Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» X-Men: Evolución (The RPG)
Miér Jun 17, 2015 12:08 am por Invitado

» X-Men: Evolución (The RPG)
Mar Jun 16, 2015 11:58 pm por Invitado

» Without a Cloak! Elite
Dom Jul 28, 2013 5:23 pm por Invitado

» hola a todos soy SenninIsland
Sáb Jul 06, 2013 5:48 am por senninisland

» [Afiliacion Elite] Sennin Island
Sáb Jul 06, 2013 5:42 am por senninisland

» The Time Turner Rol {Afiliación Élite}
Lun Nov 26, 2012 3:32 pm por Invitado

» ficha júbilo
Dom Nov 11, 2012 10:54 pm por Júbilo

» hogar dulce hogar(2 semanas despues de su llegada)
Sáb Sep 15, 2012 11:26 pm por NadaNadon

» GOTHAM SIN CITY [Afiliación élite]
Vie Jul 20, 2012 2:56 am por Invitado


Como caida del cielo: Meteorite...

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Como caida del cielo: Meteorite...

Mensaje por Meteorite el Jue Mayo 12, 2011 6:20 am

Lo había visto desde la pantalla plana en su departamento de NewYork, la noticia mas importante del día era aquel mutante llamado Magneto quien había irrumpido en una convención de descendientes del Ku-kux-klan provocando un escandalo filosófico sobre el odio a los mutantes. Pero lo que más llamo la atención de la joven rubia era el impresionante despliegue de poder que era transmitido desde las tomas aéreas; le llamaban mucho la atención, era presisamente la clase de situaciones que necesitaba para poner a prueba sus habilidades y conocerlas mejor. La decisión estaba tomada, así que con toda naturalidad se desnudaba en su departamento para pasearse en su enorme ropero que mas parecía una selva cuyo follaje se componía de incontables vestidos; solamente una pantalla que ocultaba su set de trajes confexionados por ella misma, de entre los cuales eligió su favorito con profundos rojos, negros y una estrella entre sus senos.

En el camino se había deslizado a lo largo de varios cables de alta tensión, como si patinara al mismo tiempo que realizaba acrobacia sobre la cuerda floja; aun que solamente lo hacia para llenarse de energía que planeaba utilizar en el combate contra ese mutante tan poderoso. Logro sentir la corriente eléctrica recorriendo cada atomo de su cuerpo induciéndola a una sonrisa malévola, poseída de ambición y embriagada en suficiencia.

Se dirigía hacía la famosa aeronave de SHIELD conocida como helicarrier, un helicóptero enorme que carga mas vehículos dentro como los carrier que transportan automóviles de un lado al otro de un rió. Conocía sobre la famosa aeronave por que en una ocasión tuvo que "dar consulta" a uno de los villanos que sufría un ataque de pánico por las alturas y su claustrofobia no iba mucho con haber sido por fin encarcelado, el Helicarrier era meramente el transporte de carga en aquella ocasión. Tenía la esperanza de encontrar abordo a alguno de los famosos Avenger, le guardaba un morbo perverso al famoso Hulk de quien había leído su expediente para darle tratamiento a sus problemas de Ira... resultaba que fue bombardeado por radiación GAMMA, una energía muy poderosa, y justo lo que buscaba para probarse a si misma.

– AMO HACER ESTO – grito poseída de euforia al ejecutar uno de sus movimientos favoritos, caer en picada.

Lanzándose desde las alturas en picada en dirección de la nave que había aterrizado en el parque y imbuyendose de una densidad suficiente para amortiguar el impacto, se estrello de lleno contra la estructura metálica destruyéndo parte de la cubierta a pedazos tal como si un Meteorito hubiera caído sobre la aeronave. En medio del fuego provocado por el combustible y los destellos del caos provocado, emergía una Diosa flamigenia y sensual con un andar despreocupado.

– Por eso me gusta que me llamen Meteorite... es tan poetico... – se anunciaba embelesada de si misma, quien la viera aseguraría que estaba drogada


Última edición por Sunrise el Jue Mayo 12, 2011 6:34 am, editado 2 veces (Razón : Cambie de destino)

Meteorite

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 12/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Como caida del cielo: Meteorite...

Mensaje por Shiro Amakusa el Jue Mayo 12, 2011 7:55 am

El anochecer había llegado al cielo de Nueva York, Central Park estaba hecho un desastre, no más que escombros de lo que alguna vez fue un sitio familiar. Al atentado terrorista de los mutantes había quedado aparentemente impune, pero fallido, el senador resulto sano y salvo a pesar del “Intento de asesinato” que se describía en los medios de comunicación más importante; Televisión, radio e internet. Había pocas imágenes acerca de lo sucedido, el maestro del Magnetismo se tomo la molestia de ocultar la mayor parte de la acción con un campo electromagnético que descompuso las cámaras de televisión y el audio radiofónico, imposibilitando prácticamente todo medio de comunicación en vivo. Lo que sucedió después, tampoco quedo abiertamente gravado en los medios de comunicación, el Teniente Coronel, Shiro Amakusa, o en su nombre clave “Watchman” tuvo un pequeño encuentro con “La facción terrorista” Sin resultados fatales para ninguno de ambos bandos, y la huida de tres terroristas no identificados.

El ejército había cerrado las calles, y el equipo de investigación de SHIELD se encontraba recaudando elementos de investigación forense en el terreno, cualquier cosa que diera una pista al gobierno; manchas de sangre, rastros de cabello y pruebas de ambiente para identificar el tipo de combustible que prendía la ignición de la nave insurgente; el Ave Negra. Una de las imponentes cedes voladores de SHIELD se encontraba apenas a unos metros de altura sobre el parque, el Helicarrier del subcomandante Thadeus Dugan, mano derecha de Nick Fury y jefe directo del nuevo “supersoldado americano”

¿Se encuentra bien teniente? – Preguntó Elisa Stonheart, una de las secetarias personales de Thadeus, mientras veía al equipo de doctores y enfermeras examinando el cuerpo del campeón; quién aparentemente, no tenía heridas de gravedad después del pequeño altercado con el grupo de inhumanos. – Estoy bien, capitán Elisa. Supongo que el almirante Thadeus está decepcionado de mí.- Dijo con cierto apesadumbrar, educado desde niño para convertirse en el soldado perfecto, la idea del fallo era completamente insoportable. No estaba dentro de sus opciones, y sin embargo, por primera vez, había fallado, y peor aún, quedaron muchas preguntas en su cabeza. – No te preocupes por eso Shiro.- Agregó la agente especial, quién no pudo evitar posar su mano en el hombro herido del soldado; una demostración de afecto y preocupación raros en una de las más celebres cordinadoras de SHIELD.

De repente algo sucedió, los pilotos del Helicarrier captaron una extraña señal en su radar, las armas del imponente acorazado se activaron, y comenzaron a disparar láseres y metrallas contra el cielo, buscando derribar un objeto enemigo que se acercaba a alta velocidad, pero no lo consiguieron. Algo había impactado con fuerza descomunal al gigante de hierro, atravesando su coraza de lado a lado, estremeciendolo violentamente; un daño más aparatoso de lo que realmente significaba para la nave, totalmente operativa. El despliegue de soldados no se hizo esperar, un ejército de hombres bien entrenados y armados con lo mejor de lo mejor salió a la pista aérea en la cubierta.

¿¡Qué está sucediendo!?- Gritó Elisa – ¡Nos están atacando! – Respondió uno de los soldados, que con rifle en mano, se apresuraba a salir de los hangares internos. Shiro se levanto de la camilla donde estaba siendo sometido a observación. La mayoría de sus heridas habían sanado en esos pocos minutos, y su constitución física se encontraba nuevamente en el pináculo de sus habilidades preternaturales. – Quédese aquí Capitán.- Murmuró, refiriéndose a Elisa, mientras él, embestido con su armadura de Vibranium, tomo la espada entre sus manos, dispuesto a salir a la pista de aterrizaje. – ¡No! ¡No debes ir en tu actual estado! – Insistió ella, poniéndose en frente del guerrero, que unas horas atrás ya había sido exigido en combate, pero no había nada que hacer, con una voluntad inquebrantable, y un sentido del deber simplemente inmejorable, Shiro la tomo de los hombros y la quito de su camino.

¿Cuál es la situación?- Preguntó al soldado más cercano, una vez fuera de las oficinas y bases internas del colosal porta-aviones. – Estamos bajo código Alpha.-
¿Código Alpha?- Algo inusual, ese código correspondía al ataque de una criatura superhumana, SHIELD pocas veces en su historia había sufrido un ataque directo de esa índole. Su mente analítica no tardo en escudriñar la situación. La mujer, que caminaba entre las brazas del fuego, aparentemente había usado su cuerpo para embestir la superficie blindada del acorazado volador, provocando un daño superficial de relativa importancia. Se trataba de alguien con super-fuerza y resistencia sobrehumana notable, posiblemente un mutante de por lo menos nivel Alpha, sino es que Omega. Los soldados nada podrían hacer. – ¡Todos atrás! – Ordeno rápidamente, saliendo al frente de toda la multitud de infantes bien armados. “Tengo que sacarla de aquí” Pensó, pelear en la nave pondría en riesgo la vida de todos los que estaban a bordo, el parque sin embargo, estaba relativamente vacio. – ¡Equipo forense, salgan de ahí inmediatamente! – decreto por la radió, añadida en la máscara de su armadura. Y raudo como relámpago, salió despedido en carrera directa contra aquella mujer, aprovechando el impulso para lanceársele en una embestida; con la intención de asirla por la cintura y empujarla junto con él, por el borde del acorazado; hacia las áreas verdes parque vació.

Shiro Amakusa

Mensajes : 44
Fecha de inscripción : 03/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Como caida del cielo: Meteorite...

Mensaje por Meteorite el Jue Mayo 12, 2011 2:03 pm

El miedo es la patología humana que sostiene su auto-supervivencia, pero al mismo tiempo los arrastra a cometer errores fatales tales como abrir fuego según el arcaico protocolo de defensa cual había tenido la oportunidad de examinar durante su estadía en los complejos de SHIELD. Sosteniendo la densidad aumentada amortiguaba perfectamente los impactos de proyectiles mientras que los disparos láser simplemente eran transformados a nivel atómico a través de mi cuerpo en energía que me confería luminiscencia a mi piel.

Sin embargo, durante mi avanzada en dirección hacia las tropas, emergió una figura protegida por una especie de armadura completa con el rango suficiente para ordenar el cese al fuego y la retirada de la avanzada de defensa. Esta figura emprendió una veloz carrera antes de lanzarse en un salto directo, una acción imprudente pues considere que podría simplemente dejarlo pasar en dirección al vacío transformando mi densidad atómica intangible; pero ya había gastado ese recurso aumentando la densidad para asimilar los impactos y necesitaba recargar esa habilidad aproximadamente durante 5 minutos. Otra alternativa era evadirlo, pero aun con mi velocidad podría ser alcanzada por un segundo movimiento, los soldados de elite solían ser entrenados para desarrollar reflejos instintivos radicalmente veloces que no podía simplemente ignorar o asumir ausentes en el temerario guerrero; a consecuencia de mi distracción, le tenia enfrente, no tuve tiempo de reaccionar y a obviedad que mi intangibilidad no funciono. Fui empujada violentamente fuera de la aeronave en caída libre.

Durante la caída hice un soberano esfuerzo por controlar mi cinismo para inducir mi cuerpo al patrón de pánico natural en un ser humano común, agitando mis brazos con las manos extendidas buscando desesperadamente algo de lo cual sostenerme para no caer violentamente a los brazos de la muerte, en una arrítmica locomoción al movimiento de mis piernas. Mi gesto fue inducido de inmediato por la empatía hacia el pánico, abriendo radicalmente mis ojos y consumiendo el cinismo de mi sonrisa; dando obertura a los incesantes gimoteos desesperados por la salvación:

– AYUDENME! – repetía incansablemente.

Mientras buscaba alcanzar la mano del soldado.

Meteorite

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 12/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Como caida del cielo: Meteorite...

Mensaje por Shiro Amakusa el Jue Mayo 12, 2011 5:07 pm

Había funcionado, logro asirla por la cintura y llevarla, mediante la fuerza, hacia el borde en la pista del helicarrier, cayendo a través de él en una picada de varios metros de altura. Convirtió su mano libre en un puño, mientras la diestra empuñaba con fuerza la tsuka de su katana de vibranium; esperando el momento para pelear, aún si se encontraban en plena caída, pero lo que sucedió fue totalmente inesperado.“¿Ayudenme?” Le parecía totalmente irreal la reacción de la mujer; anteriormente había descendido desde los mismos cielos, y como un cometa, se precipito hacia la nave de SHIELD, golpeándole con fuerza inconmensurable… ¿Por qué pedía ayuda? Simplemente puede volar, o en su defecto salir totalmente ilesa de la caída.

Aún así, a pesar del juicio analítico, su deber como soldado le arrojaba a salva guardar la integridad de todo aquel que frente a sus ojos pareciera correr peligro. Renuncio, por lo menos durante el momento, a su actitud de pelea, y abrió su mano en una palma para sujetar la de la rubia. Apenas sus dedos se cerraron, asiéndola con fuerza, la jaló hacia sí, para terminar de rodearla, pasándole el brazo alrededor de la cintura.- Sujétate. – Fue lo último que alcanzó a decir, antes de que alcanzaran el piso.

La fuerza de todo el impacto fue absorbida por sus botas de vibranium; asimilando y liberando toda la energía cinética en una fracción de segundo, acción que a simple vista, se percibía como la suave caída de una pluma, silenciosa y grácil. - ¿Estás bien? – Preguntó, poniendo los pies de la dama en el piso. No debía de olvidarse, que a pesar de todo, se trataba de una posible amenaza que minutos atrás había atacado una de las cedes voladoras de SHIELD, por lo que retrocedió guardando la distancia. Su postura, totalmente marcial, recordaba a la de un antigua samurái dispuesto a pelear, sosteniendo la katana de forma amenazante por el frente de su cuerpo, ahora con ambas manos sobre la Tsuka. Sus pies se afirmaron al terreno, la pierna izquierda al frente; fungiendo de guía en todos sus movimientos, y la derecha atrás, salvaguardando el equilibrio de lo que en las artes marciales llaman postura Shinzen Tai (Cuerpo de Dios en japonés).- ¿Quién eres y porque nos has atacado? Debes saber que atacar una de las organizaciones de estrategia e inteligencia de los Estados Unidos es considerado un delito mayor.

Shiro Amakusa

Mensajes : 44
Fecha de inscripción : 03/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Como caida del cielo: Meteorite...

Mensaje por Meteorite el Jue Mayo 12, 2011 6:09 pm

Aun era demasiado inexperta en “super-situaciones” había imaginado que contaría con el tiempo suficiente de sujetar al soldado y emplear mi fuerza sobre humana mas mi velocidad de vuelo para aumentar el poder del impacto contra el suelo; posiblemente la armadura que lo protegía había aumentado drásticamente el peso y la aceleración con la cual habíamos sido arrastrados por la gravedad. No todo estaba perdido, ahora tenia mas datos por analizar, parecía que aquel soldado no había resentido en absoluto el impacto, en otras circunstancias la fuerza con la cual habían caído y el modo tan poco cuidadoso que había utilizado para sujetarme habría partido mi precioso cuerpo en dos; la caída fue suficientemente larga para descansar su control sobre la densidad de su cuerpo para mantenerme en una pieza.

– Por supuesto que estoy bien – después de cobrar consciencia sobre la situación, era mejor un tono mas delicado – Gracias...

De momento desconocía si realmente era un humano aquel quien me enfrentaba, ¿Como podía haber sobrevivido a semejante caída?... descanse mi postura mirando hacia los cielos buscando el helicarrier a la distancia, parecía apenas una mosca en el cielo desde tierra firme. Devolviendo la atención hacia la situación actual, quedaba claro que la armadura ni siquiera había sufrido un rasguño, hubiera esperado que se volviera añicos como el acero, o que cuando menos tuviera severas abolladuras, pero nada, perpetuaba impecable e integra.

Ante el interrogatorio impartido y las acusaciones dictaminadas, no pude resolver mas nada que encogerme de hombros y arquear dulcemente las cejas suavizando mi gesto antes de responderle.

– No se, ¿Tú que eres? ¿Soldado o Maquina? ¿Cual es tu nombre? ¿Como pudimos sobrevivir a esa caida?

Cada palabra fue acompañada por un paso lento y parsimonioso, intentaba transmitirle confianza mientras cruzaba delicadamente mis dedos enfrente a mi; quizá de ese modo podría demostrarme menos agresiva o peligrosa.

Meteorite

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 12/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Como caida del cielo: Meteorite...

Mensaje por Shiro Amakusa el Vie Mayo 13, 2011 5:25 pm

Mi nombre clave es Guardián, y soy un soldado.- Respondió de una manera tajante y seca, ante todo, no podía ser tan ingenuo de bajar la guardia ante una criatura amenazante, que “casualmente” se había vuelto dócil como felino. - ¿Acaso necesito responder la ultimo pregunta? Incluso sin ayudarte, habrías sobrevivido a esa caída, tal como lo hiciste tras impactar el Helicarrier.- Decretó con una voz grave y poco tolerante, sí bien, no dejaba que nada nublara su juicio y mucho menos su mente, no le venía en gracia aquella actitud sobreactuada, simplemente, no lo engañarían con el papel de la feme ingenua en apuros.

Estas arrestada por atacar instalaciones del gobierno. No empeores tu situación y arrójate al piso con las manos sobre la nuca.- El protocolo le obligaba declamar ese derecho humano, pero, muy en el fondo, sabía perfectamente que la mujer no rendiría. Lentamente se fue acercando hacia ella, arrastrando los pies con lustre marcial, de manera que su postura de combate no se viera afectada. Sus manos apretaban con fuerza el mango de la espada, chasqueando sobre el cuero que rodea la empuñadura.

Y justo se detuvo a cinco metros de distancia; más o menos, una latitud provechosa que le permitía reaccionar de forma provechosa en casi cualquier sentido. Lo suficientemente cerca para atacar. Lo suficientemente lejos para defenderse. Todo fríamente calculado, guardando que la situación, pese a todo, se inclinara a favor de él.

Shiro Amakusa

Mensajes : 44
Fecha de inscripción : 03/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Como caida del cielo: Meteorite...

Mensaje por Meteorite el Vie Mayo 13, 2011 6:19 pm

- Guardian eh... - hice una breve pausa divagando en voz alta mientras consideraba como romper aquel trato tan cuadrado y estricto - No creo que si depronto un día llega una joven rubia sexy a los cuarteles de SHIELD preguntando por "Guardian" la comuniquen contigo. Además que en realidad no habría sobrevivido a un impacto de semejante magnitud; ninguna aeronave que conosca, tanque o blindaje en mi saber habría soportado semejante impacto como lo has hecho tú o tu armadura. Solo mirate... ni un rasguño, ninguna abolladura, ni siquiera pareces afectado. Lo cierto es...

Deseaba concederle de cierto modo el credito por sus deducciones casí acertadas, aun que también quise demostrarle el error en su lógica instintiva, por lo que armoniosa y lentamente comence a elevarme a medio metro de altura.

- que de hecho no podías ni siquiera derribarme desde un principio... del mismo modo que tampoco puedes arrestarme... fue algo que te permití para conocerte mejor; ¿a solas? - enuncie retoricamente, el tono de pregunta era mas como un reflejo subconsciente e instintivo para mantenerme distante - Aun que dicen que no conoces realmente a alguien hasta que lo ves al borde de la muerte, así que pondremos a prueba esa teoria. ¿te parece?

Era obvio que aquel soldado no podía volar, así que hubiera sido un desperdicio de valiosa energia mantenerme levitando y gradualmente descendí nuevamente. Retomando mi apacible andar hacia ese sujeto, solo que esta vez no me detendría aunque desenfundara su arma; aun tenía mis propios ases bajo la manga.

Meteorite

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 12/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Como caida del cielo: Meteorite...

Mensaje por Shiro Amakusa el Sáb Mayo 14, 2011 6:19 am

Sí así lo quieres.- La postura del samurái permaneció inalterable, a pesar de ser desafiado mediante un juramento de muerte. La ley de la naturaleza cobro un significado aterrador en ese preciso momento; la supervivencia del más apto, llevada de la teoría darwiniana a la práctica irrefutable, entre dos seres evolucionados a verdaderas maquinas de destrucción. Pero la suerte no estaba de su lado, la misma naturaleza inhumana que le dio sus poderes, había sido evidentemente más generosa con la dama, a simple vista, un titán con alcances de fuerza inconmensurables. Y pese a la realidad frente de sus ojos, su mente y su espíritu siguieron indiferentes al miedo, templándose como un verdadero espadachín, que no se amedrenta, aún estando frente a la misma cara de la parca.

Uhm.- Suspiró; en un gesto alargado de resignación, momento de cultivo espiritual; organizando sus pensamientos, e invocando a través de la presencia y confianza que le da su espada, el ánima antigua de los Hitokiris. Haciendo honor a la figura de los antiguos guerreros japoneses; enfundo su arma en un movimiento ritual. Como el Ying y el Yang, su nueva postura Iaido se convirtió en el avatar de fuerzas equilibradas. Apacible; con una espada aparentemente dormida, indómito, con la diestra aún sobre la empuñadura del acero; amenazando con volver el filo de su arma en un relámpago asesino. “El samurái nace para morir…” Evocó, en esos momentos de incertidumbre, las palabras plasmadas en el camino del guerrero, una filosofía que el mismo había decido seguir de la misma manera que los Cristianos eligen abrazar las antiguas escrituras. Una de las pocas cosas que realmente le pertenecían, más allá de que su vida fue forjada para representar a un prolijo campeón de la patria. Una patria que no sentía como suya muy en el fondo. Su espíritu poseía los bríos de la antigua tierra del sol naciente, aunque sus ojos jamás la conocieron.

Y de ser cual agua tranquila; fluyendo libremente, se transformo en una corriente poderosa capaz de aplastar rocas. Más rápido que la vista humana, sus pies; poseedores de una celeridad al nivel de un impala, lo proyectaron en una rauda carrera en dirección al enemigo, cerrando la distancia en una fracción de tiempo que ningún humano común habría logrado equiparar. Su mano derecha se cerró con fuerza, desenfundando el argento acero con intrépida presteza, lanzando a la figura enemiga, un corte horizontal de izquierda a derecha (de derecha a izquierda desde la percepción del atacado) sobre la altura del pecho; un ataque que por su fuerza y velocidad, debería ser capaz de seccionar en dos una lamina de hierro forjado.

Shiro Amakusa

Mensajes : 44
Fecha de inscripción : 03/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Como caida del cielo: Meteorite...

Mensaje por Meteorite el Sáb Mayo 14, 2011 5:41 pm

Aun cuando quisiera volver mi cuerpo intangible de forma gradual para comprender mejor el evento y la transformación en cada una de mis células; no podía evitar que sucediera tan rápido como un parpadeo, me preguntaba si al hacerlo el reflejo de aquel soldado desaparecería del brillo azulino de mis ojos. Admiraba su tenacidad, la posibilidad de la ignorancia la cuestionaba, pero de ser cierto que bajo aquella armadura se encontraba un hombre ahora se demostraba tan preciso y agudo como una maquina diseñada para seguir ordenes y protocolos; acelerándose como un león hacia su confiada presa, pero yo no era ninguna gacela, me consideraba también una leona que no se dejaría someter o cazar, si mi deducción era correcta, el león se lanzaría mostrando sus mejores armas y así fue.

En algún momento había estudiado los movimientos del deporte japones kendo, donde los competidores buscaban ejecutar y acertar movimientos que les concedieran mejores puntos, pero lo realmente relevante era que los movimientos tenían un inicio, desarrollo y final, donde el final solía ser un retroceso a la postura inicial; también recordaba sobre el iaido, un arte marcial con la espada tradicional japonesa enfocada en desenvainar, defender, atacar y volver la katana a la vaina en un solo movimiento. Tendría que detenerse en algún momento, y ese seria EL MOMENTO.

Retrocedí sin poder evitar la expresión rebosante de confianza en mi rostro, un acto reflejo casi subconsciente que adquiría cada ocasión que me volvía intangible y de ese modo invulnerable a los embates físicos como los que podría desarrollar aquel soldado; la trayectoria de su ataque era clara desde el momento que inclino la hoja, por lo que gire mi cuerpo para permitirle a sus ojos admirarme atravesada por su corte y al mismo tiempo poder quedar a sus espaldas justo después que Él paso enfrente de mi, desde el último paso que dio antes del corte ya se había lanzado a su propia tumba y yo simplemente le seguí como una aparición siguiendo su velocidad. Desde su espalda introduje mi mano intangible a través de su armadura, si algo era obvió es que una armadura protege los puntos débiles y en este caso sería el interior de aquel soldado; supongo que me invadió algo de estúpida caridad altruista porque pude haberlo matado en ese momento, pero me nació darle a elegir.

– DETENTE YA!!! Tengo tu corazón en mis manos y puedo destruirlo descargando toda la energía que poseo en tus entrañas – le exigí con prisa antes de que volviera a intentar algo inútil – Retira tu casco, quiero verte –

Termine solicitando con un tono más calmado, aun que aun no entendía ni yo misma porque no lo había matado. ¿Sería que aquel gesto de

Meteorite

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 12/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Como caida del cielo: Meteorite...

Mensaje por Shiro Amakusa el Dom Mayo 15, 2011 7:33 pm

[Off: “¿Sería que aquel gesto de” creo que te falto escribir un poco del turno.]

¡Hmph! –Sus ojos, velados por la careta de su armadura, se abrieron pasmados, en un gesto que solo podía corresponder al asombro total. Su sable había pasado a través de ella sin dañarla, como lo hace sobre el viento. “Intangibilidad” razono inmediatamente, mientras su cuerpo ornamentado, atravesaba la silueta fantasmal como a un espectro de la noche; una bruja oportunista que intento meter su mano incorpórea a través de su cuerpo; buscando el corazón. Sus palabras sin embargo fueron adelantadas, el guerrero samurái lejos de haberse detenido, continuo su carrera, poniendo nuevamente distancia de por medio.

No me voy a quitar la máscara, ahora responde ¿Qué demonios eres? –
Inquirió, volviéndose de frente hacia ella. Debido a su habilidad inmaterial, no era bueno ni prudente quedarse quieto, en vez de eso, comenzó a trotar en círculos alrededor de la Titánide; convirtiéndose en un blanco mucho más difícil de atacar. Sí ella intentaba lanzársele, él simplemente aceleraría al máximo, eludiéndole con agilidad y habilidad marcial.

Su zurdo brazo, pendiente al costado de su cuerpo y cintura, se hallaba sujetando la saya de su espada por la parte superior, mientras la diestra; sosteniendo la empuñadura del acero, volvió a enfundar el sable; develando su preferencia por las técnicas Iaido; esta vez aguardando para defenderse. “¿Cómo demonios le voy a ganar si no puedo tocarla?” se preguntaba así mismo, buscando una respuesta.

Shiro Amakusa

Mensajes : 44
Fecha de inscripción : 03/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Como caida del cielo: Meteorite...

Mensaje por Meteorite el Dom Mayo 15, 2011 10:00 pm

Supongo que se volvió obvio en mi gesto de satisfacción, normalmente no puedo evitar que el arco de mi ceja derecha se levante mostrándome sorprendida; ¿cómo no estarlo? si llevaba 2 estrategias fallidas. Afortunadamente los preciosos segundos de conversación me concedían el descanso necesario para estabilizar mi habilidad para manejar la densidad de mi cuerpo, volviéndome tangible nuevamente para compensar los segundos anteriormente utilizados. Si de algún modo había un cerebro que valiese la pena bajo el casco, se percataría de mi densidad cuando el viento agitara mi áurea cabellera; después de todo, yo amaba mi cabello, dejarlo libre era parte de mi, de mi forma de ser, mi forma de pensar.

– Realmente lo considero una lastima...– expresaba acongojada levantando los labios en gesto inconsciente, pero no desistió –¿Será que a los soldados de hoy en día se les enseña algo sobre lo justo?...

Concluyo divagando para consigo misma pero en voz alta, mientras llevaba la delicadeza de sus dedos hasta el antifaz sobre su su rostro embellecido con los dos céfiros bajo sus largas pestañas contrastados con el carmín en sus labios; lo levanto hasta separarlo de su rostro y luego descanso su mano hasta su costado en un movimiento plenamente relajado.

– Yo también trabaje para SHIELD, antes de decidir que sería mi propio jefe y trabajar para mi misma. Me ocupaba de algunos interrogatorios a los confinados al Vaul, o a otras varias instalaciones de contención para criminales ... "fuera de la escala"... Un día ocurrió un accidente y parece que fui poseída por uno de esos tantos, al darme cuenta que ahora tenía sus poderes, pues, no quería ser reasignada "al otro lado de la jaula", y tampoco quería ser ascendida a "rata de laboratorio" para que me estudiaran por años... estoy segura que tu sabes a lo que me refiero... ¿verdad?

Realice una breve pausa, contemplada únicamente mientras recobraba el aliento de haber invocado mis memorias que incluso ahora no comprendía; y después volví a colocar el precioso antifaz negro sobre mi rostro.

– Es más, te diré lo que sucederá... – adelante con toda confianza – enviarán mas unidades para respaldarte, ellos saben que no puedes detenerme; así que enviaran unidades especializadas en la contención de mis habilidades. Aun que eso será después de las unidades con mayor capacidad de fuego para intentar derribarme por la fuerza bruta. Y Aun así, será insuficiente; las unidades con capacidad de vuelo como Yo, solamente poseen armamento, ya sabes... proyectiles de alto impacto, e incapaces de impactar, láser y rayos de energía que absorberé y devolveré en su contra... casi una rutina; ah, eso es porque a la rutina le renombran a "protocolo".

Era tan narcisista que me permitía hablar con naturalidad sobre cada uno de mis pensamientos sin temor alguno, pues el simple hecho de revelarlos era un acto reflejo de que ya había estimado las consecuencias de hacerlo y tenía un plan para compensarlas, o aprovecharlas a mi favor. Así que continué de parlanchina unos segundos mas.

–Te seguí caída abajo porque Tú te saliste del protocolo y eso me llamo la atención... – ¿Por qué dije eso? no lo se, pero ahora tenía que distraerlo para que no se diera cuenta – ya se que el combate cuerpo a cuerpo resultará ineficaz en tu contra, lo supe después de la caída; también se que esa armadura canaliza o absorbe energía porque cuando me atravesaste y yo a ti, sentí como la absorbió de mi. – ya podía retomar mis intenciones – Si quieres saber más de mi, podrías venir conmigo... – lo dude por que sabía que seríamos rastreados – pero No quiero un batallón de inútiles bombardeando mi departamento.

Una ves que había extendido mi oferta no había nada más que hacer, cerré mis ojos apaciblemente mientras canalice en mis manos toda la energía que había absorbido hasta el momento, provocando una intensa luminiscencia en ambas y que aproveche para lanzar una carga que estallo en un flash cegador entre ambos y obviamente anticipe cerrando mis ojos; seguido a lo anterior lance la segunda carga energética pero en potencia letal en dirección al soldado buscando derribar aquella torre de tenacidad y únicamente como distracción mientras levantaba vuelo en dirección contraria pero con la velocidad considerada para que me viera partir y la dirección que lo hacia.

Meteorite

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 12/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Como caida del cielo: Meteorite...

Mensaje por Shiro Amakusa el Miér Mayo 18, 2011 1:13 am

[Finalizo el tema]

–¿Será que a los soldados de hoy en día se les enseña algo sobre lo justo?...

Dime… ¿Dónde está la justicia en atacar un lugar lleno de personas? Tu ataque al Helicarrier pudo cobrarse victimas colaterales.- Respondió con cierta agresividad, no toleraba que nadie cuestionase su condigo de integridad y justicia, había sido entrenado para detener mutantes considerados peligrosos y riesgo para otros, y esa mujer frente a sus ojos representaba la presencia física de ese tipo de amenazas. Ni siquiera parecía pensar en las consecuencias de sus actos… solo había llegado a buscar pelea contra agentes que no hacen sino su trabajo; así es como llevan el pan hasta su mesa, así es como cuidan de sus familias, arriesgando la vida.- No me importa lo que pienses de mí. Sí crees que soy un experimento o una rata de laboratorio. Por lo menos tengo la suficiente ética y moral para valorar la vida de otros- Dictaminó, empuñando la tsuka de la katana con más fuerza.

Había una posibilidad para atacar, lo supo con la brisa del viento que acudía para revelar la reciente tangibilidad física en su enemigo a través de sus cabellos oscilantes. Pero el discurso ególatra de la dama en cuestión despertó su curiosidad… absurdo, el peor defecto de un guerrero a través de los tiempos siempre ha sido el ego. Desde la antigua Esparta, desde los legendarios samuráis, pasando hasta los equipos elites de los ejércitos en el mundo contemporáneo, el ego justificado o injustificado es el peor defecto de una persona. Tarde o temprano, aquella mujer seria victima de su propia sobrevaloración.- ¡Jmjmjm…. Ahahahá! – Reventó en una estridente risotada, perdiendo la poca admiración y respeto que pudo llegar a sentir por la fuerza de aquella mujer; totalmente desperdiciada y vacía, volcada en objetivos egoístas que finalmente serian la causa de su perdición.- Jamás iría contigo a ningún lado…- Garantizó, desenfundando poco a poco el acero en su cintura.

Cuando por fin se decidió atacar era demasiado tarde, la mujer tomo la iniciativa; creando un fulgor estelar en medio de sus palmas, lo suficientemente cegador para obligarlo a entrecerrar sus ojos más allá del visor de su careta. Con una vista empobrecida, apenas fue capaz de percibir la ráfaga que se le venía encima como un meteoro. Los músculos de su cuerpo se tensaron, y su realidad pareció desdoblarse hasta volver cada segundo sumamente lento y alargado. Su cuerpo, reaccionando a la misma velocidad que los sentidos y las órdenes de supervivencia emitida por su cerebro, fue capaz de desplegar un brinco piruetico lo suficientemente alto para esquivar el ataque. –Miserable seas.- Se dijo así mismo, observando la dirección en que la mujer se perdía.

-Manden un helicóptero por mí, regresó a la base.- Prendió el intercomunicador, comunicándose con el mando de navegación del Helicarrier.

Shiro Amakusa

Mensajes : 44
Fecha de inscripción : 03/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Como caida del cielo: Meteorite...

Mensaje por Moderador 2 el Miér Mayo 25, 2011 11:25 pm

Crónica cerrada

Moderador 2

Mensajes : 68
Fecha de inscripción : 02/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Como caida del cielo: Meteorite...

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 7:28 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.