Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» X-Men: Evolución (The RPG)
Miér Jun 17, 2015 12:08 am por Invitado

» X-Men: Evolución (The RPG)
Mar Jun 16, 2015 11:58 pm por Invitado

» Without a Cloak! Elite
Dom Jul 28, 2013 5:23 pm por Invitado

» hola a todos soy SenninIsland
Sáb Jul 06, 2013 5:48 am por senninisland

» [Afiliacion Elite] Sennin Island
Sáb Jul 06, 2013 5:42 am por senninisland

» The Time Turner Rol {Afiliación Élite}
Lun Nov 26, 2012 3:32 pm por Invitado

» ficha júbilo
Dom Nov 11, 2012 10:54 pm por Júbilo

» hogar dulce hogar(2 semanas despues de su llegada)
Sáb Sep 15, 2012 11:26 pm por NadaNadon

» GOTHAM SIN CITY [Afiliación élite]
Vie Jul 20, 2012 2:56 am por Invitado


X-23 {Laura Kinney}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

X-23 {Laura Kinney}

Mensaje por X-23 el Sáb Mayo 14, 2011 12:27 am

Nombre Real: Laura Kinney {Dado por la Dr. Sarah Kinney, su “madre”)
Alias: X-23, Arma X, Laura X o simplemente… X
Edad: Entre 15 y 18 años.
Profesión: Mercenaria / Actualmente: Prostituta fugitiva.
Datos Extra:

• Es el clon femenino de Wolverine
• Posee casi las mismas habilidades que el, posee un factor de curación al igual que Wolverine, y tiene sentidos muy desarrollados, es una experta combatiente y asesina, ya que fue entrenada desde niña. Tiene dos garras en las manos a diferencia de las tres de Wolverine, pero tiene una en cada pie, las cuales están bañadas en Adamantium, esto influye en que su factor de curación sea mas rápido que el de Wolverine, que tiene todo su esqueleto bañado en Adamantium. Es mas rápida que el por su baja estatura lo cual le da una cierta ventaja en las peleas.
• El aroma de una sustancia llamada “Desencadenante” provoca en ella una ira ciega, haciendo que mate a quien porte este olor por instinto, casi de forma inconsciente. Muchas veces es como si todo se oscureciera y luego despertara, con su victima muertas alrededor, sin importar quienes eran.


{. Auditoria . }


El agua correr era lo único que se escuchaba en aquel silente y mugroso apartamento, ajeno al ruido de la ciudad que era ignorado por aquellos oídos que estaban acostumbrado a el. Por la puerta del mohoso baño se escapaba el vapor que empañaba espejos, vidrios y baldosas, buscando imitar a una neblina de leve densidad que paseaba lenta y elegantemente por la única habitación que formaba aquel pequeño departamento, hasta desaparecer. Las largas duchas de agua caliente era uno de los únicos privilegios de su actual trabajo, considerando que antes, en la fundación, siempre que se encontraba sucia le daban baños con manguera los cuales rara vez habían sido con agua caliente, casi siempre con agua fría, contra la fría pared, en el resbaladizo y frío piso…

Todo era frío en ese lugar.

Ahora, pasaba de forma casi mimosa sus largos dedos por su piel buscando limpiar una suciedad que para muchos ya no era visible, mas bien, para nadie, pero ella seguía refregando su piel insistentemente una y una vez, con ayuda de un paño, de una esponja, de sus propias manos, pasando el jabón directamente sobre estas “manchas”, pero no importaba cuan fuerte frotase, cuan roja se pusiera su piel debido a la fricción, ni cuan irritados terminaran los poros de su piel ante el insistente roce, la suciedad no se iba. Aquella suciedad psicológica, ficticia, era la que le hacia sentir el trabajo que desde hace un tiempo ejercía, un trabajo que la hacia sentirse mas sucia que cuando se encontraba cubierta de sangre -que mayormente no era suya- ni de una sola persona, si no que de decenas de ellas. Debía admitir que esta incluso, bajo el efecto del “Desencadenante” le provocaba cierto éxtasis que mas de alguna vez la tubo lamiendo la sangre de sus garras, haciéndole vomitar luego al estar conciente. Pero tal vez no era su culpa, así como todos decían que todos los asesinatos que ella había cometido no eran su culpa. Es que Zander era un maldito sádico que le había influido aquello, el sabia, el un maldito pervertido fetichista inclinado hacia S&M, lo sabia porque el siempre la miraba con esa sonrisita maricona cuando la torturaban una y otra vez, aunque hubiera hecho bien su trabajo, aunque hubiera obedecido a sus ordenes, el mentía para que Kimura me moliera a golpes, y el estaba presente, desde que me torturaban en mi formación en mis primeros años, hasta los últimos días.

Solo existía una palabra para definir a la persona que le había hecho todo eso, una palabra para definir al hombre que le había creado, que la había formado así, una palabra para definir a aquel que la había usado para que se manchara las manos de sangre por el, una palabra para definir al hombre que le había hecho asesinar a su madre.

-Hijo de puta…- Fueron las palabras que se escaparon de sus labios mientras mantenía la cabeza agachada, notando recién que algunas gotas carmesí teñían sus pies. Volvió la mirada hacia sus brazos y ahí vio los cortes que ella misma se había provocado con sus propias garras, heridas que no tardaban en comenzar a cerrarse. Suspiro. Esa era una costumbre de la cual no podía deshacerse aun, había olvidado cuando había comenzado a hacerlo, mas no la razón por la cual lo hacia: Sentir. Necesitaba sentir ese dolor, le ayudaba a descargar la rabia que sentía, la pena… Porque después de todo, ella misma necesitaba castigarse también de alguna forma u otra, porque ella había permitido que todo lo que había pasado hasta el momento sucediera, después de todo tal y como le habían dicho: Estaba hecha para obedecer y complacer. Nunca lo había pensado, pero tal vez ello fuera también un factor importante en el porque se encontraba realizando esa clase de trabajos…

Sacudió la cabeza, buscando dispersar aquellos pensamientos y metió la cabeza directamente bajo el agua. Mientras pasaba las manos por este, largo y de un intenso color negro, sus manos pasaron de largo su trayectoria y llevaron a la punta de sus dedos a encontrarse con el guardapelo que Megan le había regalado antes de que se separaran. Sus ojos se entreabrieron mientras acariciaba delicadamente el hermoso relicario que nunca se quitaba. Extrañaba a Meg y a Debbie, pero por mucho que las extrañara, esperaba que estuvieran lo más lejos de ella posible, tal vez en Inglaterra o por algún país en Latinoamérica… Mientras más lejos estuvieran de ella, mejor.

Ese el era el único problema del agua caliente, fuera baño o ducha, el agua caliente provocaba en ella un estado de relajación tal que hacia que su mente viajara entre sus recuerdos, llegando a ponerla algo… ¿Nostálgica?. Aunque era casi imposible, ella desde siempre había sido un arma, ella ERA un arma… Pero últimamente, desde que había pasado tiempo junto a su prima y a su tía, desde que pudo hablar con Wolverine, incluso, luego de la oportunidad que el Capitán America le había dado de huir, ella se encontraba en ese estado tan confuso. Lo mejor era dar fin a ello lo antes posible.

Corto el paso del agua al girar la llave, ahora, las gotas que se escuchaban caer eran las que resbalaban de su cuerpo, las cuales no tardaron en ser calladas por la toalla con la que se envolvió, la cual no tardo en absorber el agua que aun corría desde su pelo hacia su cuerpo. No tardo en secarse y en vestirse, era de aquellas chicas que no tardaban mas de 30 minutos en arreglarse, era cosa de ajustarse el corsé, las pantys, la falda y abrocharse las botas –toda la ropa por cortesía de Megan, era lo único que conservaba de ella aparte del guardapelo-. Al salir del baño, restregando su cabello con la toalla, aquel conocido olor fue captado enseguida por su sensible nariz, era un olor inconfundible, tan conocido para ella como su propia esencia…

Sangre.

Al entrar a la habitación, vio el cuerpo inerte de John –su cliente de esa noche- sobre las sabanas empapadas de sangre. Se apresuro en llegar a el para confirmar si tenia pulso aun y si tenia tiempo para llamar a una ambulancia, pero nada… No respiraba, su corazón no palpitaba. Estaba muerto. – Demonios…- Musito, pasando la mano por el cabello. En nada vendrían a ver si el cuarto ya había sido desocupado, lo mas probable es que Zebra Daddy llamara a John para saber si todo había ido bien, pero al ver que no contestaban su llamada, obviamente notaria que las cosas no iban para nada bien. La culparían a ella, la culparían a ella y le harían pagar. Solo le quedaba una cosa por hacer, algo a lo cual ya comenzaba a acostumbrarse: Huir, y si era necesario, matar. Tomo el dinero de los bolsillos del pantalón de John y lo dejo tirado, lo guardo en su bolso y emprendió su camino, antes de que alguien llegara y llamaran a la policía… Lo último que quería era ver de nuevo la cara de Capitán America queriendo echarse la culpa de todo.

¿Cuándo acabaría esa rutina? Al parecer, nunca…

Pd: Pido perdon por adelantado por las faltas de ortografia, especialmente en los acentos, es que esa tecla esta mala en el teclado de mi lap ._.Uu Tambien por la demora en subir la ficha n_nUu


X-23

Mensajes : 144
Fecha de inscripción : 11/05/2011
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: X-23 {Laura Kinney}

Mensaje por Moderador 1 el Sáb Mayo 14, 2011 12:38 am

Excelente, Excelente, Excelente audición. ¡Me has dejado sin palabras!

Cualquier cosa que diga está de más. Bienvenida al foro y comienza a rolear con total confianza Very Happy

Moderador 1

Mensajes : 230
Fecha de inscripción : 02/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.