostraron una sonrisa arrogante. -Has venido por que no puedes dejar de pensar en mi musculoso y sexy cuerpo? Ah... no me lo digas, tienes algun tipo de fetiche con las mesas de autopsias. No tengo ningun problema, podemos hacerlo encima de la mesa de la cocina, es metalica y quitando las cosas dará el pego... Sabía que provocarla era muy peligroso, pues ella odiaba su arrogancia y altanería, pero demonios, era tremendamente divertido. -¿Y bien? Habla ya o desnudate, no tengo toda la noche querida. Dijo finalmente perdiendo la paciencia, queria saber el motivo de su visita y queria saberlo ya.

Delacroix

Mensajes : 125
Fecha de inscripción : 29/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Screaming Darkness - [Privada]

Mensaje por Syrenia el Lun Mayo 09, 2011 10:02 pm

La Sirena pelirroja dejó escapar una risa burlona apenas el moreno expresó sus ideas, ¿él, Nocturne, enamorarse?, ja!, el dia que el infierno se congelase, las vacas volasen, la Reina Isabel bailara lambada y un mutante fuera presidente de los Estados Unidos -si, exagerar con respecto al hombre frente a ella, era un muy perfecto mecanismo de autodefensa-

-Qué lastima "cariño", te quedarás con las ganas de averiguarlo-

Susurró la mujer de ambarinos orbes, retrocendiendo ahora a la par que él avanzaba. Syrenia dió un suave respingo al "sentir" el leve empujón de la sombra tras ella, acercandola al moreno y salvando el espacio que los apartaba y mantenía a salvo el uno del otro. La pelirroja contuvo la respiración cuando Nocturne acercó su rostro al de ella, a una distancia demasiado peligrosa para él, si la mujer no hubiese tenido en esos momentos, la capacidad de respuesta de una roca en coma.

-Maldito desgraciado!, juro que donde vuelvas a hacer eso, me deleitaré mas de lo usual descuartizandote!-

Aquel grito furioso vino tras el escalofío que le dejó el vaho de humo en el que se había convertido Nocturne al atravesarla; no era la primera vez que lo hacía, y a la pelirroja siempre le dejaba una sensación de... vejación.. Syrenia dejó escapar un breve bufido, mas por encima de todo pronóstico, recompuso el rostro y sacudió la cabeza, arrojando varios mechones al frente, impregnados de su embriagador perfume personal. No, esa noche Nocturne no la sacaría de sus casillas, el tema que había ido a discutir era demasiado delicado.

La mutante lo miró fijamente mientras este se movía con calma y parsimonia por el lugar; Syrenia se dirigió hacia la barra y se apoyó en ella, mirando entre divertida, reacia y retadora al hombre que servía dos copas y que, segundos despues, le ofrecía una para brindar por tan.. ¿peculiar relacion?.

-Que ocurrente-

Susurró con sarcasmo la pelirroja, dejando de lado la copa sin siquiera beber un sorbo, las malas experiencias le habían enseñado a nunca jamás aceptar ni un piropo de Nocturne, bajo riesgo de amanecer bajo algún puente sin la mas minima idea de lo que habia sucedido, así se las gastaban entre ellos.

-Te mata, ¿verdad?, saber que me tienes a dos centímetros y no me puedes tener-

La sonrisa maliciosa de Syrenia se amplió con un deje picaresco, provocador y lascivo; Nocturne era su némesis, pero también se sentía extrañamente atraída por el moreno, este despertaba un lado salvaje que la Sirena no sabía que existía, le provocaba... arrancarle las ropas..

Basta!

La mujer de orbes ambarinos sacudió la cabeza y frunció el ceño, tenía que concentrarse y no dejarse llevar, sobre todo, para no demostrar ningun signo que la delatase ante el hombre; no podía perder el control que sabía ejercía sobre él en ocasiones, y mucho menos, podía perder el control sobre ella misma.

-Tranquilo "tigre", o te dará un aneurisma, y no precisamente en la cabeza que llevas sobre los hombros-

La pelirroja sonrió con burla y se encogió de hombros, meditando unos momentos sobre cuanto era prudente decirle, despues de todo, en lo que a ella concernía, Nocturne se vendía al mejor postor, ¿quién le aseguraba que no estaba implicado?.

-No es que me muera por verte también, sabes perfectamente que tu compañía provoca una fuerte sensación de asco en mi persona, pero he venido a tratar un asunto serio-

Syrenia entornó la mirada y se apartó de la barra y del moreno, regresó hacia el centro del apartamento y de ahí, se apoyó en el marco de la ventana; no era idiota, sus movimientos parecían casuales pero tenian una razon de ser, si descubria que Nocturne estaba implicado, aquella seria su ruta de escape.

-¿Que sabes de la caza de mutantes?, o mas bien, ¿que sabes de mi cacería?-

Las advertencias de todo tipo le habían estado lloviendo y eso le inquietaba en parte; en algun rincón de su mente, Lillith se estremeció y permaneció callada, muda como sepulcro.

Syrenia

Mensajes : 30
Fecha de inscripción : 03/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Screaming Darkness - [Privada]

Mensaje por Delacroix el Mar Mayo 10, 2011 4:46 pm

Nocturne observó divertido a Syrenia y asintió a su pregunta. -Si, me mata, para que voy a negartelo, además asi alimento un poco tu ego. Vió como la chica se dirigia a la ventana y se apoyaba en ella. El tambien cambió de sitio, sentandose en su mullido sofá orejero. Apoyo el brazo diestro en el reposabrazos y a su vez descansó el rostro en su mano, dandole un peculiar aspecto. "Asunto serio" aquello no sonaba nada bien, no recordaba demasiado bien la ultima vez que le habia visitado por un asunto serio, pero habia acabado mal... realmene habia acabado como todos los demás encuentros, solo que un poquito peor, y mira que eso era dificil. No abrió sus labios, simplemente observó a Syrenia y dejó que ella hablase, no es que no se entretuviera con ella, pero no era una persona que hacia visitas de cortesia, mejor conocer sus intenciones cuanto antes y así poder actuar de la manera adecuada.

La pregunta lo tomó por sorpresa, y así lo manifestó su rostro, elevando la ceja izquierda trás la pregunta. ¿A que venía eso ahora, a esas alturas?. -¿Que sé sobre tu caceria? Te están cazando cariño mio? Su tono sonó muy divertido -Que has hecho?. Te has metido con la persona equivocada? Bah, sea como sea, puedo decirte que no tengo absolutamente nada que ver, no me dedico a cazar mutantes, lo sabes, solo humanos. Su voz sonaba sincera, y lo era, no entendia el por que de aquella pregunta, probablemente le habría llegado algun tipo de rumor turbio acerca de el, cosa que ya habia pasado con anterioridad... parecia que cada vez que pasaba algo malo, el era el culpable de ello. Pero Sy sabia perfectamente que no tocaba a los mutantes a no ser que resultaran un peligro para su integridad o la de su misión.

-¿Ya esta? ¿Eso es todo? Has venido a averiguar si soy tu cazador, probablemente alimentada por algun tipo de rumor turbio ¿Cierto? Si te conoceré yo... No se que te han dicho o que tienes en mente querida, pero apesar de que te tengo ganas en todos los sentidos posibles de la expresión, no trataría de matarte ni nada por el estilo, y muchisimo menos entregarte a nadie, eres solo mia, mi diversión personal. Una sonrisa peligrosa apareció en su rostro, pero solo duró unos segundos, pues su expresión tornó a una mas tranquila. -Y bien cariño? vas a mover esos preciosos labios que el diablo te ha dado y vas a contarme el por que de estas sospechas sin fundamento?. Nocturne esperó una explicación de la pelirroja, habia despertado aun mas su insaciable curiosidad...

Delacroix

Mensajes : 125
Fecha de inscripción : 29/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Screaming Darkness - [Privada]

Mensaje por Syrenia el Mar Mayo 10, 2011 9:15 pm

Off: Lamento lo corto, no se me ocurrio que mas hacer con el comentario de Nocturne, y.. Sy es polvora xDD

___

On:

Oh si.. Aquello había encendido la chispa que desencadenó las acciones; si algo no soportaba Syrenia, era la impasibilidad del hombre en cuanto a lo que no le concerniera, y más aún, ante la apatía que mostraba cuando claramente le había hecho una acusación que mínimo, en otras épocas habría mandado a volar los muebles de la estancia.

-Joder, en definitiva, estas hecho un saco viejo Nocturne.. ¿Qué pasó con las épocas de antaño, donde hacíamos volar la habitación solo de vernos?-

La pelirroja miraba fijamente al hombre de orbes idénticos a los suyos, su mirada fue, por una fracción de segundo, cansada y asustada, mas sin embargo, aquello bien pudo haber sido imaginación simple, despues de todo, ella era Syrenia la Sicario, ¿a que podría temerle?.

-Pero aun conservas el encanto de una piedra en coma-

Susurró la mujer, conteniendo las enormes ganas de golpearlo o meterle un tiro pòr donde el sol no le brilla, para asi dejarse de tantas estupideces y tensiones.

Anda, admitelo.. Mueres por arrancarle la camisa y morder todo su cuerpo..

Quieres cerrar la boca?!

...


Syrenia recompuso las facciones, mas sin embargo, las palabras "eres solo mia, mi diversión personal", ocasionaron una reacción en cadena que.. Bueno, cualquiera se hubiese esperado de una mujer tan bélica como la pelirroja que, en esos momentos ardía de coraje. Literalmente, la mutante se lanzó contra el moreno, lista para ensarzarse en una batalla cuerpo a cuerpo que no tenía motivo ni razón y era.. suicida, claro está; Nocturne era mucho mas fuerte en la noche y ella nunca había sido muy buena en el combate limpio, pero !demonios!, estaba realmente enfadada, mas por su propia frustración que por el comentario hecho por aquel sicario.

-Rumor no es, pedazo de ser subdesarrollado-

Oh si!, Syrenia estaba de muy, muy mal humor, se avecinaba otra de sus pataletas que no podria contener y aquel piso sufriría las consecuencias. ¿Por que simplemente no podia hablar con el moreno sin sentir las ansias de descuartizarlo con sus propias manos?

Temperamentos iguales, atracción similar..


La pelirroja bufó quedamente intentando apagar los comentarios estupidos de Lillith, !justo ahora se le ocurria ponerse en rol de mujer de mundo!; le agradaba más cuando era una simple ratita asustada.

Syrenia

Mensajes : 30
Fecha de inscripción : 03/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Screaming Darkness - [Privada]

Mensaje por Delacroix el Miér Mayo 11, 2011 6:22 pm

El moreno ni se inmutó cuando Syrenia se lanzó hacia el, su cuerpo permaneció quieto unos segundos, hasta que su mente decidió que su paciencia se habia terminado. Habia tratado de tomarselo con calma, de no encender una pelea, no por nada en especial, unicamente le importaba el bienestar de su piso. Pero aquello habia llegado a su limite, la rabia que habia camuflado bajo un manto de sarcasmo y chuleria salió a la luz, explotando como una bomba de relojería. Se incorporó antes de que la muchacha estuviera encima suya y movió su diestra, haciendo un rapido gesto. En menos de un segundo, el cuarto entero se oscureció, envuelto en una impenetrable sombra, espesa y agobiante, somo si de un oscuro mar se tratase.

Syrenia sintió como era alzada por una fuerza invisible unos cm del suelo y lanzada hacia la pared en la que habia estado apoyada, sin poder llegar a ver nada, perdida entre aquellas sombras absolutas. En cuanto chocó contra la pared, la oscuridad se disolvió y Nocturne apareció delante suya, golpeando con sus dos puños por encima de sus hombros y dejandola acorralada contra la pared, con los cuerpos muy juntos. En otro momento habria resultado provocativo y sensual, pero el brillo asesino presente en los ojos del mutante y el humo negruzco que emitia su cuerpo no eran buenos presagios. La miró fijamente a los ojos durante un segundo y después dirigio sus labios hacia su oido izquierdo. La voz que sonó unicamente la habia oido un par de veces, una voz fria, inhumana y maligna, como salida del mismo infierno... la autentica voz de Nocturne, la voz de la sombra que ella habia visto unicamente una vez... la unica persona viva que lo habia visto en su autentica forma.

-No voy a tolerar que entres en mi casa, me ataques y me insultes como si fuera simple basura. Mi paciencia tiene un limite Syrenia, estas apunto de romperlo y sabes que puede pasar si lo haces en estas condiciones. Tras decir esto se separó de ella y trato de tranquilizarse, respirando muy profundo, gesto completamente inutil, pues el no respiraba, pero de algo serviría. Cuando volvió hablar tras un minuto de sepulcral silencio, su voz sonó normal y corriente de nuevo. -No tengo ni idea de quien va detrás de ti, pero conozco una persona que puede decirnos quien ha ordenado tu busca y captura. Es una fuente fiable e infalible, ni tu conoces a nadie tan bueno. Lo que nos diga será la verdad más absoluta y de ahi podrás partir. Dió unos pasos hacia la cocina y tomó la botella de licor de mora, dandole un largo trago sin pensar si quiera en el vaso que tenia a su lado.

-Pero esto quiere decir que yo, Nocturne, voy a hacerte un favor a ti, Syrenia. Quiero algo a cambio, no trabajo por caridad y mucho menos contigo. Se cruzó de brazos y la miró con seriedad, ya volvía a ser el Nocturne que conocía. -Aparte de tu cabeza adornando la escobilla de mi wc, solo hay una cosa que quiero de ti, y sabes perfectamente que es. Esas son mis condiciones, yo te haré un favor, tu me darás algo a cambio y te largaras por donde has venido. Si después te quedas y me das por saco, juro que reventaré el piso entero contigo dentro. Estaba ya cansado de tonterias, tenia que dejar las cosas claras, sabía que ella no reaccionaria bien y probablemente acabarian explotando media manzana... pero era la solución mas pacifica posible sin que acabara al dia siguiente buscando otra maldita casa.

-Si dices que no, ahi tienes la puerta. Si por el contrario dices que si, ahi esta el salón de los trastos. En un armario hay vestidos de noche de mujer, no preguntes de donde los he sacado, entra y ponte guapa, tendremos que dar una pequeña vuelta. El moreno señaló una puera cerrada al final del pasillo y volvió a cruzarse de brazos, observando con una mirada asesina a la irascible pelirroja.

Delacroix

Mensajes : 125
Fecha de inscripción : 29/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Screaming Darkness - [Privada]

Mensaje por Syrenia el Jue Mayo 12, 2011 9:17 pm

Syrenia lo sabía, anticipaba la reacción del moreno, pero no la esperaba tan pronto y a esa escala. !Definitivamente se estaba poniendo anciano!, aunque.. Bueno, ella también había cruzado la linea.

Todos esos pensamientos corrían a una velocidad inusitada por la mente de la pelirroja mientras sus sentidos se disparaban ante la privación de la vista. Syrenia aguzó el oído pero unicamente se encontró con el silencio sepulcral seguido de un fuerte silbido y de ahí, su acabose personal. Nocturne -la versión sombra- la había levantado del suelo apenas unos centímetros, arrojándola contra la pared y recuperando su forma "tangible" -a la que la pelirroja podría romperle un diente si osaba tocarla- y acorralándola de una manera que, a cualquier otra persona, podría intimidar.

La voz sepulcral hizo estremecer a la mujer, átona y a la vez furiosa, terriblemente contradictoria y que, sin embargo, despertaba bajas pasiones en ella. Sus orbes ambarinos chispearon de una forma misteriosa y Syrenia desvió el rostro, haciendo un mohín hastiado y hasta cierto punto, retador. En definitiva, la mujer estaba loca y era suicida.

Te arriesgas demasiado!

...

Pero...

...

Esta bien..

La pelirroja recuperó la compostura, se acomodó la ropa e ignoró toda la diatribia siguiente de Nocturne, necesitaba unos momentos para reponerse, o quizá terminaria cometiendo otra clase de suicidio, a nivel personal y de forma única, del estilo "pégame, pero no me dejes". Tras unos instantes, Syrenia sacudió la cabeza y retomó el hilo de sus pensamientos, oscuros y ácidos, pero, ¿a que decirlos, si unicamente provocarían una nueva explosión por parte del "abuelo"?. Con calma, la mujer de ambarinos iris meditó aquello, soltando un pequeño gruñido en cuanto Nocturne mencionara el "favor" que le haría y de que manera pensaria cobrarselo

-Eres un Hijo de pu..-

Mas la pelirroja lo pensó dos veces y calló; en su rostro apareció una sonrisa de esas malignas y misteriosas, sus facciones se recompusieron, adquiriendo un nuevo matiz bajo la luminiscencia de las lámparas mortecinas del departamento; incluso su postura y su voz cambió, Syrenia chasqueó la lengua y asintió ligeramente, ¿por que molestarse, si podía tornar todo aquello a su favor?. Irremediablemente, quisiera o no, las próximas horas, su vida estaría ligada y en manos del moreno.

Syrenia caminó hacia Nocturne, su mirada felina y ligeramente confusa -entre la irritación y la diversión- no se despegaba del hombre; la chica levantó una mano estando cerca de él y tomó impulso, todo parecía indicar que le asestaría una fuerte bofetada, mas sin embargo, lo que llegó fue una suave caricia seguida de una risa fría y seductora.

-Te haré ver tu suerte cada dia de tu vida, Nocturne, si llegas a cobrarte este favor pronto-

Musitó la pelirroja, dándole un par de palmadas en el rostro y desviandose antes de que el replicara, entrando al cuarto aquel, mirando la amplia gama de vestidos de noche y resoplando con disgusto, ¿por que cambiar sus pantalones cargo por... eso?..

Suspirando, la Sirena de cabellos de fuego se deshizo de sus prendas una por una, paseando entre los satines y las sedas delicadas, las gasas y el raso formal, decidiendose por uno formal en color negro, contrastante con su piel clara y su intensa cabellera rojiza.

Algo le preocupaba, y era estar dependiendo de alguien como Nocturne, o peor aun, estarse metiendo en la boca del lobo. ¿Quien le garantizaba que no le mentía?, ¿por que confiar en él si siempre habían buscado herirse el uno al otro?. Algo no andaba bien y Syrenia tenía un mal presentimiento, algo le decía que aquella noche sería decisiva en su vida. Para bien o para mal.

Syrenia

Mensajes : 30
Fecha de inscripción : 03/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Screaming Darkness - [Privada]

Mensaje por Delacroix el Sáb Mayo 21, 2011 7:55 am

Nocturne, apoyado aún en la pared, observó como Syrenia avanzaba hacia el. Ya habia preparado la mano para detener el bofetón, cuando la pelirroja lo sorprendió proporcionandole unicamente unas cuantas caricias y un par de palmaditas. La sombra no varió la expresión de su rostro, simplemente lanzó un suspiro resignado cuando ella se metió en la habitación. Por que demonios estaba ayudandola? Esa era la pregunta que tenía en su oscura mente. Probablemente por diversión y por curiosidad, mayoritariamente por sacarla de una vez de su piso antes de que lo explotara o le prendiera fuego, y le sorprendia mucho que eso aun no hubiera pasado. El joven y atractivo moreno se puso en marcha, dandose una rapida ducha de agua caliente y vistiendose con lo primero que pilló en el armario . A los pocos minutos, Nocturne estaba mas que listo. Tenía el cabello aun un poco humedo, pero no tardaría demasiado en secarse.

Cuando vió salir a Syrenia de la habitación, no pudo evitar observarla de arriba abajo, estaba explendida, había hecho una buena elección, aquel vestido mostraba su atractivo cuerpo de la forma justa, quedando atrevido pero elegante. -Nada mal, pero aunque la mona se vista de seda... Le guiñó un ojo divertido y la invitó a salir del piso, dejandola pasar a ella primero. Tras asegurarse de llevar las llaves y de que todo estaba en orden, la pareja por obligación avanzaron, abandonando tras un minuto el edificio. -No queda muy lejos de aqui, dijo la sombra mientras le ofrecia el brazo y comenzaba a andar. -No se en que estas metida pelirroja, pero como te he dicho antes, tengo alguien que lo sabrá mejor que el que te busca.

A los 10 minutos, Nocturne la llevo hacia una enorme discoteca bastante famosa en la ciudad. Una larga cola de personas bien vestidas esperaban pacientes mientras un mendrugo de 2 metros de alto y 2 de ancho guardaba la puerta, inspeccionando la tipica lista antes de dejar entrar a alguien. Cuando la sombra llegó a la puerta, el hombretón lo miró y esbozo una sonrisa divertida en su feo rostro de primate. -Cada vez que vienes te superas a ti mismo Nocturne. dijo mientras le daba unas palmadas en el hombro y lo dejaba pasar sin poner ni una sola pega. -Gracias Bruce, hago lo que puedo, que te sea leve la noche. Respondió el moreno mientras le daba un pequeño golpe amistoso en el pecho. De nuevo dejó pasar a Syrenia primero, adentrandose en la discoteca.

La musica estaba a todo volumen, y a su alrededor, decenas de personas bailaban y se divertian, ajenas al mundo que les esperaba ahi fuera. El joven mutante observó todo el espectaculo mientras tomaba a Syrenia de la mano y comenzaba a avanzar entre la multitud. Era bastante complicado avanzar, pero Nocturne usaba sus habilidades disimuladamente para despejar el camino y así poder llegar a su destino antes de que pasaran 3 o 4 horas... Finalmente acabaron llegando a unas escaleras, guardadas por otros dos hombres. Estos dejaron pasar a Nocturne de nuevo, con un saludo de la cabeza como unico gesto. La pareja avanzó, guiada por Nocturne, hasta que tras recorrer un pasillo inmaculadamente blanco, entraron por una puerta que llevaba a una lujosa habitación.

En su interior, habia unos cuantos guardas, unas cuantas chicas ligeras de ropa y un carismatico hombre vestido completamente de blanco, con el cabello castaño oscuro, rostro atractivo y barba de unos dias. Cuando la pareja entró, este se levantó con una enorme sonrisa en los labios y fue a recivirlos, hablando con un ligero acento cubano. -La sombra en persona! me preguntaba cuando volverias a hacerme una visita desagradecido hijo de la noche. Tomo a Nocturne y le propinó un fuerte abrazo, levandandolo unos cm del suelo. Después tomo la mano de Syrenia y depositó en ella un suave beso. -Veo que conservas tu buen gusto por las damas. Encantado bella señorita. Pero sentaos, sentaos, ¿que puede hacer el tio Vargas por vosotros? La pareja tomó asiento, colocandose enfrente del sonriente hombre. Esta vez fue Nocturne quien habló. -Verás Vargas, aqui, la señorita, necesita cierta información y he presumido de tener un amigo que puede darle respuestas, asi que... Se encogió de hombros y se recostó en su asiento, tomando con cuidado una caja que tenía Vargas encima de la mesa y sacando de ella una hamburgesa perfectamente cubierta. -Oh dios... por eso me encanta venir a verte. Dijo sonriendole al hombre de cabello castaño.

Vargas lanzó una risotada. -¿Y no es por que te lo pases bien conmigo? Te has olvidado del mes pasado cuando conocimos a aquellas... Silenció los labios rapidamente al recivir la patada por debajo de la mesa de Nocturne. Ambos se miraron peligrosamente y después partieron en risas. -Esta bien, esta bien, tenemos invitados. Pero me lo tomo como un favor, me debes una buena salida, sombra, el lunes que viene a las 11 de la noche te quiero aqui, ¿estamos? Nocturne sonrió y asintió mientras devoraba la hamburgesa. Vargas centró su atención en Syrenia, mirandola fijamente a los ojos. -Diculpe esta situación señorita, soy lo mas cercano a un amigo que tiene tu oscuro acompañante, aunque se niege a admitirlo. ¿En que puedo ayudarte?


(Liiiinda~ Apartir de aqui maneja tu a Vargas y orientalo un poquito a como quieras que se desarrolle la historia Razz Perdona el retraso, prometo no tardar tanto!!)

Delacroix

Mensajes : 125
Fecha de inscripción : 29/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Screaming Darkness - [Privada]

Mensaje por Syrenia el Miér Mayo 25, 2011 8:32 pm

La pelirroja sonrió ligeramente, espiando por el rabillo del ojo la reacción del moreno, la cual había sido exactamente la que ella esperaba; casi podía sentir la mirada de Nocturne acariciando cada centímetro de su cuerpo enfundado en aquel incómodo vestido de noche. Solo entonces, Syrenia se permitió hecharle un vistazo rápido al más puro estilo de "película pornográfica", tenía que admitirlo, Nocturne la volvía loca y despertaba sus insitintos asesinos cada que abría la boca, pero el sujeto tenía un gran trasero..

Pero como siempre, tuvo que abrir la boca y romper el "encanto" que su apariencia creaba; la mutante de iris ambarinos chasqueó la lengua y sonrió de mala gana, rodando los ojos antes de dar media vuelta y encaminarse a la puerta

-No pudiste describirte mejor, Nocturne-

Susurró como respuesta a su comentario, adelantandose al moreno que ya mantenía la puerta abierta, esperando que ella pasara. Syrenia se detuvo un par de segundos antes de cruzar el umbral, como si quisiera agregar algo más a su comentario previo, pero prefirió callar, quizá la cordura le llegó temprano esa noche, o quizá no valía la pena enfrentarse a él, enfundada en un traje que le hacía ver ridícula -a su parecer-. La voz de Nocturne se dejó escuchar nuevamente mientras ella avanzaba por el pasillo, ignorándolo y esperando con impaciencia que se pusieran en marcha, mientras más rápido averiguara lo que deseaba, más rápido podría apartarse de Nocturne y todo lo que él representaba.

El recorrido transcurrió en el más profundo silencio, Syrenia había rechazado tomar el brazo de Nocturne y caminaba a su lado, ligeramente separada de él, dándole mil y un vueltas a la situación que la comprometía, en su maquiavelica mentecilla. Se había arriesgado a deberle un favor al moreno, eso ya hablaba por si solo de cuan preocupada estaba la sirena pelirroja por los rumores que parecían ser demasiado ciertos; cada vez, la noticia corría de boca en boca con gran rapidez, y el no saber quien la deseaba en bandeja de plata la ponía de mal humor, el no saber a que se enfrentaba, le hacía sentir vulnerable de una forma nada agradable.

Finalmente, un edificio de apariencia pulcra y música estruendosa se dejó ver en una de las más transitadas avenidas de la ciudad; Syrenia enarcó una ceja con escepticismo pero prefirió, por segunda ocasión, callar y esperar; Nocturne se adelantó y saludó fraternalmente al gigante de la entrada, el cual, tras una mirada evaluadora a la pelirroja -la cual deseó en esos momentos arrancarle los ojos y darselos de comer- soltó un comentario que hizo rodar los ojos a la sirena de iris ambar más por lo infantil del comportamiento de ambos hombres, que por el comentario en sí.

Una vez mas, el moreno le cedió el paso y esa vez, Syrenia decidió seguirle el juego, comportarse como una mujer mundana que deja a su paso una estela de suspiros.

-Que te sea leve la noche, Bruce-

Susurró la pelirroja, sonriendo de manera sutil y seductora, abriendo camino hacia la entrada, con aquel movimiento ondulante y escandaloso de sus caderas, firmemente acentuadas por el vestido ceñido y los altos stilettos que habáin reemplazado a las botas militares. La joven mutante se introdujo en la discoteca sin mirar atrás, paseando la mirada por el lugar en reconocimiento -una costumbre largamente arraigada-, para no ser tomada por sorpresa

Ja!

Syrenia frunció el ceño ligeramente, mirando de reojo la figura de Nocturne que se acercaba a ella entre los cuerpos que bailaban. Con cierta dificultad, y ayudados por el "poder" del moreno, lograron alcanzar el pie de una amplia escalinata en lo que pareció un parpadeo. La pelirroja de orbes felinos frunció los labios y enarcó una ceja, mirando recelosa a los dos guardias que flanqueaban el acceso y que, una vez más, parecían conocer al tormento de Syrenia.

Un largo pasillo se abría ante ellos, y conforme avanzaban, la curiosidad femenina comenzaba a darse sitio en la mente de la sirena, la cual cavilaba a velocidades inusitadas, barajando mil y un posibilidades, volviendo a ponerse tensa y en guardia, conforme se acercaban a la puerta, ¿y si todo era una trampa?, al menos la pelirroja se alegró de haber conservado una de sus armas, oculta bajo el vestido.

Tic.. Tac..

El tiempo parecía correr más lento y pesado; la puerta por fin se abrió y dio paso a un sitio contrastante con el bullicio de la planta baja; la mujer rodó los ojos y sonrió con cierta ironía al mirar a las mujeres que, distraidas por la llegada del moreno, olvidaban lo que estaban haciendo en esos momentos. Syrenia buscó con la mirada algun rostro conocido pero no halló ninguno, y eso, en cierta forma, la tranquilizaba un poco. Observó con cierta nota de hastío en la mirada, el saludo fraternal y demasiado efusivo -para su gusto- que los dos hombres se daban, así como su charla trivial y rebosante de testosterona, que únicamente arrancó un ligero bostezo a la pelirroja, la cual, tras el "protocolo" de bienvenida, se sentó en un sillón frente al llamado Vargas, y a buena distancia de Nocturne, que, como siempre, tragaba a boca llena, comida chatarra.

-Diculpe esta situación señorita, soy lo mas cercano a un amigo que tiene tu oscuro acompañante, aunque se niege a admitirlo. ¿En que puedo ayudarte?-

-Es una verdadera proeza encontrar alguien que sea capaz de soportar a Nocturne-

Musitó tras el primer comentario; no había ido ahi a tratar sutilezas ni tampoco a quedar como la mejor amiga del moreno, quería información, y si para ello debía jugar el papel de dama pues.. No le quedaba mas remedio que hacerlo; despues de todo, su infancia había sido privilegiada y tenía todo el protocolo y los modales para hacer gala de ellos, solo que.. No le daba la gana.

Tendrás que hacerlo esta vez..

Syrenia desvió la mirada del moreno, haciendo un ligero mohín exhasperado al verlo comer, y clavó los orbes ambarinos en el hombre ante ella; la pelirroja le devolvió la sonrisa, de una manera cortés, pero fría y taimada, de esas que intrigan por el trasfondo que conllevan.

-Como ya Nocturne ha dicho, necesito información.. podriamos decirle "clasificada"-

Susurró la joven sirena, sacudiendo ligeramente la cabellera y tomando un cigarrillo que le ofrecía una de las mujeres que se encontraban ahí, aparentemente, como parte del servicio de aquel hombre; con un ademán delicado y elegante, Syrenia encendió el cigarro y se dejó envolver en el misticismo de las valutas de humo, que resaltaban su mirada felina y ámbar, dándole el aspecto del mítico gato de "Alicia en el Pais de las Maravillas", Chessire.

-Y este Hijo de la... Noche.. Ha presumido que tu en particular, podrias estar al tanto de ello-

La pelirroja sonrió abiertamente, con esa picardía fresca e irreverente, netamente femenina y seductora. Con suavidad, cruzó las piernas dejando que la abertura del vestido revelara parte de sus torneados muslos y dió una nueva calada al cigarrillo, sin despegar la mirada de Vargas

-Corren rumores por las calles de que alguien ha pagado obscenas cantidades de dinero para cazar a una.. Sirena-

Musitó, omitiendo su nombre por el momento, estudiando las facciones inalterables del hombre que en esos momentos, la mirada de vuelta, con una expresión profunda y misteriosa.

-¿Y bien?, unicamente necesito, quiero un nombre. Lo demás, correrá por cuenta propia-

Vargas ordenó una ronda de copas con naturalidad y volvió a mirar a la pelirroja, como si meditase algo largamente; la paciencia de Syrenia llegaba a su fin, y aquel sitio la ponía por demás nerviosa, plus decir que los dos guaruras de la entrada, se hallaban ahora en el interior de la estancia, custodiando la puerta e impidiendo el paso.

Syrenia

Mensajes : 30
Fecha de inscripción : 03/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Screaming Darkness - [Privada]

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 3:31 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.