Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» X-Men: Evolución (The RPG)
Miér Jun 17, 2015 12:08 am por Invitado

» X-Men: Evolución (The RPG)
Mar Jun 16, 2015 11:58 pm por Invitado

» Without a Cloak! Elite
Dom Jul 28, 2013 5:23 pm por Invitado

» hola a todos soy SenninIsland
Sáb Jul 06, 2013 5:48 am por senninisland

» [Afiliacion Elite] Sennin Island
Sáb Jul 06, 2013 5:42 am por senninisland

» The Time Turner Rol {Afiliación Élite}
Lun Nov 26, 2012 3:32 pm por Invitado

» ficha júbilo
Dom Nov 11, 2012 10:54 pm por Júbilo

» hogar dulce hogar(2 semanas despues de su llegada)
Sáb Sep 15, 2012 11:26 pm por NadaNadon

» GOTHAM SIN CITY [Afiliación élite]
Vie Jul 20, 2012 2:56 am por Invitado


01x01 Recuerdos

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

01x01 Recuerdos

Mensaje por Scarlet Witch el Lun Mayo 09, 2011 9:30 am

El sol se comenzaba a ocultar cuando el día fue pasando, volviendo sus rayos destellos muertos de otro día que finalizaba. Con las penumbras nacientes, las casas empezaban a encender las luces de sus lámparas como un árbol en época navideña cubierto de destellos coloridos. Todas las personas dentro de sus casas ignoraban todo lo que pudiese ocurrir a los alrededores, en las sombras de la ciudad donde se escondían las alimañas salvajes, despreciadas por ellos. Caminando por las sendas pedregosas de la ciudad, Wanda parecía sortear sus más profundos pensamientos, reconociendo aquel camino que cruzó una vez hace ya muchos años. Ataviada con un corset cubierto por un saco de tela larga que cubre todo su cuerpo, solo son sus botas las que fácilmente se podían visualizar, negras tan intensas como el color que adquiría el cielo luego del crepúsculo. Su cabellera también carecía de claridad, pero cual hermosa joven descendiente de linaje zíngaro, gozaba de un cabellera encrespada que formaba bucles los cuales caían sobre su media espalda. Sus facciones oscurecidas no carecían de expresión, por el contrario, veía con interés cada cambio que había sucedido en esa ciudad. Cada banca nueva agregada en la plaza, cada camino asfaltado, cada casa convertida en edificio, empresa o negocio.

El suspiro del viento movió las telas que le cubrían solemne junto con algunos rizos de su cabellera morena logrando que los frágiles brazos de la bruja se uniesen en su abdomen en un abrazo propio. Ella nunca se había sentido tan sola en el mundo. Cuando niña, cada vez que sus sueños se veían eclipsados por las pesadillas, su hermano aparecía como un ángel de cabellos platinados, hablándole en medio del silencio para lograr que volviese a conciliar el sueño. Su mente poderosa nunca pudo entender por qué el mundo les había odiado tanto. Ellos no tenían la culpa de lo que eran, ellos no eligieron nacer con esos dones. Pietro podía ocultarlos, no eran especial problema, pero ella tenía que mantener el control siempre de sus acciones puesto que una sola mirada potente y enfocada a un blanco podía crear el peor de los caos.

Levantó ambas manos y llevó sus dedos hacia las sienes, cerrando los ojos. Fue entonces que una voz aflautada e infantil se refirió a ella, tomándola por la base del tapado que cubría su hermoso cuerpo. Un niño, varón de rubios cabellos que caían sobre su nuca cual ángel bajado del cielo le miraba desde lo bajo. Wanda se quedó con los ojos presos en los del niño quien no debía tener más de 8 años.

-¿Has visto mi gato? Es blanco y tiene un cascabel en el cuello. Se llama Nieve- su inocencia se filtraba por sus bellos ojos verdes, los cuales habían captado la atención de Wanda desde el inicio. Ella negó con la cabeza sin emitir palabra pero, entonces desde la puerta abierta de una de las casas, un hombre aparecía levantando una mano - Jeremy. Esta aquí, se había subido al ático. Ven, hijo - El niño le dedicó una ultima sonrisa y se giró corriendo hacia su padre, quien al momento en que lo tuvo cerca, lo elevo en sus brazos y lo llevó hacia el hombro para entrar con él a la casa.

Wanda se quedó con la mirada clavada en la puerta que se cerraba con lo que parecía ser una familia feliz en su interior. Y como una punzada en su mente, por instantes eternos, reconoció la misma imagen, solo que sus protagonistas eran diferentes solo con la diferencia de que sus cabellos no eran rubios sino platinados. Levantó su mano y con esta cubrió sus ojos vidriosos cual espejo roto negando con la cabeza. Ingenua, esa visión no era nada más que un sueño. Su padre era una basura que jamás se preocupó por ellos y solo los explotó por los poderes con los que habían nacido. Se giró con molestia siguiendo su movimiento el tapado que escondía su cuerpo y continuó su camino, limpiando sus ojos de cualquier emoción naciente en su interior.

Scarlet Witch

Mensajes : 44
Fecha de inscripción : 08/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 01x01 Recuerdos

Mensaje por Todd Ingram el Mar Mayo 10, 2011 6:51 am

La gala de la dama argenta –luna de muchos pesares- por fin se había levantado, cubriendo los cielos con el manto de sus estrellas y una oscuridad que por ser cobijo de los canallas, llama de su letargo diurno a la calaña más baja de la ciudad; cuales espectros, rondaran del crepúsculo hasta el alba las calles de la metrópoli y los suburbios aledaños de Nueva York. Sus calles eran el dominio de pandillas, que se ocultan de la luz neón que resplandece a lo lejos en el rondín de las patrullas. Pero no todos los distritos eran arrabales de la mala muerte; y en una de esas avenidas pintorescas, con calles empedradas y edificios estilo londinense, una figura caminaba solitariamente por la calle.

Evidentemente era la figura de un varón, cuya silueta se bañaba con los rayos de la luna, desvelándose desde la lejanía. Sus atuendos daban crédito de una cuna de la sociedad media alta, y era muy difícil que se le confundiera con alguna paria de bajo barrio con ese traje elegante de pantaloncillos y chaleco sastre.- Ay, Ramona.- Susurró al viento sin mucho recelo, pronunciando el nombre de un ángel estrambótico que le tenía pisando los suelos. Una chica que a pesar de corresponderle en sentimientos, jamás aceptaría ser novia de un gañán mujeriego. ¿Qué tanto empeoraría la opinión de la hermosa Ramona, si se enterara que él era un mutante?

El aquelarre de Central Park quito la venda de la curiosidad de sus ojos. Cómo olvidarlo, si mientras ensayaban para la tocada del viernes en el Hard Rock, todos se enteraron de la noticia: El mutante autodenominado “Amo del magnetismo” hizo un acto de presencia terrorista durante el mitin de un famoso cenador. Un espurio de esos que se la pasan alimentando el miedo y la ignorancia contra los mutantes. Una xenofobia que sus compañeros, y casi hermanos, del grupo Clash at Demonhead, compartían. Escucharles decir todo lo que “merecen” los mutantes, le había dejado desconcertado, sobre todo por parte de Ramona, quién aparentemente era la que más odiaba a lo que ella misma definía como “Fenómenos de circo”. Palabras que muy a su pesar, lograron consternarlo.

Ese estúpido de Magneto.- Ese nombre era la causa de sus problemas, un instigador insurrecto con complejo de hidalgo revolucionario, sin duda los mutantes estarían mejor sin gente como él provocando el odio generalizado de la humanidad. Tal vez América ya no era tan buen lugar para vivir… ¿En Europa los mutantes vivían la misma situación? Una reflexión que no pudo evitar plantearse, debían existir países donde no se persiguiera a los mutantes.

Con esa carga de repentino estrés, era ridículo querer dejar el cigarro; cosa que se había propuesto, apenas una semana atrás. Así que volvió a rendirse ante el más desagradable de todos sus vicios, y presto a saborear el humo de un tabaco, saco la infaltable cajetilla que guarda en el bolsillo interno de su gabardina. Solo le quedaban tres cigarros, dos sin contar el que se llevo a la boca en ese preciso momento, así que habría de re abastarse en la primer tienda de autoservicio que se cruzara en el camino.

Pero mientras prendía el tabaco, y disfrutaba de la primera calada, lo que su cruzo en el camino fue una ninfa gótica que llevaba demasiado escarlata puesto encima; una belleza de mujer que le hizo levantar el ala de su sombrero de fedora y así observarla mejor. – My Lady.- Dijo, con su obvio acento británico, llevándose una mano hasta el pecho; había sido “flechado”, como casi siempre todos los viernes –día que su grupo toca en el Hard Rock de Bayville. Cómo toda estrella local del rock, pensó que bastaría con su belleza y su sonrisa para conquistar a la escultural visión.- Ya es tarde para que una chica tan guapa salga a caminar sola por las calles. Mi deber de caballero me obliga acompañarla hasta la puerta de su casa.- Habló con cierto tono socarrón, refiriéndose hacia la dama, a la que ya acompañaba sin siquiera tener su permiso.


Última edición por Todd Ingram el Mar Mayo 10, 2011 9:22 am, editado 1 vez (Razón : Corregi errores de dedo.)

Todd Ingram

Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 08/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 01x01 Recuerdos

Mensaje por Scarlet Witch el Mar Mayo 10, 2011 5:09 pm

No era sino la luna la unica fuente de luz palidecida más allá de los faroles encendidos que se mecían a la par de la lenta y cómoda brisa nocturna. Tan sutil como el aliento de un amante al oído pero helado como el suspiro de la muerte esperando el instante supremo en el cual envolverá a su proxima victima. Wanda tomó una de sus manos con la otra y sintió debajo de sus dedos su suave tacto, pero notando así lo frio de su piel. Lo habia sentido antes en muchas ocasiones, como cuando escapó del manicomio en medio de una tormenta electrica, mojandose su piel con las lágrimas del cielo y con sus propias lágrimas. ¿Por qué cada sensación le unia a un recuerdo pasado? Se preguntaba la mutante de raíces zingaras. Cada recuerdo alojado en su mente era algo que la unia al dolor. Pasó con paso lento junto a un extraño en quien no posó la mirada y tampoco su atención, hasta que las palabras de aquel hicieron volver sus ojos almendrados sobre el mismo. Su frío semblante no se incomodó siquiera al posar sus ojos sobre el joven de vestiduras clásicas. De no ser porque habia optado por seguirle, ella hubiese ignorado su saludo - ¿Mi ...Lady?-una sonrisa vacía se formó en sus labios rojos como sus vestiduras, entrecerrando sus ojos al dirigirse quien le había hablado.

- Ya es tarde para que una chica tan guapa salga a caminar sola por las calles. Mi deber de caballero me obliga acompañarla hasta la puerta de su casa.- Le dijo el galán de la noche, caminando a su lado sin invitación previa. La bruja movió su rostro para encontrarse asi con su acompañante no invitado y clavando en él sus ojos almendrados delineados por unas pestañas espesas, habló con sutileza escondiendo en forma de pregunta su respuesta - ¿Y que pasa cuando la dama no tiene puerta a la cual dirigirse ni casa donde sea esperada? ¿Cual sería entonces el deber del caballero?-

Scarlet Witch

Mensajes : 44
Fecha de inscripción : 08/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 01x01 Recuerdos

Mensaje por Todd Ingram el Miér Mayo 11, 2011 4:15 am

Ojos ardientes los que vio puestos sobre sí mismo, tragando saliva como nunca antes había hecho ante la simple presencia de una mirada. Eran esos ojos de bruja, que hechizaban con tan solo su simple presencia. No pudo negarse a la profundidad en ellos, y antes de darse cuenta, se encontraba profundamente perdido en el color que de ellos se escapaba. La respuesta fue impensada: “¿Cómo es que no tiene hogar?” se cuestiono así mismo el galante caballero que cubre sus ojos con el ala de la fedora. Sonriendo a pesar de estar impresionado ante la figura de tal belleza.- ¿Me hablas con la verdad? ¿O es que acaso deseas ahuyentarme para que no te acompañe?- Agregó con cierta perspicacia, a la par que sus labios se dibujaban en una sonrisa digna de una persona siempre victoriosa.

Responderé de todos modos a tu pregunta.- Agregó levantando la mano, en un ademan digno de lord; dibujando semi-círculos con suavidad sobre el viento. – No es de caballeros abandonar a la dama desprotegida. Sí es realmente cierto que no tienes a donde ir, te cobijare en el techo de mi propio hogar.- Profirió con seriedad, develando que sus palabras paladeaban la verdad y el compromiso, al tiempo que inhalaba una bocanada extensa que consumió más de la mitad del tabaco abrazado entre sus labios. Y tras unos segundos de íntimo deleite con el sabor de su cigarro, soltó el nubarrón negruzco; soplándolo hacia un costado.- Seguramente es la primera vez que ves a un paladín que fuma tabaco.

El aire de la noche se hacía sentir con el halito de un frio fantasmagórico, capaz de poner eriza la piel de la carne viva ¿Acaso era la señal de una tormenta? La respuesta estaba en el horizonte; lóbregas nubes aparecían por el poniente, emergiendo amenazadores ante una noche que seguro será víctima de un tempestad. – Vivo cerca de aquí, por si te interesa acompañarme.- Y como el caballero que realmente existe en él, se quito la gabardina, ofreciéndosela a la belleza gótica, para que por lo menos, tenga un cobijo que le ayude afrontar el gélido nocturno. Reforzando el saco que ya de por si trae puesto.- Tan siquiera ponte esto.- Insistió, no le gustaba que rechazaran su buena voluntad.- Mi nombre es Todd Ingram, y no soy tan mala persona. Te juro que si me acompañas, sobrevivirás para ver un nuevo amanecer.

Todd Ingram

Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 08/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 01x01 Recuerdos

Mensaje por Scarlet Witch el Miér Mayo 11, 2011 10:30 pm

Fue una sonrisa la que el galan caballero le dedicó a la bruja, quien con facciones angelicales mantenía un destello de oscuridad en su mirada llena de emociones y vacía a la vez, capaz de canalizar la nada y el todo en sus pupilas. Una sonrisa que podría marcar mucho de lo que él dudaba, como el hecho de que ella podría engañarle. Extraño que no se le haya ocurrido siquiera la posibilidad ínfima en medio de tantas de hacerlo. Respondió con la serenidad de quien solo hablaba con la veracidad. Sus labios rojos y carnosos le dedican una sonrisa fria, tan leve como la esperanza que podría ahondar en su corazón herido de volver a reir con reales deseos. - No deseo ahuyentarte - ¿Como alguien podía ser tan mecánica para responder? Como si cada gesto de su cuerpo estuviese sumido en la inocencia de quien acaba de salir del cascaron y a la vez, hundido en la nada misma. Disyuntiva y paralela como dos partes vivientes en los extremos, pero dentro de la misma persona.

-No es de caballeros abandonar a la dama desprotegida. Sí es realmente cierto que no tienes a donde ir, te cobijare en el techo de mi propio hogar.- La bruja dejó caer sutilmente la cabeza hacia el hombro derecho, apretando sus labios para así responder, esta vez con una sonrisa algo más viva - ¿Y que le hace pensar al caballero que soy una dama desprotegida? - Nuevamente una pregunta aflora en sus labios cuando el sutil y bien hablado joven saca de sus vestiduras un cigarrillo, el cual llevaría a sus labios corteses, para inspirar el humo que se formaba en la nicotina quemada. ¿Que posibilidades de las mil millones que podrían haberse dado, llevaría a una mujer como ella ante un paladín con afición por el cigarrillo y los sombreros de copa? - La vida ha puesto más villanos que paladines en mi camino - cuando el humo escapó de sus labios, Wanda siguió la forma serpentina de esa espesa nube negruzca. Eso que él fumaba era veneno, capaz de aumentar su probabilidad de morir de cancer al pulmon entre otras tantas más - Dicen que el tabaco mata. ¿Lo cree?.

Un nuevo suspiro de la noche acarició la piel desnuda de sus piernas y brazos, los cuales se veían al moverse la capa oscura que revestía su efigie, pero su rostro no se veía siquiera ligeramente expresivo ante ello. Solo sus manos se abrazaban a sus brazos, sintiendo las falanges frias en la piel todavía calida de su cuerpo. La invitación del extraño caballero no se hizo esperar, captando la atención suprema de la bruja cuyos atavios eran de ligeros tonos escarlatas. El frio de la noche amenazaba cruelmente a quienes esperaban fuera de un techo. Por una noche quería fingir que no era mutante, que era normal. Que no habia escapado del manicomio y que las marcas de sus muñecas aun purpureas no eran fruto de las ataduras con las cuales dominaban su cuerpo. Antes de responder, el caballero cubrio su cuerpo con otro tapado, logrando así que el calor recorriese su cuerpo instantaneamente. Wanda bajó sus ojos almendrados al suelo, viendose a sí misma luciendo el fruto de la cortesía y asintió con suavidad - Me llamo Wanda Maximoff - su voz era como el llanto de una sirena en medio del oceano, volviendose el perfecto adorno para un carácter frágil y suave. Eso era Wanda y ni siquiera los tormentos de su vida pudieron matar del todo esos gestos gentiles y delicados, mas si lograron aplacarlos notoriamente, tras un velo de demencia y desesperación.Su sonrisa volvió a mostrarse distante asintiendo seguidamente con la cabeza, elegante y armoniosa - La maldad es relativa. Tal vez y él sea quien tenga que cuidarse de mi - sus pensamientos pasean por su mente en los segundos en los cuales centra sus ojos en el caballero - ¿Lo juras, paladín? - entrecerró sus ojos castaños y le regaló una sonrisa, levantando sus manos de forma que estas se posaran sobre el abrigo con el cual él le habia cubierto - Le estoy agradecida y me disculpo por las molestias que le estoy causando.

Scarlet Witch

Mensajes : 44
Fecha de inscripción : 08/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 01x01 Recuerdos

Mensaje por Todd Ingram el Jue Mayo 12, 2011 5:16 am

Lo único certero en esta vida, era la losa fúnebre al final de camino. Los mutantes eran mortales, por lo menos en su mayoría, preocuparse de lo inevitable no estaba en su filosofía, además, el tabaco, como la música, eran lo único realmente constante en su vida; precipitada al ideal de una figura de Rock. – Estoy seguro que esto me está matando lentamente.- Respondió, pero sin mayor consternación, volvió a calar con fuerza su cigarrillo, consumiéndolo hasta la colilla. – Pero está bien, no tengo prisa.- Dijo eso con tono socarrón, liberando junto a sus palabras el espeso humo de la nube de nicotina. – Wanda Maximoff.- Repitió su nombre en un susurró. Para un americano simplemente se trataría de un nombre raro, pero él no era en lo absoluto americano, sino británico, e instintivamente intento identificar a través del pintoresco apellido, la ascendencia o herencia de la escultural ninfa.- Dime ¿Acaso es un apellido ruso o rumano? – Inquirió. Sus facciones le delataban como europea; simplemente poseía esa elegante aura del viejo continente.

Tal vez debería cuidarme de ti, pero ¿Qué motivos podría tener alguien para hacerme daño? ¿Acaso no soy todo un encanto?- Declaró, con una gran sonrisa, mientras su mano se posaba suavemente en la copa de su fedora, bajando el ala del sombrero para velar con cierto misticismo la imagen de sus ojos. –Se lo vuelvo a jurar sí es necesario.- Jamás se había expresado con más sinceridad, esos ojos tan brillantes, y al mismo tiempo ajenos de emoción eran una verdadera causa de perdición para él. Y la sonrisa… que gesto más exquisito en una dama que rezumaba belleza en todo momento. – No es ninguna molestia. – Agregó, y cuando ella acepto, la tomo del brazo suavemente, asiéndose en una imagen encantadora de tiempos pasados; brazo con brazo, como solían pasear las parejas de los años 60´s. Tal vez demasiado aventurado con su forma de actuar, pero esa era su naturaleza, despreocupada… Teniendo el vigor de un don mutante ¿Por qué habría de preocuparse? Para él la vida estaba hecha para aventurarse, para descubrir el verdadero significado de “vivir”.

Por aquí mi lady.- Señaló el camino su mano libre, la tranquila calle, adormecida por las altas horas que invitan a los brazos de Morfeo. Lentamente comenzó andar, con elegancia, con distinción, naturales, pero al mismo tiempo rebuscado; un sombrero gótico, salido del lado más siniestro de la imaginación de Lewis. – Y dime algo, hermosa Wanda… ¿Eres americana o naciste en Europa? – Preguntó con un marcadísimo acento inglés, él no tenía la necesidad de revelar su verdadero origen, incluso el más despistado adivinaba su nacionalidad británica.

Todd Ingram

Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 08/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 01x01 Recuerdos

Mensaje por Scarlet Witch el Jue Mayo 12, 2011 5:50 pm

Poco se habia preocupado la dama de piel morena y cabello oscuro en conocer el origen de su apellido. Conocía una parte de su pasado que la ataba a seguir viviendo y era su hermano, Pietro. Y otra que le hacía hervir la sangre volviendole un arma mortal y siniestra que era su padre, Erick. Incluso el apellido que ella lucía como propio no pertenecía al mutante que se autoproclamaba señor del magnetismo. Relacionaba su apellido a un hombre de nombre Django, el mismo que le dio su segundo nombre a Pietro y su apellido a ambos - Rumano, supongo. Más es incierto. Solo lo porto de la misma forma que porto mi nombre. Sé que conocí a ese hombre a quien llamé padre pero no puedo recordar - Hurgar en sus pensamientos era ingresar a un laberinto tormentoso, capaz de destapar los más profundos secretos y miedos de la bruja escarlata y con eso, crear caos a su alrededor. Sus dedos helados se posaron sobre su frente y sus ojos se cerraron con lentitud, bajando sutilmente la mirada al suelo, viendo la calle en la cual habia posado sus pies con un inequívoco gesto de dolor en su rostro. - No quiero recordar mi pasado. No deseo volver la mirada hacia él - La frialdad de sus facciones zingaras se habia visto contrariada por una sensación de ahogo, cuando su mente incapaz de controlarse comenzó a mostrarle la imagen de un pueblo persiguiendo a un hombre. Gritos, golpes, agravios, desesperación y fuego. Una negativa repentina de su cabeza y sus manos cubriendo su rostro fueron lo siguiente que el mutante podría ver de Wanda. No quería ver nada- Solo soy Wanda y mi vida comenzó hoy - al levantar su mirada y permitir a Todd Ingram ver su rostro, él notaría la desesperación y el quiebre que estaba por presenciar en caso de insistir. Una mujer desesperada que habia sufrido lo indecible y solo deseaba no volver a presenciar nunca más nada igual. Empezar de nuevo desde el comienzo.

Caminó como acompañante sumisa de aquel caballero ingles, solo escuchandose el sonido de sus pasos en medio de la noche estrellada. No conocía al hombre que caminaba a su lado, tampoco sabía sus intenciones, si eran buenas o malas. Si podria hacerle o no daño. Pero Wanda aun así no queria irse sola de nuevo. Era de noche y luego de todo lo que acababa de pasar, no deseaba estar sola. Cuando el sol llenase de luz los cielos, ella se marcharía sin dar explicaciones pero no antes. Así como sus pensamientos emergieron de su mente tambien lo hicieron sus miedos. Noches interminables sola en un cuarto abandonado dentro de un manicomio donde solo los gritos desesperados de los pacientes eran compañia. Noches enteras cayendo dormida escuchando sus propios lamentos y buscando olvidar todo por lo que habia pasado pero caprichosa era su mente que se empeñaba en marcar aun más tales sucesos como si con eso la obligase a mantenerse atada al odio - Puedo hablarte de una parte buena de mi pasado. Fui criada por gitanos y tenía un hermano - ¿Tenía? ¿Había dicho tenía? Detuvo su paso y colocó su cuerpo frente al de su acompañante, levantando un poco los ojos para poder llegar a verle el rostro dada que su diferencia de alturas la dejaba un poco debajo de él. En la mirada de la bruja habia verdadera tristeza. Quien le veía podria entender la belleza de la tristeza, que vuelve aun más hermosas las cosas pero a la vez, mas vulnerables. Una melodia triste puede enternecer el más frio corazón. - Puedo hacerte daño, Todd Ingram. Puedo hacerle daño a todos los que estan en sus casas ahora. Lo he hecho antes sin desearlo o tal vez, deseandolo demasiado. ¿Puedes creer eso? ¿Me consideras aun una dama en apuros?.

Le adviertes, Wanda, le adviertes para que se marche. Él no es tu hermano, no tiene razón para ayudarte si sabe lo que eres. Dejalo que se marche, que huya de ti. ¿O prefieres cargar otra muerte en tus hombros? ¿Te importan los gritos de las personas que has asesinado? Nunca te importaron, nunca pensaste en eso pero ellos volvían con tus pesadillas. Y ahora los gritos te recuerdan a los alaridos de él, de Pietro. ¿Acaso la bruja escarlata no puede desviar el karma ni con sus condenados y poderosos dones?

Scarlet Witch

Mensajes : 44
Fecha de inscripción : 08/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 01x01 Recuerdos

Mensaje por Todd Ingram el Vie Mayo 13, 2011 1:07 am

Las respuestas se hicieron cada vez más perturbadoras, esa mujer, esa bella musa salida de un cuento griego, cargaba a su espalda innumerables demonios; “una vida tormentosa” se imagino Todd, que a pesar de todo, no se sentía ahuyentado, una chispa de benevolencia se prendió en su espíritu, deseando, añorando poder mitigar el dolor de alguien más. “¿Pero qué demonios me está pasando?” se cuestionaba así mismo, él que siempre fue un lobo estepario, despreocupado por su propia vida e incapaz de dejar el cigarro, ahora parecía tener los bríos y voluntad de un verdadero paladín protector- No tienes que hablar de tu pasado, no es necesario, no te atormentes recordando viejos fantasmas.- Miro el rostro afligido de la doncella gótica, y quiso por un momento, tomarla suavemente y dibujarle una sonrisa en esos labios que pese a todo su atractivo, estaban decaídos en una mueca de amargura.

Aún así siguieron caminando, esta vez ensombrecidos por el silencio profundo, pero no era una atmosfera incomoda la que se sentía, no para él, que con todo, disfrutaba de caminar a lado de tan esplendida compañía. Volvió su mirada hacia los cielos de la noche, y admirar así la brillante luna que alumbraba las lóbregas penumbras. No se había dado cuenta, era una noche de luna llena. Su primera noche en América fue de luna llena, por eso le tenía tan presente en sus pensamientos. – Amo la luna llena.- Agregó, poco antes de que la hechicera de rojo le hablase de su crianza y un hermano. Era extraño escuchar sobre cábalas de gitanos en pleno siglo XX, debía de ser Europea, tal como se había imaginado. De repente ella se puso en frente de su camino, y con un gesto aún más turbado que anteriormente, comenzó a divagar… y no es que le tuviera miedo a todo eso, pero ya comenzaba a preocuparse.

“- Puedo hacerte daño, Todd Ingram. Puedo hacerle daño a todos los que estan en sus casas ahora. Lo he hecho antes sin desearlo o tal vez, deseandolo demasiado. ¿Puedes creer eso? ¿Me consideras aun una dama en apuros?”

Pero que estás diciendo… -No podía imaginarse de que manera, una criatura tan delicada podía ser un riesgo para todos en la cercanía, a menos qué… “¿¡Una mutante!?” ¿Podría ser esa ninfa celestial un mutante? Una de esas extrañas personas, que como él, han nacido bendecidas (o tal vez maldecidas) con dones de “magia” sobrenatural. El ímpetu de su juventud lo arrojo a lanzar la siniestra pregunta - ¿Eres una mutante Wanda? – La tomo de los hombros, zarandeándola un poco. Tal vez tenían eso en común, tal vez ese sería el vinculo que siempre ha estado añorando, alguien que le comprenda, alguien de su misma estirpe, que no lo mire como una bestia de pesadilla si tiene conocimiento de su verdadera naturaleza – ¿¡Eres igual a mí!? – Confesó sin darse cuenta, liberándose de la mascarada que lo ahogaba en sus noches.

Todd Ingram

Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 08/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 01x01 Recuerdos

Mensaje por Scarlet Witch el Vie Mayo 13, 2011 9:07 pm

La luna llena tan distante y gloriosa como la mutante abatida que veía a traves de sus ojos llenos de pureza y sombras a un caballero inglés que sin conocerle le habia ofrecido su mano salvadora como si de un paladín real se tratase. Cuentos habia escuchado de hombres así, que se acercaban a las princesas sometidas por malvadas madrastras para salvarles de su destino y así, llevarlas a castillos encantados. Pero Wanda, la bruja de ropaje escarlata no era una princesa en apuros, más allá de desearlo desde siempre. Solo su hermano habia permanecido a su lado hasta que un arrebato del cruel destino se lo arrebató, encerrandola en una torre de demencia de la cual nadie la sacó jamás. Tenía, en algun lugar del mundo, un padre a quien consideraba su peor enemigo, que la habia sometido a la soledad y a la cruel manipulación. Que princesa más triste es la que no tiene reino al cual volver ni brazos donde esconderse. Su cabello rizado se meció a la par del movimiento cuando ella bajó su mirada al suelo, ocultando sus ojos de la confusa e insistente mirada de Todd Ingram. Sus tiernos dedos temblaban en un movimiento inconciente cuando él preguntó qué era lo que quería decir con eso. Juntó sus manos a la altura de su abdomen cubierto por las vestiduras oscuras, dentro del tapado que el caballero le habia ofrecido.

En un arrebato de fogosidad y rapidez, su acompañante la sujetó con dureza de los brazos a la vez que su voz preguntaba - ¿Eres una mutante Wanda? – Los dedos de Todd apretaron el mismo lugar que hacía tiempo habrían apretado las ataduras de la camisa de fuerza que la sometió como si se tratase de un animal. Wanda negaba con la cabeza tratando de safarse de las manos del joven - ¡No me hagas daño!- los tacones de sus botas se arrastraban contra el asfalto, tratando de alejarse de aquel que veía ahora como un enemigo capaz de dañarle, de lastimarle. Sus botas resbalaban ante la desesperación que se había apoderado de su cuerpo. Presa de la angustia, sus ojos almendrados se centraron en uno de los faroles que alumbraban la calle. Temblorosa la pieza comenzó a titilar, hasta que hizo un cortocircuito estallando en multiples partes de vidrio deshecho.

– ¿¡Eres igual a mí!? –Con esas palabras, la bruja se quedó paralizada frente a Todd quien aun le tenía afirmada de los brazos. El dolor acalló junto con sus súplicas cuando él hubo dicho esas palabras las cuales Wanda no esperaba. Mutante, así les llamaban con desprecio tildándolos de seres que no debían existir, de errores de la naturaleza. Pero ¿Lo eran? ¿ Debían existir? ¿Eran dioses, como decía su padre, o eran fenómenos? Cuantos segundos la bruja quedó pensativa viendo a los ojos a Todd fueron incontables pero, su rostro asombrado comenzó a deformarse en un gesto de tristeza y pesar, volviendo a huir de la mirada insistente de aquel caballero desconocido. La oscuridad solo era alumbrada por el resplandor de la luna llena luego de que Wanda hubiese destruido la única fuente de luz artificial cerca - ¿Como tu?. ¿ También tu?. "¿Tambien tu eres un mutante?" queria preguntar la princesa a su paladín, pero no pudo formular las palabras y fue el silencio el que finalizó la oración de sus labios dolientes.

Te contaré un cuento, una vieja historia que ha pasado de boca en boca, en el cual una princesa se encuentra con un principe encantado. La princesa en este cuento era una bruja que habia destruido vidas enteras, que temía perder la cordura dado que la linea que separa la mentira de la verdad para ella era casi inexistente. Y su principe era un hombre que habia emergido de las sombras con la caballerosidad de pocos. ¿Como el príncipe no tuvo miedo de la princesa? En principio, ambos compartían la misma maldición.

Scarlet Witch

Mensajes : 44
Fecha de inscripción : 08/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 01x01 Recuerdos

Mensaje por Todd Ingram el Sáb Mayo 14, 2011 11:25 pm

¡Lo soy! – Respondió con tal algarabía, que era totalmente imposible descubrir si su voz reflejaba felicidad o rabia; en el fondo de su corazón había un choque entre ambos sentimientos. Sus manos dejaron de apretarle con fuerza, dándose cuenta que comenzaba a lastimarla, y a causarle cierto temor por el repentino arrojo de acciones y circunstancias. En cambio, se volvió suave al tacto, y en vez de apretarle, parecía comenzar acariciar la delicadeza en sus hombros estrechos. – Discúlpame.- Expresó su arrepentimiento, y no fue capaz de seguir mirándola a los ojos. Bajo su mirada al piso, a la nada, dándose el valor de sonreír muy poco a poco. – Te mostrare…

Retrocedió de ella unos cuantos pasos, hasta el medio de la desolada avenida; cobijada por penumbras debido a la perdida de la única fuente de luz. – Este es parte de mi poder.- Agregó, juntando los pies y abriendo los brazos hacia los costados, de tal forma que su silueta asemejaba la de una cruz. Sus ojos se volvieron blancos, y una fuerza inhumana se hizo presente a través de su cuerpo; propagando un brillo plateado como el halito mismo de la luna. Sus manos se volvieron zarpas, y a medida que se cerraban poco a poco hasta convertirse en puños, dos autos estadios que se encontraban cercanos comenzaron a levitar. Primero unos cuantos centímetros del piso, pero después, a medida que los segundos pasaban, se alzaron varios metros; más allá del techo de las casas más cercanas. – Esto es lo que yo hago, esto es lo que Dios me dio… soy como un superhéroe, o quizá un demonio.- No tenía respuestas sobre lo que él mismo era. No podía decidirse si ese poder era un don o una maldición. Lentamente fue bajando sus brazos hacia los costados de su cuerpo, y con el ademan en ellos, los automóviles también descendieron con la suavidad de una pluma.

Se llevo una mano a la nuca, y suspiró pesadamente. A pesar de qué tenía bastante control de sus poderes, aún sentía un ligero dolor en el primera vertebra del cuello cada vez que utilizaba sus dones. Siempre se pregunto a sí mismo que pasaría si se exigiera a levantar un edificio o algo así; seguramente acabaría en un coma por el esfuerzo mental. – Sí, soy un paladín muy extraño, pero míralo así, tengo algo mejor que una espada para protegerte.- Su tono bromista intentaba ocultar el estrés del momento “¿Qué estará pensando ella en ese momento? ¿Me va a tener miedo? ¿Va a salir corriendo?” se cuestionaba, en una oleada de pensamientos pesimistas que atacaron su mente en cuestión de segundos. Caminó nuevamente hacia ella, cruzando la calle hasta la banqueta, y cuando por fin estuvo lo suficientemente cerca, estiro su diestra mano; ofreciéndole la palma.- ¿Vendrás conmigo?

Todd Ingram

Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 08/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 01x01 Recuerdos

Mensaje por Scarlet Witch el Lun Mayo 16, 2011 3:42 pm

El atónito rostro de la bruja escarlata sigue cada uno de los movimientos del caballero nocturno, viendo con curiosidad y temor como se pone en una posición extraña, mientras el sonido de dos autos que estaban estacionados cerca de ellos hace que Wanda voltee la mirada. Estos comienzan a temblar y como si un imán invisible estuviese elevándolos, estos comienzan a separarse del suelo, primero pocos centímetros, pero luego se vuelven piezas que levitan a la par de los techos. Aun así no hay rasgo de sorpresa en el hermoso y férreo rostro, distante como la luna que brilla en los alto de ambos. Todd Ingram también era un mutante, una raza marcada por el destino como maldita. Lentamente los autos fueron depositados en el suelo, estrujando las llantas el peso de los vehículos pero, ni eso logró que la mirada temerosa de Wanda volviese a aparecer. Había visto eso antes, solo que por un hombre diferente en una situación diferente con poderes diferentes: Magneto.

Wanda fijó sus ojos en uno de los vehículos, una vez que este estuviese en el suelo, mientras los pasos de Todd Ingram le acercaban a ella. Pero sus labios no respondieron a sus palabras, ni sus ojos le buscaron. Seguía con la vista puesta sobre ese vehículo el cual, comenzó a vibrar como si una fuerza magnética recorriese cada centímetro de su carrocería. El motor empezó a hacer combustión y rápidamente una ligera llama recorrió la batería, saliendo humo de la parte delantera del automóvil. Casi al instante, el tubo de refrigeración se fundió logrando que el humo se convirtiese en fuego, haciendo así que el capó diese un salto, liberándose del resto de la carrocería, volando hacia atrás y golpeando el mismo vidrio del automóvil en un sonido en seco. La bruja dejó escapar un suspiro y sus ojos pestañearon volviendo a retomar sus femeninas facciones la belleza de damisela perdida en la noche. Nada de eso le fue de mucho esfuerzo, nunca lo era. Una anciana le habia dicho hacia años que Wanda tenía la capacidad de controlar las probabilidades. De uno a 100; de 1 a 1000; de uno a mil millones de probabilidades, ella lograba hacer así su voluntad, haciendo lo imposible con su poder. Más fue ese poder el mismo que la volvió un ser inestable que debía ser contenida constantemente por Pietro y también protegida.

La frialdad de su rostro desapareció cuando extendió la mano hacia Todd Ingram, depositando sobre su palma sus dedos escuálidos a los cuales ni la mala alimentación del manicomio, ni los malos tratos habían logrado quitar el tacto suave de ellos. -Mis poderes han hecho mucho daño antes. Pero no deseo volver a hacerlo. Solo quiero ser como otros - No dice "ser normal", puesto que para ella , ser normal es usar su don para dañar. No había aprendido otra cosa, y el moverse así por el mundo es la causa de su completa infelicidad. Tal vez empezando de nuevo, negando su estirpe Wanda encontraría la paz que la vida le había negado. - Mis poderes son más que la sola combustión. Soy capaz de cambiar las cosas, de modificarlas. Hacer lo imposible, lograr lo improbable. Y siempre que eso pasa, hay un daño inevitable; un daño irreversible.- sus gestos se ven nublados por un velo de tristeza, para luego ser su mano la que cubriese sus ojos resignados al dolor por haber nacido bajo esa cruz.

Scarlet Witch

Mensajes : 44
Fecha de inscripción : 08/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 01x01 Recuerdos

Mensaje por Todd Ingram el Mar Mayo 17, 2011 12:19 pm

Oh Dios mío…- No hizo falta más que el uso de la perspicacia, para descubrir que aquella extraña magia que flamígero al vehículo, era obra del ángel rojo que apareció frente a sus ojos, con solo mirarla a los ojos se adivinaba. Un Don espectacular, una maldición sin igual. El caballero de jade tomo con suavidad la mano de la lady pelirroja. La tristeza en ella era el reflejo de la verdad más ingrata que sufre un mutante. – No vayas a llorar – Le pidió, llevando su mano libre hasta el celestial rostro de su acompañante. Acarició sus mejillas, y le hiso bajar lentamente la mano con que se protegía de la vista de otros. Ese gesto de tristeza, tan hermoso como desolador.- Ven, necesitas descansar.- Halo de ella muy suavemente, invitándole a caminar de nuevo por la calle.

Que delgada estas ¿Ya comiste? – Preguntó, iluminado en su camino por una pequeña cafetería que abre las 24 horas. Un lugar campiresco, una casa rodante modificada y arreglada para ser un pequeño restaurante al costado de la avenida. – Luces como si no hubieras comido en días… ven.- No le dio tiempo para aceptar o rechazar la propuesta, nuevamente le jalo adentro del local.

Hola Todd. – Saludo el encargado al frente de la barra. – Sí, hola.- Añadió la mesera, una mujer de edad, esposa del dueño y cocinero del pequeño local.

Jimmy, Mariah.- Asintió el galante jovial, alzando su sombrero un segundo en un ademan bastante sureño. Con los saludos finalizados, llevo a su acompañante con él, hasta su mesa preferida; un amplio gabinete junto a la ventana, de sillones amplios y mesa empotrada desde el muro, comodo y perfecto para ver los coches que pasan. El hecho de que los empleados y dueños del lugar lo conocieran de nombre, solo podía significar que era un lugar que él frecuentaba bastante; y eso era por una sola razón, la comida era excelente, y tenía un toque hogareño que le gustaba tanto al caballero del sombrero. – Siéntate por favor…- Obviamente, por caballerosidad y buenos modales, no tomaría lugar hasta que la deidad compañera lo hiciese.

Veo que traes una amiga.- Hablo una voz atrás de ellos, se trataba de Mariah, que posiblemente se acercaba para tomar la orden. – Sí, es mi futura novia.- Respondió él con una sonrisa juguetona.- Y bien, ¿qué van a pedir?…- él no tenía que pensarlo, y la verdad es que la pregunta ya era solo protocolo, Mariah sabía muy bien cual iba ser la orden del chico – Un café americano y ya sabes, un omelet de huevos con jamón y tocino.- Una plato sencillo, pero, por lo menos para él, un manjar. - ¿Y para tu futura novia? – Esa era una buena pregunta… ¿Qué pediría ella? Era una oportunidad excelente para saber que le gustaba comer. – Wanda ¿Qué te gustaría comer? Aquí hacen de todo… mientras no sea un platillo demasiado exótico. – Tomo el pequeño menú de la mesa, y se lo entrego, para que pudiera ver las especialidades de la casa; platillos sencillos, que iban desde los famosos hotcakes hasta las alitas de pollo y patatas fritas.

Todd Ingram

Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 08/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 01x01 Recuerdos

Mensaje por Scarlet Witch el Miér Mayo 18, 2011 12:06 pm

Solo el susurro y los murmullos de la noche fueron testigos de la combustión espontanea que comenzaba a convertir en nada a aquello que una vez fue un vehículo, mientras el sonido del fuego consumiendo las llantas y la pintura del automóvil revoloteaba como la leña encendida en una chimenea. Wanda abrió sus ojos castaños delineados en sus espesas pestañas para sentir como Todd Ingram separaba su propia mano de su rostro con un gesto caballeroso y gentil susurrando su voz preocupada que no llorase. La bruja le miró con un gesto atónito, viendo sus irises almendrados tan cristalinos como si sus lágrimas hubiesen amenazado por segundos con recorrer sus tersas mejillas aterciopeladas. Había pensado que se marcharía, que cuando viese un despliegue de ese poder maligno, Todd retrocedería para desaparecer de la misma forma que había aparecido. La bruja deseaba preguntarle por qué hacia todo eso. ¿Por que no te marchas? pensaba una y otra vez pero sus labios continuaban sellados y su mirada aun no daba crédito a la visión de aquel caballero. Déjalo ser, Wanda, déjalo que te proteja, que te contenga. Tal vez él sea capaz de acallar tu espíritu dañado y sus alaridos que rasguñan tu interior amenazando con romperte a la mitad. Solo por esta noche, que él sea un príncipe y tu una princesa en apuros.

Que delgada estas ¿Ya comiste? Luces como si no hubieras comido en días… ven.- Tal vez la belleza de sus facciones estaba opacada por los signos innegables de cansancio en su rostro. Pero ni siquiera la falta de alimento, el desborde de emociones y los maltratos que su piel habia sufrido le hacian desistir de caminar hacia cualquier sitio, con la elegancia de una reina soberana pero la inseguridad de una niña. - No recuerdo cuando fue la ultima vez que comí - su respuesta fue tan fría como quien no comprendiese la fatalidad de tal afirmación. Pero lo único que Wanda recordaba era los gritos de la psiquiatra en medio de las llamas y el sonido ensordecedor de un rayo azotando de nuevo el cuarto en el que fue confinada por tantos años. Recordó haber lavado su cuerpo en las aguas cristalinas de un lago. La ropa la encontró en una tienda, a la cual entró sin dificultad. La alarma no sonó, inevitablemente se volvió plástico y cables fundidos. Pero antes de eso, todo era difuso. Solo sabía que no queria recordarlo.

Siguió a Todd a un sitio lleno de luces para atraer a los que vivían en la noche. Sus tacones resonaron con cada escalón que subía, para seguir en silencio al caballero vestido de jade. Tomó asiento cuando él le indicó, cruzando una pierna sobre la otra dejando ver las botas de cuero que llegaban hasta su rodilla, ajustadas debajo de su ajuar oscuro con matices bermellón. Su observación continuo hasta que als palabras " Mi futura novia" emergieron de los labios de Todd, entendiéndose claramente por encima del sonido que hacia eco a su alrededor. Wanda vio hacia el frente donde él se encontraba clavando sus ojos sobre el encantador y misterioso galán - ¿Qué? - por instantes su mirada parecía la de una quinceañera cuyas mejillas eran bordeadas por el tono carmesí del rubor. Pero poco tiempo hubo para que le preguntase que había querido decir, dado que él le entregó un menú el cual recibió y "ojeó" por encima. - Quisiera un café con crema y canela. Y para comer quiero huevos. Huevos revueltos con queso en su interior - Si tal pedido estaba en el menú Wanda no tenía idea. Pero era algo que solía pedir en otros tiempos. La voz de Pietro resonó en su cabeza, sonriendo frente a ella -¿Por qué te gusta tanto lo dulce y lo salado? Con un poco más de azúcar, ese café sería almíbar. Y no es común que bebas eso con huevos revueltos - A eso Wanda respondía con una sonrisa, luego de dar un sorbo a su taza y comer un bocado de su platillo - Es lo que me gusta -

La bruja dejó de lado el menu colocandolo nuevamente sobre la mesa. Cuando la mesera se hubo ido, pudo ver como decía palabras al hombre a quien Todd había saludado al ingresar. Miraban al caballero y se decían cosas y por eso Wanda acarició la idea de que podrían ser cercanos a él - Ellos ¿Son tus amigos? - sus ojos volvieron a centrarse en la mirada de jade del caballero de sombrero de copa. Amigos, que palabra tan común y extraña a la vez.

Scarlet Witch

Mensajes : 44
Fecha de inscripción : 08/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 01x01 Recuerdos

Mensaje por .Magneto el Vie Mayo 20, 2011 4:15 am

Un hombre poseedor de un poder tan extraordinario como para haber sido considerado una divinidad en tiempos de mitos y leyendas, encarnación de la voluntad inquebrantable en aquel efímero cuerpo aproximándose lentamente hacía sus últimos años, una apariencia que poco había cambiado durante largas décadas; considerado el avenimiento encarnado de la evolución inevitable, de métodos tan radicales como los propios del destino y la naturaleza latente en los eones del mundo... y, sin embargo, aun humano en sus adentros... en lo mas profundo de su ser, donde todo lo que era, es y sera de aquel hombre tiene su origen, un origen trágico cuyo lamento era suficientemente desgarrador como para obligarle y doblegarle, para empujarle o jalar de Él hacía sus objetivos. Provenientes desde aquel origen tan primigenio lo eran sus necesidades, no todas lo eran mundanas, también perpetuaba un juicio sin fin donde el Juez que le precedía era su propia exigencia hacía la perfección, donde los testigos lo eran los fantasmas de su pasado, los cargos se establecían todos con fundamento en cada fracaso... su vida entera era una cadena de sentencias sin final, cada movimiento o estrategia que seguía provenía en función de la posibilidad a la redención de una de tantas condenas.

Aveces podía verla... rostro inocente, resplandeciente de felicidad, la encarnación de infinitas posibilidades... su primogénita era al mismo tiempo su mentora, el heraldo de su nueva vida y su destino, la pobre víctima de su incompetencia, de su discapacidad, su descontrol... la muerte de su hija era un crimen que jamás se había perdonado, la sentencia que lo obligaba cada minuto a esforzarse aun mas, a sobrepasar sus limites, a jamás volver a fallar en la suficiencia de su poder; su primogénita era el origen de todo su poder, un poder capaz de elevar una ciudad cientos de kilómetros más allá de los cielos y las nubes, tenía su origen en el crimen de No haber sido suficientemente poderoso para salvarla.

Como en todo ser humano, una tristeza tan infinita como puede ser el Amor de un padre a su hija, no cabe en una única culpa; también los culpaba a los humanos, a esos insignificantes animales incapaces de dominar sus instintos primitivos, fue el morbo de los hombres aquello que le estorbo de haber logrado salvar a su primogénita, fue el miedo primitivo e inherente en los hombres lo que les obligo a no salvarla. La humanidad tenia una deuda incosteable con aquel hombre, y alguna ocasión tuvo oportunidad de saldarla, con dos nuevos retoños; pero el destino estaba decidido, y aquel hombre debía ser lo que era ahora, por lo que nuevamente el miedo instintivo del ser humano le había arrebatado la oportunidad al mismo tiempo que arranco su alma, cuando fue abandonado por el Amor de su vida, una mujer humana poseída por sus instintos de supervivencia y había huido de su lado.

Esos dos jóvenes mutantes encarnaban una nueva oportunidad de redención, también eran sus hijos, pero el destino perpetuaba jugando con crueldad las cartas de su vida, pues ambos lo odiaban profundamente. Estaban convencidos de haber sido abandonados por su Padre, que al abandonar a su familia era el responsable por la muerte de su madre; como adolescentes, lo habían condenado como único responsable por todas las tragedias en sus vidas y todos los malos tiempos que debieron enfrentar en su ausencia. En lo mas profundo de su alma, la necesidad de estar cerca de ellos clamaba como un vacío que poderosamente daba tirones a todos sus nervios hacía su pecho; ¿sería acaso el fantasma de su primogénita exigiéndole que se redimiera, que diera a sus dos hijos aun con vida las infinitas posibilidades que deseaba para ella?

– la encontró... ¿Donde está Pietro? – cito tan suavemente como si meditara para consigo mismo antes de incorporarse desde aquel que llamaba “El Trono de Plata” donde solo la soledad le hacía compañía. Abandonando aquellos recuerdos que le asolaban con la insistencia de clamar su naturaleza aun humana, se dispuso nuevamente incansable hacía sus objetivos.

Nuevamente se despojaba voluntariamente de la efigie de su relativa inmunidad psíquica, su corona de guerra, el casco que le representaba como un simbolismo; más en esta ocasión requería de cierta afinidad telepática, una habilidad latente en su mente pero inerte o entumecida como todo musculo sin desarrollar. Deliberadamente hizo un llamado a la poderosa telepata que ahora era cercana a la omnisciencia entre las mentes del mundo a sus pies... asumiendo la curiosidad de la dama por la aprobación de su anfitrión.

» Señorita Frost, proyecte a mi mente la ubicación exacta de Wanda Maximoff, los alrededores, si se encuentra acompañada, cuantos detalles pueda darme. Después puede disponer de su “juguete nuevo” como mejor le convenga. «

Sus párpados descansaron suavemente y suavizo su semblante, entraba lentamente en un estado meditativo a través del cual relajaba las demandas de su mente atormentada, aplacaba las tormentas de su alma para poder permitir que está fuera un estanque apacible donde la imagen en su mente fuese tan clara como el reflejo del cielo en un lago pacifico. De este modo dirigió aquellas habilidades telepáticas inertes hacía la localización de la joven Wanda, hacía donde su poder y dominio sobre el espectro electromagnético se manifestaba de forma natural proyectando su propia imagen astral en una visión perfecta, tan exacta como si se encontrara en persona en aquel lugar.

Su imagen se materializo – no en el sentido estricto, sino como una ilusión lumínica – bajo el techo de una parada de autobus, frente a una cafetería de NewYork; con la misma cualidad que una proyección astral pudo admirarla con claridad a través de los ventanales que ofrecían una vista esplendida de los interiores como un vitral de joyería permitiendo a su posible clientela la tentación de probar sus servicios. Wanda era ya una mujer realmente hermosa, idéntica a su madre, incluso en su gesto aun se encontraba aquella timidez hacía las situaciones nuevas; se negaba para si mismo el reconocer el miedo en el lenguaje corporal de su propia hija, aun cuando su subconsciente pudiera identificarlo a la perfección, eran memorias sepultadas bajo cerrojos de negación, obligándose a no mirar e ignorar el temor que había visto en el rostro de su mujer durante cada día del Holocausto que habían sobrevivido juntos, ambas eran mujeres con el miedo en sus gestos, pero Él desconocía el origen de los temores de su joven hija, discapacitándolo de poder reconocerlo.

Sin embargo, fue profundamente acogido por la decepción, el hombre junto a su hija no era su hermano, e inevitablemente emergió la duda sobre la ubicación de este último. Por el momento no habría mucho que hacer salvo esperar en las sombras y fuera del angulo visual de la pareja, a que su joven hija saliera de aquel sitio, después de todo Él comprendía por experiencia lo radicales que podían ser las mujeres ante una situación abrupta y desconocida; tras lo cual, la abordaría para dialogar con ella y preguntarle sobre su hermano.

.Magneto

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 31
Localización : en el foro

Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/erik_lehnsherr_

Volver arriba Ir abajo

Re: 01x01 Recuerdos

Mensaje por Todd Ingram el Lun Mayo 23, 2011 11:28 pm

El frio de la noche había sido desterrado, transformado ahora por una cálida atmosfera hogareña; porque eso era para el elegante zagal de jade, un segundo hogar, donde siempre están sus invaluables amigos; dueños del pintoresco restaurante, que una vez más, sería refugio en medio de una noche oscura. – Huevos con queso. Suena delicioso… Mariah, por favor cambia mi pedido, tráeme lo mismo que a ella.- Dijo Todd, después de escuchar la petición de su acompañante, un platillo singular y característico que aguijoneaba la curiosidad innata del autoproclamado Paladín.

-Ahora mismo se los traigo.-
Respondió Mariah, dedicando, antes de marcharse a la cocina, una sonrisa cómplice al caballero del sombrero. Caballero, que con cierto disimulo, también sonrió, aunque de una forma apenas notable. Animado admirablemente por el sonrojo de la dama frente a sus ojos. Ese hermoso carmín apoderándose de las mejillas de la damisela era una señal de buen augurio. Podría tratarse de una señal celestial; de un mensaje de Dios que le dice: “A la chica le gustas, aunque sea un poco”, o por lo menos eso escogió pensar él.

Sí, son mis amigos.- Asintió al mismo tiempo que sus palabras, y tomo su lugar en el gabinete, al otro lado de la mesa, en frente de la grata compañía, de aquella radiante mujer que respondía al nombre de Wanda. A pesar de su distinguible aire inglés, y esa actitud de caballero cruzado, sus modales no eran una muestra de fineza aristocrática. Sin vergüenza alguna, colocó los codos sobre el borde de la mesa, entrelazando las manos de tal manera que la silueta de sus antebrazos dibujaba una V invertida.- Veras… Wanda ¿Sí puedo llamarte por tu nombre verdad? – Preguntó, no había pedido permiso para “tutear” a la dama, era mejor hacerlo antes de comenzar, previniendo que aquello vaya a ser un motivo de incomodidad entre ellos.

Bueno, como te decía. Yo no soy americano… soy inglés. Nací y viví la mayor parte de mi vida en los suburbios de Liverpool, junto a mis padres y tres hermanos mayores, en un hogar típico y tradicional del Reino Unido, pero, por exigencias de la vida… o mejor dicho, sueños de mi vida, tuve que abandonar mi hogar y venir aquí a los Estados Unidos. Cuando llegue no tenía dinero, apenas lo suficiente para pagarme un techo. No había para nada más, ni para comida… hice lo que muchos vagos tienen que hacer para subsistir… hurgar en las sobras de los restaurantes.- Sus palabras, llenas de la más cruda sinceridad, adquirieron un tono diferente durante su relato. Se quebraban en la vergüenza que le daba hacer esa confesión… “¿Por qué lo hago?” Se cuestionó, se acababa de conocer con la chica, era absurdo hacerla confidente de los relatos más deplorables en su pasado.- En fin… para no hacerte la historia larga, Mariah me descubrió una noche hurgando en su contenedor de basura orgánica, y en vez de echarme a palos, como cualquiera hubiese hecho… me dio de comer. No solo una vez, sino todas las noches, hasta que mi situación mejoro y pude restituir un poco de toda su buena voluntad.-

Todd Ingram

Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 08/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 01x01 Recuerdos

Mensaje por Scarlet Witch el Jue Mayo 26, 2011 10:30 am

Como espirales castaños caían sus cabellos formando hermosas ondas que recubrían sus gráciles hombros pero no eran nada comparados con sus ojos almendrados que se entrecerraron respondiendo al pedido de aquel caballero ingles, a quien le dedicó un ligero parecido a algo que se conocía como sonrisa, sin llegar a mostrarla del todo. Era más la mirada dulce de una muchacha que descubre a su compañero con cada acción y palabra, sabiéndolo tan lejano a lo que había concebido al principio. Todd Ingram era un hombre correcto en su plenitud, eso había apreciado cuando le vio al principio, de una educación inglesa y lo suponía similar en la mesa. Pero la bruja capaz de cambiar las cosas que sucedían a su alrededor, había sido engañada por los atavíos que recubrían solo un hombre normal, dado que el ser mutante o no, en una situación como esa se había vuelto completamente secundario. La bruja soltó una suave risa, llevando como un reflejo sus dedos a sus labios, para evitar mostrar abiertamente su dentadura plateada, pero incapaz de vencer sus propios impulsos, escuchando aquel sonido que hacia meses, quizás años que no escuchaba, Wanda ríe. Suave como un murmullo, pero con ganas como hacia tiempo no lo hacia -Lo lamento - parece que dice moviéndose suavemente sus hombros a la par de su risa, viendo debajo de esos rizos que caían sobre su frente perfecta carente de arrugas o marcas a su encantador compañero - Mi hermano odiaba mis gustos a la hora de comer - esa fue su disculpa y el brutal desencadenante. Tal vez para Todd no había suficiente razón para reír , pero él desconocía por completo lo que pasaba por la mente turbulenta de Wanda, la cual por primera vez estaba medianamente pasiva. Ya no había recuerdos malos, puesto que si Todd le recordaba a Pietro, su compañero de años, de toda la infancia, su adorado y amado hermano, despertaba otro tipo de calidez en la damisela de rasgos zingaros. Wanda se sentía presa en un sueño del cual no quería despertar. El sueño de ser normal, de no tener pasado y no estar sola.

- Veras… Wanda ¿Sí puedo llamarte por tu nombre verdad? –Copió con lentitud la postura de él, solo que sus manos descansaban sobre sus antebrazos, puestos uno sobre el otro mientras que su columna estaba correctamente erguida, viendo a los ojos verdes a su acompañante - Hazlo. No me molesta, Todd - En su respuesta demuestra que ella había adquirido la misma confianza para tutearle a él, cosa que rara vez sucedía en la tímida Wanda Maximoff. Pero pronto esa sonrisa, esa felicidad dibujada en sus facciones angelicales se fueron deformando para enseriar sus labios oscuros y enfocar sus ojos expresivos en el hombre que abría las puertas de su pasado ante la bruja mutante de vestiduras teñidas de escarlata. Unió sus dos manos sobre la mesa, bajando no la mirada a ella, más si los ojos para posarlos sobre sus dedos escuálidos pero tan delicados y femeninos como los de las reinas hadas. Sus ojos estaban entrecerrados, increíblemente pasivos luego de todo lo que habían mostrado ante Todd Ingram, enmarcados en unas espesas y exquisitas pestañas que no necesitaban de pinturas para mantenerse largas y separadas. Al terminar su relato los labios de Wanda no se separaron como para responder, sino que hubo un corto silencio en respuesta como si la bruja no supiese con que frase o palabra responder. Como si le hubiese sido completamente indiferente a su pena. Pero entonces sin volver la mirada, sin centrar en sus ojos verdes esos ojos que ocultaban el dolor de toda una vida, empezó a hablar. Lento y calmo como un susurro, de la misma forma que sonreía, solo que esta vez, no había sonrisa en sus facciones - Nunca conocí a mi madre. No se que fue de ella. Pero de niña cuando las pesadillas aparecían en mis sueños, siempre alguien me protegió de ellas. Mi hermano solía acostarse a mi lado y contarme todo tipo de historias para que no temiese y era en sus brazos donde terminaba durmiéndome. Entre sus brazos, nunca tuve miedo. Ni siquiera cuando los que no entendían lo que eramos amenazaban con acabar con nuestras vidas. Él nunca tenía miedo y, si lo tenía, no lo demostraba. Era tan seguro de si mismo - sus ojos se cerraron como ventanas pesadas que caían de la misma forma que paulatinamente caía el velo de misterio y secreto que recubría a la bruja - Pero un hombre apareció reclamándonos lealtad. Reclamándonos que le debíamos lealtad por darnos la vida - sus tiernos dedos se apretaron en un sutil temblor pero que, junto al cambio repentino de su voz, marcaban una ira contenida, capaz de estallar con el mas mínimo desencadenante - Estuvimos a punto de morir y lo ultimo que recuerdo son sus gritos. Los gritos de Pietro todavía resuenan en mi cabeza. No se que pasó pero, solo desperté en un lugar blanco, lleno de pasillos donde la gente gritaba. Y cada grito se parecía al suyo. Ahí estuve atada, amarrada por tanto tiempo. Ni siquiera sé cuanto tiempo pasó. Solo calculaba los días al principio, viendo el cielo desde la ventana de mi celda, viendo la luna, viendo el sol, viendo la lluvia. Esperaba que él volviese a buscarme, que llegase a salvarme como siempre lo hizo- y entonces como el cristal que es golpeado por una fuerza imparable, Wanda se quebró frente a un desconocido. Bajó la cabeza con lentitud de la misma forma que un animal domado y herido de muerte. Apenas podía recordar lo que sucedió aquella fatídica noche, en la cual vio a su padre por ultima vez. Trató de enviar lejos a Pietro y también de escapar ella misma pero, nunca supo que terminó de pasar.

-No tienes de qué avergonzarte. - la emoción se sentía invadía también su voz fría, pero no levantó los ojos mientras hablaba - Ellos te ayudaron a ser quien eres hoy. Y eres un buen hombre. - cruzó sus brazos como tiernas alas rotas en su abdomen, abrazándose a si misma, cubriéndose a sí misma del dolor del mundo en el cual ahora estaba sola - Desearía huir de mi pasado, pero este me hace quien soy. Y aunque odie lo que la vida ha hecho conmigo y Pietro, debo aceptarlo. Aceptar que soy esto gracias a él. Si no acepto mi pasado, tambien reniego de mi hermano y no tengo derecho a hacer eso. No puedo hacerlo. Pero reniego de todo lo que no sea Pietro. Es lo único de mi pasado que no odio. ¿Qué será de mi sin él?- Nunca se lo había dicho a Pietro y se encontraba en medio de la noche, diciéndoselo a un extraño que se había ganado el corazón y la confianza de la doliente princesa con la calidez escondida detrás de sus ojos verdes.

Scarlet Witch

Mensajes : 44
Fecha de inscripción : 08/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 01x01 Recuerdos

Mensaje por Todd Ingram el Mar Mayo 31, 2011 11:40 am

Una historia mucho más desgarradora de la que nunca espero escuchar. Era consciente que muchos mutantes en el mundo habían vivido infiernos, pero jamás lo tuvo tan claro hasta ese mismo día, esa mujer; tan delicada y tan perfecta, había sufrido lo que ningún ser viviente debería… un destino que solo puede llamarse infame. Era absurdo creer que se podía tener todas las respuestas por una parte ínfima del relato de la vida de la chica, pero cuando escucho hablar del hombre responsable de todo su infortunio, los puños de Todd se cerraron… ¿Cómo podría un padre hacerle eso a sus propios vástagos? Reclamarlos como si fueran simples herramientas a disposición de fines egoístas. Quiso acudir hasta ella, y abrazarla, decirle que todo estaría bien, pero… no pudo. No quería que sus acciones pudieran ser mal interpretadas, así que al final opto por tomarla de las manos, envolviéndole delicadamente entre sus dedos.- No pierdas la esperanza… él podría estar vivo, yo te ayudare a buscarlo.- Dijo, refiriéndose obviamente a la figura del querido hermano que ella tanto admiraba. Sabía perfectamente quién podía ayudarles… alguien que alguna vez acudió hasta él como por arte de magia, Charles Xavier; el poderoso telepata que le ofreció ser parte de su instituto. En aquel tiempo Todd rechazó la ayuda, por considerarla totalmente innecesaria, e incidir con sus objetivos de fama y libertinaje.

Sí tu hermano está vivo… yo conozco a la persona que podría encontrarlo.- Profirió casi en un susurró, no era bueno levantar mucho la voz con lo delicado del tema, el solo nombre de Xavier despertaba sentimientos encontrados en la sociedad New Yorkina; muchos le amaban por su proselitismo a favor de los mutantes, muchos otros pagarían por verlo muerto. – Es igual que nosotros… pero sus habilidades en lo particular, le permiten encontrar a cualquier alma viviente en este globo, solo… solo va a necesitar que tu le facilites todos los datos.- Menciono con cierta cautela, hablando con una verdad disimulada que no desvelara la situación mutante de ninguno. Soltó suavemente una de sus manos, y levantando un poco su fedora, se toco un par de veces la frente con el índice. – A quién sea.- Volvió a mencionar, haciendo con sus actos la alusión al poder telepata de ese dirigente mutante.

Aquí esta su comida chicos.- La voz de Mariah se dejo sentir atrás de ellos, tan amable como de costumbre. Puso los platillos sobre la mesa… pero no sin antes volver a dibujar una sonrisa cómplice, viendo como los chicos ya se habían tomado de una mano; osadía del descarado de Todd. Por primera vez en su vida se sonrojo… - P- perdón.- No tardo en disculparse, soltando la mano de la damisela. -Huevos revueltos con queso. Café con crema y canela para la señorita, y café americano para mi vago favorito.-

¡Oye! – Protestó él.

Sí necesitas algo más, háganmelo saber.- Finalizó ella, guiñándole un ojo al zagal de la fedora, un gesto animoso, como alentándole en sus evidentes esfuerzos por conquistar a la chica.

Buen provecho Wanda.- Dijo animosamente, invitándole a comenzar con la cena, él no esperaría, el apetito se le había abierto en cuanto llego la comida; debido a su exquisito aroma. Pero justo en el momento de agarrar la cuchara sintió algo… una energía, que pasaría imperceptible para la mayoría de las personas. Pero sus manos eran un foco acostumbrado a encauzar energía psionica, funcionando también como radar ante otras presencias de diversas índoles. Aunque le resultaba imposible descifrar de qué clase de energía se trataba, o de donde provenía. – Interesante… -Susurró, inspeccionando la gente a su alrededor; comenzando por los presentes en el restaurante, y posteriormente, las personas en la calle… todos tan normales, tan inocentes, menos uno, parado al otro lado de la calzada. Mirándoles a través del cristal. Sin embargo no dijo nada… Wanda no había comido bien en mucho tiempo según sus propias palabras, no era justo que su cena se viera afectada solo por la presencia de otro mutante. “Más vale que no te atrevas a interrumpirnos…” Pensaba el joven mancebo, dedicando, con gran disimulo, alguna que otra mirada al hombre misterioso, vigilándolo.

Todd Ingram

Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 08/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 01x01 Recuerdos

Mensaje por Scarlet Witch el Jue Jun 09, 2011 1:52 pm

Ni el escritor más desalmado podría haber escrito una historia tan trágica como la de la bruja de rasgos gitanos.Poseedora de una hermosura tallada a su piel y una cabellera llena de bucles naturales que ni los maltratos del manicomio logró quitar nunca así como dueña de una voz dulce y pausada como el susurro de una madre que trata de hacer dormir a su pequeño. Esa era Wanda, la bruja escarlata, dueña tambien de una maldición capaz de destruir todo lo que amaba y volverlo a armar sin dificultades, pero tanto era su poder, que controlarlo era una odisea homerica. Su mente vacilaba entre lo real y lo ficticio, volviendose un hilo de vidrio lo unico que creaba separación entre una dimensión y la otra, amenazando con quebrarse en cualquier momento, dejandola sometida a la mas terrible demencia. Volvía a sentirse sola, hablando sola en un instante en el cual se sintió cubierta por el manto de la oscuridad cuando, sus ojos fijos en sus manos entrecruzadas visualizaron otras manos, más blancas que las de ella, y no porque ella fuese morena, sino porque el dueño de esas manos tenía la blancura nivea en su piel.
- No pierdas la esperanza… él podría estar vivo, yo te ayudare a buscarlo.-Habló el sagaz paladín que había conocido sin saber por qué, y sin saberlo tampoco, no le abandono luego de ver lo que ella era. Levantó la mirada cayendo sus rizos castaños sobre su rostro, encantando su mirada doliente claramente marcada en sus rasgos de quien nunca había dejado de ser niña, más allá de haber pasado por tantas cosas. Una inocencia que no perdió ni los maltratos, ni el odio, ni la traición y que, seguramente se convertiría en el rasgo más definitivo de Wanda - ¿Lo harías? - esa pregunta pareció un susurro y sus labios sonrieron como si fuese un gesto de alivio, pero teñido en los rasgos de la sorpresa. Todavía sus manos estaban unidas cuando la voz de quien les serviría comida interrumpió a ambos, logrando que Todd retirase rápidamente sus manos, sin entender la bruja de ropas negras la razón de ello. No tardó en sonreír abiertamente ante las palabras que la amable mujer le dedicaba a quien podría ser como un hijo. Si, eso era. Padre no es quien tiene a sus hijos, sino quien lo educa y ella había hecho por Todd Ingram lo que su madre biológica no. De repente la idea de buscar a Pietro, de buscar el pasado se le hizo una nube viciosa que le lleno de dudas. Si él estaba muerto ¿ Ella quería averiguarlo? Si él no lo estaba ¿ Ella quería volver a su vida? Siempre él tuvo que renunciar a todo por ella: su infancia, su felicidad. Siempre velando por Wanda, porque se mantenga dentro del control, porque no le dañasen. ¿Pietro querría encontrarla?

Con el tenedor comenzó a cortar los huevos que había pedido, para dar primero un bocado, y luego otro. Un frenesí pareció recorrer cada centímetro de su cuerpo, respondiendo este a un hambre enardecida luego de pasar días enteros sin probar alimento. Antes de darse cuenta, Wanda dejó en donde antes había habido huevos revueltos, la blancura del plato en el cual habían sido servidos. Cerró sus ojos y sonrió satisfecha, tomando entre sus manos el café que había pedido, para saborearlo como si se tratase del más delicioso elixir dulce. Depositó en la mesa la taza y le dedicó una sonrisa a Todd Ingram llevando ambas manos a la mesa. Parecía abstraído con algo, como si se tratase de pensamientos internos que no quería transmitir. -¿Está todo en orden? - estiró la mano para posarla sobre la de Todd Ingram, en gesto similar al hecho por él antes. Nunca imaginó lo que llevó a su acompañante al silencio y a ese grado de concentración pero, la curiosidad le atacó pensando, ingenuamente, que estaba desconforme con la comida que había pedido. Volvió a sonreir esta vez más calidamente que las anteriores y fueron sus ojos almendrados y brillantes los que demostraron todas las emociones de gratitud que le invadían para con él - Gracias por esto...Gracias por todo lo que has hecho por mi -

Scarlet Witch

Mensajes : 44
Fecha de inscripción : 08/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 01x01 Recuerdos

Mensaje por Todd Ingram el Vie Jun 17, 2011 1:48 pm

-¿Está todo en orden? –

Las palabras de la damisela, y la presencia de su mano sobre la propia, lo sacaron de su ensimismamiento, volviendo la mirada hacia el rostro femenino, que por fin se atrevía a regalar cada vez más de sus hermosas sonrisas, produciendo en consecuencia, un gesto alegre en los labios del efebo inglés. –No tienes nada que agradecerme Wanda, no soy religioso, pero, creo que si esta noche el destino quiso que me encontrara contigo, es para ayudarte…- Al decir eso, volvió a levantar un poco el ala de su fedora, a modo que sus ojos de jade pudieran encontrarse con los de ella, un gesto raro en él, considerando que prefiere mantener su mirada velada, debido al brillo extraño que de vez en cuando parece palpitar en sus iris.

– Oh, ya terminaste de comer.- Dijo con cierta sorpresa, era totalmente consciente que aquella presencia de energía le había mantenido ocupado durante algunos minutos, pero no había considerado que lo suficiente para que ella se terminase toda su comida.- Dame un minuto, ahora termino yo y nos vamos a la mansión que te dije.- Agregó, y con una rapidez aún mayor que la de su acompañante, Todd tomo el tenedor, y comenzó a devorar la comida en su plato, intercalando a grandes tragos del café que les habían traído. En menos de medio minuto, tanto su tasa, como su plato estaban vacios, y él totalmente satisfecho. –¡Ah! Que rico estuvo- No pudo evitar mencionarlo, jamás en su vida había pedido huevos revueltos con queso, en un primer momento parecía algo raro, pero ahora que había degustado de tal manjar, seguramente volverá a pedirlo con más frecuencia.

Creo que es momento de irnos, la persona de la que te hable vive cerca de aquí.- Se levanto de su lugar, y saco la cartera, dejando sobre la mesa suficiente dinero para pagar la comida, y por supuesto, una generosa propina para Mariah, la mujer que les había atendido. Los tiempos para él habían mejorado, ahora era una persona medianamente famosa entre los jóvenes de New York, y su cartera siempre estaba repleta con suficiente dinero para darse una vida digna, logros que consiguió gracias a la ayuda de otras personas. La joven mujer frente a él también necesitaba ayuda, no para conseguir fines materiales y mundanos como los que la vida le entrego a él, sino algo más importante, recuperar su tranquilidad, algo en lo que él podría ayudarle.- Ven vámonos.- Ofreció su mano a la hermosa ninfa, para ayudarle a levantarse y que pudieran salir juntos del restaurante. No obstante, la presencia de aquel extraño hombre le seguía perturbando, lo mejor era llegar a la mansión de jóvenes superdotados lo más pronto posible.

Todd Ingram

Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 08/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 01x01 Recuerdos

Mensaje por Scarlet Witch el Jue Jun 23, 2011 8:23 pm

Solo el sonido de los utensillos fue lo que interrumpía el plácido silencio que existía entre los dos. Todd Ingram comía cómodamente mientras Wanda esperaba con los ojos clavados en la ventana cubierta de vidrios transparentes junto a la cual se habían sentado. El pasado que le perseguía era como una sombra rastrera, pero aún así no todo lo que recordaba era malo. El aroma del café en el aire la transportaba a los desayunos que compartía con su hermano en las cafeterías de diferentes ciudades, los sonidos de la noche le recordaban las largas charlas que tenían a la luz de la luna, explicándole él que como mutantes, debían proteger a los suyos. Y de nuevo esa sensación de ahogo irrumpió en la bruja haciendo que sus ojos almendrados se perdiesen más allá de la carretera vacía. Se quedó con la mirada fija en un punto lejano donde las sombras eran las únicas vigías, sin saber que ahí se posaba la imagen de uno de sus más lejanos y fuertes recuerdos, clavados en su ser como una espina que le atravesaba el corazón. Sus acciones fueron llevadas por la sola intuición, viendo hacia esa sombra con comodidad y tranquilidad, como si de ella emergiese un cálido abrazo lleno de nostalgia y melancolía.

Sin dejar de ver hacia aquella casilla de autobuses, respondió a Todd, dejando caer suavemente su cabeza hacia adelante – Si, deberíamos irnos – Se puso de pie de manera elegante y femenina, cayendo las telas de sus vestimentas sobre todo su cuerpo de forma que sus botas quedasen cubiertas por los lienzos oscuros que formaban sus atavíos. No se ofreció a pagar, primeramente porque no tenía medios para hacerlo y por más que sonase completamente irresponsable de su parte, Wanda no meditó un segundo en que había sido invitada y que su acompañante era quien pagaba sus gastos. Saludó con cortesía a la mujer que les había atendido y se dirigió dulcemente hacia la salida, tomada por la mano de Todd. Las calles estaban vacías y solo las luces de algunos faroles iluminaban la calle, la cual parecía la sombra de la mañana, cuando todos sus habitantes se paseaban de un lado al otro. – A veces cuando dormía veía sombras a mi alrededor en mis sueños.– pensaba en voz alta mientras caminaba de la mano de Todd, con la mirada perdida hacia los caminos que se abrían frente a ellos – Personas que paseaban frente a mi, que me conocían y yo a ellos. Pero luego, al despertar, al ver el cuarto donde estuve por años, me daba cuenta que ellos no existían. Que mi mente los había inventado.– Detuvo su paso y giró la mirada hacia el paladín mutante. En sus ojos verduzcos vio reflejado su rostro reflejado como un espejo de jade y bosquejó la sombra de una sonrisa en la cual se escondía otra cosa aun más profunda –Si no vuelves a estar aquí cuando despierte, gracias, Todd Ingram – Detrás de su sonrisa existía lo que se conoce como resignación. La bruja escarlata sabía que todo lo que sus manos tocasen, sería destruido por su poder y, tarde o temprano, él lo sabría y elegiría desaparecer. Más le daba su bendición para hacerlo antes de que sintiese culpa, sabiendo que con la llegada del sol, ella habría sido para él solo una buena obra.

Scarlet Witch

Mensajes : 44
Fecha de inscripción : 08/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 01x01 Recuerdos

Mensaje por Todd Ingram el Jue Jun 30, 2011 8:26 pm

Caminar nunca había sido más ameno en su vida. Era admirable, como una costumbre tan simple, e insignificante en el diario a diario de la rutina humana, trascendía de manera especial cuando se hacía a lado de una persona importante. Esa sensación de bienestar espiritual que el zagal no había conocido hasta esa noche, ni siquiera a lado de Ramona. Sin saber porque, un ardor incordio la piel de su rostro, colorando las mejillas habitualmente blancas del joven de cabellera esmeralda. “Demonios Todd ¿Qué te pasa?” Se dio cuenta que la razón principal de ese inesperado nerviosismo era la mano de su acompañante. La ninfa gozaba de un calor que nunca antes habían sentido las manos del auto-dominado “Rock Shooter”, y eso sí era algo verdaderamente raro, para alguien que había vivido durante sus últimos años un estilo de vida medio libertino. Por un segundo pensó en soltar la mano de la damisela, pero no pudo, a pesar de todo, era reconfortante caminar de la mano de esa manera, por alguna razón le recordaba su infancia; sus padres caminaban exactamente de la misma manera.

Mientras iban por el sendero rumbo a la mansión; que ya se podía ver en la cercanía, ella abrió un poco más su corazón, y comenzó a contarle un extracto de su historia en aquel lugar donde había sido encerrada. Varias veces pensó en preguntarle acerca del sitio donde la habían tenido aprisionada, pero no se atrevió. Él no era un verdadero héroe, como para ir y destruir un lugar donde al parecer tenían mutantes en encierro, lo más que podía hacer era ayudar a la mujer. – Debió ser muy terrible vivir de esa manera.- Bajo la mirada. Nunca se había considerado un mártir del destino, pero muchas veces si se quejo de su infancia, comparándola con una prisión por la severidad y tradicionalismo de sus padres. Palabras ilusas. Wanda, la hermosa damita de cabellos flameantes, había vivido literalmente aprisionada.

Wanda, cuando el sol haya salido, yo seguiré aquí. Ya no estás encerrada, y yo no soy parte de tu imaginación.- En un arrebato inesperado, la tomo de las mejillas con ambas manos, y comenzó a acariciar su piel -¿Sientes eso? Es real. –La sonrisa de su compañera no figuraba como un gesto de verdadera felicidad, tenía un dejo de cierta tristeza ¿No creía en sus buenas intenciones de ayudarla? Sacudió la cabeza un par de veces, sosegando sus pensamientos. – Tenemos que seguir, mira, ya casi llegamos – Señalo con una mano la mansión. Hacía rato que habían dejado los suburbios para recorrer una carretera poco transitada, pero a pesar de ser un camino de un solo sentido y relativamente lejos de la ciudad, estaba muy bien iluminado… seguramente un sistema de luces y cableado pagado por el dueño de la misma mansión a la que iban. – Wanda, debo confesar que… jamás he entrado a ese instituto. Una vez, hace muchos años, el dueño de la mansión me invito a formar parte de sus estudiantes, pero lo rechace. No sé a ciencia cierta qué clase de lugar sea, pero goza de buena reputación. Es muy posible que ahí conozcamos varios mutantes, como nosotros.- Todd jamás había conocido directamente a otros mutantes, a pesar de saber que existían cientos o miles, Wanda era la primera con la que charlaba, sin contar su encuentro con Charles Xavier hace varios años atrás. Saber que por fin se encontraría frente a frente con otros como él, lo ponía nervioso.

Todd Ingram

Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 08/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 01x01 Recuerdos

Mensaje por .Magneto el Vie Jul 01, 2011 12:13 am

– No habrá necesidad de acudir a dicho instituto – se hizo escuchar una voz imponente, de tono tan grave como severo y de un volumen autoritario, demostrando su inquietud e incapacidad para reprimir la indignación que le poseía al proyectar en su mente semejante situación donde su propia descendencia acudiera en primer lugar a su eterno rival antes de recurrir a su propio padre.

Les había seguido de cerca, inconsciente de las prodigiosas habilidades del excéntrico acompañante, convencido de las cualidades que la proyección astral concedían a su presencia. Observando con excesivo interés, cada detalle por insignificante que fuera, escrutando para si mismo cada gesto, escuchando con obsesiva atención percibiendo hasta el mas ínfimo cambio de tono que pudiera evidenciarle un cambio de humor; por encima de todo, resaltaba aquel tacto que compartían con ambos jóvenes entrelazando sus manos cual sutil demostración de afecto.

En el pasado había conocido aquel bello rostro matizando sus rasgos con la pasión de la ira, también quebrando sus gestos con la impresión de la des-esperanza; podría imaginar la radiante belleza del rostro femenino al destellar alegría y felicidad, pues había heredado rasgos clave de su madre a quien conoció demasiado bien durante sus primeras décadas. Fueron exactamente los matices de calma y tranquilidad en el rostro de su hija la razón por la cual se mantuvo bajo perfil exclusivamente espectador, incluso había considerado abandonar la empresa de interrumpirle; pero nuevamente la fragua de su pasión le había entregado a sus impulsos renegando de una situación contraria a sus deseos mas profundos.

– Wanda...– se sorprendió a si mismo titubeante – ...ya hemos encontrado a tu hermano Pietro, y ya tiene indicaciones para encontrarnos. ¿Qué sucedió? ¿Por qué te dejo sola? cuestiono escéptico de semejante situación tan peculiar, no porque ambos debiesen perpetuar juntos e inseparables, sino por las condiciones en las que había sido localizada su joven hija, normalmente cuando ambos desarrollaban sus vidas independientemente era cuando su vástago velocista consideraba que su hermana descansaría bajo la estabilidad de un hogar. Desde aquel momento cuando le fue revelada la verdad sobre su parentesco, aquel quien encarnaba la representación misma de una ira inconsolable a través de su inmenso poder, no podía evitar que los rasgos profundamente tallados por su longevidad se suavizaran; desvaneciendo el característico ceño endurecido por la insatisfacción de persistir en un mundo distinto al que buscaba forjar por su propia mano.

.Magneto

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 31
Localización : en el foro

Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/erik_lehnsherr_

Volver arriba Ir abajo

Re: 01x01 Recuerdos

Mensaje por Scarlet Witch el Sáb Jul 02, 2011 4:49 pm

No había momento más íntimo en los recuerdos de la bruja escarlata que pudiese recordar luego de sortear los laberintos de su mente que esa noche tan fuera de lo habitual en la cual conoció a un paladín nocturno que le tendió su fuerte mano para llevarla ante un lugar amigo. Le prometió con las más tiernas palabras la cercanía luego del alba más ella sabía que eso no sucedería sin saber la razón de la extraña duda que, siendo infundada totalmente, tenía algo de real en su base. El roce no hacía una caricia más verdadera, dado que ella había visto realidades que existían y en realidad no era así. Levantó su mano cubriendo con sus dedos escuálidos y blancos, en otro tiempo lleno de alhajas y anillos, la mano de Todd Ingram y deseo, de todo corazón, que no desapareciese jamás. Inclinó hacia un costado para echar un vistazo y contemplar la mansión que el caballero le había señalado. Nunca entró ahí más él tenía fe ciega de que era un sitio donde podría ser ayudada. -¿Cómo sabes que podemos confiar en esas personas? - no vaciló ante las confianza de Todd, sino que dudó por la maldad de las personas que había conocido en su vida, buscando sus dones mutantes para hacer su voluntad, manejándola como se maneja un automóvil. Pero decidió ceder más allá de sus dudas, prefiriendo confiar en un extraño luego de tanto tiempo en soledad. Si había algo en lo cual estuviese completamente segura, era que el hombre a su lado no le haría daño y, solo por esa razón, se permitió el riesgo, confiando sin saber por qué en el caballero de refinados modales ingleses.

Pero una frase de remarcada firmeza interrumpió a Wanda cuando estuvo a punto de añadir algo más. Una voz que hablaba en su mente desde hacía tantos años que no lograba contarlos, rasgando su alma con la misma fuerza viciosa que unas garras afiladas. Las manos de Wanda se aferraron a Todd, pero no buscando seguridad en él, sino cayendo presa de un estado nervioso que se hacía evidente en sus dedos. Unió sus puños en un cierre hermético, cambiando su mirada la calma habitual, en tanto sus ojos se centraron en la imagen de la cual había venido esa voz y sin responder, con sus uñas tomando firmemente las ropas de Todd Ingram, todas las luces que bordeaban la calle estallaron con brutalidad, cayendo los vidrios destruidos en el suelo del asfalto, dejando chispas en los circuitos dañados. - ¡Tu! – su voz fue como un relámpago del cielo que surgió de su garganta desgarrando las cuerdas vocales, llevando ambas manos a su cabeza y cerrando los puños a su alrededor, junto con sus ojos almendrados. El viento comenzó a moverse alrededor de su cuerpo, formando una ventisca brutal que azotaba sus vestimentas como una tormenta feroz -¡No me encerrarás de nuevo! elevó sus manos a la altura de su pecho, extendiendo sus brazos hacia el frente señalando a la imagen de él, de su padre. La base de metal de uno de los faroles comenzó a corroerse apresuradamente, doblándose así el mismo de forma que éste se azotase sobre la imagen astral, pensando ella que era el mismo Magneto. Destrucción era aquello que abrazaba sus caprichos, deseando destrozar con sus manos su pasado. Real o mentira, verdad o no, la bruja escarlata odiaba a aquel hombre que le dio la vida, a tal forma que en medio de su odio excesivo no escuchó el nombre Pietro, no lo reconoció. Magneto al aparecer de esa forma, en esos momentos, activó la catástrofe volviéndose esta casi incontrolable.

Scarlet Witch

Mensajes : 44
Fecha de inscripción : 08/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 01x01 Recuerdos

Mensaje por Todd Ingram el Sáb Jul 02, 2011 7:04 pm

Desde que esa imagen apareció al otro lado de la calle, mientras se encontraban adentro del restaurante, el zagal de la fedora previo una intervención no deseada. Pero sus temores jamás fueron lo suficientemente descabellados, como para imaginar en algún momento que ese extraño caballero pertenecía a los demonios del pasado que atormentaban la tranquilidad de Wanda. Quién era, y que relación tenia con la dama que ahora se aferraba a su brazo, salía totalmente de su comprensión, pero por las palabras que intercambiaron, asumió que se trataba del hombre que la mantuvo cautiva durante largos años.- Wanda…- Habló con tranquilidad. La mirada suavizada del caballero inglés busco los ojos de la ninfa carmesí, y apoyándose de su brazo libre, acaricio nuevamente una de sus mejillas en búsqueda de tranquilizarla. – No temas. – Su instinto le gritaba que debía tranquilizar a la dama. Un impulso de auto-preservación; como si muy en el fondo pudiera darse una idea de lo peligroso que podían ser los poderes de la damisela, incluso para ella misma.

Poco después, sus ojos se volvieron con furia sobre aquella figura non grata; destellando un radiante tono esmeralda alrededor de sus iris, un remanente de energía psionica que hiso lucir su mirada como luceros encendidos en un impresionante color verdoso como el Jade. Un gesto que resaltaba con un singular tono aterrador, debido a la sombra que cubría una gran parte de su rostro; debido al ala de la fedora.- No sé quién seas… tampoco me interesa saberlo, pero por tu propio bien… retírate ahora que aún puedes, antes que se agote mi paciencia.- A pesar de toda la tensión, la tranquilidad en la voz del joven se había mantenido de manera impecable, prohibiéndose perder la serenidad y la objetividad en pos de una mente fría y calculadora; cual ajedrecista intentando escudriñar la técnica del contrario.

No obstante, cuando Wanda atacó al hombre, la reacción del elegante zagal fue inmediata. Su mano derecha, prolija en una velocidad adquirida por constantes años de entrenamiento, desenfundo rápidamente una larga cadena de más de metro y medio colgada entre su pantalón y cinturón; un adorno que por lo regular solo servía para rematar su imagen extravagante de estrella de rock, pero que también podía convertirse en un arma mortal, gracias a los dones particulares del “paladín inglés”. Su mano, el foco principal por el que hacía correr su energía psionica, imbuyo los enlaces metálicos de la cadena con el mismo brillo verdoso de su avatar psionico, dándole una imagen chisporroteante muy similar a un látigo de energía. Cadena que hizo oscilar una vez por encima de su cabeza, ganando el impulso suficiente para lanzar un raudo latigazo a la figura del maestro del magnetismo, apoyando el ataque de Wanda. Pero al igual que ella, desconocía totalmente que se trataba solo de una imagen astral.

Todd Ingram

Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 08/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 01x01 Recuerdos

Mensaje por .Magneto el Miér Jul 06, 2011 4:40 am

En lo profundo de su brillantez intelectual lo había considerado como un hecho, fue consciente de que no sería bien recibido, pero su condición perpetuaba con despojos de la naturaleza humana tales como los sentimentalismos que lo habían inducido a sembrar esperanzas y expectativas sobre la remota posibilidad de un escenario diferente; como siempre suele serlo, «la expectativa es la semilla de la decepción"» recordó hacia sus adentros como aquel veterano que se aconseja a si mismo.

Sus presencia trascendía los efímeros sentidos de la condición humana, su percepción perpetuaba en una fase de consciencia superior; no necesitaba mirar el despojo metálico, que había sido abducido por los misteriosos poderes de su hija, para ser consciente del mismo y cual hubiera desviado fácilmente con su dominio absoluto sobre el magnetismo. Sin embargo, su presencia era meramente una proyección astral y no disponía de su poder innato, se vio obligado a evadirlo desplazandose hacia su lado izquierdo sin siquiera requerir mirar el objeto que atentaba en su contra, sería visto como si hubiera premeditado la situación cuando únicamente lo había logrado debido a su percepción enaltecida.

Más no fue lo mismo con la cadena esgrimida por el entrometido hombre de cabellera esmeralda; deliberadamente permitió ser alcanzado por la agresión como una demostración de su condición actual. La cadena paso a través de su imagen, dando la apariencia de haberle partido en dos sin mayor resistencia; normalmente el objeto hubiera atravesado sin mayor interferencia o alteración, pero la cadena había sido imbuida por energía psionica que provocó un efecto disruptor en su representación astral. Aun cuando la ilusión del corte se desvaneció casi al instante, el semblante del Amo del Magnetismo perpetuaba severo e inescrutable.

- Wanda... tus esfuerzos por enfrentarme serán inútiles, no he venido a combatirte o someterte.

En una breve pausa como un suspiro, su mente brillante de genialidad negada por el mundo desarrollo una idea que podría resultar mutuamente beneficiosa para ambos y cual quizá permitiera concederles una segunda y provechosa oportunidad. Recordó las ocasiones cuando su joven hija parecía padecer alguna tortura interior, el profundo temor que ella misma tenia sobre sus poderes y su condición mutante, la persistencia de su hijo por perpetuarse como guardián y protector de la dama de poderes aun incomprendidos; quizá aquella histeria, temor, o tortura tuviera un origen de alguna irregularidad en aquellos poderes como suele suceder con muchos mutantes cuya condición se ve comprometida por los efectos secundarios de sus dones. Recodó también que la naturaleza de los poderes de su hija, al menos en sus inicios, se disparaban involuntariamente inducidos por sus pensamientos y emociones; si aquella condición persistía aun en aquel momento, tendría la oportunidad de poder ofrecerle un mayor control sobre los mismos.

- Hija, entiende que los días cuando les había reclutado para la hermandad anteceden al momento cuando me fue revelada nuestra relación y parentesco. Jamás les habría tratado de aquel modo si lo hubiera sabido antes.

» Solamente he venido a ayudarte, a ofrecerles el hogar que no tuvieron en medio de la humanidad y la sociedad que nos Odia por haber nacido superiores; no voy a obligarlos a venir, ni los obligare a quedarse y tampoco les pediré que luchen de nuevo a favor de nuestra causa. Yo ya he encontrado a Pietro, solamente les pido la oportunidad de demostrarles que será diferente esta ocasión y que finalmente tendrán lo que No pude ofrecerles durante tantos años, por desconocer de su existencia.

» Ven conmigo, vengan ambos si lo desean para que no haya dudas; ahora podremos contar con alguien, una telepata, quien pueda ayudarte a discernir de la realidad, a que tengas mayor control sobre tus emociones y de ese modo un mejor dominio sobre tus poderes. Ya no tendrás miedo de nuevo... eso es lo que siempre he buscado para los de nuestra raza... que podamos vivir sin miedo; y ahora, cuento con los medios para ofrecértelo sin exigirles que entren en la lucha, solamente necesitamos que Nos des la oportunidad de ser la familia que el destino nos arrebato.

.Magneto

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 31
Localización : en el foro

Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/erik_lehnsherr_

Volver arriba Ir abajo

Re: 01x01 Recuerdos

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 7:25 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.